in

8 formas de ayudar a una persona toxica

Hay muchos artículos en Internet que hablan de cómo alejarnos de una persona dañina, pero es difícil encontrar consejos sobre cómo ayudar a una persona tóxica. Y es que a veces las cosas no son tan sencillas como simplemente “decir adiós”.

Recuerda que finalmente el cambio está en uno mismo y en nadie más. No es tu responsabilidad que la persona con quien tienes una relación tóxica deje de ser así. Hay algunas cosas que puedes hacer para promover una mejoría, pero hasta allí.

Si aun así estás dispuesto a intentarlo, estas son ocho formas como puedes ayudar a una persona tóxica, sin poner en riesgo tu estabilidad emocional ni tu integridad:

1. No le sigas el juego

Lo primero que tenemos que comprender es que una persona tóxica casi siempre nos arrastra con ella a una relación igual de tóxica.

Por ejemplo, alguien cuya toxicidad se manifiesta por medio de unos celos irracionales y excesivos, puede provocar que la pareja se vuelva una persona más sumisa, retraída e insegura.

A primera vista, la solución más sencilla para lidiar con alguien así parece ser “seguirle el juego”, pero a mediano y largo plazo resulta muy contraproducente.

Cuando una persona es tóxica, virtualmente no existe nada que otras puedan hacer para darle gusto y sus demandas irán en constante aumento, provocando un círculo vicioso difícil de romper.

Lo mejor que puedes hacer para ayudarla es demostrarle que no vas a caer en el mismo juego y que mantendrás tu autonomía y tus convicciones. Así, se dará cuenta de que su forma de relacionarse no es correcta ni viable, y comenzará a cambiarla.

2. Explícale dónde está el problema

Por lo general, las personas tóxicas no aceptan que lo son. Si lo aceptan, no tienen muy claro en dónde está el problema. En lugar de caer en su dinámica conflictiva, tómate un minuto para pensar cuáles son los motivos de que se comporte así.

Quizá tú tengas más objetividad y puedas hallar las causas reales del conflicto, al menos parcialmente.

Una vez que tengas un esbozo de lo que ocurre, puedes acercarte con tranquilidad y paciencia a esa persona y explicarle cómo su comportamiento es consecuencia de tal o cual situación emocional o personal que necesita manejar con más asertividad.

Si no sabes por dónde comenzar o tampoco tú estás muy seguro de lo que causa el problema, una gran forma de ayudar es promover una visita con un profesional, ya sea un psicólogo o un terapeuta. Sin embargo, recuerda que no puedes obligar a nadie a hacer nada en contra de su voluntad.

3. Mantén los límites claros

Los límites son fundamentales para manejar una relación con una persona tóxica. Si dejas que se rompan esos límites, esa toxicidad te alcanza y también comienza a afectarte.

Sin importar que la persona tóxica sea una pareja, un familiar o un amigo, tienes que ser muy claro delimitando lo que no estás dispuesto a aceptar y cuáles son las consecuencias de que se transgredan esas barreras.

Además, necesitas mantenerte muy firme. Por ejemplo, si estás lidiando con una pareja que es celosa a un nivel patológico, puedes establecer que revisar tu celular o tus mensajes personales está completamente fuera de los límites.

Es probable que la otra parte busque alguna manera de salirse con la suya. Podría decirte, por ejemplo, que si tan solo le permitieras revisar tus mensajes se sentiría mucho más tranquilo. Eso podría parecer una forma rápida de terminar con el problema, pero no debes ceder.

Además, deberías dejarle claro que, si en algún momento te enteras de que revisó tus cosas a escondidas, la relación se termina de manera definitiva e irrevocable.

4. No cedas a chantajes o amenazas

Las personas tóxicas son expertas consiguiendo que los demás cedan a sus caprichos de una manera u otra.

A veces pueden hacerlo de forma muy evidente y agresiva; otras, mediante chantajes y juegos pasivo-agresivos. Algunos individuos son tan buenos saliéndose con la suya que manipulan a los demás de maneras muy sutiles y sin que se den cuenta.

Por eso es tan importante que, antes de pretender ayudar a una persona tóxica, tú tengas muy claros tus límites, tus valores y las cosas en las que no estás dispuesto a ceder.

Si no te sientes capaz de luchar contra las artimañas de una persona tóxica, entonces no estás listo para ayudarla y eso no tiene nada de malo. Lo mejor es retirarte y seguir con tu vida.

Por lo contrario, si de verdad crees que puedes mantenerte firme sin que te afecte o te cause culpa, entonces adelante.

