in

15 signos de alarma de que estás en una relación abusiva

Ninguna persona comienza con una relación de pareja esperando que se torne tóxica o violenta, pero lamentablemente esa es una realidad para muchas parejas.

 

El amor no puede ser una excusa para controlarte o decidir sobre tu vida.

Si una persona te ama, debe respetar tu individualidad y libertad.

Muchas veces las advertencias están desde el primer día de la relación. Cuando el compañero comienza a tomar actitudes controladoras y de manipulación, pero que parecen inofensivas inicialmente.

La mejor manera de evitar la violencia es tener conocimiento e información, para que no permita a nadie cruzar a línea del respeto hacia ti.

Aquí te presentamos 15 conductas de alerta, que son indicadores de que tu compañero (o compañera) tiene una actitud abusiva que puede empeorar con el tiempo.

 

1. Te presiona para que estés a su lado

Llevan poco tiempo conociéndose, pero tu pareja ya planifica cuál podría ser la mejor fecha para casarse y el lugar en dónde deberían vivir. Además emplea frases como: “¡Creo que nunca me había enamorado de esta manera!”, “¡sin ti no sabría qué hacer!”, entre otras.

No pienses que intentar generar un compromiso casi de la nada es romántico o especial, ya que puede ser una forma de colocar presión sobre ti para forzarte a tomar pasos para los que la relación puede no estar lista.  Las personas abusivas pueden obsesionarse con su pareja y emplean esta estrategia para tener control sobre la vida del otro.

 

2. Te cela constantemente

No le gustan tus amigos, ni familia. Te habla mal de ellos todo el tiempo porque, en su opinión, “son una mala influencia para ti”. Los acusa de tener planes para alejarte de su lado como pareja.

Este comportamiento es parte de un carácter posesivo. Si sales sola o te ausentas de su lado te llama insistentemente y te reclama en caso de que no le respondas de inmediato.

También te persigue hasta tu trabajo para constatar tus horarios de entrada y salida, rutas que sigues y actividades o personas a las que frecuentas en tus horas libres. En algunos casos quizá te insiste en darte el aventón o llevarte a todos lados con la excusa de acompañarte, pero la verdad lo que hace es espiar lo que haces y con quién.

Quizás también te ha sugerido que es mejor que no trabajes, porque no le gusta que te relaciones con otros hombres.

Esas son señales muy contundentes de que es una persona controladora y posesiva. En este caso posiblemente te vea como su propiedad y por eso es posible que su actitud degenere en violencia contra ti -o contra otros- si siente que su dominación se ve amenazada.

Lee también nuestra guía sobre las 5 señales de cómo saber si un hombre está celoso sin ser novios

 

3. Controla tu vida

Te interroga sobre los lugares que visitas y la actividades que haces, revisa tus mensajes e historial de llamadas, espera que le des razón y explicaciones sobre cada uno de tus movimientos, inspecciona tus gastos y aspira a que le pidas autorización para poder verte con amigos o familiares.

Como si esto fuera poco, si no haces lo que te pide, te grita en público, te reclama o amenaza con abandonarte o limitarte el dinero.

Esas son las formas clásicas de dominación sobre una pareja. Utilizar la culpa, la intimidación física y el dominio financiero para atacarte a ti y tu autoestima, de esta forma te hace ceder a sus caprichos aunque no estés de acuerdo.

 

4. Sus expectativas son poco realistas

Planifica constantemente una vida en la que todo es perfecto y en donde siempre estarán juntos, a pesar de que no poseen una vivienda para compartir juntos. Además aumenta sus expectativas aunque no tenga un trabajo que lo llene como persona y le permita los lujos que sueña o, sencillamente, espera que las cosas sean perfectas sin siquiera esforzarse por lograrlas. Cree que solo las merece.

Asimismo, demanda de ti comportamientos especiales y exige que satisfagas todas sus exigencias.

Cuando una persona se coloca el listón muy alto en aspiraciones, aumenta la posibilidad de sentirse frustrado al no lograr la perfección que espera vivir. Eso incrementa el riesgo de que haya violencia en la relación de pareja.

 

5. Te aísla de los demás

Le incomoda que estés con tus familiares y amigos, porque estas personas pueden tener comentarios adversos hacia él.

También supervisa tus conversaciones telefónicas y registra tus redes sociales al punto de que te impide cualquier comunicación con otras personas.

Supe de un caso muy cercano en el que el novio perseguía a la chica por toda la casa cuando ella hablaba por teléfono, para poder escuchar todas sus conversaciones y a veces le exigía que colocara el altavoz, porque desconfiaba de lo que pudiera decir la otra persona en el teléfono.

Este hombre vivía obsesionado con la idea de que todos hablaban a sus espaldas y que deseaban destruir su imagen para separarlos. Eso aumentaba la posibilidad de que se pusiera violento con ella.

 

6. Culpa a otros por sus errores

Difícilmente reconocerá sus errores o que sus fracasos son su responsabilidad. Si algo resulta mal, se enojará y acusará a todos a su alrededor por su mala suerte. Incluyéndote a ti, su pareja, y pagará su molestia contigo.

 

7. Los demás son responsables de sus sentimientos

Sus emociones fluctúan según las circunstancias y personas que le rodean. Por ejemplo, en lugar de decir “estoy cansado o molesto”, dirá algo como: “¡Me haces disgustar con tus acciones!”, “¡me cansas con tus caprichos!”, “¡mi vida sería perfecta si no hicieras tantas preguntas!”, entre otras.

