in

Cómo Hacer Que Te Crezca La Barba Más Rápido – Tips Que Te Ayudarán

 

Aceptémoslo, en esta época millennial la barba ha pasado de ser un atributo de masculinidad consumada para convertirse en una exigencia de la moda hípster o simple y llanamente una señal de identidad.

Sea cual sea tu intensión de dejarte crecer la barba -ya sea atraer chicas por montones o dejar evidencia de tu personalidad contestataria, única y varonil- puede que hayas comenzado simplemente a dejar de rasurarte, esperando que de la noche a la mañana te saliera una mata de leñador en el mentón…

Y ¿qué sucede en realidad? Bueno, el asunto es un caos absoluto. Crece dispareja, es débil, quebradiza, y se parece más a un bosquecillo discreto e irregular que a la tundra capilar que tú quieres presumir.

Hacer que te crezca esa barba espesa y fuerte que provoque respeto puede ser todo un desafío para un hombre por múltiples razones.

Una de ellas es que dejarse crecer la barba se ve mucho más sencillo de lo que en realidad es. Muchos hombres comienzan a experimentar mucha picazón o incomodidad en el momento que la barba comienza a crecer más de lo acostumbrado.

Y claro, la rasuran y hay que comenzar todo el proceso de nuevo.

Esta picazón aparece por lo general como resultado de que no se están tomando las medidas adecuadas para el cuidado de la piel, o a que la alimentación o la hidratación del cuerpo no están siendo las adecuadas.

Antes de que entremos de lleno a analizar las razones por las cuales algunas barbas son mejores que otras, y los tips para que la tuya crezca como te gustaría, debemos conocer las tres cualidades principales de una gran barba:

1. Espesor: Se refiere al número de folículos activos de tu barba, o qué tan poblada está.

2. Salud: Una barba que crece bonita y brillante.

3. Longitud: Una barba que puede alcanzar una buena longitud.

El segundo y el tercer atributo casi siempre se pueden conseguir con algo de cuidado y dedicación, pero en lo que respecta al primero, el espesor, a veces no es tan sencillo, ya que esta es una cuestión principalmente genética.

Algunos hombres simplemente tienen niveles más altos de testosterona, y pueden desarrollar una barba espesa y llena sin ningún problema. Otros, por desgracia, ven cómo crecen sólo algunos vellos por aquí y por allá…

El cabello en los humanos crece aproximadamente media pulgada por mes. Así que a menos que tengas algún problema particular, tu barba debería crecer a esta misma velocidad. Pero qué tan poblada esté va a depender un 85% de tus genes.

Esto significa que solamente puedes ayudarle a tu barba a engrosar en un 15%.

Pero esto no significa que no tiene sentido perder el tiempo intentándolo. De hecho, hay un montón de trucos y técnicas que puedes aplicar para mejorar notoriamente la apariencia de tu barba.

¿Por qué mi barba no crece?

Seguramente tienes el típico amigo que únicamente necesita dejar de rasurarse dos semanas para presumir una barba perfecta, mientras que a ti te parece que debes esperar milenios a que la tuya sea medianamente aceptable.

Pero, aunque no lo creas, la barba de tu amigo y la tuya crecen exactamente a la misma velocidad. La de él parece mas larga sólo porque es más espesa.

La ilusión de que una barba de igual longitud es más larga se debe a una ilusión óptica que se basa en tres factores:

a) El color de la barba: Recuerda que las barbas oscuras suelen verse más pobladas. Pero si tu piel es muy blanca y tu barba muy negra, puedes tener el efecto contrario.

b) Densidad de la barba: Mientras más densa sea la distribución folicular de la barba, parecerá que esta crece más rápido.

c) Grosor del vello: Quizá tu amigo y tú tengan la misma cantidad de folículos en la barba, pero la cantidad de vellos no lo es todo, también hay que considerar su grosor.

¿Qué factores influyen en el crecimiento de la barba?

Aunque la genética tiene un gran papel en el crecimiento de tu barba, no es el único factor determinante. También debes considerar tu edad -No esperes tener la barba de Leónidas si tienes catorce años- y tu salud en general.

Durante la adolescencia e incluso durante la etapa de joven adulto, la barba tiende a crecer delgada y con poca uniformidad. Pero a medida que vas envejeciendo ésta se vuelve más tupida, aunque también pueden aparecer canas.

