24 Señales De Que Eres Una Persona Muy Sensible

¿Frecuentemente tienes la sensación de que las cosas te afectan más que a los demás?

Si es así, probablemente seas una persona más sensible que el resto, pero ¿qué es ser demasiado sensible, en primer lugar?

No es como que alguien haya construido un “sensiblerómetro” para que puedas medir exactamente si eres más o menos emocional que los demás. Pero una buena forma de definirlo es esta:

Eres una persona muy sensible cuando las situaciones y las relaciones tienden a afectarte más de lo que normalmente afectan al resto de las personas.

Cuando usamos la palabra “afectar”, no necesariamente en es un mal sentido. Ser muy sensible también tiene su lado bueno.

Hoy vamos a listar 24 de las características más comunes entre las personas sensibles, tanto las que representan ventajas y habilidades especiales, como aquellas que se convierten en un obstáculo social y para alcanzar metas personales.

12 características conflictivas de las personas sensibles

Las personas de este tipo, con frecuencia experimentan su exceso de sensibilidad como un estorbo, una vulnerabilidad o una debilidad.

Son más los menos resistentes al daño emocional y muchas veces los demás pueden darse cuenta de ello y usarlo en su contra.

Por otra parte, alguien que sea demasiado sensible también puede ver amenazas y ofensas de todo tipo allí donde claramente no las hay. Entre las características negativas más sobresalientes de las personas sensibles encontramos:

1) Les cuesta trabajo dejar ir emociones o sentimientos negativos

Constantemente todos sentimos alguna clase de emoción o sentimiento negativo. Sin embargo, las personas muy sensibles a veces se aferran a ellos en lugar de simplemente dejarlos ir.

2) Tienden a ser demasiado duros consigo mismos

Una persona demasiado sensible puede ser, al mismo tiempo, extremadamente dura consigo misma. En realidad, a veces sus sentimientos negativos vienen de sus propias críticas.

3) Tienen un miedo patológico al rechazo

A las personas muy sensibles el rechazo les afecta de una forma particularmente agresiva. Cuando son rechazados, ya sea por una persona o una institución, sienten que absolutamente todo en ellos está mal.

4) Constantemente se comparan con los demás para mal

Ya sea para determinar si los demás tienen más dinero, belleza o inteligencia, quien es muy sensible no dejará de compararse con aquellos a quienes percibe más afortunados en algún aspecto, lo que genera sentimientos de inferioridad.

5) Pueden sentir tristeza, enojarse o resentirse con mucha facilidad

Lo que a otras personas no les sacaría más que una mueca de disgusto, a las personas muy sensibles puede llevarlas a actuar de maneras muy dramáticas o incluso agresivas.

Pueden llegar a sentirse innecesariamente ofendidas porque un amigo llegó con cinco minutos de tardanza, por ejemplo.

Lee nuestra guía sobre las 20 señales de que eres una persona muy intensa

6) Pueden ser muy impulsivos

Como experimentan algunas emociones de forma muy intensa, las personas sensibles pueden llevarse dejar por ellas más allá que los demás y actúas de forma bastante irreflexiva.

7) Les preocupa mucho lo que piensen los demás

Así como le tienen pavor al rechazo, también les importa demasiado lo que los demás opinen, y constantemente están buscando su reconocimiento y su aprecio.

8) Se lo toman todo personal

Tomarse las cosas a nivel personal, aunque las acciones de los demás o la situación no tenga nada que ver con uno, es un rasgo frecuente de las personas hipersensibles.

Por ejemplo, pueden sentir que un amigo que se va a su casa porque tiene un examen al día siguiente, lo hace porque en realidad no está a gusto en su compañía.

9) Son histriónicos o dramáticos

Otra de características de las personas sensibles es que tienen una gran facilidad para el drama.

Con frecuencia expresan sus emociones de forma explosiva y montan escenas a las que los demás no saben cómo reaccionar.

