in

Cómo solucionar problemas de pareja por celos

Para solucionar problemas de pareja por celos, es necesario que se incremente la confianza, la comunicación y, sobre todo, la complicidad entre ambos.

La complicidad significa que sienten tal intimidad y conexión el uno con el otro, que no hay necesidad de mentir o engañar.

En este artículo te enseñaremos cómo solucionar problemas de pareja por celos.

¿Cómo solucionar problemas de pareja por celos?

Hay dos elementos fundamentales para combatir los celos en la pareja: la confianza y la comunicación.

Para que exista confianza, primero debe existir una buena autoestima, pues es imposible que nos sintamos seguros con la pareja, si en el fondo pensamos que “no somos lo bastante buenos” como para conservarla a nuestro lado.

La otra cara de la confianza es hacia el exterior y tiene que ver con un acto de fe en el que decidimos creer en la buena voluntad y la lealtad del otro.

Por el lado de la comunicación, es necesario que antes exista honestidad y, de igual forma, esta honestidad es tanto con uno mismo como con la pareja. O sea, que debemos aceptar nuestros propios sentimientos y aprender a comunicarlos sin miedo y sin hostilidad en la relación.

Es importante entender que sentir celos no es malo. Incluso hay quienes consideran que es natural. Lo que no es aceptable es permitir que lleguen al punto de provocar peleas en la pareja.

¿Cómo solucionar una pelea por celos?

Lo primero que tienes que hacer cuando estás en medio de una discusión de pareja por celos es evitar que el enojo de alguno de los dos (o de ambos) escale al punto de que se convierta en una pelea con gritos e insultos.

Para lograrlo, en cuanto sientes que comienzas a sentir deseos de gritar o insultar —o ves en ese mismo estado a tu pareja— lo mejor es decretar un “tiempo fuera” de al menos diez minutos para que ambos puedan tranquilizarse y retomar la discusión con más calma y objetividad.

En segundo lugar, es más importante reconocer los propios sentimientos de vulnerabilidad que acusar al otro. O sea, en lugar de decir “tú me estás traicionando” decir “me siento traicionado”. De ese modo, no estás acusando, sino dejando claro que el problema es la forma en que la situación te hace sentir.

Finalmente, para solucionar una pelea por celos es imprescindible que recuerden juntos las razones que los llevan a estar unidos y que hacen que se elijan mutuamente como pareja. De esta manera, reforzarán su confianza y autoestima.

¿Qué hacer si hay celos en la pareja?

Esto depende mucho de si eres tú quien siente celos o es la otra persona. Si tú eres la persona que lidia con los celos frecuentemente, recuerda que:

1) Tu pareja está contigo por una razón y no tienes por qué sentirte amenazado o amenazada por otras personas.

2) La confianza siempre es lo más importante.

3) Si realmente tu pareja te está siendo infiel, eso saldrá a la luz sin necesidad de que tengas que sospechar de todo o espiar su vida privada.

Si, en caso contrario, es tu pareja la que se siente celosa todo el tiempo, recuérdale que:

1) Hay una razón por la cual estás con él o ella y no con alguien más.

2) Eres una persona leal que no busca ser infiel ni traicionar.

3) El amor que le tienes es muchísimo. Demuéstraselo con acciones y no solo con palabras.

¿Cómo solucionar problemas de pareja por desconfianza?

Evidentemente, si los problemas surgen de la desconfianza, la manera de solucionarlos es volviendo a confiar el uno en el otro.

Esto no siempre es fácil porque a veces con la convivencia y los errores la confianza se va desgastando, pero siempre hay una forma de recuperarla para que la relación sea armónica de nuevo.

Primero identifiquen qué es lo que les provoca desconfianza. Luego dialoguen abierta y honestamente sobre las acciones que tienen que tomar para volver a creer en las buenas intenciones mutuas. Pero no basta hablarlo, también hay que llevarlo a cabo.

¿Cómo superar los celos?

Los celos no pueden superarse como tal porque son una emoción humana a la que todos, absolutamente todos, somos vulnerables.

Lo que sí podemos hacer es controlarlos en el caso de un ataque de celos y aprender a lidiar asertivamente con ellos cuando comienzan a acompañarnos en el día a día.

¿Cómo controlar los celos?

A veces hay situaciones que nos causan muchos celos, pero tenemos que controlarnos para no hacer una tontería. Si atraviesas por algo así, primero cuenta hasta diez y tranquilízate. Si es necesario, retírate un momento del lugar hasta que estés más calmado.

