in

Cómo Entender A Una Mujer: 22 Claves Para Resolver El Misterio

Contrario a la creencia popular, ¡las mujeres no somos difíciles de entender! A veces parece complicado, pero la verdad solo hace falta comunicación.

En este artículo te comentaremos algunas características de nuestras personalidades para ayudarte a entender la mente femenina y no morir o enloquecer en el intento.

1. No siempre somos tan fuertes como aparentamos

Las mujeres hemos asumido un rol activo en la fuerza de trabajo, cada vez ocupan cargos ejecutivos más altos y con mayores responsabilidades en diferentes áreas.

Eso nos ha llevado a endurecer nuestro carácter. Para poder ascender, muchas veces hemos tenido que exigir un mejor trato y, en algunas áreas de trabajo mayoritariamente masculinas, debemos probar nuestra valía para ser tomadas en serio.

Por eso muchas veces parecemos duras, con un carácter aparentemente indomable. Pero bajo la superficie seguimos siendo personas amorosas, a veces frágiles, que necesitamos apoyo y comprensión.

Lee también nuestra guía sobre los 25 regalos que a las mujeres les fascina recibir

2. Nos deprimimos más que los hombres

La depresión es una enfermedad que se presenta más a menudo en mujeres que en los hombres.

De hecho, las mujeres solemos experimentar más ansiedad, preocupación y tristeza. En parte por las cargas hormonales y también por las crecientes responsabilidades con las que lidiamos diariamente entre el trabajo y el hogar.

En la mayoría de los casos, la inseguridad afecta nuestras acciones. Pocas veces estamos conformes con lo que hacemos, siempre solemos creer que podemos dar más de lo que nos exigen.

Todos esos factores hacen que sea más probable que suframos depresión, cambios de ánimo o problemas emocionales.

3. Perdemos el respeto por los hombres que no se valoran

Todas las mujeres queremos ser valoradas, pero también queremos que los hombres que están con nosotros se valoren a sí mismos. No queremos a una pareja que nos coloque por encima de su propio bienestar.

En otras palabras: cuando una mujer siente que su chico la pone por encima de sí mismo, asumirá que él no es lo suficientemente varonil ni dominante en la relación. De hecho, eso nos hace pensar que en el futuro tendremos que tomar el control o asumir más cargas en la relación.

¡Las mujeres queremos parejas seguros de sí mismos! Con capacidad para ayudarnos, protegernos y ser verdaderos compañeros. Eso nos hace sentir más cómodas, porque sabemos que contamos con alguien que nos respalda y protege.

La mayoría queremos encontrar a un compañero emocionalmente más fuerte que nosotras.

4. Anhelamos que nos brinden apoyo

Mientras los hombres suelen ser más prácticos, las mujeres tendemos a ser emocionales. Por eso queremos verdadero apoyo de nuestras parejas.

Por ejemplo, cuando le preguntes a tu chica cómo le fue en el trabajo, recuerda que ella quiere apoyo y alguien que la escuche, no necesariamente necesita consejos prácticos de una vez.

A las mujeres nos gusta contar nuestros problemas, descargar lo que sentimos y expresarnos. Si prestas atención, en las propias palabras de tu chica encontrarás lo que ella quiere escuchar de ti.

Si la dejas desahogarse, la escuchas y le demuestras que la entiendes y la apoyas, la impresionarás. En primer momento no la bombardees con consejos, no le digas qué hacer.

5. Deseamos ser femeninas y admiradas

Algunas profesiones exigen que escondamos nuestra feminidad y tomemos una imagen masculina para ser respetadas y reconocidas.

Más allá de esa coraza, muchas veces queremos ser románticas, expresiva y ser protegidas con nuestros compañeros.

Si le haces halagos, la haces sentir amada y plena, te ganarás su admiración.

Lee nuestra guía sobre los 20 cambios para ser una chica super femenina

6. Nos gusta que sean frontales

Sin dudas, las mujeres queremos tener parejas valientes, sinceras y capaces de encararnos para expresar sus sentimientos, ya sea que nos quieran conquistar o que tengan algún problema con nosotros.

Eso sí, siempre debe imperar el respeto. Hay muchas maneras de decir las cosas de forma honesta, pero sin herir los sentimientos de forma intencional.

También es sexy e interesante que un hombre sepa lo que quiere y lo exprese. Siempre que respete nuestros deseos.

7. También queremos que nos den algo de espacio

Las mujeres también necesitamos tener tiempo para nosotras mismas. Es lógico que al comenzar una relación ambos quieran pasar todo el tiempo posible juntos, pero eventualmente las mujeres necesitamos espacio para estar solas y sentirnos independientes.

