in

18 trucos psicológicos que puedes usar a tu favor para leer a las personas instantáneamente

Esto es muy común cuando de repente nos encontramos en una entrevista de trabajo y queremos saber si nos darán ese empleo, o si estamos charlando con la persona que nos gusta y deseamos saber si siente lo mismo.

A continuación, te contaremos 18 trucos psicológicos que puedes usar para leer a las personas y obtener más información de lo que sus palabras y gestos muestran. De esta forma, podrás tener una actitud más asertiva y empática, mejorando considerablemente tu relación con los demás.

1. Relaja tu mente y no te dejes arrastrar por prejuicios

El primer truco para aprender a leer a las personas es que mantengamos nuestra mente abierta para recibir con objetividad todo lo que los demás nos muestran. Esto implica que no debemos juzgar de buenas a primeras sin conocer a fondo a la persona o la situación en que se encuentra.

Uno de los grandes errores que cometemos en la tarea de interpretar al otro es suponer cosas con base en experiencias pasadas. Así que lo mejor siempre será relajar nuestros pensamientos y enfrentar cada nueva situación o interacción con objetividad para evitar malas interpretaciones.

Por ello, hay que evitar juicios del tipo “mi amiga está molesta”, pues entonces todo lo que te diga lo percibirás con un matiz de enojo, cuando seguramente, en el fondo, no es así.

2. Aprende a interpretar su contacto visual

Sonará trillado, pero la mirada es uno de los elementos personales que más nos delata (para bien o para mal).

Interpretar miradas va mucho más allá de ir con el pensamiento errado de que si mira hacia arriba y a la derecha nos están mintiendo. No siempre es así. Según el contexto de interacción, habrá otras señales que puedan indicarte que la persona está tratando de recordar algo o haciendo algún cálculo mental.

Si te encuentras con alguien a quien le cuesta hacer contacto visual (baja la mirada, por ejemplo), probablemente esa persona esté incómoda, sea tímida o insegura y busca protegerse.

Pero lamentablemente una persona que no te mira fijamente bajo ninguna circunstancia no está siendo honesta contigo. Así que pendiente con este tipo de gente.

Por otro lado, a través de la mirada puedes percibir energías. ¿No te ha pasado que miras a alguien y sientes ternura? O, por lo contrario, ¿sientes temor o recelo? Nunca dudes de lo que una mirada puede transmitirte. Esto también va de la mano con tu intuición.

3. Observa la postura del cuerpo

Los rasgos extralingüísticos siempre nos dicen mucho más que las palabras y la posición que adopta una persona en la interacción te puede indicar sentimientos o emociones que experimenta en ese momento.

Por ejemplo, si estás con la chica que te gusta y ella coloca una de sus manos en su barbilla como inclinando su rostro para que lo admires, pues eso es exactamente lo que quiere: que observes su belleza, ¡te está coqueteando!

Por otro lado, sabrás si una persona se siente a gusto contigo porque inconscientemente se inclinará hacia ti buscando cercanía. La proximidad también es clara señal de atracción o gusto. En caso contrario, si notas que alguien se inclina, pero hacia atrás, indiscutiblemente muestra distancia, rechazo y hasta el levantamiento de un muro imaginario que los separe.

¿Has observado que hay personas que tienden a cruzar mucho los brazos o piernas? Sin dudarlo, de forma inconsciente están sugiriendo una actitud de autoprotección, de defensa o incluso (según el contexto) de enojo.

4. Mira la forma de caminar

¿Has notado personas que siempre andan con la cabeza en alto? Pues realmente son seres con mucha confianza en sí mismos. Cuando caminan lo hacen con seguridad, con movimientos rápidos, acompasados y siempre con su rostro al mundo.

¿Has visto cómo hay otros que siempre andan de hombros encogidos y cabizbajos? ¿Que caminan lento, arrastrando los pies, como movimientos torpes? Esto es una evidente señal de falta de autoestima o inseguridad.

Si eres un líder nato y observas que alguno de tu equipo muestra una forma de caminar así, es momento de dedicarle un poco de atención para que le inyectes confianza y se consoliden mejores proyectos.

5. Pon atención a sus palabras

Indudablemente, las palabras son las palabras. Siempre van a decirnos algo. Sin embargo, en algunas ocasiones hay que dejar de ser tan literales y buscar un sentido más a lo que nos pueden estar diciendo.

Para empezar, las palabras son la prueba real de la forma en que pensamos. Si te topas con alguien que usa frases del tipo “¿Adivina qué?”, significa que necesita de la aprobación o elogio de los demás para sentirse confiada.

