in

Cómo Usar Botas De Hombre: La Guía Definitiva Para Tener un Estilo Increíble

Usar botas es super comodo, se ven bien y siempre es un outfit que esta a la moda.

Las botas son versátiles y pueden combinarse para complementar de forma elegante cualquier outfit.

Son muy masculinas y elegante a la vez.

Desde los vaqueros hasta los modelos utilizan este tipo de calzado.

Si quieres ser parte de  esta tendencia, pero no sabes cómo usarlas, sigue leyendo estos consejos para incluir las botas en tu atuendo diario.

¿Cómo decidir cuáles botas usar?

Con tantos modelos de botas disponibles en el mercado, es necesario que averigües cuál es el mejor estilo a elegir, según el material, color, diseño y corte.

Sabemos que esta tarea puede resultar muy abrumadora, porque hay muchos modelos distintos.

Lo principal que debes pensar es para qué las vas a utilizar (no es lo mismo usar botas para un evento de gala que para una fiesta de jardín) y cuáles son los modelos que te quedan más cómodos.

¿No sabes cuáles son? Aquí te dejamos una lista con los básicos que debes conocer (y probar):

1. Botas de distribuidor o Chelsea Boot

Las hicieron populares los famosos cantantes de The Beatles en la década de 1960.

Para su fabricación se emplea una tira de cuero continuo.

La particularidad es que permite muchas combinaciones de colores, telas y texturas.

2. Botas hasta el tobillo

Las conocemos como “botines”. Seguramente has usado un par de estas en algún momento de tu vida, así que sabes lo cómodas que son y lo elegantes que se ven con un pantalón de vestir.

Si eres un hombre que prefiere el estilo casual, este calzado se ajustará muy bien a tus jeans y franela, creando la combinación perfecta.

El color negro es básico y muy recomendado para que luzcas una imagen ordenada, pero a la vez elegante, imponente e interesante.

Estas botas en tono marrón son un poco más casuales, típicas para salir a comer con amigos, dirigirte a la universidad o al cine.

3. Botas de desierto

Provienen de El Cairo, capital de Egipto, y se hicieron populares después de que el diseñador Nathan Clark las descubriera en una exposición realizada en ese país. El diseñador tomó la idea original y la transformó en las botas que actualmente conocemos.

Son cómodas, flexibles, livianas, frescas. Lo más importante: “hechas a mano”, son únicas. ¡No te cansarás de usarlas!

Son apropiadas para las épocas de verano y primavera, cuando el sol está en su máximo apogeo.

También puedes combinarlas con jeans y chaquetas ligeras o de cuero en épocas de invierno. Se ajustan muy bien con un blazer en tonos claros. ¡Te verás muy alegre y refinado!

4. Botas de trabajo

En este grupo clasifican las botas de montaña, construcción, las de punta de acero y las que usan los conductores de motos.

El aspecto más importante en la fabricación de estas botas, es que deben ser prácticas y resistentes, indiferentemente de que el corte o diseño no sea demasiado llamativo.

Están hechas para resistir los embates del clima, roces, tropiezos y caídas inesperadas. Tienen suelas gruesas, su estilo es bastante rustico y funcional. No estético.

Si las usas a diario porque te gustan, no necesariamente porque las necesitas para cumplir con una labor específica, puedes combinarlas con un jean ajustado y un abrigo.

Le darás un vuelco a tu apariencia ruda y estarás listo para cualquier terreno sobre el que debas caminar.

¿Cómo calzarte un par de botas?

Cuando vas a probarte botas en un almacén, existen ciertas cosas que debes tomar en cuenta para que puedas elegir un calzado que realmente te favorezca. Por ello sigue estas recomendaciones

a. Compra por las tardes

Acude a comprar zapatos por las tardes, ya que le darás oportunidad a tu pie de estar hinchado debido al trajín propio de tu rutina de tu día.