Sí, las mujeres quieren sentirse protegidas, pero no dominadas. ¡Así que no te excedas! Tu chica no es alguien que necesite quien decida por ella, sino una persona que la respalde y apoye.

La mayoría de las mujeres en la actualidad trabajan, viajan solas, satisfacen sus gustos, se recuperan de las rupturas y son capaces de vivir solas sin que nadie las apoye.

Déjala desarrollarse profesionalmente, dale su espacio y no te acomplejes si incluso ella gana más dinero que tú.

8. Amamos hablar

Si no hay nadie a nuestro alrededor, ¡pues hablamos con nosotras mismas!

La comunicación es vital para cualquier mujer. En una sola conversación podemos abordar varios temas a la vez. Eso puede ser desesperante para los hombres, pero si quieres entendernos, lo mejor que puedes hacer es aprender a escuchar.

9. Generalmente vamos acompañadas al baño

En esos momentos aprovechamos para  conversar, intercambiar ideas sobre los chicos con los que hemos salido, nos arreglamos, retocamos el maquillaje,arreglamos nuestro atuendo. Mejoramos tu apariencia.

Es un tiempo que tomamos para ser cómplices, entrar en confianza y sentirnos mejor.

10. Jamás tenemos suficiente ropa en nuestro armario

Podemos tener todo un armario lleno de ropa, pero siempre nos parecerá insuficiente ante cualquier evento en que necesitemos lucir bien.

Si queremos vernos elegantes, ningún atuendo será suficiente para nosotras.

11. Amamos los tacones

No es que seamos masoquistas, pero amamos la altura, belleza y elegancia que los zapatos de tacón alto aportan a nuestra imagen.

La postura mejora, aumenta nuestra confianza y nos sentimos más hermosas. Pero siempre es necesario saber caminar con ellos para poder aprovecharlos. De lo contrario, puedes terminar haciendo el ridículo sin querer.

12. Tomamos mucho tiempo para arreglarnos

¡Cada detalle cuenta! Por eso el fin justifica la causa para nosotros.

Si nos invitan a salir, para nosotros es importante encontrar el atuendo perfecto que destaque nuestra apariencia. Combinar ropa, maquillaje, peinado y accesorios para estar deslumbrantes y elegantes ante todos.

13. Nos gusta que tomen en cuenta lo que decimos sin generar polémicas

Cuando tenemos razón, a las mujeres nos gusta que lo reconozcan.

Usualmente tenemos una manera sutil de manejar a los demás hacia nuestro terreno. No queremos forzar a nadie para que nos apoye, pero nos gusta cuando los demás -especialmente la pareja- reconoce que debieron hacernos caso.

14. Muchas veces estamos enojadas aunque no lo digamos

Si le preguntas a tu esposa o novia si le pasa algo y ella te responde un simple “nada”, hay grandes posibilidades de que esté mintiendo.

Eso puede ser muy frustrante, pero lo cierto es que cuando algo nos pasa queremos que lo notes, sin tener que decírtelo.

Ella está disgustada y querrá que reflexiones, que te tortures un poco pensando qué ocurre antes de explicarte.

Al final te dirá lo que le molestó, solo quiere hacerte sufrir un poco. Mantén la calma, demuestra genuino interés y preocupación. Es la mejor manera de reducir el tiempo que ella tarde en decirte la verdad.

15. Nos cuesta tener sexo sin algún tipo de empatía

Hasta las mujeres que tienen encuentros sexuales casuales necesitan algún tipo de conexión con los hombres con los que comparten.

Para poder irnos a la cama, la mayoría de las mujeres necesitamos sentir atracción y química con el chico. Si no, no disfrutamos el encuentro en lo más mínimo.

Cuando hay una relación estable, pues los sentimientos surgen y la conexión se hace aún más profunda. Dejamos de tener solo sexo, para hacer el amor.

16. El período nos afecta

En esos días del mes, somos más sensibles. No todas tenemos cambios drásticos de comportamiento, pero nuestro organismo sí tiene cambios hormonales que pueden afectar cómo nos sentimos.

Quizás sientes que es una locura que en un día sintamos dolor, estemos irritables y molestas. No es así, son solo nuestras hormonas jugándonos una mala pasada.

17. Nos preocupa lo que opinan de nosotros

Nuestras inseguridades hacen que constantemente nos obsesionemos con lo que opinen los demás sobre nosotros.

Usualmente, además, esas preguntas que nos hacemos suelen ser negativas. Nos preocupa no agradarle a los demás, que opinen mal de nosotros, estar mal vestidas o no vernos suficientemente atractivas.

Podemos ser un poco inseguras y muy molestas con nosotras mismas, ¡es nuestra naturaleza!