5. Predica con el ejemplo

Encontrar cómo ayudar a una persona tóxica no es posible si tú mismo eres tóxico. Así que, si buscas que alguien deje de ser chantajista, debes evitar caer en actitudes de chantaje.

Exactamente lo mismo sucede con los celos, la violencia, la codependencia y demás expresiones de una relación tóxica. Si no puedes evitar o dejar atrás esos comportamientos, nunca podrás sanear la convivencia.

Parece que hay personas que, aunque las queramos mucho, por alguna razón son capaces de sacar lo peor de nosotros mismos, y a veces eso está fuera de nuestro control, al menos en ese momento.

Por eso es importante que pienses con calma si en realidad puedes romper con ese círculo vicioso sin cortar el contacto con el otro. No se trata de algo sencillo, necesitas mucha voluntad y esfuerzo. Piensa: ¿realmente vale la pena?

No hay respuestas correctas o incorrectas. Pero es muy importante que seas cien por ciento sincero contigo mismo.

Lee también nuestra guía sobre las 8 características de las personas frías, calculadoras y sin sentimientos

6. Mantén el espacio

Que no te alejes definitivamente de una persona tóxica no significa que no sea saludable y necesario mantener tu espacio en los momentos de crisis. Esto significa que, cuando la situación ya llegó a un callejón sin salida, a veces conviene que por unos días no hablen o no se vean.

De esta forma, ambos podrán calmar los ánimos, analizar mejor la situación y encontrar una solución realista.

7. Explícale cómo te hace sentir

A veces es muy difícil encontrar cómo ayudar a una persona tóxica porque nosotros mismos estamos atravesando un momento de enojo, depresión o ansiedad. O sea, que no estamos en condiciones de apoyar a nadie hasta que no estemos bien de nuevo a nivel emocional.

El problema es que las personas tóxicas a veces tampoco son empáticas y nos lastiman o dañan sin siquiera darse cuenta de cómo nos hacen sentir, pues solo están pensando en ellas.

Tómate un momento para explicarle con toda honestidad las repercusiones de sus actos o sus palabras, así podrás desahogarte, limitar su conducta tóxica y estar en una mejor posición para ayudar.

8. Haz una intervención

Si notas que la persona tóxica a la que tratas de ayudar también está teniendo problemas con su círculo familiar o con sus amistades, puedes ponerte de acuerdo con ellos para hacer una intervención.

O sea, reúne a todos esos amigos y parientes que también están pasando por lo mismo para que entre todos puedan exponerle sus preocupaciones y sugerencias. Echar mano de un terapeuta profesional para que los acompañe es una muy buena idea.

Así la persona toxica se dará cuenta de que no solo es una percepción tuya, sino de que realmente debe hacer cambios en su personalidad.

¿Cómo ayudar a una persona tóxica a la que amo?

El amor a veces puede enceguecernos y, en el afán de evitar conflictos y darle gusto al otro, terminamos permitiendo actitudes y patrones muy dañinos para ambos.

Recuerda que el amor más grande que debes tener es hacia ti mismo. Solo cuando tú estás bien, íntegro y firme, estás realmente en condiciones de saber cómo ayudar a una persona tóxica.

Personas tóxicas en la familia: ¿cómo lidiar con ellas?

Aunque los consejos que acabamos de darte aplican a relaciones tóxicas en las esferas de lo romántico, lo amistoso, lo laboral e incluso lo familiar, la realidad es que cuando convivimos a diario con una persona tóxica que es de nuestra familia las cosas se vuelven más difíciles.

A veces simplemente no podemos evitarlas o alejarnos, porque median aspectos económicos o de dependencia que funcionan como cadenas de las que no podemos liberarnos.

Por ejemplo, convivir con una madre tóxica —que además está enferma y depende de nosotros— es complejo, pues no podemos simplemente irnos y dejarla a su suerte. Entonces, ¿qué hacer?

¿Cómo protegerse de personas tóxicas con las que convivimos? 3 sencillos pasos

1. Lo primero es dejar de ignorar que estamos lidiando con una situación fuerte que nos desgasta emocional y mentalmente. No hay que restarle importancia ni debemos resignarnos a vivir así.

2. En segundo lugar, aprender a diferenciar lo que es nuestra responsabilidad y lo que no. Quizá tu responsabilidad sea darle sustento, cariño y seguridad a ese familiar. Pero darle gusto en todo y ceder a sus chantajes irracionales no lo es, por mucho que el otro insista o amenace.

3. Es necesario que aprendas a evitar la culpa que tratarán de hacerte sentir. Un terapeuta o psicólogo profesional puede ayudarte mucho.

