in

Cómo Dejar De Ser Tímido Y Callado: 12 Pasos Para Superar La Timidez

 

La timidez es una característica que anula la libertad de muchas personas. Sí, así es, lamentablemente personas talentosas intelectualmente e incluso bien parecidas, se ven limitadas a surgir de la manera que lo desean por el miedo que les ocasiona hablar ante los demás.

La ansiedad social no distingue entre géneros ni edades, quien menos lo esperes puede ser tímido.

Las consecuencias de la timidez generan obstáculos emocionales que privan a quienes lo sufren para encontrar un buen empleo, destacarse en los estudios y hasta conseguir una pareja.

A pesar de que es muy común, vencer la timidez sí es posible. Existen muchísimas estrategias para mejorar la capacidad comunicativa.

Los cambios no sucederán de la noche a la mañana, pero paulatinamente la vergüenza puede desaparecer si te lo propones.

¿Estás cansado de ser el o la callada del grupo? ¿Te gustaría pararte frente a todos y dar una excelente exposición en clases? ¿Anhelas conversaciones con esa persona que te gusta y que observas diariamente con miedo, y a quién deseas conocer?

Entonces empieza a leer activamente a partir de este momento.

1. Aumenta tu confianza

Todo está en la mente, lo bueno que opines de ti, y también lo negativo permanece en tu mente y se expande a tu exterior.

Por lo que si cambias tu manera de percibir tu realidad interior, estarás abriendo las puertas a ser una persona mucho más segura y los demás lo notarán.

Cree en ti mismo, y cuando la timidez pretenda hacer escena, contrólala recordando todos esos momentos en los que has estado al frente de una incómoda situación y has salido bien librado.

Búscale propósito a lo que haces, a cada logro, y ello contribuirá a hacerte menos vulnerable al temor.

Lee nuestra guía sobre cómo ser más seguro con estos 6 consejos esenciales

2. Visualízate diariamente

Busca un lugar cómodo, donde nadie te moleste y puedas tener silencio suficiente para meditar.

Si puedes, consigue un espejo y ponlo frente a ti. Piensa en ese momento que debes afrontar con otras personas, y del cual no puedes librarte (una exposición, entrevista de trabajo, defensa de tesis) y da tu exposición en tu mente.

Incluso, ensáyala frente al espejo. Verás que no hay temor, tartamudez, palidez, sudor, ni nada que generalmente te incomoda en la vida real.

Si cada día prácticas un poco frente al espejo y lo refuerzas con meditación, conseguirás controlar en gran medida el nerviosismo que padeces.

3. ¡Eres un triunfador!

La programación neurolingüística contribuye a crear confianza en sí mismo.

Cuando una persona comprende que la mayor parte del discurso diario que se dirige a sí mismo es negativo (no puedo, no lo lograré, no sirvo para esto, me voy a asustar) y cambia cada frase agresiva por palabras que lo motiven a reconocer sus habilidades, está un paso más cerca de liberarse de la timidez.

En lugar de decir que no podrás, emplea esta frase: “¡Soy un triunfador! ¡Yo puedo hablar en público, y además lo hago muy bien!”.

Dilo con confianza, en voz alta y tu cerebro lo tomará como una orden que debe cumplir.

4. Imita a tu interlocutor

Imitar las posturas de la o las personas que te están hablando hace que te conviertas en un reflejo de ellos mismos y eso genera confianza y seguridad en ti, y en el otro.

Imita no solo la postura, sino el tono de voz, y emplea algunas frases del discurso del otro entre tus respuestas.

Así te será más fácil permanecer calmado, y responder con firmeza a los demás. Esta estrategia la han usado oradores y grandes conferencistas para hacer sus discursos creíbles y mantener a su público siempre atento.

5. Oblígate a las situaciones incómodas

Si no enfrentas tus miedos, estos te acosarán y te perseguirán por siempre. Si en lugar de escabullirte de cada situación en la que se te permita tomar la palabra, la enfrentas; podrás aprender a manejarte cada vez mejor.

Así como condicionaste tus miedos, puedes desaprender estas conductas al obligarte a permanecer ante situaciones incómodas.

