in

Cómo tomar una decisión difícil sin tener ningún remordimiento

Las dudas son una constante en nuestra vida. Sin que lo notes, cada acción que tomamos es una decisión que debemos definir. Tomar agua, caminar, sentarnos o ir al baño, todas son pequeñas decisiones que son parte de nuestra cotidianidad. Son tan comunes que no estamos plenamente conscientes de ellas, sencillamente la información se procesa rápidamente y avanzamos.

Pero existen respuestas que requieren una mayor concentración, que implican mayor riesgo y, por lo tanto, son más difíciles. Son esas decisiones que implican grandes cambios, que son una gran apuesta, que muchas veces nos cuesta tomar.

Desde decidir una mudanza, cambiar de trabajo o emigrar del país; son muchas las decisiones que te pondrán en una situación compleja. La presión por tomar la medida correcta puede llevarte a sentirte abrumado, preocupado y como consecuencia puedes paralizarte. Ante la dificultad, dejar de actuar puede ser una opción tentadora.

No dejes que el miedo tome el control. Las decisiones difíciles serán parte de tu vida, así que en lugar de evadirlas, lo mejor que puedes hacer es reflexionar sobre tus opciones y arriesgarte. El cambio es inevitable.

¿Cómo lograrlo? Hay muchas formas que pueden funcionar de manera distinta a cada uno. Aquí te presentamos una serie de consejos prácticos que puedes tomar en cuenta la próxima vez que te veas preocupado para decidir tu camino.

1. Visualiza tu futuro

Reflexiona sobre ti, tu futuro y lo que quieres ver en él. El plan de vida que tengas debe ser la base sobre la cual tomes las decisiones que se te presenten.

Piensa sobre tus valores, el centro de tu visión de futuro, escríbelos. Asegúrate de que tus decisiones se apeguen a esa línea, que te lleven de alguna manera a ese camino.

Esto no significa que no puedas ser flexible. No se trata de tener cada paso escrito, eso te traería frustraciones porque la vida nunca pasa exactamente como uno espera. Pero sí se vale tener unas guías de vida, unas pautas generales que reflejen quién eres y quién quieres ser.

Cuando tengas que enfrentarte a una gran decisión, analízala con base a esos valores y a esa visión. ¿Te acerca a tus metas? ¿Refleja quién eres? ¿Serás feliz o estarás conforme con esa medida?

2. Valora todas las alternativas

Cada decisión tiene dos visiones. Cuando te enfrentes a un problema o una gran decisión, elabora una lista de pros y contras.

Evalúa cada posible escenario, cada posible consecuencia (que puedas pensar), compáralo con tu visión de vida y cuestiónate: ¿los pros pesan más que los contras? ¿Con cuál escenario te sentirías más cómodo? ¿Serías capaz de cargar con tu conciencia si tomas alguna elección?

3. Consulta con tus amigos 

Los amigos son aliados incondicionales cuando de tomar el camino correcto se trata.

Si no estás muy seguro respecto a una decisión que vayas a tomar, llama a dos o tres de tus amigos más cercanos y de confianza. Plantéales tus dudas y tus opciones, tener otra visión de la situación te ayudará a pensar de forma distinta las cosas, a recibir nuevas ideas y aclarar un poco más el panorama.

Lee también nuestra guía sobre cómo hacer amigo y lograr una vida social satisfactoria: Sigue estos pasos

4. Conéctate contigo mismo

Seas o no religioso, muchas veces hace falta tener una conexión espiritual con uno mismo para ayudarnos a guiarnos ante las dudas. Llámalo Dios, voz interior o intuición, muchas veces ya sabemos lo que queremos pero no hemos escuchado nuestros deseos atentamente.

Tómate un tiempo en solitario, respira profundo y medita, o reza, o sencillamente respira. Se trata de entrar en un estado de tranquilidad en el que puedas ver las opciones sin tanta presión. Solo bajar el estrés es ya un gran avance al momento de tomar decisiones difíciles. Te ayuda a pensar con mayor claridad.

5. Deja que la suerte decida

No lo digo literalmente. Cuando la decisión es muy importante, dejarlo todo al azar sería muy irresponsable. Pero, lo creas o no, a veces «jugar» a no pensar y apostar a ciegas puede ayudarte a reflexionar.

¿Cómo? Toma una moneda y asigna cada opción a una de sus caras. Lánzala al aire. Te aseguro que a medida que caiga, en tu interior sabrás la respuesta porque estarás rogando por ver una de las dos opciones en la palma de tu mano.

6. Investiga y experimenta

A veces no hace falta solo con imaginar, debes estudiar y experimentar las opciones que tienes a la mano.

Si piensas en mudarte de ciudad, visita por unos días en el nuevo destino para que vivas un poco su realidad cotidiana; si estás pensando en terminar una relación, toma un tiempo separado antes de dar el cierre definitivo; si quieres probar un empleo, visítalo un par de días y observa su ambiente.

Esta experiencia, aunque sea breve y no represente la totalidad de la situación, puede ayudarte a decidir o al menos darte elementos para que te orientes mejor en el panorama que enfrentarás.

7. Sin arrepentimientos 

Una vez que hayas tomado la decisión, sigue adelante por ese camino, sin mirar atrás. En la vida siempre te presentarán muchas opciones y no hay manera de saber cuál pudo ser la mejor.

Sencillamente elegiste un camino, que puedes cambiar con el tiempo, pero en el que no vas a poder avanzar si constantemente te preguntas «¿qué hubiera pasado si…?».

Confía en que tomaste la mejor decisión, basada en tus deseos, valores y en la información que tenías a la mano. No puedes adivinar si será la correcta, solo puedes vivirla y recalcular tu camino si hace falta.

En conclusión

Las grandes decisiones pueden generar presión y causar miedo, pero está en tus manos convertirlas también en experiencias importantes para tu progreso personal.

Nunca vas a tener una garantía sobre tus decisiones. Nadie puede predecir el futuro y, la verdad, la incertidumbre es parte fundamental de la vida. Las decisiones son parte de ella, no podrás evitarlas, así que lo mejor es usarlas como aprendizaje.

Si te pareció útil este artículo, recuerda que puedes compartirlo en tus redes sociales. Para nosotros es importante saber qué opinas sobre el tema, conocer tus experiencias y responder tus dudas. Para todo eso, tienes disponible nuestra caja de comentarios, que leemos regularmente para poder responder a tus ideas.

Ver También:

Escrito por: Genesis Naveda

Apasionada por la comunicación, la interacción con el público y los nuevos retos. Interesada en el constante crecimiento personal y desarrollo profesional. Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 tipos de besos que todos tienen que probar con su pareja y su significado

Cartas de amor para tu novia largas y bonitas: palabras que enamoran más