in

No Esperes Nada De Nadie, ¡Espéralo De Ti Y Se Más Feliz!

¿Te has sentido defraudada por tus amigos o familiares? A veces nuestro entorno no nos ofrece tanto apoyo como necesitamos y nos sentimos muy solos, aunque nos rodee mucha gente.

En muchos casos, eso se debe a que sentimos que sin la aprobación de otros no podemos ser felices. Nada más lejos de la realidad, hay muchas formas de encontrar la felicidad, especialmente cuando solo dependemos de nosotros mismos. ¿Cómo lograrlo? Te dejamos algunos consejos:

1. No deposites tus expectativas en los demás

Tus aspiraciones son tuyas, de nadie más. Si esperas que los demás sean quienes alimenten y te motiven para lograr tus metas, te expones a sufrir decepciones y hasta manipulaciones de otros que se aprovechen de tu debilidad.

Aprende a buscar las cosas que deseas para obtenerlas por ti misma. No esperes que los demás crean en ti para iniciar las cosas. Alimenta tu autoestima, confía en ti misma y acostúmbrate a ser tu propia motivación. Depende solo de ti misma para ser feliz.

2. Nadie tiene obligaciones contigo

La única persona responsable de ti misma, eres tú. Nadie más tiene la obligación de hacer que logres tus metas y propósitos.

Que tengas personas en tu entorno que te apoyen, no los hace responsables por tu éxito. Por eso, no es justo que esperes que los demás tomen decisiones por ti o sean los encargados de hacerte feliz. Ese es un peso muy grande que nadie debe cargar por otra persona.

Debes aprender a afrontar tus miedos y cumplir los pasos que requieres para lograr tus metas. No se vale esconderse tras excusas que ponen en duda tu capacidad de sobreponerte a los obstáculos. No puedes esperar que nadie más responda por ti.

Lee nuestra guía sobre las 24 señales de que eres una persona muy sensible

3. Todos somos prescindibles

Recuerda que por más que ames a alguien -sea familia, amigo o pareja- esa persona tiene un tiempo y un rol limitado en tu vida. Nadie es imprescidible y tienes que aprender a vivir tu vida aún con la ausencia de las personas a quienes más amas.

Los amores terminan, los familiares mueren, las amistades se separan. Aunque te parezca inconcebible, las personas que están siempre a tu lado pueden desaparecer de tu vida en cualquier momento. Debes ser capaz de seguir adelante y lograr tus metas sin ellos.

Y eso también aplica para ti. Cuando dedicas toda tu vida a un solo trabajo o a una empresa, te descuidas como persona y abandonas tu vida personal. A la larga, eso trae decepciones porque por mucho que te esfuerces, debes entender que las cosas seguirán adelante cuando ya no estés.

Si el mundo no se paraliza por tu ausencia, tu debes aprender a no paralizarte por la ausencia de los demás. Cuenta solo contigo misma. Si tienes apoyo de otros, pues será un buen complemento, aunque no lo necesites para sobrevivir.

4. A mayor expectativa, peor es la decepción

Los sujetos que confían ciegamente las demás personas suelen tener peores decepciones. Cuando te acostumbras a depositar toda tu confianza en alguien más, muchas veces con altas expectativas, es mas doloroso cuando esa persona traiciona tu voluntad o no cumple con lo que esperabas.

Muchas veces tendemos a esperar demasiado de los demás, poniendo sobre sus hombros una responsabilidad mucho más alta de la que las personas son capaces de manejar. Muchas veces lo hacemos sin siquiera preguntar a la otra persona si quiere o es capaz de asumirlo.

Cuando nos creamos muchas expectativas de alguien de forma unilateral, sin haberlo discutido o sin haber tenido una visión objetiva de sus capacidades, nos duele el doble al momento de ver que esa persona no cumplió con lo que esperábamos.

Si tienes dudas sobre ti misma, no se vale esperar que sea tu pareja o tus amigos quienes tengan la responsabilidad de llenar tus vacíos y alimentar tu autoestima. Cuando no lo logren, porque el problema lo tienes tú, te sentirás defraudada y con menor autoestima que antes.

5. El cambio depende de ti

Debes tener claro que para lograr que las cosas pasen como lo deseas, solo tú tienes la llave para mejorar. Si quieres el éxito, debes tomar acciones que te lleven a él. De ti depende tomar las medidas necesarias para cambiar y avanzar hacia lo que deseas.

¿Cómo hacerlo? Toma estos breves consejos prácticos para iniciar el proceso de cambio en ti misma:

a) No juzgues a otros

Es una costumbre muy desagradable descalificar y criticar a los demás. Es una costumbre que suele esconder miedo y envidia a otros, que nacen de la falta de seguridad en ti misma. Te sientes amenazada por los logros de los demás y por eso caes en esa conducta tóxica.

En lugar de juzgar a los demás y estar atenta a sus vidas, enfócate en mejorar, capacitarte profesionalmente y crecer como persona.

b) Desconéctate de las redes sociales 

Las redes sociales nunca muestran toda la historia de quienes nos rodean, solo las partes agradables que quieren exponer a los demás. Por eso, a veces puede ser abrumador seguir a tantas personas cuyas vidas parecen ir perfectamente, porque nadie publica sus fracasos.

Cuando te obsesionas con las redes sociales, creas un hábito tóxico de enfocarte en las vidas de los demás, compararte y constantemente juzgarte a ti misma y a los demás por lo que ves en sus publicaciones.

Pon el foco en tu vida, tus logros y busca pasatiempos que te permitan distraerte de forma sana y sin una fijación patológica sobre las vidas ajenas.

c) Ponte como meta cumplir más tareas

Organiza tus actividades del día como tareas a cumplir, que puedes ir marcando a medida que las terminas cada día.