Por ejemplo, si en una junta, tu jefe empieza su exposición con la palabra “decidí”, significa que es una persona que piensa muy bien las cosas antes de accionar, que no se toma las situaciones a la ligera.

Por otro lado, el uso del sarcasmo puede ser una característica de la personalidad, pero tienes que aprender a distinguir cuándo realmente una persona en esencia es sarcástica y cuándo usa este recurso para humillar a otros.

Una persona que es sarcástica por naturaleza, créeme, sabrá dónde y con quién serlo. Una persona que busque lastimar, herir o humillar a otros no medirá el alcance de sus frases sarcásticas. Con esto ya puedes interpretar y adelantarte a comportamientos futuros en otros contextos.

6. Fíjate en ciertas expresiones faciales

Es difícil que podamos ocultar expresiones faciales que muestren lo que pensamos o cómo nos sentimos en un momento determinado. Podemos contener las palabras, pero un gesto es ¡casi imposible!

Si en una charla cotidiana, alguien sonríe y ves que efectivamente las patas de gallo salen a relucir, esa persona está cómoda, alegre o feliz.

Ahora bien, si notas que alguien frunce el ceño puede estar molesta. Si también esto se acompaña con la aparición de las líneas de expresión, puede indicarte que está muy pensativa o que algo le está generando preocupación.

En cuanto al arqueo de cejas, indudablemente si ves que alguien las sube y también espabila un poco los ojos puede ser señal de asombro o sorpresa. Si las arquea y sube una más que otra puede indicarte que está cuestionando o poniendo duda lo que se le está diciendo; muestra cierto escepticismo.

Y los labios… los labios también nos mandan señales sobre si alguien puede estar molesto o amargado, cuando están un poco fruncidos. También podemos percibir si una persona está tensa al observar su mandíbula apretada y el rechinar de sus dientes.

7. Una voz fuerte siempre es imponente

Una cosa es gritar o levantar la voz y otra muy distinta es tener una voz fuerte. Las personas que la poseen, generalmente, no buscan hacerse notar con atuendos extravagantes u ocupando asientos simbólicos en una reunión. Bastará con que hablen para que su voz fuerte imponga su presencia.

Una voz fuerte indica que la persona tiene confianza en sí misma y es capaz de proyectarla en otros.

8. Presta atención a rasgos paralingüísticos

Los rasgos paralingüísticos tienen que ver con cambios en la forma de hablar: tono de voz, velocidad, entonación, carraspeo, fluidez…

Se dice que las personas que no varían su tono de voz suelen ser introvertidas y monótonas (aburridas).

Por otro lado, cuando la gente está nerviosa suele hablar muy rápido y torpe. También llegan a carraspear.

Así que si te topas con alguien que tiene un tono de voz amigable, que varía de grave a agudo, es fluida, tiene una velocidad de habla normal, respeta el tiempo de su intervención y el del otro, estás en presencia de una persona extrovertida y muy segura de sí misma.

9. Haz preguntas directas

Este es un recurso sencillo, pero eficaz. Si quieres saber si alguien es directo, pues haz una pregunta directa que requiera una respuesta directa. Si ante este panorama la persona en cuestión divaga, no la interrumpas. Dedícate más bien a observar su mirada y sus gestos.

Construir poco a poco el perfil de alguien haciendo preguntas directas puede darte claras señales de si es una persona confiable o no.

10. Observa la conducta de distintas personas

Observar detenidamente la conducta de distintas personas a la vez te hará saber qué señales interpretadas exitosamente son comunes entre ellas o qué tan bueno eres “leyendo personas”.

Esto se convierte en una forma de práctica para que poco a poco seas más preciso en tus apreciaciones.

Puedes ejercitarte viendo alguna entrevista en TV y poniéndola en modo silencioso. Observa con detenimiento e intenta interpretar miradas, gestos, muecas. Luego pon de nuevo la entrevista, pero ahora con audio, y comprueba tus aciertos.

11. Observa el comportamiento general de alguien

Debes establecer un patrón de conducta general de la persona para así detectar más rápidamente cuándo algo no está bien o cuándo esa persona está mandando señales de algo más en su comportamiento y en sus palabras.

Por supuesto, esto lo puedes hacer con personas con las que cotidianamente compartes y tienen entornos comunes de interacción. Seguramente tendrás algún amigo o familiar que no te mire a los ojos cuando hablan y no necesariamente sea porque esté siendo deshonesto contigo.