Luego piensa que la situación es al revés y que hay algo que a tu pareja le genera muchos celos. ¿Cuál piensas que sería la manera correcta en que debería reaccionar? Seguramente esperando a que estén solos y luego con respeto y tranquilidad expresar la causa de su molestia.

Así como te gustaría que actuara tu pareja es como debes actuar tú. Nunca permitas que un ataque de ira te sobrepase. Recuerda que tu dignidad está por encima de todo.

¿Cómo lidiar con los celos?

Si más bien eres de los que experimentan celos constantemente y no en situaciones particulares, necesitas darte cuenta de que probablemente no se trate de algo que diga o haga tu pareja, sino de que tú mismo estás siempre buscando pretextos para sentirte así.

Una de las mejores cosas que puedes hacer cuando sientes ese impulso de reclamar o de espiar a tu pareja, es ocupar tu mente en otra cosa. Quizá con un pasatiempo que te guste mucho o poniéndote atención a ti mismo.

Si tus celos son causados por la inseguridad, siempre hay maneras en las que puedes sentirte mejor contigo mismo, como apuntarte a un gimnasio o juntarte con amigos que compartan tus intereses.

¿Qué son los celos en la pareja?

Los celos aparecen cuando uno de los miembros de la relación siente que el otro está prestándole a otra persona la atención que por derecho le corresponde.

Alguien puede tener celos de su pareja simple y llanamente porque le vio charlar amistosamente con un desconocido, porque pasa mucho tiempo con alguna amistad o porque sospecha que está coqueteando o siendo infiel con alguien más.

Los celos pueden ser justificados o injustificados. En el primer caso, aparecen como resultado de señales realistas y objetivas de que la pareja está siendo desleal. En el segundo caso, son el resultado de predisposiciones y sugestiones propias que nos hacen ver señales de alarma donde no las hay.

¿Por qué son los celos?

Todas las personas, por más maduras y racionales que seamos, somos susceptibles de sentir celos de la pareja. Esto es porque al vincularnos emocionalmente con alguien comenzamos a necesitarle cada vez más.

Los celos aparecen a la par del miedo de perder a ese ser querido o ser reemplazados.

Además, los mamíferos son territoriales por naturaleza, especialmente los machos. Los seres humanos también somos mamíferos y, aunque podemos controlar nuestras acciones y tenemos muchas normas sociales para la convivencia en pareja, a veces es inevitable sentir celos de tipo territorial.

Pero los celos territoriales no son tan graves como los celos que derivan de la inseguridad, que son mucho más fuertes, duraderos y difíciles de manejar porque provienen de una sensación permanente de insuficiencia con uno mismo.

Lee nuestra guía sobre cómo dejar de ser celoso y desconfiado

¿Qué es ser una persona celosa?

Una persona celosa por lo general justifica sus celos diciendo que la pareja le da motivos para sentirlos, pero la realidad es que el problema se encuentra en ella o en él mismo, que mira señales de traición donde no existen.

Ser alguien celoso significa sentir todo el tiempo que la pareja está a punto de cambiarnos por una pareja mejor. También puede significar que se tiene una necesidad de control y dominio tan grande que cualquier pequeña muestra de independencia en el otro nos genera mucho malestar.

Hasta cierto punto todos somos un poco celosos, aunque hay personas que lo manejan mucho más asertivamente que otras.

Se considera que los celos son un rasgo característico en la personalidad cuando ya es difícil para alguien mantener cualquier tipo de relación romántica sin que aparezcan con gran frecuencia problemas por esta razón.

¿Qué es un hombre inseguro?

Un hombre inseguro no necesariamente expresa su inseguridad. De hecho, lo más probable es que la disfrace tras una fachada de masculinidad, dominio y agresión. Sin embargo, aunque traten de esconderlo, la mayoría de los hombres inseguros:

1) Son celosos, posesivos y dominantes.

2) Son muy demandantes con la pareja.

3) Se enojan con mucha facilidad.

4) Tienden a echarle la culpa de todo a los demás.

5) Son ansiosos y pueden llegar a ser obsesivos.

6) Pueden llegar a ser violentos.

La inseguridad en los hombres puede tener muchas causas, pero normalmente se relaciona con una infancia en donde hubo violencia, abandono o sobreprotección.

También se vincula con haber crecido en una familia donde había muchos prejuicios y estereotipos relacionados con la “hombría”; o sea, una familia machista.

¿Qué son los celos para las mujeres?

