11 Consejos Para Vestir Bien Para Hombres Jóvenes

¿No llegas a los 25 años de edad, pero ya descubriste que el buen vestir y marcar tu propio estilo personal es necesario si deseas entrar en otras esferas sociales?

Si comprendiste que tu imagen personal no solo eleva algo más que tu autoestima, sino que también influye en el concepto que otros se hacen respecto de ti, y contribuye positiva o negativamente en las oportunidades que puedan surgir en tu vida, ¡te felicito!

¡Estás en lo cierto! Muchos hombres son mal juzgados por la ropa que lucen. Por más inteligente que seas, si tu apariencia no manifiesta señales que vayan de la mano con tus ideas, proyectos y conceptos, te costará un poco más alcanzar los objetivos que anhelas.

La verdad es que tu imagen habla por ti mucho más de lo que crees, por lo que este artículo ha sido creado con el propósito de orientarte para lucir bien, marcar tu estilo y crear una huella mental en quienes te observan.

Si eres un chico joven, pero necesitas desesperadamente ser tomado en cuenta en ese nuevo empleo (o en tu primer empleo), continúa leyendo y disfruta de los siguientes 11 consejos para impactar con tu vestuario.

1. Mejora tu imagen cuanto antes

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. ¿Te suena conocida esta frase? Seguramente la has escuchado miles de veces y su sentido es totalmente valedero.

En materia de apariencia personal es irrefutable el mensaje, ya que cuanto antes te percates de tus fallas en la manera en la que luces, más rápido podrás corregirlas y empezar a cambiar la apreciación negativa que puedan tener otras personas de ti.

Y es que no se trata de lucir anticuado cuando ni has cumplido los 25 años de edad, pero la realidad es que las mejores oportunidades llegan justamente a los veinte.

Algunos hombres las desperdician por errores tan triviales como la necesidad de seguir modas, y pertenecer a grupos de jóvenes que terminan siendo vistos como desadaptados sociales.

Quienes han conseguido el éxito a temprana edad, han debido codearse con personas mayores que ellos y por lo tanto para lograr ser tomados en cuenta deben reajustar sus apariencias.

2. Autoconfianza

Si cambias tu vestuario pero tu actitud es la de un derrotado, serás percibido como tal. Debes confiar en ti, en tus ideas, en cada conocimiento y proseguir hacia la meta. Un hombre sin confianza es como un velero sin rumbo.

Si debes usar un uniforme desagradable, o tal vez te sientes incómodo al usar un estilo que no se ajusta demasiado a tus gustos ¡no te preocupes! Mantén siempre tus objetivos claros, que la ropa no obstaculice tus metas.

La confianza en ti mismo te permitirá conocer personas importantes, y obtener la atención de mujeres.

La verdad, a las mujeres les atrae muchísimo un hombre seguro de quien es, porque lo perciben como un guerrero que luchará para defender su postura y eso sin lugar a dudas es llamativo.

Los hombres que están seguros de sí mismos envían señales a los demás. Esto se conoce como efecto “halo” y consiste en una especie de aura que envuelve todo a su paso y que, de manera inconsciente, hace que todos les den la razón, o los apoyen en la toma de decisiones.

Lee nuestra guía sobre las 20 formas de aprender a quererse uno mismo y ser feliz en el mundo

3. La imagen dice más que mil palabras

Más allá de las modas, de la rudeza de carácter o de tu necesidad por encajar en algún grupo social, la cruda realidad es que las personas no te juzgan a primera vista por tus conocimientos ni grandes ideas, sino por tu apariencia.

¡Lo que ven de ti, es lo que dicen que eres!

La primera impresión cuenta, y mucho. Así que si los demás van a hablar de ti, que lo hagan pero para bien.

Si tu exterior demuestra desaliño, conformismo y apatía, poco importan los esfuerzos a futuro, siempre serás el apático mal vestido.

La sociedad juzga todo el tiempo, y aunque no podrás complacer a todos, por lo menos dales material para que te catapulten al éxito y no para que te sumerjan en lo profundo del abismo de las críticas.

Siempre debes peinarte, asear tus manos, la ropa debe estar limpia y sin arrugas y los zapatos limpios. Y recuerda que si luces como niño te tratarán como tal, si luces como estudiante siempre te verán como aprendiz.

De ti depende el trato que recibas en adelante.

4. Cambia tu calzado

Hay dos aspectos que principalmente las mujeres observan en un chico, sus manos y su calzado.

Tu calzado habla de ti, de quien eres y de tu condición económica.

El calzado describe rápidamente la carrera de un hombre. Para ser tomado en cuenta deja de lado los tenis e invierte en un par de zapatos elegantes, de calidad, lo suficientemente clásicos para que combinen con prácticamente todas tus prendas de vestir.

No lo veas como un gasto, sino como una importante inversión que te ayudará a estar más cerca de obtener un lugar próximo a aquellos que tanto quieres.

5. Tus ingresos y la ropa

Muchas veces la juventud se traduce en pocos ingresos. Es lógico que tu presupuesto no es lo suficientemente holgado como para invertir en ropa de diseñador, pero esto no debe ser impedimento para lucir bien.

