in

Química del amor: ¿Cómo funciona?

El amor es eso que sientes hacia otra persona y que a veces te cuesta explicar. Pero, ¿te has detenido a pensar cómo funciona?

Tal vez la respuesta a esta pregunta te deje un poco atónito, porque según alegan los científicos: “Todo radica en las hormonas”. Te invitamos a continuar leyendo este artículo para que sepas cómo funciona la química del amor.

¿Cómo funciona la química del amor?

El cerebro se desequilibra químicamente enviando informaciones variadas al cuerpo, haciendo sentir al enamorado lo mismo que experimentaría si consumiera un poderoso psicotrópico, por esa razón se dice que el amor funciona como una droga.

Una persona “enamorada” se encuentra inundado de dopamina, oxitocina, adrenalina, noradrenalina y muchas otras sustancias.

Estos químicos cerebrales son denominados neurotransmisores e intervienen en el conjunto de sensaciones emocionales y físicas que sufrimos cuando nos gusta alguien.

Lee nuestra guía sobre los 30 juegos para parejas para encender el fuego del amor

¿Qué es lo que la ciencia llama limerancia?

La limerancia es un término acuñado en 1979, por la Dra. Dorothy Tennov, para denominar al conjunto de sensaciones que ocurren cuando dos personas se creen enamoradas.

Este fenómeno es el que se produce durante el período que se comprende desde el momento en el que se conoce a la persona amada hasta haber cumplido los dos primeros años de relación.

¿La limerancia puede considerarse amor? 

La respuesta es no. La limerancia es una sensación producida precisamente por la química cerebral.

En un contexto real, vendría a funcionar de la siguiente manera: Dos personas se conocen, determinan que tienen algunas cosas en común y en las siguientes conversaciones descubren que hay atracción entre ambos.

Pero en un intento por demostrarse que se aman, deciden casarse dentro de los dos primeros años de relación. Pasado este período descubren que cada vez discuten más, no consiguen colocarse de acuerdo en la toma de decisiones, difieren en temas políticos y religiosos, entre otras cosas.

Ya no hay ninguna atracción física, caen en la traición y sienten frustración porque no saben si sucumbir ante el deseo por un tercero o permanecer haciendo frente al matrimonio a pesar de ya no amarse.

¿Qué sucedió? En este caso ambas personas fueron víctimas de la limerancia. Se creyeron enamorados y no se dieron el lapso pertinente para interpretar si era realmente amor lo que los unía o solo una ilusión creada por sus propias descargas hormonales.

¿Qué pasa con la química del amor en los divorcios?

La situación anterior explica groso modo lo que les pasa a cientos de personas que se casan y en el período de convivencia se descubren junto a alguien completamente diferente (en lo moral, emocional, intelectual y sexual) a quien que les inspiró amor.

Entonces, tras múltiples discusiones y desacuerdos deciden divorciarse, sin entender bien qué les ocurrió o cómo el amor murió tan pronto.

Luego encuentran a otra pareja y tras el chispazo de la pasión, nuevamente se creen enamorados y complementados, para descubrir que han vuelto a caer en la espiral de la limerancia y, más tarde, irremediablemente vuelven a separarse.

Lee nuestra guía sobre porque no debes esperar nada de nadie: ¡Espéralo de ti y se más feliz!

¿Por qué las primeras fases del amor son las más complejas?

No hay dos cerebros iguales. Por ende estudiar y comprender plenamente lo que nos sucede en las primeras fases del amor es una carrera en la que pareciera que nadie llegará a la meta.

De hecho, se cree que la emoción más difícil de reconocer y asumir entre dos personas es que se han enamorado. Hay quienes pasan meses antes de percibir en el otro que los cambios en su actitud se deben precisamente a que, sin proponérselo, han despertado sus sentimientos.

Y cuando finalmente alguien se descubre enamorado, lo hace porque su cuerpo habla por sí mismo (no puedes dejar de ver a esa persona, le sonríes, te ruborizas en su presencia, sientes un cosquilleo en el estómago y los latidos del corazón se aceleran).

Las Fases del Amor

A continuación desglosaremos el amor en sus tres etapas (amor temprano, amor medio y amor en el porvenir) para poder revelar cómo interviene nuestro cerebro en cada fase.

Amor Temprano: ¿Cómo Actúan tus Hormonas en la Primera Fase del Amor?