Las mujeres experimentan los celos de una manera ligeramente distinta a la de los hombres. Mientras que ellos tienen miedo principalmente de que otro hombre tenga contacto físico con su pareja, ellas le temen más a la infidelidad emocional.

Algunas mujeres también son muy inseguras y ven en todos lados señales de que su pareja es infiel. Sin embargo, ellas tienden a ser menos violentas y más chantajistas cuando expresan sus celos.

Así como los hombres parecen ser más celosos por naturaleza, las mujeres pueden decir lo mismo porque también son los hombres los que engañan con más frecuencia.

Así que no es posible decir que uno u otro sexo sea más celoso. Simplemente tienen motivaciones un poco diferentes para sentir celos.

¿Qué son los celos obsesivos?

Los celos obsesivos son un trastorno de la personalidad que pueden llegar al grado de enfermedad mental. Se les denomina celopatía o complejo de Edipo, y se refieren al hecho de que los celos tomen el control de los pensamientos, las palabras y las acciones de una persona.

Los celos obsesivos son muy peligrosos porque no pocas veces personas han resultado heridas y hasta fallecidas gracias a ellos.

De hecho, los famosos “crímenes pasionales” en realidad no suelen ser más que homicidios movidos por los celos obsesivos de alguien que perdió el contacto con la realidad.

Lee nuestra guía sobre cómo superar las inseguridades

Puedes identificar los celos obsesivos en una persona cuando:

– Está convencida, sin ningún motivo objetivo, de que es víctima de una traición o infidelidad.

– Sigue a la pareja o revisa sus cosas y sus mensajes a escondidas.

– Frecuentemente tiene arranques violentos de celos en los que amenaza con llegar a la violencia física.

– Es excesivamente dependiente y jura que ama a la pareja hasta por encima de la vida misma.

Estas son señales graves de alerta y, si estás con una persona así, debes salir de esa relación y buscar ayuda de inmediato.

¿Qué es una persona muy demandante?

Ser celoso y ser demandante no es exactamente lo mismo, aunque con frecuencia se trata de rasgos de la personalidad que vienen juntos.

Una persona muy demandante en el fondo lo que quiere es ser el centro del universo de su pareja. O sea, considera que la codependencia es la única manera de expresar el afecto y el amor genuinos.

Los individuos muy demandantes con frecuencia se molestan cuando sus parejas hacen cosas por y para sí mismas, como tomar un curso de algo que les guste o salir con amigos. Esto se debe a que sienten que toda la atención y energía de la pareja deberían pertenecerles en exclusividad.

La diferencia entre alguien celoso y alguien demandante es que el celoso tiene miedo de que aparezcan competidores a nivel romántico, pero el dependiente tiene miedo de cualquier cosa que le “robe” aunque sea un poco de atención de su pareja (sea trabajo, familiares, amigos, escuela o pasatiempos).

Lee nuestra guía sobre las 20 señales de que eres una persona muy intensa

 

¿Qué son los celos en psicología?

Contrariamente a lo que se piensa, la intensidad de los celos no depende de la intensidad del amor, sino que se relaciona con la inseguridad y con la codependencia. O sea, ser muy celoso no significa “amar mucho”, sino ser muy inseguro de uno mismo y/o dependiente del otro.

Por eso, desde el punto de vista de la psicología, el problema de una persona celosa siempre está en sí misma y no en los demás.

Ejemplos de conflicto por celos

Algunos ejemplos de problemas por celos pueden ser:

1) Cuando sales con tus amigos y a tu pareja le molesta.

2) Que tu pareja insista en que dejes de ver a un amigo o amiga de toda la vida.

3) Si la relación siempre está llena de interrogatorios y desconfianza.

4) Cuando revisas el teléfono de la otra persona o descubres que el otro espía tus mensajes.

5) Si tu pareja se enoja cuando se entera de que tuviste otras parejas en el pasado.

Estos son solo algunos ejemplos que probablemente ya has experimentado en carne propia, pero indudablemente los celos pueden expresarse de muchas otras formas distintas.

 

Los conflictos en las relaciones siempre estarán presentes, pero lo importante es sobrellevarlos. Saber cómo solucionar los problemas de pareja por celos es fundamental, pues es una de las situaciones incómodas más frecuentes.

Pon en práctica estos consejos y cuéntanos qué tal te ha ido con ellos.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo usar la psicología para conquistar a un hombre y que se quede contigo

20 Cosas qué hacer cuando estás triste y deprimida