18. Damos muchos rodeos

Los hombres van al grano y son más racionales, mientras que la mayoría de las mujeres tendemos a ser más explicativas y detallistas en todo.

Cuando queremos contar una anécdota, contamos toda la historia previa y posterior al asunto.

Si queremos que nos regales flores, no las pedimos sino que las insinuamos. En lugar de decir “quiero que me obsequies un ramo”, te diremos: “Sabes que el novio de mi amiga le dio unas flores espectaculares, con bombones. Me encantó, aunque seguramente tu me regalarías algo mejor”.

Para los hombres pueden ser confusas las conversaciones con las mujeres por eso. Porque no vamos al grano y tampoco decimos muchas cosas directamente. Tienen que leer entre líneas para comprendernos.

19. Recordamos todo

Los hombres suelen resolver sus diferencias de dos maneras principales: usan la fuerza bruta o conversan la solución y siguen adelante. Independientemente de cuál vía tomen, suelen dejar atrás el problema una vez que lo han resuelto.

¡Las mujeres somos mucho más rencorosas! Cuando alguien nos hiere, podemos perdonar pero nos cuesta olvidarlo. De hecho, solemos guardar rabia y nuestro desprecio solo aumenta.

20. Jamás estamos conformes con nuestra apariencia

¡Siempre queremos vernos mejor que el día anterior! No es vanidad, es parte de la inseguridad que nos hace preocuparnos constantemente por las opiniones ajenas.

Hacemos dietas, usamos mascarillas, acudimos al gimnasio, nos comparamos con otras mujeres, ¡solo pretendemos vernos bellas para sentirnos mejor!

21. Malinterpretamos el silencio

Cuando un chico se calla las cosas y se niega a conversar, entramos en desesperación. Cuando haces silencios demasiado extensos, tu chica pasará esos segundos creando historias e imaginando una serie de argumentos diferentes para darle sentido a lo que no dices.

Los chicos no serían capaces de creer todas las cosas que llegamos a suponer cuando nos dejan en ascuas. Desde un “¡me va a decir una mentira!” hasta un “¡capaz está viendo a otra!”. Todo eso pasa por nuestra mente.

22. Nuestro bolso es un universo de posibilidades

La billetera de un chico es sencilla. Adentro solo tiene algo de efectivo, tarjetas de crédito, identificación, licencia de conducir y tal vez lo más llamativo sería un preservativo.

Pero abrir el bolso de una mujer es igual a entrar a un universo alterno en el que hay muchos microcosmos. Tenemos cualquier cantidad de cosas, porque sentimos que podremos necesitarlas en cualquier momento.

En una reunión que tuve con unos amigos, los chicos nos retaron a mostrar las cosas que teníamos en nuestros bolsos. Biblias, cremas hidratantes, maquillaje, libros, ropa interior, un par de zapatillas, canela y papel higiénico fueron algunas de las cosas que vimos esa noche.

Las mujeres acostumbramos a llevar las carteras a tope de cosas útiles para todos. Siempre somos previsivas, así que llevamos caramelos, cambios de ropa y papel para baños públicos que no estén limpios. Medicinas para atender algún malestar simple y agua para mantenernos hidratados.

23. Le contamos todo a nuestra mejor amiga

Tu vida amorosa y cualquier otro detalle personal interesante, será conocido por su mejor amiga. Todas las mujeres tenemos una confidente que nos aconseje, nos escuche y nos ayude a enfrentar nuestros problemas.

En conclusión

Lo más importante que debes aprender es que todas las mujeres somos distintas. Estas características son similares en la mayoría, pero no una regla que se cumple en todos los casos.

Algunas somos muy seguras de nosotras mismas, otras en cambio dudan constantemente, también somos amorosas, joviales y desconfiadas. Solo les queda amarnos, apoyarnos y ser todos unos caballeros.

La mejor manera de entender a una mujer, es escuchándola. Aprende a escuchar a tu novia, demuestra tu interés en conocerla, ayudarla a desahogarse y comprenderla. La mayoría de nosotras solo queremos eso, que nos hagan reír y nos protejan.

¿Tienes tus propios trucos para entender a tu chica? Déjalos en nuestra caja de comentarios. Nos encantaría conocer tus ideas y experiencias. Si tienes dudas, también puedes dejarlas para que te ayudemos con nuestras respuestas.

En tus redes sociales puedes compartir este artículo para ayudar a tus amigos y familiares. Entre mujeres nos ayudamos, los hombres entre sí también. ¡Échale una mano a tus amigos y enséñales lo que tienen que saber para poder entender a sus mujeres!

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Ciencia De Por Qué Una Mujer Se Enamora de un Hombre

No Esperes Nada De Nadie, ¡Espéralo De Ti Y Se Más Feliz!