in

Las 15 mejores mascarillas de bicarbonato de sodio para tu rostro

El bicarbonato de sodio es uno de esos ingredientes que no puede faltar en casa, ya que tiene usos múltiples: para recetas de comidas, para la limpieza del hogar, para el cuidado y salud de nuestro cuerpo. Cuando probamos alguna mascarilla de bicarbonato, es una de las mejores decisiones para nuestra piel.

¿Por qué usar el bicarbonato en el rostro?

El bicarbonato es un ingrediente muy versátil y con propiedades antisépticas, exfoliantes y, en general, reparadoras para la piel del rostro.

Su combinación con otros elementos como la miel, el limón, la leche o aceite de oliva potencian sus propiedades y lo convierten en un gran aliado.

Es muy importante que antes de aplicarte en tu rostro cualquier mascarilla con bicarbonato, hagas una prueba de sensibilidad en tu brazo y así te asegures de que el bicarbonato en combinación otros ingredientes no provoque reacciones alérgicas en tu piel.

Mascarilla de bicarbonato para las arrugas

Este tipo de mascarillas promueven la humectación y la regeneración de la piel al exfoliarla suavemente, lo que le otorgará luminosidad y frescura a tu rostro, atenuando las arrugas.

1. Mascarilla de bicarbonato y leche

La leche es un ingrediente básico en muchas recetas de belleza, ya que es indiscutible su propiedad humectante y refrescante. Además, contiene vitaminas y minerales que nutren profundamente.

Por si fuera poco, propicia la producción de colágeno, lo que sin dudas combate la aparición de las arrugas. Por esto es ideal para la eterna lucha contra el envejecimiento, al mismo tiempo que es una de las mejores opciones, si de trata de pieles secas.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 50-60 ml de leche

¿Cómo hacerla?

En un recipiente seco y limpio, mezcla la leche con el bicarbonato hasta obtener una pasta homogénea. Si la quieres más espesa, añade más bicarbonato. Por lo contrario, si la deseas más diluida, añade un poco más de leche.

¿Cómo aplicarla?

Una vez que hayas lavado bien tu cara y secado con una toalla suave, aplica sobre tu rostro de manera uniforme sin tocar el contorno de los ojos.

Deja actuar durante 20-25 minutos y enjuaga con abundante agua. Seca con un paño suave, sin frotar, y aplica una crema humectante acorde con la piel de tu rostro.

2. Bicarbonato de sodio y aceite de oliva para las arrugas

Ingredientes:

  • 30 gramos de bicarbonato de sodio (aproximadamente 3 cucharadas)
  • 30 ml de agua mineral (o filtrada)
  • El zumo de ½ limón
  • 5 gotas de aceite de oliva (si no tienes, puedes usar indistintamente de lavanda o almendras)

¿Cómo hacerla?

Coloca el bicarbonato en un recipiente y poco a poco vierte el agua, removiendo sin pausa, hasta que se forme una mezcla pastosa. Luego incorpora el zumo del limón y sigue revolviendo. Finalmente, agrega las gotas de aceite de oliva (o cualquier otro que hayas elegido).

¿Cómo aplicarla?

  1. Lava tu rostro con agua tibia y sécalo un poco.
  2. Distribuye uniformemente la mascarilla, haciendo movimientos circulares. Evita esparcirla por el contorno de los ojos.
  3. Deja que actúe durante 15 minutos.
  4. Retira la mascarilla con agua tibia, hasta que no quede rastro de ella en el rostro.
  5. Seca con una toalla suave y aplica una crema humectante.

3. Bicarbonato de sodio y huevo

El huevo es un elemento rejuvenecedor facial nato, pues tiene propiedades de nutrición profunda. Combinado con el bicarbonato de sodio, se convierte en un potente agente tonificador para lograr una piel más tersa y joven. También es ideal para atenuar las manchas provocadas por el acné.

Ingredientes:

  • La clara de un huevo
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio

¿Cómo hacerla?

