in

16 Cosas Que Las Personas Que Persiguen El Amor Imposible Pasan

Amar a alguien que no nos corresponde es muy doloroso, pero a veces es más difícil cuando estamos enamorados de una persona pero la relación es imposible, ya sea por obstáculos de tiempo, de distancia o de problemas familiares.

Son muchas las razones por las que un amor puede ser imposible, ya sea porque la otra persona tiene pareja, porque tiene otros valores o religión, porque dedicó su vida a la religión o, sencillamente, porque los planes de vida de ambos no son compatibles y los separan.

Cuando estás enamorado pero debes asumir que no puedes tener una relación con esa persona, sentirás una serie de emociones que van desde la frustración y la culpa hasta la resignación.

Te comentamos algunas de estas fases que deberás atravesar cuando te encuentras en esa situación:

1. Tienen sentimiento de culpa que las atormenta día a día

Es normal experimentar dolor tras una ruptura o distanciamiento de ese amor que consideramos como imposible.

Aunque ambos estén conscientes de que no pueden estar juntos en una relación como deseaban, habrá una parte de ti que te reclamará -al menos por un tiempo- por no haber intentado hasta el último recurso posible para aferrarte a esa pareja.

Lee también nuestra guía sobre cómo ser feliz después de una ruptura

2. Rabia y enojo en contra de la persona

Entre la mezcla de emociones que sentirás, la rabia será una de las primeras.

Es usual que surja resentimiento contra la otra persona, por haberte enamorado y no haber sido correspondido de la misma forma.

Quizás porque lo culpes de no intentar suficiente para estar contigo.

Pero debes recordar que en el corazón no se gobierna.

Si la otra persona no se enamoró de ti de la misma forma o, sencillamente, no puede tener una relación en este momento, debes tratar de ver la situación como una experiencia y aprendizaje, aceptar lo positivo para poder seguir adelante.

¡Caer en reclamos y señalamientos solo te hará lucir desesperado!

3. Desearle mal

Esta es una actitud bastante inmadura, pero lamentablemente común, que se deriva de esa misma rabia de la que hablamos.

Cuando quedas devastado por el desamor, parte de esa molestia se canaliza en deseos negativos hacia esa persona y su vida.

Probablemente le desees que lo hagan sufrir tanto como has sufrido tu o que nunca consiga ser feliz con otra persona, lo que debe parecerte justo en ese momento.

Al final eso no es más que el reflejo del dolor que sientes por la separación.

4. Entrar en negación

Si te resistes a aceptar la separación y constantemente te repites que conseguirás cambiarlo, estás en la etapa de negación.

Es difícil aceptar las cosas dolorosas, por lo que es común cerrarse a la realidad y aferrarse a una posibilidad de volver con esa persona que amas.

Pero de nada vale cerrar los ojos ante la realidad, mientras más te resistas, más te dolerá.

Asume que no están juntos, busca ayuda, sal de tu rutina, apóyate en tus amigos y toma tiempo para dedicarte a ti misma.

Es la única forma de recuperar tu felicidad y seguir adelante.

5. Contemplas la posibilidad de mantener la relación en secreto

Suponiendo que ambos se ama  y la imposibilidad de estar juntos se debe a situaciones familiares, como que su familia no te tolera o tus padres te impiden verle, por ejemplo, quizás has pensado más de una vez en ocultar la relación pero seguir unidos.

Este es un gesto muy romantizado en series y películas, pero no es nada sencillo. Nadie merece mantener su relación oculta o verse furtivamente. Una pareja es para compartir y lucirse. Si esa persona no te defiende ante su familia, será muy difícil que la relación perdure a largo plazo.

Tarde o temprano alguno entrará en razón y se cansará de la situación.

6. Averiguar si el otro sería capaz de hacer una locura por amor

Enamorarse de un amor imposible puede resultar peligroso si pierdes el juicio. Sí, en el amor no manda la mente, pero es importante mantenerse lo más racional posible y evaluar hasta qué punto podemos llegar por amor.

Todos conocemos lo mal que acabó la historia de Romeo y Julieta. Las locuras de amor suenan muy románticas, pero a veces no vale la pena poner en riesgo tu familia, futuro o hasta tu trabajo solo por demostrar que estás enamorado.

7. No sabes si contarle todo a tu mejor amigo

Enamorarse de alguien que jamás te corresponderá, o con quien sabes que no tendrás futuro, puede ser vergonzoso. Por eso es posible que te sientas solo y te aísles, pues te sientes incómodo con la idea de pedir ayuda o desahogarte con tus personas más cercanas, ni siquiera con tu mejor amigo.

La verdad es que cuando de amores difíciles se trata, todos comprenden que no vale la pena desgastarse, ¡menos el que está atravesando por el enamoramiento!

