Cómo Dejar De Ser Celoso Con Tu Novia

Si sientes que tus celos incontrolables están poniendo la relación con tu novia en riesgo, este artículo es para ti.

Antes de seguir, tenemos que asegurarnos de que estás consciente de una cosa: no importa lo mucho que amemos a un hombre, si es demasiado celoso terminaremos tarde o temprano con él. Aunque nos duela.

Aún si una mujer aguanta por mucho tiempo estar con un hombre que nos cela hasta por el más mínimo detalle, eventualmente nos daremos cuenta de que esa relación es tóxica, afecta nuestra calidad de vida y nos alejaremos.

Ninguna mujer emocionalmente estable y con amor propio o confianza en sí misma, aguanta por mucho tiempo a un tipo celoso. Eso es un hecho. Si no quieres que tu novia termine por tomar una decisión así, entonces tienes que aprender a controlar tus celos.

Y no nos referimos a que controles “la expresión de tus celos”, sino al hecho de sentirlos. Es decir, debes madurar emocionalmente para dejar atrás la inseguridad o como mínimo logres disminuir su intensidad.

Lee también nuestra guía sobre los 15 temas de conversación para hablar con tu novia y tener un día increíble

¿Cómo puedo dejar de ser tan celoso?

Lo primero que tienes que hacer es admitir que tienes un problema, que cada vez que aparece tratas de justificar echándole la culpa a otras personas.

Si siempre estás justificando tus celos porque la ropa que luce tu novia, porque saluda a un amigo de una forma que no te gusta, o alguien se le acerca y simplemente no puedes mantener la calma, el problema no son los demás, eres tú.

Puedes pasarte la vida quejándote y siendo paranoico, o puedes hacer algo al respecto. Dejar de ser celoso no solo implica que cambies una conducta que tienes muy arraigada, sino también que combatas las inseguridades que alimentan esas conductas. Es un camino largo y difícil, no te lo vamos a negar.

La otra alternativa es establecer relaciones con mujeres inseguras y fáciles de controlar, pero debes estar claro que éstas no serán ni saludables ni enriquecedoras. De cualquier manera, te aseguro tu paranoia seguirá creciendo si no la controlas, y puede llegar a afectar otros aspectos de tu vida.

Un hombre verdaderamente seguro de sí mismo no puede perder tiempo siendo celoso, porque está muy ocupado teniendo relaciones grandiosas con mujeres igual de geniales. Sino que invertirá todo su tiempo creciendo como ser humano, aprendiendo cosas nuevas y alcanzando sus metas, y no le queda mucho para revisar compulsivamente el teléfono de su chica.

Sabemos que si eres celoso es porque no te sientes precisamente como el tipo que acabamos de describir. Pero no te preocupes, tienes el potencial para llegar a ser eso y más, sin importar cuales sean tus circunstancias.

Lo cierto es que los celos no son responsabilidad de nadie más, sino de ti mismo. Ellos nacen y son síntoma de tu propia inseguridad. Y aunque sea más común que afloren con la persona que amas, realmente no tienen nada que ver con el amor sino con tus propias limitaciones.

Vamos a ir por pasos, ¿qué es exactamente lo que debes hacer para dejar de ser tan celoso?

1. Acepta que los celos están destruyendo tu relación

Es posible que pienses que los ataques de celos son conductas que te ayudan a cuidar y mantener la relación con tu novia, pero si lo analizas con cabeza fría debes notas que estas actitudes no mejoran la relación, sino que la desgastan progresivamente.

¿Qué pasa si piensas que ser celoso de hecho es la única forma de mantener a tu chica a tu lado?

Bueno, en estos casos, definitivamente sufres de una muy extendida enfermedad llamada condicionamiento social. No te asustes, porque tiene cura.

No importa si lo aprendiste en tu casa, si te lo dijo tu tío al que más querías o si lo aprendiste de las películas o de la cultura pop. Hoy por hoy, consideras perfectamente normal una conducta que no es en absoluto saludable debido a la educación que tuviste o porque te creíste esa idea de que celar es amar.

No eres el único. Miles de hombres en el mundo piensan así.

Muchas mujeres también son víctimas del mismo condicionamiento social y al principio creen que si eres celoso es porque te importan o las quieres mucho. Pero es muy triste que dos personas vivan en una relación tóxica y consideren que es lo mejor a lo que pueden aspirar.