Exploremos un poco el terreno de las hormonas para poder explicar la emoción que te aqueja una vez que has conocido a “tu media naranja”.

a. Segregas más Dopamina

Conocida como la hormona de la recompensa, proporciona las sensaciones de euforia, felicidad y excitación que te hacen mantener alerta a los movimientos y acciones del otro.

Es la hormona causante de que te obsesiones con una persona en particular, te percibes completa y absolutamente loco por verle, tocarle y compartir cada instante.

b. Se Dispara la Oxitocina

Podríamos denominarla la hormona del enlace, ya que es la misma que afianza el nexo entre una madre y su recién nacido. De igual forma ocurre cuando dos personas experimentan un orgasmo. En automático esta hormona les dice a cada uno que está con la persona indicada.

Gracias a ella crees que son el uno para el otro y luchas por permanecer a su lado. Pero cuidado, la oxitocina también es la culpable de muchas separaciones, pues así como refuerza vínculos, también los destruye, puesto que se segrega cuando hay envidia, celos y desconfianzas.

Así que si llegas a sospechar que tu pareja te engaña o no es totalmente honesta, tu oxitocina funcionará como la manzana de la discordia hasta que ya no quede amor entre ustedes.

c. Baja la Serotonina

Cuando recién te enamoras te conviertes en una persona con TOC (trastorno obsesivo compulsivo), pero todo es debido a la caída abrupta en la serotonina de tu sangre, haciendo que sientas preocupación, ansiedad, miedo y nervios cuando no consigues comunicarte con tu par.

d. Adrenalina y Norepinefrina por las Nubes

Cuando se está enamorado se aceleran los latidos de tu corazón, hacen que te suden las manos, tu boca se seca, la temperatura sube y deseas hacer el amor. Y luego de haber consumado el acto, te dará un poco de sueño y tu cuerpo se equilibrará hasta comenzar el ciclo la mañana siguiente.

Esto es porque la norepinefrina te hace sentir dependiente emocionalmente y la adrenalina te genera rápidas palpitaciones cuando estás ante él o ella.

e. Tomando Malas Decisiones

Es casi un atentado dejarles asumir grandes responsabilidades a un par de amantes, pues se puede confirmar médicamente que carecen de total juicio.

Estudios efectuados por medio de escáneres cerebrales a personas que se aman demuestran que la parte del cerebro comprometida en tomar “buenas decisiones” se apaga por completo.

Esto demostraría por qué cuando dos personas se quieren creen poder superar casi cualquier cosa que, a los ojos de quienes están pensando con cabeza fría, es absolutamente absurdo e incomprensible.

f. Cero Miedo

En una persona no enamorada, la amígdala cerebral y la corteza temporal suelen ser áreas totalmente fieles al individuo y le hace mantenerse activo, alerta y hábil.

Es por esa razón que la persona no enamorada puede controlar cada emoción negativa (por ejemplo, el miedo) y asumir cualquier situación con prudencia de la forma más conveniente. .

Sin embargo, estas dos partes del cerebro salen del ruedo cuando te llega el amor. El enamorado puede verse inmerso en situaciones que son frustrantes a largo plazo, ya que (al no sentir temor) no consigue discernir si lo que hace le conviene realmente.

g. El Aroma del Amor

Aunque no podamos comparar la fragancia del amor con alguna otra conocida (metafóricamente hablando), el cerebro sí capta un aroma que nos hace preferir a una persona sobre las demás.

Esto se debe a la proteína MHC (complejo mayor de histocompatibilidad) desencadena una atracción inconsciente que detecta a seres del sexo opuesto con sistemas inmunes distintos al nuestro, todo con la finalidad de dar paso a una descendencia más variada y apta para la vida.

h. Feniletilamina: El Dulce Sabor del Amor

¿Qué sucede cuando consumes chocolate o un dulce de tu preferencia? Exacto, te sientes feliz, con mucha energía y en algunos casos eufórico.

La feniletilamina intensifica la acción de la serotonina y de la dopamina para permanecer completamente motivados y apasionados cuando nos enamoramos.

2. El Amor en la Mitad de la Relación

Una vez que has resistido las duras pruebas del amor inicial, la relación escala a un nivel mucho más sereno en donde el drama parece desparecer.

Esta etapa está regulada por el sistema límbico. A estas alturas la serotonina de tu organismo se ha equilibrado, ya no sientes adicción por el otro y, en general, estás completamente sereno.

