Cómo Dejar De Ser Una Persona Tóxica Fácil Y Rápido

Es muy fácil notar cuando una persona es tóxica porque mantiene una actitud negativa, que lleva hacia donde vaya. Todos queremos siempre alejarnos de personas así, porque no traen cosas buenas. ¿Pero qué pasaría si no puedes alejarte, porque esa persona eres tú?

Es mucho más usual que logres identificar conductas tóxicas en otros, pero es mucho más difícil reconocerlas en uno mismo.

Si ves que otras personas te evitan, quizás te comentan sobre la pesadez de tus comentarios o te han reclamado directamente sobre ello, es momento de reflexionar.

¿Quieres aprender a ser más sociable y menos tóxico? Lee detenidamente:

1Reconoce tu problema

Lo primero es realizar una autoevaluación y determinar si en efecto tienes conductas tóxicas. No temas enfrentar la verdad, ellas no te definen y puedes cambiarlas para ser más positivo.

Colócate en el lugar de las demás personas que te evitan, y trata de comprender cómo se sienten cuando los tratas de manera incorrecta. Sin culpa, o adrede, quizás has reaccionado tóxicamente contra ellos y reconocerlo te ayudará a mejorar y a recuperar esas posibles amistades.

Para mejorar, realiza actividades que te distraigan y disfrutes, busca ayuda especializada en terapia, puedes leer libros de autoayuda para canalizar tus frustraciones. También es necesario que evites a otras personas negativas, es posible que cuando te unes con un grupo así, tus conductas tóxicas se incrementen.

Debes asumir tu cuota de responsabilidad y esforzarte para cambiar tus comportamientos.

Lee nuestra guía sobre las 20 señales de que eres una persona muy intensa

2. Enfrenta tus problemas

No responsabilices a otros de tus comportamientos, si te han lastimado es responsabilidad de esa persona, pero si tu lastimas a otros, ¡es tu responsabilidad y de nadie más!

En lugar de quejarte a espaldas de los demás, busca valor y enfrenta cara a cara tus molestias. Aunque sea incómodo, es la mejor manera de encontrar soluciones verdaderas y dejar atrás los conflictos.

Si no solucionas tus reclamos, e insistes en hablar mal de otros por detrás, sin darte cuenta albergarás odios, recelo e incomodidades que te llevarán a ser tóxico.

3Sé positivo

Lo contrario a la negatividad y la toxicidad es ser positivo.

Suena más fácil de lo que es realmente, pero la mejor manera de vencer tus conductas tóxicas, es asumiendo comportamientos positivos. Reprograma tu mente y tu estilo de vida.

Acostúmbrate a agradecer las cosas buenas de tu vida, a ver la bondad en los demás y a reconocer las cosas buenas que han por ti, por pequeñas que sean.

Perdona a quienes te han ofendido, incluso ofréceles tu ayuda cuando sea necesario. Si enfrentas una complicación, no te quejes. En lugar de ello busca soluciones a tus problemas, o pide ayuda, sin acumular en tu interior rechazo o frustración.

Cuando te sientas agobiado, deja todo por unos minutos y asómate a la ventana o sal al parque. Cambiar de ambiente y ver a personas compartir lo poco que tienen da una perspectiva diferente sobre la propia vida.

Así alguien te tiente a ser tóxico, respira profundo y di “gracias”, porque sin querer esa persona te está mostrando algo de ti mismo que debes cambiar.

Lee nuestra guía sobre cómo ser más optimista ante cualquier situación

4. No te involucres en chismes

Caer en la comidilla de otros es muy desagradable, pero ser quien la propicia es despreciable. Inventar chismes es la principal conducta tóxica que puedes realizar.

Las personas chismosas son problemáticas, y se ganan la mala voluntad de los demás. Aléjate de esta clase de individuos y no te conviertas en uno.

5. Vive sin arrepentimientos

Una vez asumes cambiar tu mala actitud, no hay vuelta atrás. Deja de hurgar en tu pasado y de ahora en adelante asume tu vida, con tus errores, sin arrepentirte por lo vivido.