Si tus parientes cercanos tienen barbas espesas y tú no, puede que se deba a tu edad. Pregúntale a qué edad comenzaron a tener ese espesor.  Si la respuesta es “cuando fui algunos años mayor que tú”, tu mejor apuesta es la paciencia, ya vendrá.

Durante la tercera década de tu vida, tu barba se sigue desarrollando hasta que alcanza su potencial completo. Pasando los treinta, la barba debería estar completamente desarrollada y gruesa. Si no sucede, significa que quizá no estaba en tus genes.

¡Pero no te des por vencido! Aquí hay algunos consejos que para poner en práctica hoy mismo que pueden ayudarte a conseguir una mejor barba en poco tiempo. Comencemos por la regla de las cuatro semanas.

Pasos a seguir antes de dejarte crecer la barba

Hay un par de cosas que puedes hacer desde el principio que promoverán que tu barba salga más fuerte.

En primer lugar, lávala con regularidad, pero asegúrate de no exagerar, pues puedes eliminar la lubricación sebácea natural de la piel y provocar irritación. Además, tu barba necesita mantenerse hidratada y si la lavas con más frecuencia de la necesaria solo la resecarás.

Desde el primer día que comienzas a dejarte crecer la barba, consigue un aceite humectante capilar especial. Puedes conseguirlo en las barberías. Éste promoverá que crezca una barba lustrosa y saludable, en lugar de opaca y quebradiza.

Lee también nuestra guía sobre cómo vestirse elegante: Consejos para ser un hombre elegante

La regla de las cuatro semanas de la barba

La regla de las cuatro semanas significa que, para poder ver tu barba en su potencial verdadero, necesitas dejarla crecer al menos un mes.

Puede parecerte una obviedad, pero en muchos casos, lo que no permite que luzcas la barba de tus sueños es que comienzas a rasurarla y recortarla antes de tiempo.

A muchos chicos comienza a darles comezón la barba alrededor de la segunda semana, y entonces corren a la rasuradora o al rastrillo.

Recuerda que cuando el vello brota del folículo, no solamente se vuelve más largo, también engrosa, así que si la rasuras a destiempo nunca la verás en su grosor máximo.

¿Porqué pica la barba? Bueno, por lo general se debe a una combinación de tres factores.

En primer lugar, hábitos de higiene pobres que permiten que partículas de comida o suciedad se acumulen en la barba e irriten la piel.

En segundo lugar, quizá la piel de tu rostro no esté lo bastante humectada. Y, seamos francos, no muchos hombres tienen como parte de su rutina usar una buena crema humectante, aunque deberían.

Por añadidura, el simple hecho de que la barba crezca provoca una ligera irritación en los folículos. Todo lo anterior junto puede provocarte una picazón terrible. Pero también tiene remedio.

Recuerda que le primer truco para lograr una barba de diez es lograr pasar las primeras cuatro semanas sin rasurarte. Luego de ese momento y con la higiene adecuada, la picazón irá disminuyendo.

Puede que veas algunas partes en las que parece no crecer mucho cabello, pero si eres paciente, lo más probable es que vayan llenándose solas, o con la longitud de los vellos aledaños.

Cuando pasas el mes de dejarte crecer la barba, estás en posición de determinar si esta es lo bastante gruesa o no.

¿Y después?

Ya te has dejado crecer la barba por un mes completo ¡felicidades! Ahora llega un momento importante, pues debes decidir entre simplemente dejar que siga creciendo a su ritmo y de manera silvestre, o esculpirla y darle exactamente la forma que tú quieres.

Dejarla crecer al natural es una buena opción si tu motivación para lucir la barba es verte más masculino. Pero darle forma cuidadosamente te hace lucir más arreglado y acicalado.

Algunos hombres tienden a darle forma a su barba desde el principio, pero se arriesgan a echar a perder sus líneas naturales de crecimiento y a no lograr el efecto deseado. Si eso sucede, debes rasurarte y volver a empezar desde cero.

Lo más recomendable es que comiences a darle forma a tu barba con tijeras pequeñas y herramientas especiales una vez que esta ha alcanzado una longitud que te permita maniobrar con más confianza.