La realidad es que mientras más celes a tu novia, más probable será uno de estos dos panoramas: o te pierde el respeto y termina por engañarte precisamente por tus celos, o comienza a tenerte miedo y permanece fiel pero sin amarte verdaderamente.

Pero entre el que cela y el que es víctima de los celos, es este último el que suele reaccionar más rápido, porque es el que ve constreñida su libertad. Así que tú puedes ser celoso toda la vida, pero una mujer difícilmente va a aceptar un celópata en la suya de forma permanente.

Lo que nos lleva al siguiente punto:

2. Comprende que los celos no son una forma de amor

Amar a una persona significa aceptarla como es, desearle lo mejor y respetar su libertad. En el contexto de las relaciones monógamas, el acuerdo mutuo de fidelidad y lealtad debería ser suficiente como para sentirnos tranquilos y seguros de la compañía y honestidad de la pareja.

Los celos no son una especie de “amorómetro”, ni es cierto que mientras más amemos a una persona, más intensos sentiremos los celos.

Aunque esta idea está ampliamente arraigada en nuestra cultura, la realidad es que los celos y el amor no tienen nada que ver. Es más, ni siquiera son amigos. Todo lo contrario: el amor bien entendido tiende a eliminar los celos, y los celos tienden a matar el amor.

Quizá preocuparte por las cosas que están sucediendo en su vida y en averiguar cómo puedes ayudarla a alcanzar sus metas sea mucho más útil para ella como persona, que tener que estar lidiando todo el tiempo con ataques de celos y peleas por inseguridades infundadas.

3. Los celos no son lo mismo que la falta de confianza

Oto error muy común entre las personas es el de confundir los celos con la falta de confianza.

Digamos que tienes una novia que de hecho te fue infiel, pero decidiste seguir con ella porque te prometió que nunca lo haría de nuevo. Es bastante comprensible que, pese a sus promesas, permanezcas desconfiado y necesites un tiempo para recuperar la seguridad y confianza.

Esto no tiene nada que ver con los celos, es una reacción perfectamente lógica ante el miedo que puedas sentir de que vuelva a serte infiel. Los celos aparecen cuando no tienes ningún motivo para desconfiar y aún así decides hacerlo.

Si la relación con tu novia se caracteriza porque no confías en ella porque ya te demostró que no es digna de confianza, entonces quizá deberías reconsiderar si estar con ella realmente vale la pena.

Para ponerlo en términos claros, si no confías en ella, ¿para qué estás allí? Y si confías en ella, ¿por qué sientes celos?

Lee también nuestra guía sobre las 50 preguntas para saber si tu novia te ama

4. Tus celos no tienen nada que ver con tu novia

Cuando comprendes la diferencia entre la falta de confianza justificada y los celos injustificados, también comprendes que los celos pueden aparecer sin que haya necesidad de que tu novia haga absolutamente nada malo.

Incluso puedes ver este tipo de comportamientos de forma muy frecuente a tu alrededor. Quizá tienes una muy buena amiga a la que no ves desde hace bastante tiempo, no porque no se lleven igual de bien sino porque ahora sale con un tipo extremadamente celoso.

Quizá a tu amiga y a ti nunca se les ha pasado ni se les pasará por la cabeza tener algo más que una amistad. Pero aún así el simple hecho de que su chica salga por un café con un buen amigo es suficiente para que el novio de tu amiga se ponga irracional. No quieres ser como ese tipo ¿verdad?

Incluso, aunque no exista una sola razón lógica para que aparezcan los celos, aunque su novia le haya demostrado una y otra vez que jamás sería infiel y no existan circunstancias sospechosas de por medio, un tipo celoso montará en cólera por cualquier pretexto que implique otro hombre a menos de veinte metros de su chica.

Las mujeres, al igual que los hombres, pueden y necesitan socializar, y tienen la posibilidad de hacerlo con hombres y mujeres sin que necesariamente tenga que ver con un coqueteo sexual. Las mujeres tienen amigos, con los que salen a platicar, y tienen novios, con los que tienen intimidad física y emocional.