Cada vez que enfocas tu energía y te concentras para terminar una tarea, aprendes nuevas habilidades, mejoras tu rendimiento en esa área y además te da la satisfacción de haber logrado culminar una de tus actividades.

Eso alimenta tu motivación a seguir tachando los demás pendientes de tu lista.

d) Habla de forma positiva

Atraemos lo que somos. Si mantienes una perspectiva positiva, proyectarás energías agradables que atraerán a tu vida a personas con la misma vibra. Cuando las cosas se hacen con alegría, tenemos más posibilidades de disfrutarlas, hacerlas con amor y que salgan como deseamos.

El primer paso para ser una persona positiva es el lenguaje. Si te expresas de forma positiva y te enfocas en comunicarte en buen tono con los demás, recibirás ese mismo trato de quienes te rodean.

e) Disfruta lo que haces

Cuando disfrutas lo que haces, no se siente como un trabajo sino como un pasatiempo. Encontrar la forma de trabajar y mantener la pasión por tus actividades es la mejor manera de aumentar tu productividad.

Si no te sientes obligado a cumplir tus tareas sino que las haces porque las disfrutas, sentirás menos peso, avanzarás más rápido y tendrás un mayor aprendizaje. Además, serás más feliz. Siempre consigue motivos para disfrutar lo que haces.

f) Sé más agradecida 

Recuerda que nadie tiene obligaciones contigo. Así que no des por sentado el apoyo que recibas de amigos, familiares y hasta desconocidos. Cada una de las cosas que tienes son motivos para agradecer, trata de mantener una perspectiva más humilde sobre las cosas.

Un buen consejo es llevar un diario de agradecimiento. Diariamente, escribe al menos una cosa por la que des gracias en tu vida. Te ayudará a ver de forma clara las cosas positivas de tu vida. Es una buena manera de ayudarte a sobreponerte en momentos de tristeza o fracasos.

6. Evade las certezas

La vida cambia constantemente, sin importar los planes que hagamos cada día. Acostúmbrate a estos cambios y aprende a ser flexible. No dejes que la incertidumbre te paralice ni que las dificultades te dobleguen.

7. Resuelve tus temores

Es normal sentir temor de muchas cosas, desde el fracaso hasta la soledad. Pero la única forma de avanzar, aprender y seguir adelante es encontrando maneras de sobreponerte a tu miedo para seguir adelante.

No permitas que el miedo te paralice o te impida cumplir tus metas. Aunque no dejes de sentirlo, encuentra valentía para hacer lo que necesitas y aprender.

8. No esperes retribución por tus buenas acciones

Las cosas buenas atraen cosas buenas, siempre y cuando no estés cobrando esas acciones. Ser un buena persona es algo que debe nacer de ti misma, sin más motivación que la satisfacción de hacer lo correcto.

Si solo ayudas a otros porque esperas reconocimiento o una retribución, no solo eres una persona interesada sino que más de una vez te sentirás defraudada porque las buenas acciones no siempre tienen recompensas tangibles.

9. Practica el arte del merecimiento

El merecimiento se refiere a que así como das, así recibes. Si quieres lograr muchas cosas, pero no te mueves para buscar opciones que te acerquen a tus metas, pues no tendrás el éxito que deseas.

Si te sientes infeliz y solitaria puedes empezar por revisarte a ti misma. ¿Qué estás haciendo para cuidarte y atenderte? Si tu misma no te ayudas, ¿cómo esperas que alguien más lo haga? De nuevo: el cambio comienza por ti.

Lee nuestra guía sobre las 5 cosas por hacer cuando te sientes inseguro

10. Deja que las cosas fluyan

Así como el cambio es una constante en la vida, parte de ser flexible es aprender a dejar que las cosas fluyan como vengan.

Cuando hagas cosas que te interesen, es bueno tener expectativas, pero también ser capaz de dejarlas atrás si no se cumplen. El secreto del éxito es aprender a adaptarse y trabajar con lo que se tiene para mejorar.

Si algo sale mal, toma el aprendizaje. No te enfoques en el fracaso ni permitas que la ansiedad tome el control para esperar únicamente resultados negativos en el futuro.

11. No te quejes

Quien vive quejándose por su mala suerte, ¡acaba solitario! A nadie le gusta rodearse de personas negativas que son incapaces de buscar alternativas a su situación.

Es cierto que a veces necesitamos desahogarnos cuando las cosas salen mal. Es normal y sano para nuestra mente. Pero debes encontrar la manera de controlar esos desahogos para que te ayuden a descargar y liberarte de la mala energía, no a quedarte en ella eternamente.

En conclusión

La clave para conseguir tu paz mental y espiritual es controlar tus expectativas. Aprende a confiar en ti misma, mantén una actitud positiva y ten siempre la disposición a encontrar el aprendizaje a cada una de tus experiencias.

Ámate a ti misma y espera cosas solo de ti. El éxito llegará y aprenderás a ser feliz sin necesidad de que nadie más te impulse. Cuando lo logres, verás que tu actitud se replicará a tu alrededor y tendrás apoyo extra, que ayuda aunque no lo necesites.

Cuéntanos qué opinas de estos consejos. ¿Alguna vez has dependido de otros para tu felicidad? ¿Cómo lograste superar esa situación? Déjanos tus experiencias y dudas en la caja de comentarios, que estaremos atentos a leer y responderte.

También puedes compartir este artículo para ayudar a tus amigos y conocidos. Las redes sociales pueden ser un factor que contribuye a la ansiedad por cumplir altas expectativas, así que no está de más usarlas para multiplicar un mensaje más positivo y real para todos.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo Entender A Una Mujer: 22 Claves Para Resolver El Misterio

Cómo Ligar A Chicas Con Audífonos En La Calle