in

Cómo Dejar De Ser Celosa, Insegura Y Posesiva

Hay muchas maneras de terminar con una relación: los celos excesivos y la inseguridad son de las más comunes. Cuando a una mujer se le entierra el aguijón de la duda, es capaz de envenenarse tanto que puede lanzar toda su relación por un precipicio sin darse cuenta.

Los celos enferman y te hacen ver fantasmas en donde no los hay. Eso necesariamente afectará la relación de pareja y la libertad de sus novios, que muy probablemente terminarán por irse, al sentirse sofocados.

Sin confianza una relación se apaga, y si además el novio no ha hecho nada para causar celos, es injusto que deba tolerar escenas injustificadas en su contra.

Si ya has perdido relaciones estables por no saber cómo controlar tus celos, o si tu relación actual peligra en la cuerda floja, no te pierdas estas 7 sugerencias para superar tu inseguridad.

¿Qué significan los celos?

Todas las personas llegan a sentir celos hacia su pareja, es algo muy común que parte de un instinto de protección y pertenencia con nuestra pareja.

Una pequeñísima dosis de celos, puede dar vida a la relación, agrega picardía y rompe la monotonía entre ambos; pero si te pasas de la raya… ¡puedes arruinarlo todo!

Los celos constantes, por otra parte, se fundamentan en el miedo al abandono.  Si te tomas el tiempo de recordar las emociones que acompañan a los celos, notarás que todo tu cuerpo emite señales contradictorias.

Pasas del amor, al llanto, a la indiferencia y a la frustración, aún sin saber si la infidelidad que sospechas es una realidad.

Para poder avanzar con plena confianza en la relación con tu chico, debes deshacerte de viejos patrones infundados por otros o por tu imaginación.

Mas allá de atormentar al otro, debes entender que te perjudicas a ti misma. Los miedos, además de distanciarte de tu novio, literalmente te enferman y afectan la capacidad de respuesta de tu sistema inmunológico.

Pero si es tu pareja la que te da continuamente motivos para que sientas inseguridad, entonces solo te resta evaluar tu relación y decidir si realmente vale la pena seguir de esa forma.

¿Quieres romper con el ciclo de celos en tu vida? Empieza de una vez.

Lee nuestra guía sobre cómo dejar de ser celosa con otras mujeres

1. Empieza a creerle

La confianza es la piedra angular de toda relación. Es comprensible que tu novio se sienta insultado si dudas de su palabra y de su amor con la mínima acción.

¿Qué tal si en lugar de armar historias en tu cabeza, le crees lo que te dice? Aunque algo en tu interior te conduzca nuevamente hacia las dudas, empieza a reprogramar tu mente y acostúmbrate a tomar su palabra como verdadera.

Poco a poco notarás que él sentirá la confianza suficiente para hablarte sobre sus actividades, porque no sentirá miedo a tus explosiones de celos injustificados.

Si tú lo quieres, ¿por qué no creerle cuando te dice que siente lo mismo?

2. No te compares con otras

Es probable que tus dudas partan de ti misma. Quizás si no entiendes por qué le gustas, es porque tú eres la que no no sientes ese tipo de amor y respeto hacia ti misma.

Siempre existirán mujeres más atractivas, más inteligentes, con más dinero, más altas, es cierto. Pero si tu novio está contigo es porque siente que hay algo más valioso e importante que los une.

Si te obsesiona la idea de andar comparándote con otra, ya no se trata de celos, sino de baja autoestima. Y esto te llevará a pensar negativamente de forma constante.

Comprende: él sale contigo porque quiere que tú seas su novia. ¡No otra!

Cambia de actitud, déjate querer y evita ser tú misma la que lo empuje a buscar otra pareja solo por tus propios miedos.

Que tu mente no te limite con creencias de inferioridad. Tu novio vio en ti a una mujer humana, divertida, inteligente, con quien puede conectarse emocionalmente, así que deja de compararte.

3. Asume que él puede dejarte

Es importante entender que no todos los celos parten de la inseguridad personal. Puede que tengas muy alta autoestima y entonces sientas celos o miedo, no porque no valgas suficiente, sino porque podrías perder a la persona.

Si piensas que eres  demasiado importante, que te mereces todo y la admiración de todos, puede ser difícil entender que en su vida haya otros intereses y prioridades con las que debas compartirlo.

Recuerda que tu pareja no es una propiedad, sino un ser humano. No tienes derecho a jugar con él.

Para amar a otra persona debes estar preparada para entender y respetar que tiene libre albedrío y que no debes supeditarlo a tus caprichos.

Las actitudes despóticas, descontroladas y egoístas de tu parte dañarán la relación. Cuando menos lo esperes, empezarás a agredirlo, a sentir ira y deseos de controlarlo como un títere.

Si en lugar de verlo como una posesión sin la cual no puedes vivir, comienzas a manejar la relación desde la base de la confianza y la seguridad, también entenderás que él es libre de estar a tu lado o de irse cuando le parezca conveniente.