Tiene por costumbre criticar a viva voz a los demás, de forma pública y hasta ofensiva.

 

8. Se ofende fácilmente

La vida de un abusivo está plagada -a su juicio- de injusticias en su contra. Estas personas poseen una característica muy particular: ¡Se ofenden fácilmente!

Cuando discuten, tomará tus comentarios como insultos. Si no cedes en una discusión u opinas distinto a él, pasarán rápidamente a una pelea fuerte porque asume como una confrontación directa que haya diferencias entre ambos.

Incluso un chiste o cualquier comentario con buenas intenciones que a él le moleste, lo puede exagerar al punto de convertirlo en una afrenta personal.

 

9. Da señales de crueldad animal

Los hombres violentos generalmente descargan su ira únicamente con los que consideran más débiles: animales, niños, y mujeres.

Tu pareja se desquicia porque su mascota se orinó dentro de la casa y por ello le niega el alimento, lo amarra y golpea. Has notado que insulta a sus hermanos menores o a sus sobrinos -aunque sean niños- cuando hacen algo mal, o te ha gritado hasta hacerte llorar para hacerte pagar por alguna equivocación, ¡no lo dudes, es peligroso!

 

10. Se impone a la fuerza durante el sexo

No respeta tus deseos en la cama. Cuando no quieres tener un encuentro sexual, se impone, te retiene, manipula y ha llegado a interpretar “juegos sexuales violentos”, en los que le parece excitante la idea de violarte, amarrarte contra tu voluntad o golpearte.

 

11. Te maltrata verbalmente

Te critica por prácticamente todo lo que haces y se vale de tus recuerdos más tristes o desagradables para usarlos en tu contra.

El exesposo de una conocida se refería a ella como “la tonta, inútil y torpe de mi esposa”. A veces llegamos a escuchar cuando le reclamaba que no tenían hijos porque ella sería “una mala madre, buena para nada”, a sabiendas que ella había perdido un hijo luego de un aborto espontáneo.

Estas actitudes son clásicas de una persona abusiva, que toma las debilidades de tu compañero para disminuirlo, hacerlo sentir indeseable y destruir su autoestima. Así se forma la dominación psicológica, que puede hacer incluso más daño a largo plazo que la física.

 

12. Muestra machismo

Él espera que tú seas obediente, gentil, servicial y que además no salgas de la casa sin su consentimiento. Tiene una idea de roles de género muy estática y se niega a la idea de que puedas pagar por una salida o tener la independencia que se espera de un hombre en el hogar.

Lee también nuestra guía sobre los machos omega: Características y rasgos

 

13. Su humor es inestable

Su temperamento es muy voluble. Es decir, puede pasar del amor al enojo de un instante a otro.

Esta incapacidad de mantener equilibrio emocional tiene mucho que ver con el hecho de que se ofenda fácilmente y tenga un ego frágil que puede verse afectado por virtualmente cualquier comentario, aunque no tenga mala intención. Eso lo hace peligroso, ya que puede sentir tanta ira -y ser incapaz de controlarla- que termine por llegar rápidamente a la violencia física.

 

14. Ha maltratado a otras mujeres

Admite haber golpeado a algunas de sus exparejas, pero insiste en que ellas se lo buscaron y que luego superaron estas crisis.

La verdad es que es muy difícil que un hombre que golpeó una vez no lo haga de nuevo, especialmente si no reconoce su responsabilidad y errores y acusa a las víctimas de su violencia.

 

15. Te amenaza con frases violentas

Él hace afirmaciones como: “¡Te mataré si me dejas!”, pero luego pretende corregir lo dicho con palabras como: “¡Lo dije porque tenía rabia!”, “¡estás mal interpretándome!”, “¡sabes que te amo, y lo dije por celos!”.

Las palabras suelen ser los primeros indicadores de la conducta. Si no es capaz de controlar lo que dice, poco podrá controlar lo que haga. La violencia verbal suele ser el primer paso en una relación que se torna tóxica. Una vez que se cruza esa línea, es difícil deshacer el daño a la relación.

 

¿Qué debes hacer si crees que estás en una relación abusiva?

Si reconociste algunos estos signos abusivos en tu pareja, busca protección y mantente alejada de él. Tal vez en un principio te cueste tomar la decisión correcta, sabemos que tus sentimientos influirán en tu contra. También es posible que su violencia psicológica te haya convencido de que tu eres la culpable y de que, de alguna forma, lo podrás cambiar.

Pero no puedes hacerlo. Si es violento, no dejará de serlo solo porque tú lo desees. Recuerda algo: ¡No fue tu culpa enamorarte de un abusivo! Busca apoyo psicológico, ayuda en tu familia y amigos y ármate de mucho valor para poder dejar atrás esa relación tóxica.

Si apenas están empezando y notas alguna de estas señales, mejor corta esa pareja y sigue adelante. Ya encontrarás otras personas valiosas con las que compartir tu vida sin riesgo a perder tu integridad, autoestima y felicidad.

¿Has estado en alguna relación violenta? Quisiéramos conocer tu experiencia y cómo lograste salir de esa situación. Tu historia puede inspirar a otras lectoras o lectores de este artículo. También estamos atentos a tus dudas en la sección de comentarios, dispuestos a responderlas y apoyarte.

Recuerda que puedes compartir este artículo en tus redes sociales. Esa es también una forma de apoyar a las personas que necesitan ayuda pero quizás no saben cómo pedirla.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 cosas que hacen las mujeres que enamoran a un hombre

Cómo olvidar al amor de tu vida paso a paso