O tal vez tengas un amigo que siempre ande de brazos cruzados y no es porque intenta protegerse o mostrarse inaccesible a los demás, sino una simple manía personal de cruzar los brazos.

12. Registra mentalmente los comportamientos habituales

Crea una especie de base de datos sobre los comportamientos regulares de las personas. Esto te permitirá detectar rápidamente cuándo alguna conducta se sale de lo normal y puede estar afectándolas.

Con este registro mental es más fácil comparar y saber cómo alguien puede reaccionar ante una situación determinada.

13. Identifica la personalidad

Indudablemente, hay que establecer rasgos de la personalidad para que seamos unos expertos en leer a los demás. Así que para facilitar esta tarea, responde a estas preguntas sobre la persona que estés analizando:

  • ¿Es introvertida?
  • ¿Es ególatra? De serlo, ¿qué nutre esta actitud?
  • ¿Cómo responde ante la incertidumbre?
  • ¿Cómo responde a situaciones de presión o estrés?
  • ¿Se deprime con facilidad?
  • ¿Cómo se comporta cuando está relajada?

14. Haz comparaciones de actitudes y respuestas

Ante diversas situaciones, compara cómo una misma persona reacciona y responde. Es decir, ya llevas suficiente tiempo observando y has creado un registro de sus hábitos. Sabes cuándo deja de mirar a los ojos, cuándo algunos movimientos del cuerpo delatan nerviosismo, entre otros.

Por ejemplo, ya has deducido que alguien es nervioso y carraspea cuando lo está, entonces si en un contexto donde requieras su apoyo pleno notas su carraspeo, es momento de reconsiderar algunas cosas.

15. Toma nota de gestos en conjunto

Ya te hemos mencionado varios gestos corporales y posturas que pueden darte indicios sobre las actitudes de las personas. Pero siempre es bueno que no saques tus conclusiones con gestos o comportamientos aislados.

Intenta observar detenidamente y serás más preciso en la medida en que analices gestos en conjunto y no de manera separada.

Por ejemplo, un carraspeo aislado no te indicará que la persona está nerviosa (puede ser que tenga algún malestar de salud). Pero si este carraspeo va acompañado de un movimiento inusual de pies o piernas (incluso de manos), efectivamente puedes determinar que la persona está nerviosa.

16. Da cabida a una pequeña conversación

Una simple charla en la parada del bus puede hacerte entrar en contacto con la esencia de una persona, pues están en una situación cotidiana no condicionada por el entorno. Esto resulta ideal cuando quieres conocer más a fondo a alguien.

Así que dedica unos minutos a conversar de lo que sea. Observa con detenimiento el comportamiento y anota mentalmente aquellas conductas interesantes para tu “estudio” de “leer personas”. Con esto te familiarizas y puedes establecer un punto de partida para interpretarla en otras situaciones.

17. Fíjate en detalles de su apariencia

Si bien la apariencia de alguien no es determinante para decir quién y cómo es, sí hay ciertos rasgos o elementos en su atuendo que pueden darte señales de su personalidad, ideología, sistema de creencias y valores, entre otros.

Por ejemplo, el uso de un tipo de ropa (como jeans y franelas) puede indicar una actitud cómoda; en contraposición con esas personas que siempre vemos vestidas de manera casual y elegante, de alguna forma imponiendo su presencia y sugiriendo ambición ante la vida.

Por otro lado, el uso de amuletos o cruces nos indica la parte espiritual de esa persona, sus creencias y modo de ver la vida. Así mismo, tener algún tatuaje nos reporta qué tan decidida puede ser y el significado o importancia que tienen algunas cosas en su existencia.

18. Hazle caso a tu sexto sentido

Sin dudas, nuestra intuición o instinto casi nunca nos fallará. Así que presta especial atención a lo que sientes o lo que transmite una persona la primera vez que la conoces. Esta sensación es mucho más rápida que el primer pensamiento que tengas.

Recuerda que los seres humanos somos energía y como tal la emitimos y recibimos. Así que no dejes de lado esa sensación de comodidad (o incomodidad) que pueda generarle una persona, pues seguramente será una señal clara para descubrir si puede o no confiar en ella.

Video de los trucos psicológicos

Mira nuestro video sobre los 18 trucos psicológicos:

 

Si tienes aún algunas dudas rondando en tu cabeza sobre este interesante tema, a continuación puntualizaremos las preguntas más frecuentes en torno a él.

¿Cómo leer a las personas con solo verlas?