Así cuando te pruebes unas botas nuevas, acabarás eligiendo las que te queden más cómodas y así las puedas disfrutar en tu día a día.

b. Usa medias

Siempre usa medias al probarte botas nuevas. Las medias suman algunos milímetros a tu pie, lo cual te garantiza que las botas que compras no te aprieten.

c. Pruébate las dos

Colócate ambas botas. No te conformes con medirte solo un pie, ya que en raras ocasiones pueden venir defectuosas, y aun cuando la suela marca la misma talla, la horma es distinta para cada pie. Además debes probar que ambas ajusten y se vean igual.

d. Camina con ellas

Apoya tus pies en el suelo y da algunos pasos. Si sientes que puedes caminar sin dificultad y que consigues mover tus tobillos, es porque conseguiste un par ideal para ti.

e. Que no queden justas

Comprueba que te queda algo de espacio libre en la parte delantera de tu pie, de lo contrario cuando ates tus botas te quedarán demasiado ajustadas.

f. Mueve tus pies

Intenta mover los dedos de tus pies. Si no consigues hacerlo, o si sientes que las uñas golpean o se encajan dentro del material interno de las botas, solicita que te den una talla más grande. Con ese par en particular seguro no podrás caminar a gusto.

g. Busca buen soporte

Si tu pie se desliza hasta adentro con demasiada facilidad y al caminar tu talón no encuentra soporte adecuado, significa que son muy grandes para ti.

h. Intenta varias tallas

No te extrañe que debas experimentar con varias tallas, antes de conseguir el número acorde con tu pie ya que las botas vienen en modelos de hormas variados. Cuando la persona es de pie muy delgado, generalmente termina comprando hasta dos números menos de los que usaría con otro tipo de calzado.

¿Cómo suavizar un par de botas nuevas?

El cuero es un material que se vuelve flexible con el uso, pero cuando intentas colocarte unas botas recién compradas (sobre todo las de corte alto) notarás que tu pie apenas puede moverse.

Para contrarrestar la dureza de tu calzado puedes seguir estos útiles consejos:

1. Camina con ellas por las mañanas

Como ya te explicamos, en las tardes tus pies están generalmente hinchados y te será muy doloroso caminar con un calzado nuevo. Pero para ir suavizándolas, puedes colocártelas una hora cada mañana, mientras estás en tu casa.

En un principio te lastimarán y puede que hasta te saquen algunas ampollas, pero luego de unas semanas estarán tan suaves como el resto de tus botas.

2. Mételas al congelador

Si continúan siendo demasiado duras luego de haber caminado con ellas diariamente en tu casa, ¡tendrás que recurrir a un método más drástico!

Consigue 4 bolsas plásticas con cierre hermético para evitar filtraciones, llena dos de ellas con agua e introdúcelas en tus botas.

Luego cubre cada una por separado con otra bolsa, para que alejes la humedad del exterior y evites manchas en el cuero o mojar tus alimentos en caso que se derrame el agua.

Luego mételas a tu congelador. Lógicamente el agua se convertirá en hielo y se expandirá dentro de tus botas estirando la horma interna, forzando al cuero a ceder un poco.

3. Cera de vela

Este método funciona para cubrir costuras y pliegues internos de tus botas, que suelen ser bastante incómodos y lastiman el pie aun usando medias.

Toma una vela de cera y frótala en el lugar en dónde notas están las costuras que te hacen ampollas y hematomas, con esto crearás una película de protección entre el factor de problema y tu pie.

También puedes ayudarte de un secador de pelo, que con su calor derretirá la cera para que se adhiera al cuero.

4. Papel periódico

Si eres detallista habrás notado que el calzado nuevo trae pequeñas bolas de papel en su interior para mantener la forma y darle volumen.

Si tus botas te incomodan, toma papel periódico, humedécelo y empújalo hasta la punta de la bota. Déjalo toda una noche y notarás que el cuero empieza a sentirse mucho más flexible.

¿Cómo debes limpiar tus botas nuevas?

La forma en que limpias tus botas del polvo, humedad y barro puede afectar el material con que están hechas. Y aunque desees dar una apariencia de hombre rudo, sabes que en algún momento tendrás que limpiar tu calzado para no causar una mala impresión.

Si, por ejemplo, en algún momento tuviste botas de gamuza, entonces entiendes de primera mano que son delicadas y no son apropiadas para usar bajo la lluvia, ya que el agua y el jabón las arruinan.

Entonces aprende a darle mantenimiento a tus botas independientemente del material con que estén fabricadas, sin dañarlas, de la siguiente manera:

1. Botas de cuero

Por ser botas hechas con un material muy resistente, puedes emplear un trapo suave con agua, e incluso un cepillo para limpiar el polvo o barro.