Una vez que ya sabes todo esto, te daremos once trucos adicionales para que puedas tener una barba gruesa y tupida más rápido.

1.- Cuida tu piel

Uno de los pilares de una barba saludable es una piel igual de saludable.  Por eso necesitas un buen humectante y una buena rutina de cuidados.

Limpiar y exfoliar tu piel con frecuencia te permite estimular la circulación y evitar que los poros se tapen con impurezas. Además, remueves células muertas y disminuyes el riesgo de vellos enterrados y problemas de espinillas.

Las necesidades de tu rostro son únicas dependiendo de tu tipo de piel, así que asesórate bien para usar los productos adecuados.

2.- Reduce el estrés

Cuando te estresas por absolutamente cada cosa que sucede en tu vida, lo único que logras no es resolver los problemas, sino incremental el nivel de cortisol en tu cuerpo. Esta es una hormona que puede tener un impacto negativo en tus niveles de testosterona.

El estrés también puede constreñir los vasos sanguíneos, lo que hace más difícil que los nutrientes de la sangre puedan llegar a los folículos. Esta es la razón por la cual uno de los síntomas del estrés extremo es la pérdida de cabello.

El estrés se puede dividir entre agudo y crónico. El estrés agudo es una sensación de ansiedad muy intensa detonada por una situación en particular.

El estrés crónico es una sensación de ansiedad algo menos intensa pero que aparece de manera continua.

Los hombres que están intentando crecer una barba más gruesa pueden encontrar especialmente contraproducente permitir que sus patrones de sueño resulten alterados por el estrés.

No dormir suficiente tiene muchas consecuencias negativas en el cuerpo, que no puede reponerse con el descanso y debe reservar sus energías para cosas más vitales que brindarte una barba de pirata.

Hay muchas maneras de controlar el estrés. La primera es el ejercicio, que, como veremos más adelante, también es muy bueno para tu barba.

Pero también puedes intentar simplemente no tomarte todo tan enserio o comenzar a practicar alguna variante de la meditación que te guste.

Si lo anterior no funciona, recuerda que el sexo es una excelente manera de relajarte.

3.- Haz ejercicio

No, no te equivocaste de artículo. Hacer ejercicio te puede ayudar a fortalecer tu barba por una simple razón hormonal.

Mientras más ejercicio realizas, más inclinas la proporción entre grasa y músculo de tu cuerpo hacia el músculo, y cuando esto sucede, generas más testosterona.

Ella es una hormona encargada de muchas cosas en el hombre, entre ellas los caracteres sexuales masculinos, como la barba.

Mayor índice de testosterona en tu cuerpo equivale a más posibilidades de que los folículos de tu barbilla que conforman la barba crezcan fuertes y sanos.

Además, si comienzas a eliminar grasa de tu cuerpo, tu mentón se marcará mejor en la forma de tu mandíbula, lo que hará que la barba que tienes resalte más.

Aunque todos los ejercicios en general pueden ayudarte a lucir una barba tupida y varonil, algunos de ellos son más útiles que los demás.

Aunque no lo creas, ejercicio cardiovascular como la bicicleta, correr o bailar son los más efectivos para que te crezca la barba más rápido.

El ejercicio cardiovascular, comúnmente denominado simplemente “cardio”, también incrementa la circulación sanguínea, lo que ayuda a que todos los nutrientes que necesita una barba olímpica lleguen al folículo.

Mientras más ejercicio hagas, incrementarás no solo tus niveles de testosterona, también de un derivado de esta hormona llamado dihidrotestosterona, que también es muy importante para ti si estás intentando que te crezca la barba.

Ya que promueve el crecimiento más grueso y rizado del cabello.

Si te vas a apuntar al gimnasio justo ahora, recuerda asesorarte con un instructor profesional. No queremos que termines lesionado de la espalda únicamente porque querías una barba más espesa.

4.- Descansa suficiente

Ya sabemos que “comer bien”, “hacer ejercicio”, “cuidar la alimentación” y “dormir suficiente” parecen los consejos estándar para absolutamente todo.

Pero es verdad, así que pese al riesgo de sonar repetitivos, te lo diremos una vez más: dormir bien es importante para que tengas una barba de campeonato.

Considera que la barba, en el fondo, es un atributo sexual secundario. Esto significa que los hombres la tienen y las mujeres (salvo honrosas excepciones) no.