Lee nuestra guía sobre los 10 hábitos de las personas carismáticas que puedes adoptar

6. Inicia una conversación

Esta es la prueba de fuego para la gran mayoría de los tímidos. El acto de iniciar conversaciones con extraños e incluso con personas del mismo ambiente laboral, puede ser toda una odisea.

Procura iniciar una conversación sencilla con alguna persona que sea de tu agrado, tal vez puedes comenzar por un halago a la manera en que está vestida, o acerca del libro que le viste en el escritorio.

Esto hará que la otra persona te responda y así has iniciado una conversación sin esfuerzo. No es tan difícil, ¿o sí?

7. Conócete a ti mismo

Esta frase es célebre de filósofos porque es totalmente cierta. Debes descubrir de dónde surgió tu temor a las personas. Tal vez tuviste una muy mala experiencia siendo niño y la interiorizaste tanto que la creíste por completo.

Si tu recuerdo puedes evocarlo, vas por buen camino a confrontar tu temor. Pero si no tienes ni idea de cuándo surgió la timidez, no estaría de más que asistas a un psicólogo para explorar de dónde provienen tus falsas creencias limitantes.

8. Si tú lo crees, los demás lo creerán

Si crees que tu discurso es bueno, los demás lo percibirán de esta manera. Así que aunque dudes del total de ciertas partes de tu discurso, intenta fingir que vas por buen camino.

De hecho, esta es una forma muy eficaz para vencer la timidez es estudiar teatro. Aprenderás a caracterizar a otros y descubrir el impacto de las expresiones y la voz en la psiquis de los demás. ¡Inténtalo!

9. Rodéate de personas con buenas habilidades para hablar

¡Las cosas buenas se trasmiten! Si te rodeas de amigos con buenas habilidades para conversar e influir en otros, irás aprendiendo de sus actitudes y poco a poco (sin caer en imitaciones) te parecerás a ellos.

10. El cambio viene de adentro

¿Quieres superarte? Si la respuesta es un rotundo sí, debes ser firme, ya que el cambio es una opción que viene del interior de cada quien.

Si comienzas con muchos bríos, y al mínimo desaire retrocedes y te escondes de la gente, no has conseguido ningún avance real.

Trabaja con constancia hasta llegar a la meta.

11. No confundas

No confundas a toda persona callada con una persona tímida. Algunos aman el silencio porque forma parte de su naturaleza, y solo dan a conocer sus opiniones cuando les es totalmente necesario.

Simplemente son reservados. De pronto tú perteneces a esta categoría y no a la de las personas con timidez.

Si tienes iniciativas para participar en clases y socializar, no eres tímido, solo algo introvertido y relajado.

Lee nuestra guía sobre cómo caerle bien a la gente en menos de 5 segundos

12. No te preocupes por la opinión de los demás

No puedes suponer que cada murmullo o risita se debe a una burla en tu contra.

Si tú has pensado de esta manera seguramente has perdido la oportunidad e destacarte más por tus propios prejuicios.

Exprésate sin darle tanta relevancia a la opinión de los demás. Vivir pensando en que eres juzgado permanentemente atenta contra tu autoestima.

 

La información que te presenté, no es una guía para curar tus miedos, tan solo son algunos pasos simples para que logres identificarlos y aprendas a manejarlos.

Así podrás estar más consciente de cómo te perciben las demás personas y cuál es tu comportamiento en público. De ti depende mejorar lentamente o cambiar por completo la noción que tienes de ti mismo y que has proyectado.

Para finalizar puedo aconsejarte que en la medida de lo posible te fabriques “una egoteca”, esto no es otra cosa que una cartelera con afirmaciones positivas y fotos de tus logros.

También puedes diseñarlo partiendo de fotos de personas exitosas acompañadas de frases como: “¡Yo soy así!”, “¡Tengo confianza!”, “¡Soy seguro y optimista!”.

Si pones en práctica cada una de estas estrategias llegará un momento en el que no recordarás que tuviste miedo en el pasado.

¿Te gustó lo que acabas de leer? Nos encantaría que nos dejaras tus comentarios.

 

Ver También:

Loading...

Cómo Superar El Divorcio: 10 Pasos Para Salir de Este Difícil Momento

Temas Para Hablar Con Tu Novio: 10 Opciones Para Pasarla Bien