in

Cómo dejar de ser nervioso: aquí esta un truco raro pero efectivo

¿Eres una persona nerviosa? ¿Todo te preocupa? ¿Siempre estás pensando en el peor panorama posible de las cosas?

Es muy probable que lo único que quieras, entonces, es dejar de ser nervioso para no tener que estar lidiando con esas emociones todo el tiempo, pero…

…Imagina que nada, absolutamente NADA te pusiera nervioso.

¿Experimentarías el mismo nivel de alegría y de alivio cuando algo te sale bien? ¿Te prepararías con la misma intensidad para afrontar los retos difíciles de la vida? ¿Responderías adecuadamente ante las situaciones que requieren el 100% de tu capacidad?

Lo más probable es que no.

El nerviosismo tiene una razón de ser. Es una emoción que nos ayuda a anticipar en todos los panoramas posibles para responder a ellos de la mejor manera.

Pero el exceso de nerviosismo tampoco es bueno. Se llama ansiedad y puede ser verdaderamente desgastante a nivel emocional.

Lee también nuestra guía sobre cómo dejar de ser tan sensible: Es hora de batallar tus emociones

¿Cómo saber si eres una persona nerviosa?

Es muy probable que, si estás aquí, podamos dar por sobreentendido que eres una persona nerviosa. Pero si quieres salir de dudas, considera lo siguiente. Eres una persona nerviosa cuando:

1) Todo te preocupa

2) Te estresas mucho más que los demás ante situaciones como un examen o un viaje

3) Todo el tiempo estás pensando en el peor panorama

4) Experimentas síntomas físicos como palpitaciones, mareos e incluso desmayos

5) Te bloqueas ante situaciones difíciles, en lugar de reaccionar

6) Piensas que todo va a salirte mal y sientes miedo constante

Si respondiste que sí a dos o más de las anteriores, puedes estar seguro de que eres alguien un poco, o bastante nervioso.

Como ya dijimos, el nerviosismo no siempre es malo. Las personas nerviosas tienden a ser más meticulosas en lo que hacen y son más responsables y previsoras.

Pero tampoco puedes dejar que el nerviosismo controle tu vida. Por eso vamos a darte cinco consejos super efectivos para que puedas controlar la ansiedad y sentirte mucho más libre y relajado:

1.- No luches contra el nerviosismo

Ya lo sabemos. Es el consejo más contra intuitivo que has escuchado en tu vida ¿verdad?

Pero si consideras que una de las primeras recomendaciones que les hacen los psicólogos a las personas que experimentan ataques de ansiedad es justamente que no luchen contra la ansiedad, comienza a tener sentido.

Luchar contra el nerviosismo en realidad nos pone más nerviosos porque le agrega un proceso mental a nuestra ya de por sí “caótica cabeza”.

Cuando comienzas a sentirte nervioso, lo primero que haces es tratar de encontrar soluciones hipotéticas a cosas que todavía no pasan y que probablemente no van a suceder. Esto lo haces con la intención de eliminar el nerviosismo al tratar de tomar un poco de control.

Pero sucede exactamente lo contrario. Si al principio tu nerviosismo se debía a no pasar un examen, al final de todo ese sobre análisis vas a terminar preocupado porque te expulsen de la carrera… o por terminar viviendo debajo de un puente.

En resumen: es mejor que dejes fluir la ansiedad con libertad hasta que se vaya, a que intentes hacerla retroceder pensando en panoramas que van a terminar poniéndote más nervioso.

No olvides que las personas ansiosas son más creativas para los panoramas negativos que para los positivos. Así que no le des la oportunidad a tu pesimista interior de echarte a perder todo el día.

2.- Haz ejercicio

En buena medida, el nerviosismo se puede interpretar como un exceso de energía física que se canaliza en forma de alerta excesiva y preocupaciones infundadas.

¿Por qué no intentas darle una salida más saludable a esa energía y te enfocas en practicar algún deporte o disciplina que te guste?

Está científicamente comprobado que las personas que hacen ejercicio experimentan niveles más bajos de ansiedad y niveles mayores de bienestar que las que no.

Solo procura hacer algo que verdaderamente te guste independientemente de cuáles sean tus resultados, para que no te preocupe tu rendimiento y te vaya a generar ansiedad.

3.- Identifica la causa del problema

Hay muchas personas que son naturalmente más propensas al nerviosismo que otras. Algunos especialistas piensan que puede tratarse de una cuestión hereditaria.

Algo que tiene que ver con la forma en que nuestro sistema nervioso interpreta las señales del medio.

Sin embargo, la mayoría de los psicólogos están de acuerdo en que el nerviosismo y la ansiedad tienen mucho más qué ver con nuestra personalidad y con nuestras vivencias, especialmente aquellas que nos marcaron en la infancia.

Si el nerviosismo se está convirtiendo en un problema y en un lastre en tu vida, quizá es un momento excelente para que busques ayuda profesional.

La terapia psicológica es una gran alternativa para que las personas aprendan a manejar su ansiedad a partir de que logran identificar qué la está causando.

4.- Practica meditación

La meditación ha demostrado ser efectiva para poner en orden no solo los pensamientos de las personas, también sus emociones e incluso algunos procesos físicos.

Probablemente al principio te cueste trabajo, pues tu personalidad nerviosa va a luchar de manera natural contra la relajación que la meditación implica, pero si lo haces con disciplina, aprenderás a lograrlo.

La gran ventaja de la meditación no es solo que te sientes mejor en el momento. Sino que además con el tiempo aprendes a relajarte de manera fisiológica cuando aparece el nerviosismo.

Existen muchos grupos de meditación guiada y seguramente hay alguno cerca de ti ¿por qué no lo intentas?

Lee nuestra guía sobre las 9 formas de encontrar paz interior y tranquilidad en momentos difíciles

5.- Organiza tu tiempo

Organizar tu tiempo es una forma excelente de evitar el nerviosismo porque te permite anticipar todos tus pendientes y además eliminas los tiempos muertos que solo dedicas a preocuparte.

El ocio no es bueno para el nerviosismo. Llena tu agenda de actividades que te gusten, te hagan sentir bien contigo mismo y te ayuden a distraerte. Concéntrate en el aquí y el ahora.

Crear un cronograma o llevar una agenda es algo que realmente puede ayudarte a ser una persona menos nerviosa. ¡Comienza desde hoy!

En conclusión

Muchas personas son catalogadas como “nerviosas” como si eso fuera una condición permanente y que no puede cambiarse.

Pero tú puedes aprender a controlar tu nerviosismo a partir de darle otra interpretación a los eventos que te rodean, identificar los detonadores del problema y mantenerte ocupado en actividades que te llenen de bienestar y de confianza hacia ti mismo.

¿Eres una persona muy nerviosa?, ¿cómo experimentas ese nerviosismo?, ¿qué técnicas te han funcionado para sobreponerte? ¡Compártelas con nosotros!

 

Ver También:

GuardarGuardar

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 formas de encontrar paz interior y tranquilidad en momentos difíciles

Cómo dejar de ser una persona tóxica sin ir al terapeuta