Muchos hombres consideran que la amistad entre su novia y otro hombre es imposible porque para ellos cualquier relación cercana entre un hombre y una mujer tiene un carácter necesariamente erótico, pero esto es un gran error.

Así como tú puedes tener amigas muy cercanas que no implican una amenaza para tu novia, ella puede tener los amigos que quiera sin que tengas que poner la seguridad de la relación en entredicho.

Quizá pienses que si tu novia no fuera tan sociable y extrovertida tú no tendrías por qué ser tan celoso, pero eso no es cierto ni justo. ¿Realmente ella tiene que cambiar su personalidad solo por tus inseguridades? ¿No fue precisamente eso lo que te gustó de ella?

5. Tampoco tiene que ver con otros hombres

Imaginemos que tu novia es una mujer extremadamente atractiva que siempre está levantando miradas de admiración en otros hombres. Tú sabes lo que hay en sus cabezas y el simple hecho de que la volteen a ver te hace desear saltarles encima. Es más, lo has hecho un par de veces, con consecuencias muy vergonzosas.

¿Te identificas?

Bueno, una situación en la que intentas justificar tus celos por que otros hombres miran o se acercan a hablarle a tu chica tampoco es saludable.

Si realmente confías en ella, sabes que no importa que le bailen la macarena en ropa interior, ella te permanecerá leal. Y a menos que ella se sienta acosada, irrespetada o intimidada, realmente no tienes por qué “ponerle un alto” a nadie solo porque consideras que se acercó más de la cuenta.

Recuerda que tu novia también tiene boca y carácter para rechazar cordialmente las propuestas románticas no solicitadas. Y si está en problemas, seguramente será obvio o te pedirá apoyo.

Hay una gran diferencia entre agredir a otro hombre por celos, y defender a tu chica de una amenaza real. No uses lo segundo como pretexto para lo primero.

6. Los celos parten siempre de tus inseguridades

¿Cómo puedes dejar de ser un novio celoso?

Antes de que puedas reprogramar tu cerebro para convertirte en un hombre que ni siquiera sepa cómo se deletrea la palabra “celos”, debes hacer un análisis profundo de tus creencias para que puedas averiguar cuál o cuáles de ellas te están llevando a ser celoso.

El primer paso es dejar de perder el tiempo buscando justificaciones para cada una de las veces que eres celoso. Especialmente cuando no hay razones lógicas y racionales, solo emocionales.

Se trata de comenzar a tomar responsabilidad plena de tus acciones, y sí, es la parte más difícil. Reprimir los celos sin comprender de donde vienen realmente no sirve de nada.

Lee nuestra guía sobre cómo superar las inseguridades

7. Atrévete a aceptar que tienes miedo

A veces pensamos que los celos son una forma legítima de intentar ejercer control sobre alguien más, porque aceptar que estamos muertos de miedo por perder a la persona es algo que no nos atrevemos a reconocer.

El miedo que puedas tener de perder a una persona no necesariamente tiene que ver con cuánto la ames. A veces tenemos pavor de perder parejas que realmente no queremos tanto porque en el fondo sentimos que son lo mejor a lo que podemos aspirar.

Esto es un indicador de baja autoestima, pero esperemos que no sea tu caso y que estés con tu chica por que realmente la quieres y la relación te gusta. Si no, antes incluso de revisar el tema de los celos, tienes que indagar en el asunto de tu amor propio.

En lugar de buscar cualquier pequeño pretexto para celarla, ¿qué te parece si analizas por qué tienes esa sensación constante de que está a punto de dejarte por alguien más?

¿Es por qué sientes que no vales mucho? ¿Crees que los demás hombres son mejores que tú? ¿Piensas que si le das la más mínima oportunidad tu chica saldrá volando con otro? ¿Te parece que eres “menos hombre” si no impones tu dominio sobre ella?

Quizá te identificas con una o varias de las preguntas anteriores. En este caso, deberías prender las alarmas, porque todas son indicaciones de que la relación, o tu apreciación sobre ella, es tóxica. También demuestran formas de pensar que no llevan a la felicidad a nadie.

Si tienes miedo de perderla, en lugar de tratar de retenerla a tu lado con celos y acciones posesivas, sé honesto con ella.  Quizá debas admitir que no te sientes muy atractivo y que otros chicos más guapos te hacen sentir muy inseguro.