10) Les cuesta trabajo manejar las críticas

Las personas sensibles se toman a pecho tanto las críticas destructivas de personas sin importancia, como las críticas constructivas de sus seres queridos. Por eso, es muy difícil para quienes conviven con ellas señalarles sus errores.

11) Sobrerreaccionan a los estímulos

Ante situaciones que requieren calma y objetividad, como un temblor o un accidente, las personas muy sensibles pueden reaccionar con emociones desbordadas que no les permiten actuar asertivamente.

12) Se irritan con mucha facilidad

Así como muchas cosas les afectan y les hacen sentirse tristes, los individuos muy sensibles también tienen una gran propensión al enojo. Muchas veces este aparece sin causa justificada o ante viles nimiedades.

Lee nuestra guía sobre los 5 hábitos de las personas amargadas que tienes que evitar

12 características positivas de las personas sensibles

Como dijimos en un principio, no todo es color de hormiga cuando eres muy sensible. Tu personalidad está cargada de cosas maravillosas también:

#1 Sienten todas tus emociones intensamente

Así como sienten lo malo con mucha intensidad, también lo bueno. Así que cuando están felices o emocionadas, las personas sensibles experimentan niveles de bienestar muy altos.

#2 Se dan cuenta de inmediato cuando alguien está sufriendo

Su alta sensibilidad a los estímulos del medio y de las personas, les permite detectar con rapidez cuando alguien está pasando por un problema, está triste o necesita ayuda.

#3 Pueden desarrollar mucha asertividad social

Las personas sensibles no necesariamente son impulsivas y dramáticas. Su sensibilidad también puede convertirlas en grandes negociadores y excelentes diplomáticos.

#4 Empatizan con gran facilidad

Una persona muy sensible puede llegar a comprender los sentimientos de otra con gran facilidad, aunque sus circunstancias de vida sean completamente distintas.

#5 Son excelentes artistas

El artista, por regla general, posee un alma sensible que le permite captar la esencia de las cosas y retratarla de múltiples formas.

#6 Se esfuerzan más que los demás

En el lado positivo, las personas sensibles pueden canalizar su miedo al rechazo y a la crítica en la disciplina y la constancia. En lugar de quedarse paralizadas cuando fallan en algo, se empeñan en intentarlo una y otra vez hasta que lo logran y eso ya no represente un problema.

#7 Toman las decisiones con cuidado

Antes de tomar una decisión, las personas sensibles analizan en su cabeza todos los escenarios posibles, así que pueden tomar decisiones menos arriesgadas. Pero también son muy intuitivas, lo que les ayuda a detectar oportunidades.

#8 Son muy observadores

Las personas sensibles tienden a sobre analizar todo, y eso les permite ver riesgos y anticipar problemas que los demás han pasado por alto.

#9 Pueden ser perfeccionistas

Algunas personas muy sensibles experimentan un gran placer frente al orden y las cosas bien hechas, y simplemente no pueden soportar algo sucio, fuera de su lugar o que sea incorrecto.

#10 Son muy creativos

La sensibilidad y la creatividad van de la mano. Las personas más creativas son así porque constantemente están pendientes de su entorno y analizando cómo se relacionan las cosas entre sí.

#11 Son altruistas

Como son receptivos a las necesidades de los demás, es muy frecuente ver que las personas sensibles se unen a brigadas de apoyo, voluntariados y altruismos de toda clase.

#12 Son excelentes escuchando

Las personas sensibles están muy preocupadas por empatizar y por obtener toda la información posible del entorno. Por lo tanto, pondrán mucha atención a los sentimientos e historias que expresan los demás.

 

Como pudiste concluir, ser muy sensible tiene un lado bueno y un lado malo. La buena noticia es que puedes tratar de que tu personalidad se incline más hacia las ventajas que a las desventajas de tu emocionalidad.

¿Te gustó la información? ¿Pudiste despejar tus dudas?

Comenta este y todos nuestros artículos, e indícanos nuevos temas de tu interés para poder ayudarte. Y por favor no olvides compartir nuestras publicaciones en tus redes sociales. 🙂

 

Ver También:

GuardarGuardar

Cargando...
>