Las diferencias entre los sexos están orientadas a que se atraigan mutuamente, pero también son una manera en la que tu cuerpo le dice al cerebro de la potencial pareja sexual que estás muy saludable y, por ende, le conviene reproducirse contigo.

Mientras más saludable estés y mayores sean tus niveles de testosterona, más evidentes serán tus atributos sexuales secundarios, como la barba.

Considera que dormir suficiente y evitar las desveladas innecesarias viendo Netflix puede hacerte ver cómo un compañero sexual mucho más deseable.

Dormir menos de cinco horas diarias puede hacer que tus niveles de testosterona disminuyan hasta en un 5%. Así que no sólo pongas tu alarma para despertar a tiempo, también prográmala para irte a dormir a tus horas.

5.- Mejora tu dieta

Y sí, llegamos a la parte de que comiences a comer mejor. Lo siento, no había forma de que te libraras de ella.

Básicamente, necesitas una dieta rica en vitaminas, y ¿cómo lo logras? Atacando sin piedad cualquier cosa verde y vegetal que se te atraviese.

¡No olvides que las proteínas también son importantes!

Recuerda que los cabellos de todo el cuerpo constan de filamentos de proteínas, así que mientras más alimentos ricos en proteínas consumas, más fácil será para tu cuerpo construir dichos filamentos.

Algunos de los alimentos que debes incorporar en tu dieta son nueces, huevos y kale, ya que estos incrementan la producción de testosterona y sus ácidos grasos le dan a tu barba una apariencia más lustrosa y saludable.

6.- Consume suplementos

Incrementar la producción de vello facial puede ser tan simple como combinar una dieta balanceada con algunos suplementos alimenticios.

Es importante que sepas que algunas sustancias como el cobre, el zinc, el magnesio, el hierro y las vitaminas B, D y E, juegan un rol muy importante en tu cuerpo al momento de que crece el vello.

Otro suplemento que puede servirte mucho es la biotina, según varios expertos.

Otros suplementos que pueden incrementar el grosor de tu barba son los complejos B6 y de vitamina C, así como el betacaroteno y el aceite de semilla de lino.

La triste realidad es que la mayoría de los hombres no consumen suficientes de estos nutrientes en su dieta, así que incorporar suplementos puede tener un impacto positivo en tu crecimiento de vello facial, así como en otros varios aspectos de tu salud.

Recuerda que los suplementos son una gran alternativa para engrosar y hacer más densa la barba, pero no van a hacerte crecer una barba nueva si no lo traes en los genes. A muchos hombres les funciona, pero recuerda que no es una fórmula mágica.

Por último, recuerda que tomar suplementos sin ton ni son y sin supervisión médica puede ser muy malo para tu hígado, tus riñones e incluso para tus huesos, así que siempre consulta a un profesional.

7.- Aplica aceite para barba con regularidad

¿Aceite para qué? Sí, leíste bien: aceite para barba.

Cualquier hombre que se esté tomando enserio aquello de conseguir una barba que compita con la de Gandalf, pero mucho más sexy, necesita aprovechar las maravillas de la cosmética moderna y comenzar a usar aceite para barba.

Este tipo de aceites humectan tu barba y tu piel, ayudándote a eliminar la picazón y cualquier riesgo de caspa en el camino (porque sí, te puede salir caspa en la barba).

Puedes conseguirlos en tiendas departamentales, pero también en barberías. Hay de muchas variedades, pero cuando elijas uno, asegúrate de que entre sus ingredientes contenga jojoba.

La jojoba es químicamente similar al cebo que produce tu piel, lo que con el tiempo hace ver a tu barba más gruesa y fuerte.

Los aceites para barba hechos con ingredientes naturales siempre son la mejor alternativa, pero no olvides hacer una prueba primero para descartar una reacción alérgica.

El aceite para barba es especialmente importante si tu piel ha estado expuesta a químicos o contaminación que la irrite o reseque.

8.- Recorta tu barba adecuadamente

Si insistes en que lo tuyo es recortar tu barba de forma milimétrica para que tenga una exactitud capaz de impresionar un ingeniero cuántico, debes considerar acudir con un barbero profesional que verdaderamente tenga experiencia lidiando con barbas delicadas.