Una mujer que verdaderamente te quiere, agradecerá inmensamente que seas así de honesto con ella, y no solo eso, hará absolutamente todo lo que esté en sus manos para ayudarte a superar ese miedo.

8. Deja de compararte con otros hombres

 

Siempre habrá hombres más altos, más fuertes, con más dinero, más inteligencia o vidas que te parezcan más interesantes. Si las personas estableciéramos relaciones emocionales estrictamente llevadas por esos criterios, no serían relaciones emocionales, sería una compra-venta sentimental.

Así como hay mujeres más atractivas o con otras cualidades, tú decides cuáles son tus prioridades y las razones por las cuales te mantienes con tu novia. Ella, a su vez, también puede ver los puntos fuertes de otros hombres y seguir plenamente convencida de que quiere estar contigo.

Los hombres que vuelven locas a las mujeres no son los hombres ricos. No son los hombres guapos y tampoco son los hombres musculosos, son los hombres seguros.

La seguridad es un atributo simbólico mucho más poderoso que cualquier ventaja física que puedas tener, porque la verdadera hombría no está en unos bíceps hinchados, sino en la seguridad de poder hacer lo que tenemos que hacer, cuando hay que hacerlo.

No radica en no tener miedo, radica en tener el valor de aceptarlo y de enfrentarlo.

9. Reprograma tu mente

Lo primero que tienes que hacer es aprender a identificar las situaciones que te hacen tener pensamientos de celos. Probablemente tendrán que ver con que veas a tu novia hablando con otro sujeto, o que pasan más de dos horas y no sabes dónde está, o quizá que los hombres se le quedan viendo a veces en la calle.

Lo que debes hacer es aprender a transformar los pensamientos fatalistas de celopatía en versiones más positivas, por ejemplo, transformar esto:

“Lleva dos horas sin contestar el teléfono, seguramente está con otro tipo”.

En esto:

“Leva dos horas sin contestar el teléfono, seguramente está muy ocupada con el trabajo, la escuela, o se le acabó la batería”.

No se trata de mentirte a ti mismo, sino de dejar de apostar por la alternativa con menos probabilidad, confiar en tu pareja y admitir que es mucho más probable que se le haya caído el teléfono en la sopa a que te esté engañando.

Otras transformaciones mentales que puedes hacer son:

“Esos tipos están viendo a mi novia, tengo ganas de ir a partirles la cara”.

Por:

“Esos tipos están viendo a mi novia, qué orgullo salir con una chica tan guapa”.

O:

“Esa blusa está muy escotada, seguro quiere seducir a otros tipos”.

Por:

“Esa blusa está muy escotada, me encanta como se ve”.

10. Cambia los reclamos por comunicación

A veces, para dejar de ser celosos, uno de los primeros pasos es controlar tus emociones e impedir que nos arrastren a una escenita de celos.

Si sientes que estás a punto de hacerle un reclamo a tu novia, cuenta hasta diez y si es necesario sal a despejarte un rato. Piensa bien las cosas, trata de ser objetivo, y cuando estés más tranquilo exprésale cómo te sientes, pero no desde los reclamos.

En lugar de recriminarle que saludó al vecino, puedes francamente decirle que te sientes un poco inseguro de que salude al vecino físicoculturista, y que, aunque confías en ella, te cuesta lidiar con los celos y que estás trabajando activamente por dejarlos atrás.

Ella comenzará a ser empática contigo en lugar de sentirse atacada.

También olvídate de fiscalizar su celular, sus cosas o su agenda. Así como tu privacidad es sagrada, también la suya. Recuerda que no es normal que una persona se meta en el celular de la otra. Nunca, en ninguna circunstancia, aunque tú la dejes hacer lo mismo con el tuyo. Simplemente no es sano.

 

Toma en cuenta estas recomendaciones, trabaja en alimentar tu autoestima y confianza y recuerda siempre poner la comunicación como una prioridad con tu pareja. Solo así podrás trabajar en superar los celos y dejar atrás los conflictos con tu novia.

Comparte este artículo con tus amigos en tus redes sociales. Estaremos atentos a cualquier duda, sugerencia o comentario que tengas sobre este importante tema.

 

Ver También:

Cargando...
>