Debes colocar en un recipiente la clara de huevo con el bicarbonato y revolverlos hasta formar una mezcla homogénea. Deja reposar de uno a dos minutos.

¿Cómo aplicarla?

Esta mascarilla debe aplicarse con movimientos circulares en el área donde hay arrugas. Hay que dejar actuar por espacio de 30 minutos y luego retirarla con abundante agua tibia. Recuerda secar tu rostro con una toalla o paño suave.

Mascarilla de bicarbonato para el acné

El bicarbonato —combinado con otros ingredientes— puede ser un excelente ayudante casero para combatir el acné. Algunos de sus acompañantes más efectivos son el limón, la canela y la miel.

El limón es súper reconocido por sus propiedades astringentes y de limpieza profunda.

Por su parte, la canela es una indiscutible esencia con cualidades antiinflamatorias que ayuda en gran medida a eliminar el acné. También actúa como un agente preventivo de manchas causadas por la edad, el sol y las imperfecciones.

La miel —con sus propiedades antibióticas, antioxidantes y humectantes— dará salud a la piel de tu rostro, al dejarlo suave y fortalecido, luego de estar expuestos a tantos agentes contaminantes.

4. Bicarbonato de sodio, limón, canela y miel

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • El zumo de ½ limón
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 5 cucharadas de miel

¿Cómo hacerla?

En un recipiente incorpora los ingredientes secos (bicarbonato y canela), luego añade la miel y, por último, el zumo de limón. Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una pasta bastante cremosa. Deja reposar unos minutos.

¿Cómo aplicarla?

Después de lavar bien tu rostro con agua tibia y secado parcialmente con una toalla suave, aplica en la piel de tu cara, en especial en aquellas zonas que están más afectadas por el acné. Deja actuar por 15 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

Recuerda que toda mascarilla que contenga limón debe aplicarse de noche y no exponerse al sol, por lo menos, en las 12 horas siguientes. Es importante también el uso posterior a su aplicación de una crema humectante no grasosa adecuada a tu piel.

Mascarilla de bicarbonato para las manchas

El uso de productos cosméticos, el sol, la edad y demás agentes contaminantes son los causantes de muchas manchas que aparecen en nuestra piel, sobre todo en nuestro rostro, lo que resulta muy molesto.

Existen muchas recetas de mascarillas para eliminarlas; sin embargo, debes saber que todo remedio natural las aclara o atenúa, mas no las elimina por completo.

Para lograr efectos deseados, hay que ser disciplinados con las rutinas de limpieza facial y uso de la mascarilla de bicarbonato con regularidad, al menos durante un mes y una o dos veces por semana.

5. Mascarilla de bicarbonato y vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un gran aliado para la salud en general y como auxiliar de belleza es un excelente astringente que limpia los poros y ayuda a eliminar impurezas.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (verifica que sea orgánico y no artificial)
  • El zumo de ½ limón
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de miel (opcional)

¿Cómo hacerla?

En un recipiente vas a diluir el vinagre de manzana con el agua. Posteriormente, le incorporas el bicarbonato; revuelves hasta que se torne una mezcla homogénea. Luego añade el zumo de limón y la miel (que es opcional, pero potenciará las propiedades nutritivas en la mascarilla).

Una vez que todos los ingredientes estén bien mezclados, deja reposar 1 minuto.

¿Cómo aplicarla?

Antes de aplicarla, debes lavar bien tu rostro con agua tibia y secarlo parcialmente con un paño suave. Procede a aplicar la mascarilla en tu rostro de manera uniforme, evitando esparcirla por la zona cercana a los ojos.

Deja actuar por espacio de 10 minutos y luego retírala con suficiente agua. Seca tu rostro con una toalla suave, sin frotar.

Finalmente, aplica una crema humectante acorde con tu tipo de piel.

Mascarilla de bicarbonato para blanquear

Si tu rostro tiene manchas provocadas por el sol o la edad, el bicarbonato de sodio tiene cualidades blanqueadoras.

Eso sí, recuerda que el bicarbonato no debe ser usado en pieles muy sensibles, porque tiende a ser irritante.