Tus arrepentimientos afectan a los demás, aún si no son sus problemas. El vivir con reproches influye en tus pensamientos, ánimo y acciones; y éstas a su vez repercuten en los demás. Tus frustraciones se manifiestan en tu conducta, y si tienes arrepentimientos, entonces no actuaras de forma muy positiva.

Cuanto más te mantengas conectado con tu pasado, menos podrás avanzar porque te será difícil perdonar y ver con buenos ojos a quienes te han ofendido. Y más difícil será para quienes están a tu alrededor seguir su vida sin sentirse retrasados o afectados por ti.

6Haz terapia

La mayoría de los problemas que causan tu negatividad tienen orígenes que ni siquiera se te han ocurrido. Es muy probable que las cosas que te hacen infeliz vengan de tu infancia o de patrones aprendidos en tu adolescencia.

Para solucionar el problema, el primer paso es entenderlo y conocer de dónde viene. Para esto la terapia es la mejor alternativa. Un profesional psicológico te puede ayudar y orientarte a las raíces de tus conflictos y las mejores vías para superarlos.

Gradualmente te sentirás mucho mejor contigo mismo y serás mucho más agradable para los demás.

7. Busca relacionarte con personas más saludables

Todos llegamos a parecernos un poco a las personas con las que más nos relacionamos. Desde las palabras, costumbres y reacciones del otro se adoptan un poco y se hacen parte de la personalidad.

Si eres tóxico, atraerás gente tóxica que alimente esos malos comportamientos. Por el contrario, si te rodeas de personas felices, positivas y construyes relaciones saludables basadas en la confianza y el respeto, eventualmente asumirás esos comportamientos.

Intenta crear círculos de amistades con personas que sean agradables y saludables, emocionalmente hablando.

Lee nuestra guía sobre cómo ser más sociable y menos tímido

8. Practica deportes

Cuando entras en sintonía con tu cuerpo a través de algún deporte o de actividades como yoga, pilates o meditación, aprendes a valorarte y a valorar a quienes te rodean.

La práctica constante de ejercicios aumenta los niveles de endorfinas en el organismo, que mejoran tu ánimo y te hacen sentir más cómoda contigo misma. Además de los beneficios que aporta el ejercicio a tu estado de salud y tu cuerpo.

Verás cómo los problemas y las personas incómodas pasan a un segundo plano.

9. Abandona los vicios

La bebida, el cigarrillo y el abuso de ciertas sustancias o medicamentos impiden el descanso del organismo, lo que te hace más propenso a reaccionar violentamente y tener peor actitud en tu cotidianidad.

El alcohol te proporciona euforia momentánea, pero luego de unas horas sentirás fatiga, decaimiento, desmotivación, depresión. Dependiendo de la persona y cómo lo asuma su organismo, puede que te vuelvas una persona irritable que asuma actitudes tóxicas.

Es mejor tomar un estilo de vida saludable, sin tantos trasnochos ni sustancias que afectan negativamente a tu organismo.

10. Enfócate en ti mismo

La clave para ser feliz es dejar de prestar atención a los demás cuando se trata de hablar mal o de despreciar a quienes te rodean. Muchas veces las conductas tóxicas parten de tus propias inseguridades, y terminas tratando mal a otros porque realmente estás molesto contigo mismo.

Concéntrate en ti, en tus metas, en cada uno de tus logros, objetivos y pensamientos. No supongas que otros hablan a tus espaldas, no te compares con el avance de los demás, no hagas costumbre el minimizarte.

Debes aprender a conocer tus inseguridades, reconocerlas y ponerlas a raya antes de que te dominen a ti. Solo así serás una persona feliz y segura, a quien otros verán como optimismo y agrado.

Recuerda: si te falta fuerza de voluntad para cambiar tus conductas, busca ayuda. Tu familia y amigos te servirán de motor para convertirte en alguien mucho más feliz y menos problemático.

Cambia tu enfoque de vida, canaliza tus pensamientos y conviértete en una persona productiva.

Si te parecieron útiles estos consejos, comparte este artículo en tus redes sociales. También puedes dejar tus comentarios y dudas, estaremos atentos a responderlos.

 

Ver También:

Cargando...
>