Si planchas tu ropa y la mantienes limpia, sin duda lucirás bien. Además, algunas prendas de vestir son muy agradables y económicas. Al ser combinadas con otras de más valor, forma un perfecto atuendo personal.

Es decir, con pocas prendas de vestir, pero bien mezcladas y con un poco de esmero de tu parte, puedes verte bien aun si no tienes dinero para comprar ropa nueva todos los meses.

6. Ajusta tu ropa

Algunos jóvenes heredan ropa en perfecto estado de sus hermanos o primos, y otros consiguen buenas ofertas en prendas de vestir pero no son de su talla.

Tu ropa debe ajustarse a ti. Si te colocas ropa demasiado holgada te verás mal, al igual que si queda demasiado estrecha.

Es simple, debe quedarte bien. De lo contrario, ¡no lo uses!

Muchas tiendas se encargan de arreglar la ropa hasta ajustarla a las necesidades del cliente, y lo mejor es que este servicio es bastante económico para las ventajas que te generará.

7. Como un príncipe

Debes tener, por lo menos, un traje de vestir elegante. No lo usarás todos los días eso es cierto, pero es una regla de oro mantener siempre listo un traje de vestir en tu armario, del cual echarás mano ante una reunión importante, una presentación de último momento, tu primer ascenso o la boda de tu prima.

Lucir como un príncipe así será por una noche, pero la idea es lucir bien.

Si mantienes un traje guardado, tendrás menos dolores de cabeza de último momento cuando te veas en la necesidad imperiosa de usarlo para destacar en esa ocasión especial e ineludible.

Procura que su color sea gris o negro, ambos colores permiten diversas combinaciones con otras prendas como la camisa o la corbata, por lo que con un mismo traje puedes ir a distintos eventos y dará la impresión de que usas uno distinto en cada oportunidad.

Y no olvides que el calzado le puede dar un toque de elegancia o de mediocridad a lo que vistes, así que mucho cuidado con este detalle.

Lee nuestra guía sobre las combinaciones ideales de color de ropa que todo hombre debe usar

8. Calidad vs cantidad

Algunos hombres tienen guardarropas saturados de prendas que en lugar de vestirlos los hacen ver mal.

Toda aquella ropa que no te hayas colocado en al menos dos meses debe desecharse.

Un buen armario está compuesto por piezas sencillas y combinables como un par de corbatas, la clásica camisa blanca, la negra y la azul, una chaqueta de cuero, un paltó, un par de zapatos deportivos y uno clásico, jeans en tonos oscuros y un par de lentes de sol.

9Deshazte de la ropa vieja

Los jeans desgastados se adaptan más a los estudiantes que a los jóvenes profesionales. Si tienes prendas de vestir mullidas, descoloridas, deshilachadas o muy viejas, te recomendamos regalarlas o dejarlas únicamente para las reuniones familiares.

No salgas a tu trabajo con esta clase de atuendo.

Un par de jeans negros o azul oscuro, te proporcionan seriedad, elegancia y además no te encasillan. Seguirás viéndote jovial pero sin llegar al extremo de chico universitario con poco presupuesto.

10. Elimina la ropa deportiva

No es que dejes de usarlas por completo, obviamente en el gimnasio debes disponer de esta clase de atuendo, pero por favor, no lleves al trabajo esa sudadera con capucha que es cómoda pero informal.

La gente te juzgará si vistes mal. También si complementas esta clase de atuendo con una franela de superhéroes o la banda rock que más te gusta, ¿crees que realmente serás tomado en cuenta?

Obséquiale esta clase de ropa a tu hermano menor (en caso de tenerlo) o a la caridad, pero no te perjudiques utilizándolos para ir a una reunión con ejecutivos o para esa presentación importante.

Otro tipo de prendas a eliminar son aquellas sudaderas con frases incómodas como por ejemplo: “todas me desean”, “bésame”, “el mejor hombre”, “mírame”, “soy tuyo”.

Recuerda que contigo trabajan mujeres que pueden sentirse ofendidas con aquello que luces.

Igualmente todos te mirarán como el inmaduro y sarcástico pasante  al que no se le debe dar mucha importancia o al que en su defecto es mejor hacer a un lado.

11Olvídate de las modas

Recuerda que las tendencias de moda varían al menos tres veces por año. Cada casa de diseñador intentará competir en el mercado por la atención de la mayor cantidad de clientes, y sus competidores se esmerarán en mejorar las colecciones anteriores.

Si te dejas llevar por las modas gastarás demasiado dinero y tendrás poco tiempo para lucir lo que está “vigente en el mercado”.

Marca tu atuendo con tu personalidad. Al menos mientras te estabilizas en ese nuevo cargo laboral y ahorras lo suficiente, no podrás darte ciertos lujos como depender de los últimos gritos de la moda.

Cómo pudiste leer, son muchos los cambios que puedes aplicar a tu forma de vestir y que influirán positivamente en la forma en que las personas que laboran contigo te perciban como un chico trabajador, con ideas valederas y con grandes oportunidades para surgir en la vida.

Todas las opciones propuestas son bastante sencillas y no requieren de sacrificios de tu parte, pero estamos seguro que no los agradecerás.

Si te gustó esta información compártela en tus redes sociales, y no olvides déjanos tus comentarios.

Ver También:

Cargando...
>