Es más sencillo de lo que crees. Tan solo debes prestar atención a su lenguaje corporal y a algunos rasgos de su apariencia. Probablemente, a esa persona la delate algún accesorio o atuendo específico que lleve, que te haga pensar que es religiosa, espiritual o fanática deportiva, por ejemplo.

También puede darse el caso de que la percibas con un caminar lento y de hombros encogidos o cabeza gacha; signos indiscutibles de que estás frente a una persona con baja autoestima o insegura.

¿Cuáles son los mejores libros para leer a las personas?

Algunos libros para aprender a leer a las personas son:

  • La comunicación no verbal (Flora David)
  • La ciencia del lenguaje corporal (Camila Díaz)
  • El cuerpo habla (Javier Lillo)
  • Comportamiento no verbal (Rafael López Pérez)
  • Sé lo que estás pensando (Lilian Glass)
  • El lenguaje del cuerpo (Allan Pease)
  • ¿Qué dice este gesto? (Paul Ekman)

¿Cómo leer el lenguaje corporal?

El lenguaje corporal —según la Psicología— ocupa mayor porcentaje de comunicación (más del 50 %) que las propias expresiones verbales. Así que si quieres saber cómo leer el lenguaje corporal, tan solo debes prestar atención a:

  • La mirada
  • Los gestos faciales (arqueo de las cejas, movimientos de los labios, etcétera)
  • La postura de los brazos y de las piernas
  • La forma de caminar
  • Diversas formas de sonreír
  • Variadas posiciones al mover la cabeza
  • Gesticulación con las manos

¿Cómo leer a las personas? Estrategias comprobadas por la ciencia

Los especialistas y profesionales que se han dedicado a hablar sobre este tema (porque han tenido una larga experiencia en el ámbito) señalan que la principal estrategia es la observación atenta. Si quieres saber cómo leer a una persona, ¡obsérvala detenidamente!

Los expertos indican que las señales de lo que transmiten están ahí, solo hay que saber interpretarlas. Al observar a alguien, podemos determinar patrones de comportamiento recurrentes que nos indicarán cuáles conductas son frecuentes y nos reportan un significado, y cuáles no.

Fundamentalmente, hay que enfocar la observación en: la mirada (movimiento de los ojos), el movimiento del cuerpo y las expresiones faciales (sonrisa, ceño fruncido, arqueo o levantamiento de cejas).

Ejemplos para leer el lenguaje corporal

Algunos casos específicos de lenguaje corporal que puedes leer son:

Cuando alguien cruza los brazos

Esto significa que está mostrando una actitud de defensa o protección ante su interlocutor. Puede suceder que también sea porque está enojado y, al cruzar los brazos, levanta una suerte de muro imaginario para que se alejen.

Inclinarse hacia adelante o hacia atrás

Si alguien hace lo primero, intenta tener más contacto contigo, porque se siente a gusto a tu lado. Si hace lo segundo, entonces instintivamente rechaza tu compañía, sea porque no se siente cómodo(a), está cansado(a) o aburrido(a).

Frotarse la quijada

Esto no es solo una imagen de una caricatura cuando el malo planea hacer algo. Cuando te consigas con alguien que esté tocando su quijada (y adicionalmente su mirada esté algo perdida). significa que está pensando en alguna decisión por tomar.

¿Cómo analizar a una persona?

Si te inquieta saber cómo analizar a una persona, la respuesta es sencilla: obsérvala. Debes hacer un escaneo detenido desde su atuendo hasta sus gestos faciales, forma de caminar, movimiento de los brazos… sin dejar de lado tomar en cuenta sus palabras.

Cuando te dedicas a este proceso, podrás establecer patrones de comportamiento que te llevarán a un satisfactorio y fructífero análisis.

¿Cómo analizar a una persona con solo verla?

Pues prestando atención a cómo se viste, qué accesorios particulares usa y, por supuesto, teniendo en cuenta su lenguaje corporal: gestos, posturas, miradas, sonrisas, formas de mover los brazos, las manos y las piernas, proximidad con su(s) interlocutor(es), entre otros.

¿Cómo analizar el comportamiento de las personas?

Si quieres hacer un análisis certero del comportamiento de las personas, debes dedicar tiempo a la observación individual y colectiva.

En la medida en que sepas cómo reaccionan las personas a diversas situaciones y en diversos contextos, podrás establecer patrones de comportamiento que te llevarán al éxito de leer a las personas como un libro.

¿Cómo entender a las personas, según la Psicología?