Tan solo pregúntate a ti misma: ¿qué haría si no viviera con este hombre? Imagina el escenario en que él llegara a dejarte y reflexiona sobre cómo seguirías tu vida. Si no lo puedes ver, entonces debes trabajar en ti misma y tus propios intereses para no ser una persona dependiente.

Si está contigo que sea por amor, no porque teme a tus reacciones de celos. La relación debe basarse en el equilibrio y no sobre las dudas constantes.

Lee nuestra guía sobre cómo ser feliz después de una ruptura: Estas son las 6 maneras de lograrlo

4. No lo hagas sentir celoso

Ten cuidado con este punto. Si vives sumida en los celos, es muy peligroso que como una especie de castigo comiences a coquetear con otros para tratar de hacer sentir a tu pareja lo mismo que sientes tú.

 

En lugar de hacer un bien, vas a enredar tu relación y lo distanciarás de tu vida. Es una decisión muy irónica, porque estarías haciendo justamente lo mismo que temes que él te haga, e inconscientemente podrías propiciar que ocurra esa infidelidad que tanto miedo te provoca.

Si tu novio te ha dado motivos para sentirte celosa eso es su responsabilidad y es reprochable a él, así que no te rebajes a su condición de infiel solo para pagarle con la misma moneda.

Tu dignidad no se negocia, es mejor dar la vuelta con la frente en alto a buscar lastimarlo.

5. Frena tu imaginación

La imaginación es un recurso poderoso si lo empleas para hacer el bien, para sentirte feliz, para escribir un libro o para conseguir soluciones a tus problemas.

Pero puede ser devastadora si la dejas libre para crear historias negativas en las que involucras a tu pareja.

La mayoría de los celos no son reales, es decir, no tienen fundamentos. Más bien han sido producidos por sentimientos y pensamientos alienantes que invaden a la persona, y se instalan de tal manera que te convencen de que es real.

Imagina esto: una noche tu pareja se queda tarde en la oficina y, en lugar de entender que tiene exceso de trabajo, tú en casa comienzas a dudar, imaginas que en realidad está en un bar tomando unos tragos con otra persona, disfrutando.

Mientras él realmente está trabajando, esos pensamientos te rodean, te llenan de rabia porque sientes todo lo que podría pasar si fuese una verdadera mentira e infidelidad. Te dejas marear por la negatividad por horas, y cuando él llega cansado de la oficina, comienza la tercera guerra mundial en casa.

Busca razones lógicas ante lo que te produce celos, y recuerda que lo que imaginas no es necesariamente la realidad.

Simplemente no pierdas el control, comienza a confiar en tu novio y oblígate a mantenerte en pensamientos positivos.

6. Dale libertad

Cuando a un ave se le intenta enjaular, buscará volar con más fuerza, en lugar de conformarse al encierro.

Si tu novio quiere salir con sus amigos, disfrutar una noche sin ti, permítelo. Él tiene derecho a tener su propio espacio y eso no quiere decir que no te ame o te respete menos.

Si le prohíbes cosas, con más ímpetu querrá hacerlas. Así funciona la naturaleza humana, ir en contra de lo que nos prohíben.

Incluso si sales con él o lo acompañas a una fiesta, déjalo hablar con sus amigas, bailar con otras mujeres. Recuerda que quizás él ni siquiera las vea la mitad de atractivas de lo que tu imaginación te ha convencido que son. Respetar su libertad es amarlo verdaderamente.

7. Busca actividades relajantes

Cierra tus ojos e imagina cada una de las situaciones que te han hecho enfadar y sentir con miedo y celos. Es hora de cambiar esos pensamientos y proyectarte hacia la felicidad.

Así como él tiene derecho a ser libre, tu también tienes derecho a liberarte de esos pensamientos que te atormentan y llenan de miedos.

Empieza a practicar yoga y meditación, buenas maneras de relajarte, nutrirte como ser humano e internalizar nuevos patrones de comportamiento. Te aseguro que la relación mejorará tanto como tú.

Aunque parezca contradictorio, los celos son una forma de amor que en lugar de construir destruye lo que más se quiere.

Cada vez que creas que sentirás celos, respira profundo e intenta colocarte en el lugar de tu novio, y lo que experimenta con tus desconfianzas constantes, intenta comprender sus emociones y frustraciones.

Si tu novio está a tu lado, disfruta de su compañía. No ensucies un momento encantador con preguntas acusadoras, en las que por más que se defienda, tú lo presionas y lo culpas desmedidamente.

¡Sé optimista y confía en él! Así él no desconfiará de la relación.

 

Cuéntanos, ¿qué es lo más loco que has hecho por celos? Si esta información te gustó no olvides compartirla en tus redes sociales para que pueda ayudar a más personas.

Y esperamos serte útil a través de la sección de comentarios y dudas, que con gusto leeremos y responderemos.

 

Ver También:

Loading...

Cómo Dejar De Ser Amargado – Método Probado Paso a Paso

20 Señales De Que Eres Una Persona Muy Intensa