Tu humor también ha mejorado bastante, ya no dependes de mirar el teléfono constantemente para comprobar si entre las nuevas notificaciones figuran los mensajes de tu pareja. Los celos también han mermado y ambos son capaces de distanciarse por horas sin ningún inconveniente.

Lee nuestra guía sobre las 16 cosas que las personas que persiguen el amor consiguen

3. Amor en el Porvenir

Cuando se decide formalizar la unión y apoyarse en las buenas y en las malas, el cerebro también contribuye a que ese deseo se mantenga activo.

En estos casos los involucrados se benefician de su decisión (tanto física como psicológicamente) y esto gracias a la vasopresina y a la oxitocina.

Analicemos cuáles hormonas entran en escena en este período:

a. Sensación de Calma

La vasopresina es la hormona que se vincula con los sentimientos de seguridad, confianza, protección, fidelidad y calma.

Cada vez que consigas a dos adultos mayores que siguen juntos luego de décadas de relación, es porque segregan dosis constantes de esta hormona pituitaria.

b. Otra vez la Oxitocina

Como leíste anteriormente, la oxitocina puede hacer serios estragos en tu vida. Pero en el caso del amor que perdura, se encarga de construir la confianza, el respeto, la empatía, solidaridad y en general de mantener cada vínculo favorable para nosotros.

 

Las Paradojas del Amor

Tal vez al explicarle a un individuo lo que realmente se esconde detrás la magia del amor, pueda sentirse confundido e incluso niegue que sea su cerebro el culpable de tan curiosa, hermosa y edificante emoción.

Y es que seguramente solo le importará que al finalizar el día sigue felizmente “enamorado”. Esta es la paradoja del amor.

Todos anhelamos experimentar en algún momento de la vida y de manera inexplicable las adicciones, contradicciones, pruebas, encantos y desencantos, sudoraciones y palpitaciones que son rasgos bien característicos de una persona enamorada.

¿Cuándo se Puede Hablar de Amor Verdadero?

A pesar de que el amor es un sentimiento mal comprendido por la mayoría de los seres humanos, no hay razones para desesperarse, ya que sí es posible enamorarse y amar a una misma persona hasta el final de nuestra vida.

Se puede hablar de amor real cuando las personas que se conectaron y establecieron un vínculo gracias a la limerancia son capaces de sobrellevar sus emociones y volver a recrear todo el proceso de la química del amor pasados los dos primeros años de la relación.

Esto se alcanza cuando desde la razón se toman las decisiones correctas para la sana convivencia, y ambos se esmeran en cuidarse, protegerse, apoyarse y accionar pensando en aquello que los beneficie en conjunto.

En resumen, se puede alegar que el amor es una elección en la que quien dice amar es capaz de anteponer las necesidades del otro a las propias.

Por ello se habla de “amores son obras y no razones”, y es que en la limerancia no hay juicio que valga, pero en el amor sí entra en juego el raciocinio.

 

¿Cómo Reavivar el Amor?

¿Es posible reavivar la atracción inicial que se profesaba una pareja? La respuesta es sí. Dos individuos que se amaron en el pasado y que han visto cómo su relación se vino a menos pueden volverse a enamorar.

Las acciones que contribuyen a desarrollar emociones que avivan la magia del amor son:

  • Las actos amables
  • La calidad del compromiso
  • Cambiar de ambiente
  • Conversar más para conseguir reconectarse
  • Intercambiar pequeños presentes sin un motivo en particular
  • Reír más
  • Solucionar conflictos entre ambos
  • Respetarse mutuamente

Subconscientemente tu cerebro te indicará que lo has hecho bien y que estás junto a una persona que no solo es especial, sino que te hace sentir especial y esto los hará querer permanecer juntos.

 

El amor es un complejo territorio con altos y bajos, en donde realmente intervienen complejos procesos químicos cerebrales.

Pero la fuerza de voluntad, empatía, comprensión y respeto son la verdadera clave para poder decir a viva voz que se está plenamente feliz y atraído emocionalmente, lo que nos hace confiar en que sí es posible permanecer atraídos por completo de una única pareja.

¿Te gustó este artículo? Si tienes algún comentario, opinión o duda, puedes compartirla con nosotros en la sección de comentarios. A la brevedad te leeremos y responderemos. Para nosotros es un placer poderte ayudar a comprender los temas del corazón.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Pueden funcionar las relaciones a distancia?

significado de demisexual

¿Tener sexo en la primera cita arruina la posiblidad de una relación?