Cuando nos dedicamos a OBSERVAR para leer a las personas, hay un truco psicológico que debemos tener siempre presente: mantener la mente abierta. Esto nos permitirá deshacernos de muchos prejuicios que pueden condicionar el análisis de una persona.

Recordemos que cada situación es distinta y no podemos juzgar por experiencias pasadas ni por cómo se comporta el común denominador.

Si bien hay que establecer puntos referenciales, la detenida observación de alguien nos conducirá a saber mucho más de cómo es esa persona y esto redundará en grandes beneficios a la hora de relacionarnos.

¿Cómo leer a las personas, según la Psicología?

La Psicología es clara en sus preceptos: hay que prestar especial atención al lenguaje corporal. Si bien las palabras nos dicen mucho, es más lo que podemos interpretar de lo que alguien quiere comunicarnos a través de sus gestos, movimientos corporales, su mirada e incluso la manera como se acercan a nosotros.

¿Cómo conocer las cosas psicológicas de una persona?

Hay otros aspectos psicológicos que las personas muestran con su lenguaje corporal; por ejemplo:

  • Cerrar los ojos. Es un mecanismo inconsciente de desconectarse con el mundo, esconderse o protegerse.
  • Morder un lápiz, bolígrafo o los lentes. Indica preocupación y hacer esto recuerda cuando de bebés nos sentíamos seguros en el pecho de nuestra madre.
  • Taparse la boca. Este gesto viene arraigado desde la infancia cuando nos tapábamos la boca para no decir algo. De adultos pasa igual: instintivamente hacemos algún gesto hacia la boca que nos simule contener las palabras.

¿Cuáles son los mejores libros para aprender a perfilar personas?

Si queremos envolvernos en la lectura de textos interesantes para perfilar personas, no dudes en leer Lo que la gente está diciendo (Joe Navarro Marvin Karlins); uno de sus autores (Navarro) es un exagente del FBI que te dará un análisis profesional sobre el tema.

También puedes leer algunos de los que ya te recomendamos, como: Tus gestos te delatan (Fran Carrillo), El lenguaje del cuerpo (Allan Pease) y La comunicación no verbal (Flora David).

¿Cómo analizar a una persona por sus fotos?

Y como las fotos hoy día están muy de moda, pues son un material muy interesante para analizar a las personas. Los aspectos a tener en cuenta son:

1. La expresión facial

Si muestra una cara sonriente al natural, son personas realmente extrovertidas y muy seguras de sí mismas. Si intentan forzar una sonrisa o una mueca, quizás quieren agradar a otros o parecer graciosas; a diferencia de las que son serias y muestran una media sonrisa.

2. El cuerpo

Si tienden a tener poses de medio cuerpo, cuerpo entero o con brazos abiertos, son personas a gusto consigo mismas y sin temor a mostrarse tal cual son. Por lo contrario, quienes son más tímidos o reservados tienen fotografías donde se enfoque menos su cuerpo o con posturas que denotan actitudes defensivas (como el cruce de brazos).

3. Fotos grupales

Indudablemente, estas son personas bastante sociables.

4. Fotos con la pareja

Contrario a lo que muchos puedan pensar, quienes suben constantemente fotos «felices» con su pareja probablemente, en el fondo, no sea así y quizás eso solo sea un mecanismo para intentar creer que su relación está bien.

5. Fotos de la infancia

Tal vez sean personas que viven mucho en la añoranza o en el pasado. Incluso el color de la fotografía puede aportar más datos: si es en blanco y negro, probablemente haya tristeza o melancolía en la vida de esa persona.

6. Fotos que no son de la persona

Creo que más de uno habrá tenido (o tiene) algún contacto en redes sociales que no coloca una foto suya en el perfil. Indiscutiblemente, quiere ocultar su vida a los demás, no quiere mostrar su personalidad o sencillamente sus inseguridades bloquean toda posibilidad de presentarse al mundo tal cual es.

 

Ahora debes tener mucho más claro cómo es el arte de analizar el comportamiento de las personas. La clave es simple: la observación. Así que toma nota de cada truco psicológico para saber cómo leer a una persona. Te aseguro que es mucho lo que puedes ir descubriendo poniendo un poco de atención a cómo la gente reacciona cotidianamente.

Si tienes alguna duda o comentario, no dudes en escribirnos. Tampoco olvides compartir este artículo con tus amigos en las redes sociales.

 

Ver también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

21 formas de hacer que un hombre te extrañe y te busque

Cómo saber si un hombre está enamorado de ti: 15 señales