6. Mascarilla solo de bicarbonato

Ingredientes:

  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 5 ml de agua mineral

¿Cómo hacerla?

Mezcla el bicarbonato de sodio con el agua hasta formar una pasta homogénea. Si está muy espesa, añade un poco más de agua. Si está muy diluida, incorpora un poco más de bicarbonato.

¿Cómo aplicarla?

En la noche, después de lavar muy bien tu rostro y secarlo con un paño suave, aplica la mascarilla, teniendo cuidado de no hacerlo muy cerca del contorno de los ojos.

Deja actuar por espacio de 20-30 minutos. Enjuaga con abundante agua y seca nuevamente con un paño suave. Aplica un poco de crema humectante.

7. Mascarilla de bicarbonato y miel

El bicarbonato combinado con la miel se convierte en un poderoso astringente natural que ayuda mucho en el proceso de aclarar la piel. Esta mascarilla es ideal para pieles sensibles o que tienen algún tipo de herida, pues la miel humecta y nutre la piel.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de miel
  • 5 ml de agua mineral

¿Cómo hacerla?

En un recipiente limpio, mezcla el bicarbonato de sodio con la miel y el agua mineral, hasta que obtengas una pasta cremosa. Si está muy diluida, incorpora un poco más de bicarbonato. Deja reposar un minuto.

¿Cómo aplicarla?

Antes de aplicar esta mascarilla, debes lavar bien tu rostro y secarlo con un paño suave. Luego esparce uniformemente en la piel de tu cara (teniendo cuidado de no hacerlo muy cerca del contorno de los ojos).

Deja actuar alrededor de 15 a 20 minutos. Después enjuaga con abundante agua hasta que no quede residuo alguno de la mascarilla. Seca nuevamente tu rostro con una toalla suave, sin frotar.

No olvides aplicar una crema humectante después de que uses cualquier mascarilla.

Mascarilla de bicarbonato para piel grasa

Si se quiere tratar pieles grasas, no hay combinación más potente que bicarbonato con limón. Las propiedades astringentes del cítrico limpiarán profundamente los poros, removiendo impurezas y células muertas.

8. Mascarilla de bicarbonato y limón

Ingredientes:

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • El zumo de ½ limón
  • 1 cucharada de agua mineral

¿Cómo hacerla?

En un recipiente limpio y seco, debes colocar los tres ingredientes y revolverlos hasta lograr una mezcla homogénea.

¿Cómo aplicarla?

Lava bien tu rostro con agua fría y sécalo suavemente con una toalla. Aplica uniformemente la mascarilla, evitando tocar la zona cercana al contorno de los ojos.

Déjala actuar entre 15 y 20 minutos. Luego retírala, enjuagándola con abundante agua fría. Recuerda colocarte en el rostro un poco de crema humectante.

¿Cuánto tiempo se deja la mascarilla de bicarbonato y limón?

La mascarilla de bicarbonato y limón no debe dejarse por más de 20 minutos, debido a que el bicarbonato de por sí tiende a ser un elemento irritante. Entonces, en su combinación con el limón —si se deja por mucho tiempo— puede provocar irritaciones.

No olvides que toda mascarilla que contenga limón debe ser aplicada de noche y retirarla con sumo cuidado procurando que no queden residuos.

Además, debe evitarse la exposición al sol, por lo menos, en las 12 horas siguientes a su aplicación. Recuerda que el limón en la piel en contacto con el sol puede provocar manchas difíciles de borrar.

9. Mascarilla de bicarbonato de sodio con manzanilla

La manzanilla tiene propiedades refrescantes que ayudarán no solo a eliminar la grasa de tu rostro, sino que contribuirá a que se atenúen las arrugas.

Sin embargo, hay que estar claros que ninguna receta es mágica por sí sola. Hay que llevar una dieta y estilo de vida saludables que ayuden a lucir más joven.

Ingredientes:

  • 125 ml de agua mineral
  • 1 bolsa de té de manzanilla
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de miel (opcional)
  • 2 cucharadas de avena en hojuelas (opcional)

¿Cómo hacerla?