¿Qué contestar a una persona tóxica?

Contestarle a una persona tóxica —sin caer en su juego— puede ser muy difícil, porque normalmente sus actitudes nos enojan, nos asustan o nos llenan de ansiedad, y eso nos impide pensar con claridad.

Antes de contestarle a una persona tóxica:

1. Tómate al menos 10 minutos para tranquilizarte y aclarar la mente.

2. Piensa cuál es el objetivo que quieres lograr con tu respuesta.

3. Busca la manera más sencilla y clara de expresar lo que sientes.

4. Evita caer en actitudes revanchistas o decir cosas solo para lastimar al otro.

5. Mantente firme y no te dejes llevar por provocaciones.

¿Cómo poner límites a una persona tóxica?

Los límites que le pones a una persona tóxica tienen que ser claros y específicos. O sea, no le digas a alguien: “no quiero que me celes”. Dile todas las conductas que vas a considerar inaceptables, tales como:

– Revisar tus cosas.

– Indagar en tus mensajes o en tu celular.

– Tratar de sacarle información de ti a otras personas.

– Seguirte sin que te des cuenta.

– Exigir que le cuentes absolutamente todo.

Lee también nuestra guía sobre las 11 señales de que tienes amigos por interés y te están usando

Frases para alejar gente tóxica

Es probable que, si ya decidiste que quieres liberarte de una persona tóxica, te encuentres muy enojado, decepcionado o lastimado. Por consiguiente, terminarás diciéndole cosas hirientes que en realidad no son necesarias.

No caigas a su nivel. Puedes simplemente dejar ir esa relación con frases medidas y claras como:

– Esta relación no está funcionándole a ningunos de los dos. Me parece que ambos sacamos lo peor del otro y lo mejor es terminar.

– No es que no te quiera o no me intereses. Pero no me siento capaz de ayudarte y estar a tu lado me provoca malestar. Por eso he decidido que lo mejor para los dos es que me aleje.

– A veces, por mucho que se quieran, la personalidad de dos individuos impide que puedan relacionarse armónicamente. Creo que ese es nuestro caso. Debemos aceptar que no somos afines de la manera correcta y cada quien debe seguir su camino.

¿Cómo tratar con personas difíciles?

Por definición, una persona “difícil” es aquella a la que, sin importar lo que hagamos, no le damos gusto con nada. Siempre va a encontrar algún defecto o algún error. Las personas difíciles no son precisamente amables.

Estas actitudes pueden causarnos mucho malestar, pero debemos recordar que las expectativas irreales del otro no son nuestra culpa ni nuestra responsabilidad.

¿Cómo lidiar con gente tóxica? Libros de ayuda

Algunos libros que pueden ayudarte a manejar una relación con una persona tóxica son:

1. Gente Tóxica (Bernardo Stamateas)

El autor de este libro es un psicólogo argentino que nos enseña todo lo relacionado con identificar a una persona tóxica y cómo manejar la relación con ella sin que nos haga daño.

Además, resume los 13 tipos de personalidades tóxicas más frecuentes para que sea más sencillo encontrar una solución. Es fácil ubicar este libro en librerías e incluso en la web.

2. Relaciones tóxicas (Sarah Goldberg)

Esta obra de la afamada bloguera de superación personal se enfoca en la detección y manejo de relaciones románticas tóxicas. El objetivo es ayudar a los lectores a que eviten caer en círculos viciosos que pueden derivar en violencia doméstica.

¿Mantengo a la gente tóxica fuera de mi vida o trato de ayudarla?

Al final, una de las decisiones más importantes es si vale la pena tratar de encontrar cómo ayudar a una persona tóxica o si lo mejor es sencillamente cerrar ese capítulo de nuestras vidas.

Si tú consideras que:

1. Esa persona realmente puede cambiar.

2. Tienes la entereza emocional que se necesita para lidiar con alguien así.

3. Pese a su toxicidad, esa persona aporta cosas muy buenas a tu vida.

Entonces, quizá quieras darle una oportunidad. Pero recuerda: si aun así el otro no cambia, no es tu culpa. Tampoco estás obligado a intentarlo hasta que entienda. Haz lo que esté en tus manos y, si no funciona, sigue tu camino en paz.

Coméntanos tu experiencia con gente tóxica y comparte nuestro artículo en las redes sociales. Quizá alguien necesita algunos de estos consejos.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 actitudes que están prohibidas cuando terminas una relación

14 formas de hacer que tu novio te extrañe, te busque y que piense en ti