Luego de secarlas muy bien, te recomendamos usar pulimento de cuero para devolverles el brillo natural.

2. Botas de gamuza

Las botas de este material simulan una delicada pana, suelen ser hermosas pero muy finas. Por ello antes de usarlas por primera vez, usa un sprite de protección sobre toda el área de cada bota, para que puedas crear una película que repelerá el polvo y la humedad.

Compra un cepillo muy suave si requieres sacudir pelusas y suciedad. Evita a toda costa el agua y el jabón.

Si crees que no tienes alternativas para limpiarlas más que humedecerlas, te recomendamos aplicar soda (la misma que ligas con tus bebidas). Por tener mucho contenido de gases, resulta más ligero que el agua de grifo.

También es recomendable limpiar la gamuza con un trozo del mismo material, es decir con un pliego de gamuza.

¿Cómo guardar tus botas?

Algunas botas están diseñadas para ser utilizadas solo en épocas específicas del año, dependiendo de soporte de su suela.

Cuando no es su temporada, es incómodo, poco práctico y riesgoso para tu salud colocárselas, debido al peso y el daño que ocasionan el columna. Por ejemplo, las botas de invierno son mucho más pesadas y calientes, ¡no querrás ese calor en tus pies en verano!

Por eso es necesario guardarlas en el closet y que esperen su regreso a las calles con la siguiente temporada.

Es importante que conozcas cómo guardarlas adecuadamente, para evitar que se dañen y puedas disfrutarlas después de varios meses. Aquí hay algunos tips para para almacenarlas apropiadamente sin que se arruinen:

a. Bolsas de gel antihumedad

Se consiguen en el mercado fácilmente. n ocasiones vienen dentro de las cajas de zapatos nuevos. Como su nombre lo indica, mantendrán a raya la humedad que pudiera causarle hongos a tus preciadas botas

b. Naftalina

Son unas bolitas de olor extraño que ahuyentan a los insectos de los armarios. El único inconveniente con ellas es que el aroma natural que poseen se impregna en todo lo que esté cerca y eso pudiera afectar a tus botas.

c. Bolsas de gamuza

Son esas bolsas con espacios en las que guardas calzado de manera aérea. Así quedan ventiladas y lejos de la humedad del suelo.

d. Relleno de periódico

El periódico absorbe la humedad, por lo que si el sitio en donde piensas guardarlas es frío, resulta una alternativa fácil y económica introducir bolas de papel periódico dentro de cada bota antes de guardarlas en una caja.

Atributos adicionales

El tipo de botas que utilizas dice mucho de ti, de tus intereses y de tu personalidad. Dependiendo de las que usen, pueden determinar rasgos de tu carácter. Por ejemplo:

1. Las botas de desierto indican que eres un chico relajado, aventurero, y casual.

2. Las Chelsea manifiestan que eres un hombre pulcro e inteligente, que sabe pasar de lo casual a lo formal rápidamente y de forma natural.

3. Botas de trabajo: dicen que eres totalmente práctico y que no te gusta perder tiempo ni llamar la atención más de lo debido.

En conclusión

Se puede decir que las botas son el calzado ideal para el día a día. Existe unas para cada quien y todas encajan con casi cualquier atuendo.

Ese atributo es relajante para muchos hombres que no disfrutan invertir más tiempo del necesario en combinaciones entre su vestuario y calzado.

El cuidado de las botas es mínimo en comparación con los mocasines y sandalias. Además son resistentes, duraderas, y con el uso se vuelven bastante ergonómicas.

Si eres del tipo descuidado, sencillo, práctico, meticuloso o elegante, no dudes en invertir en este artículo de calzado. ¡Es ideal para todos los estilos!

¡Queremos saber cómo fue tu experiencia con las botas! Cuéntanos si compraste algunas y si te gustaron. Escríbenos en la caja de comentarios cuáles son tus botas favoritas, o si tienes más consejos para cuidarlas. También puedes dejar tus dudas y estaremos atentos a responderlas.

No olvides compartir este artículo en tus redes sociales para que tus amigos y familia también aprendan estos valiosos consejos para su calzado.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 Formas De Saber Si Tu Novio Te Engaña

Cómo Seducir A Un Hombre Con Palabras: Los 15 Trucos Probados