Primero debes preparar el té de manzanilla, como normalmente lo harías para tomar y déjalo reposar.

Si decides incorporarle la avena en hojuelas a la mascarilla, se recomienda que la tritures en un procesador de alimentos (o similar).

En un recipiente, vierte el bicarbonato, la miel y la avena (si decides añadirle estos dos ingredientes). Revuélvelos de manera uniforme hasta obtener una pasta homogénea.

Seguidamente incorpora el té de manzanilla poco a poco, hasta que quede de una consistencia espesa. Si notas que la mezcla está muy diluida, solo añade un poco más de bicarbonato.

¿Cómo aplicarla?

Debes lavar bien el rostro con agua fría o tibia y secarlo parcialmente con una toalla suave. Aplica la mascarilla de forma uniforme y en cantidades suficientes, sobre todo en las zonas donde tiende a acumularse más grasa e impurezas: mejillas, nariz y frente.

Deja actuar por espacio de 15 a 20 minutos y enjuaga con abundante agua tibia. Seca con un paño suave, sin frotar, y aplícate una crema hidratante.

Lo ideal es que esta mascarilla la uses una vez por semana durante un mes.

Mascarilla de bicarbonato para piel seca

Las pieles secas requieren mucho cuidado, contrario a lo que quizás la mayoría piensa. Por eso es necesario usar mascarillas que —además de eliminar impurezas, puntos negros o arrugas— nutran la piel del rostro.

10. Mascarilla de bicarbonato y aceite de coco

El aceite de coco es un potente aliado cuando de humectación se trata, tanto para la piel como para el cabello. Sus propiedades hidratantes y humectantes lo convierten en el mejor remedio para pieles secas o con afecciones que la han vuelto sensible.

Otra de las grandes ventajas de esta mascarilla es que es una de las mejores para atenuar las arrugas, eliminar puntos negros y es un potente aclarante natural.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharada de aceite de coco

¿Cómo hacerla?

En un recipiente limpio y seco, vierte el bicarbonato con el aceite de coco. Revuélvelos hasta que obtengas una mezcla consistente. Si notas que está muy diluida, añade un poco más de bicarbonato.

¿Cómo aplicarla?

Una vez que tengas tu rostro limpio y seco, aplícala de manera uniforme y con movimientos circulares, evitando tocar zonas alrededor del contorno de los ojos.

Deja actuar la mascarilla por 20 minutos y enjuaga con abundante agua tibia. Seca tu rostro con un paño suave, sin frotar, y aplica una crema humectante acorde con tu tipo de piel.

¿Cómo usar el aceite de coco con bicarbonato?

Lo ideal es mezclarlos en porciones similares para que quede de una consistencia que permita adherirse a la piel del rostro, pero si lo que deseas es más humectación o una textura más suave de la mezcla, puedes incorporar más aceite de coco.

No olvides que la aplicación no solo es en el rostro, sino que debes seguir esparciendo la mascarilla hasta el cuello, pues este también necesita estar humectado y verse tan joven como tu cara.

¿Cuánto tiempo se deja la mascarilla de bicarbonato y aceite de coco?

El tiempo ideal recomendado para esta mascarilla es de 15 a 20 minutos.

11. Mascarilla de bicarbonato y miel

La miel es un gran aliado para la salud y la belleza. Sus propiedades nutritivas la convierten en un ingrediente infaltable de una mascarilla para pieles secas.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 20-30 ml de agua mineral
  • 1 cucharada de miel
  • 5 gotas de aceite de oliva (opcional)

¿Cómo hacerla?

En un recipiente seco y limpio, vierte el bicarbonato y poco a poco añade el agua, revolviendo de manera uniforme.

Una vez que obtengas una mezcla homogénea, agrega la miel y revuelve hasta que todos los ingredientes estén incorporados.

Por último, añade las gotas de aceite de oliva (o cualquier otro aceite esencial de tu preferencia). Recuerda que este ingrediente es opcional.