Recuerda que guardarse los sentimientos no es sano, si sientes que necesitas expresarte, trágate la pena y hazlo. Al menos podrás descargar tus emociones.

8. Sufres todos los días

Por un tiempo creerás que una fuerza superior te controla y desea que seas infeliz. Esa es la parte del duelo más dura: el dolor.

Una vez que asumes que la relación es imposible, ya no te resistes a estar separado pero entiendes que no habrá futuro con esa persona. De ahí el dolor. El único remedio es el tiempo.

Lee también nuestra guía sobre el amor no correspondido: cómo lidiar con el dolor

9. Te obsesionas, pero te mantienes oculto dentro de la relación

No quieres que esa persona sepa que la amas, pero te lo pasas al pendiente de lo que hace, revisas sus redes sociales, comentarios y tratas de sacarle a sus amigos información sobre su vida. Esta obsesión, aunque común, es dañina para ti y no te permite superar la situación.

10. Te dices constantemente: “¡esta es mi vida, así que a quién le importa si amo a esa persona!”

Te sigues torturando entre ataques de rabia y falsa resignación, pero cuando las personas cercanas a ti te ofrecen apoyo para seguir adelante, te resistes a recibir ayuda y te molestas si te piden que sigas adelante con tu vida, aunque lo hagan por tu bien.

11. Evalúas los pros y los contras

Es una lucha: tu mente te indica que la relación es imposible aunque estés enamorado, pero tu corazón insiste en que debes luchar. Cuando consigas un punto de tranquilidad en medio del dolor, comenzarás a evaluar de forma más racional la situación.

Buscarás los pros y contras de seguir intentando con esa persona. Es la forma más simple y sencilla de ayudarte a tomar la decisión más acertada para ti.

12. Intentas enamorarte de alguien más

En tu esfuerzo por sacarte de la mente a tu amor imposible, empiezas a conocer a otras personas con el propósito de volver a ser feliz. Este es el primer paso para superar la ruptura, aunque probablemente no estés preparado aún para otra relación.

13. Crees que jamás podrás sacar a esa persona del corazón

Como intentas acercarte a otras personas todavía con esa pareja imposible en la mente, esas primeras cita seguramente serán fallidas. No estás preparado emocionalmente para otra relación, pero tratas de forzarla para superar la anterior.

¡Un clavo no saca a otro clavo! Al iniciar relaciones así, seguramente fallarán y eso te hará creer que nunca podrás superar el amor por esa persona imposible. ¡Los amores imposibles pueden convertirse en verdaderas torturas emocionales! Aunque no lo creas, con el tiempo le olvidarás.

14. Luchas con tu mente

Te repites cada día que no debes pensar en esa chica o chico, pues de todas maneras jamás podrán estar juntos, ¡pero de todas formas te persiguen sus recuerdos! Al menos ya tienes claro que la relación no tiene futuro y debes todos los días imponerte disciplina para superarla.

15. Te afecta que se enamore de alguien más

En este punto ya tienes claro que no podrán ser felices, sabes que no tienen futuro, pero te duele y resistes a la idea de que esa persona se enamore de alguien más.

Los celos te atacarán, pero si realmente le amas -y te amas a ti misma- ¡déjale ir! Solo así tú también lo superarás.

Lee también nuestra guía sobre cómo dejar de ser celosa, insegura y posesiva

16. Nadas contra la corriente y sigues adelante

A pesar del sentimiento y el dolor, te enfrentas a ti mismo y decides combatir tus propios pensamientos. Finalmente te resignas a la situación y sigues adelante con tu vida.

En conclusión

Quienes se embarcan en amores imposibles, internamente están conscientes de que las cosas no van a resultar, pero insisten por dos razones: porque sienten que la vida es corta y vale la pena intentar, o porque se someten a sí mismos a un fracaso asegurado por miedo a intentar algo nuevo.

Si eres uno de ellos, no eres menos inteligente, pero sin duda sufrirás más que quienes actúan de forma más racional en sus relaciones de pareja.

Cuando esto te ocurra, solo recuerda que el dolor no durará para siempre.

En medio de ese montón de emociones encontradas, trata de mantener el foco en ti mismo y en el futuro.

De nada sirve enfrascarse en relaciones que no tienen futuro y quedarse anclado en ese dolor.

¿Estás viviendo un amor imposible? Cuéntanos tu experiencia y tus dudas en este proceso. Estamos para ayudarte y responder todo lo que necesites.

Y si no es tu caso, puedes compartirlo en tus redes sociales para ayudar a alguno de tus amigos que puede necesitar ayuda.

 

Ver También:

Loading...

Cómo Llamar La Atención De Una Chica: Guía Definitiva

4 Consejos De Por Qué No Debes Rogarle A Un Hombre