Después de que tu barba ya ha superado la regla de las cuatro semanas (y jamás antes) puedes comenzar a darle forma tú mismo, aunque esto requiere un poco de práctica y mucha, mucha paciencia.

Vas a necesitar un rastrillo desechable, y debes recordar que lo primero es definir la línea del cuello, y luego darle forma a todo lo demás. Dependiendo de qué tan rápido crezca, puedes necesitar rectificarla una o dos veces a la semana.

Evita recortar tu barba después de bañarte. Recuerda que el cabello mojado tiende a alaciarse y a aglutinarse, lo que puede hacerte cortar más de la cuenta y darte cuenta solamente hasta que está seca.

9.- Mantente hidratado

Beber al menos dos litros de agua al día, y como mínimo uno adicional si haces ejercicio, le ayudará a tu cuerpo a eliminar todas las toxinas que pueden estar afectando varias de sus funciones, incluido el crecimiento capilar.

Esto también mantendrá tu piel más hidratada, y eso significa una barba más gruesa y saludable. Sabemos que esto puede parecer un consejo muy evidente, pero te sorprenderá enterarte que la mayoría de los hombres lo ignoran.

10.- Lava y acondiciona tu barba

El shampoo no solo es para el cabello. Si ya conoces lo beneficios que tiene para tu melena usar un buen shampoo y acondicionador con ingredientes naturales ¿por qué no se te había ocurrido que pueden tener el mismo impacto positivo en tu barba?

Puedes usar exactamente los mismos que usas cuando te bañas, pero si te quieres poner exquisito, existen shampoos y acondicionadores especiales para barba. Simplemente has lo mismo que haces con el cabello de tu cuero cabelludo: lava, enjuaga y acondiciona.

Usar acondicionador dos o tres veces a la semana en tu barba les ayuda a los folículos a fortalecerse para que te crezca más fuerte y sedosa.

11.- Ignora el mito más peligroso: rasurarte no te ayudará a crecer la barba

Muchos hombres andan por la vida convencidos de que mientras más se rasuren, más gruesa y fuerte les crecerá la barba.

Incluso, algunos hombres comienzan a aleccionar a sus hijos pubertos para que se rasuren los tres pelos que les salen en la barbilla, con el objetivo de que luego salgan más.

Pero la realidad es que no hay un ápice de verdad en esta creencia colectiva. No te dejes llevar por el mito.

Rasurarte con demasiada frecuencia no sólo no te ayuda, también puede irritarte la piel y hacer más difícil que te salga la barba.

¿Y si todo falla?

Si todo lo anterior falla, es porque simple y llanamente tener una barba de vikingo no está en tus genes. Pero, de cualquier forma, tampoco es como que tu existencia se defina por eso.

Existen algunas alternativas más radicales para los hombres que quieren tener su barba de campeonato sí o sí, e incluyen una sustancia llamada minoxidil, implantes foliculares y terapia hormonal.

El minoxidil es una sustancia polémica, porque mientras muchos hombres aseguran que les ayudó a crecer la barba, otros indican que hizo exactamente lo contrario.

La sustancia funciona alargando el periodo de crecimiento del vello, pero no parece tener una eficacia uniforme en todos los hombres.

Los implantes de barba son muy invasivos y su efectividad depende mucho de qué tan bien los reciba la piel de tu rostro, que por definición es más sensible que la de tu cuero cabelludo, así que, si de por sí los trasplantes capilares en la cabeza no siempre tienen buen pronóstico, los de barba, menos.

La terapia hormonal es una buena alternativa para los hombres cuya baja producción de testosterona conlleva problemas algo más realistas que no tener suficiente barba.

El crecimiento capilar puede ser una consecuencia de la terapia de hormonas, pero también la alopecia, o sea, que comiences a perder pelo en la cabeza.

 

Así que ya lo sabes; la barba es una cuestión genética, pero hay varias cosas que puedes hacer para promover su crecimiento.

¿Te gustó este artículo? Espero que te sea de ayuda y por favor no te olvides de compartir en los comentarios cualquier información que sea relevante o que nos ayude a mejorar nuestro contenido. 🙂

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo Dejar De Ser Celosa Con Otras Mujeres

Cómo Dejar De Ser Tan Sensible – Es Hora De Batallar Con Tus Emociones