¿Cómo aplicarla?

Lava bien tu rostro y sécalo parcialmente con un paño suave. Distribuye uniformemente la mascarilla con movimientos circulares y de forma delicada, procurando no esparcirla por la zona del contorno de los ojos.

Deja actuar por espacio de 15 minutos y retira con abundante agua tibia.

¿Para qué sirve el bicarbonato con miel de abeja?

La potente combinación del bicarbonato de sodio con la miel de abeja no solo sirve para humectar pieles secas, sino que es excelente para aclarar la piel, atenuar las arrugas y combatir el acné.

Las propiedades antibióticas y nutritivas de la miel de abeja la convierten en una gran aliada si de belleza se trata.

Mascarilla de bicarbonato para eliminar puntos negros

El bicarbonato es un ingrediente con propiedades exfoliantes, lo que ayuda a remover células muertas y eliminar los molestos puntos negros, convirtiéndolo en un producto ideal para el cuidado del rostro.

Las mascarillas exfoliantes deben aplicarse por lo menos una vez a la semana, si quieres ver efectos positivos en un mes.

12. Mascarilla de bicarbonato y aceite de oliva

Con esta mascarilla queda garantizada la humectación y limpieza en pieles muy secas, eliminando todo rastro de puntos negros.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de bicarbonato
  • 1 cucharada de aceite de oliva

¿Cómo hacerla?

Mezcla en un recipiente limpio y seco el bicarbonato con el aceite de oliva hasta obtener una pasta homogénea y consistente que pueda adherirse a tu rostro sin problemas.

¿Cómo aplicarla?

Una vez que laves bien tu cara y la seques con un paño suave, debes aplicar generosamente la mascarilla, procurando evitar la zona del contorno de los ojos. De preferencia, enfócate en las zonas donde haya más puntos negros.

Deja actuar por espacio de 15 a 20 minutos y retírala con abundante agua. Seca nuevamente tu rostro con un paño suave, sin frotarlo, y aplica una crema humectante.

13. Mascarilla de bicarbonato y harina de avena

Es una mascarilla ideal para todo tipo de pieles, excepto aquellas que son muy secas o sensibles.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de bicarbonato
  • 2 cucharadas de harina de avena
  • 5 ml de agua

¿Cómo hacerla?

En un recipiente limpio y seco, incorpora el bicarbonato con la harina de avena, revuélvelos hasta que estén bien integrados y luego añade poco a poco el agua hasta que se forme una mezcla consistente.

Si notas que está muy diluida, agrega un poco más de bicarbonato y harina de avena en la misma proporción.

¿Cómo aplicarla?

Sobre el rostro ya lavado previamente, esparce con movimientos circulares la mascarilla de manera uniforme evitando tocar el contorno de los ojos.

Deja actuar durante 15-20 minutos y retírala con abundante agua tibia. Seca suavemente con un paño, sin frotar tu rostro, y aplica una crema humectante.

Mascarilla de bicarbonato para refrescar el rostro

La sábila o aloe vera es otro de los grandes aliados de belleza que tenemos al alcance de nuestra mano (y muy a bajo costo, por cierto).

Tiene propiedades curativas para quemaduras y como cicatrizante de heridas. Así que se convierte en un ingrediente infaltable en nuestro hogar para muchos tratamientos.

Su combinación con el bicarbonato hace que tengamos a la mano un limpiador natural para nuestro rostro, que no solo lo refrescará, sino que lo mantendrá libre de impurezas y, en consecuencia, de puntos negros y acné.

14. Mascarilla de bicarbonato con aloe vera

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de bicarbonato
  • 2-3 cucharadas de cristal de sábila

¿Cómo hacerla?

Los cristales de sábila deben estar previamente lavados. Luego, en un recipiente limpio y seco, mezclarlos con el bicarbonato hasta obtener una pasta homogénea.

Dependiendo de la textura que queramos de la mascarilla, podemos añadir más bicarbonato (si la deseamos más espesa) o más sábila (si la queremos más líquida).

¿Cómo aplicarla?

Después de tener el rostro lavado previamente, aplicar la mascarilla con suaves movimientos circulares sobre el rostro, especialmente en las zonas que estén más afectadas (si fuese el caso de que estén irritadas por quemaduras o el acné).

Deja actuar por espacio de 30 minutos y luego enjuaga con abundante agua tibia. Seca tu rostro con un paño suave, sin frotarlo, y aplica una crema humectante.

Bicarbonato de sodio para acné quístico

Por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, el bicarbonato de sodio es súper recomendado para tratar el acné quístico. Exfolia, mantiene el pH de tu piel balanceado y absorbe la grasa.

Puede usarse solo o en combinación con otros ingredientes. A continuación, una receta sencilla, pero muy eficaz para tratar el acné quístico:

15. Mascarilla de bicarbonato con sal del mar

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de bicarbonato
  • 2 cucharadas de sal del mar
  • 5 ml de agua mineral

¿Cómo hacerla?

En un recipiente seco y limpio, mezcla todos los ingredientes hasta que se forme una pasta manejable. Si está muy espesa, añade más agua; si está muy diluida, agrega un poco más de bicarbonato. Debe tener una consistencia pastosa.

¿Cómo aplicarla?

Después de lavar bien el rostro y secarlo con un paño suave, aplica la mascarilla en las zonas de tu rostro afectadas por el acné quístico.

Déjala actuar por unos minutos (5-10) y enjuaga con abundante agua.

Este proceso se recomienda que se haga de una a dos veces al día, si padeces de acné quístico inflamado. En cuestión de días verás cambios positivos, debido a las propiedades curativas tanto del bicarbonato como de la sal del mar.

Bicarbonato de sodio para cicatrices de acné

Combinado con unas gotas de limón y agua, puedes formar una pasta con bicarbonato que deberás aplicar todas las noches sobre las marcas o cicatrices producidas por el acné. Deja actuar por 15 minutos y enjuaga tu rostro con abundante agua fría.

¿Por qué elimina las cicatrices? Pues estimula producción de colágeno. Eso sí, solo sirve para las marcas o cicatrices leves.

Bicarbonato de sodio para las manchas de acné

El bicarbonato de sodio en combinación con otros ingredientes como la miel, el limón o el aceite de coco sirve como un potente quita manchas, incluyendo las producidas por el acné.

No obstante, recuerda que no es un ingrediente mágico que solito desaparecerá las manchas. Tú también debes seguir una rutina de limpieza y cuidado de tu rostro diariamente que —junto con las recetas indicadas— te ayuden a aclarar esas molestas manchas.

¿Cuánto tiempo se deja el bicarbonato con limón en la cara?

Cualquier mascarilla para el rostro que contenga limón no debe sobrepasar los 20 minutos. Y si se trata de una combinada con bicarbonato, hay que ser más cuidadosos para evitar irritar la piel.

Recuerda que no debes exponerte al sol al menos en las 12 horas siguientes de haberte aplicado esta mascarilla, por lo que se recomienda que esta se use solo de noche.

Bicarbonato de sodio y aceite de coco para el acné

El bicarbonato de sodio por sí solo tiene propiedades exfoliantes, lo que resulta ideal para tratar las afecciones causadas por el acné y remover las impurezas.

Su combinación con el aceite de coco potencia sus propiedades aclarantes para eliminar las manchas que deja el acné en tu rostro, al mismo tiempo que lo nutre de una forma natural.

 

A continuación, te contaremos algunas combinaciones con otros ingredientes para que uses las mascarillas de bicarbonato que más se ajusten a la piel de tu rostro.

 

Elige la mascarilla de bicarbonato que más se ajuste a las necesidades de tu piel y cuéntanos cómo te ha ido en la sección de comentarios. No olvides compartir este post en tus redes sociales para que otros también conozcan de estas maravillosas recetas.

 

Ver también:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 mascarillas de pepino para la cara y el acné

16 mascarillas de aguacate para el rostro y cabello