in

Cómo tener amigos hombres siendo un adulto hombre

¿Sabías que a muchos chicos se les dificulta hacer nuevos amigos? A diferencia de las mujeres, los varones tienen más dificultades para hacer crecer su círculo social. Si es tu caso, y te preguntas cómo tener amigos hombres siendo hombre, en este artículo te explicamos cómo.

Te comentamos las razones por las que a los hombres les cuesta iniciar amistades y te damos algunos consejos para que nunca más te falte un compañero para salir a ligar, ver el partido de tu equipo favorito o simplemente quedarte a jugar videojuegos entre mucha camaradería.

¿Por qué a los hombres se les dificulta hacer amigos?

A los hombres les cuesta acercarse a otros hombres porque, como sociedad, hemos construido una imagen de la masculinidad que es independiente, autosuficiente y nada vulnerable.

Dicho de otro modo: le enseñamos a los hombres que cualquier muestra de afecto o interés oculta una connotación sexual. Así, cuando alguno demuestra interés en ser amigo de otros varones, aparece el miedo a parecer “afeminados”, o que piensen que en realidad buscan “otra cosa”.

Las mujeres pueden decirse sin problemas entre ellas que se agradan y que desean una amistad sin problemas, pero si un hombre hace esto con otro hombre, podría alarmar al otro chico y provocar algún tipo de rechazo inconsciente de su parte.

No estamos diciendo que así funcionen todos los hombres. Ni mucho menos que tenga algo de malo expresar abierta y honestamente cuando queremos una amistad. Simplemente así funciona el mundo muchas veces.

Algunas de las demás razones por las cuales los varones se complican haciendo amigos son:

a) Se ven entre ellos como competencia

Esto ocurre especialmente en ambientes mixtos, donde conviven todo el tiempo con otras mujeres. Los hombres ven a los demás como potenciales competidores.

También puede ocurrir en el trabajo, la escuela o algún equipo deportivo. Simplemente porque todos quieren ser “el número uno”. La competencia no solo es sexual, también implica estatus y reconocimiento.

En entornos altamente competitivos, los hombres interpretan la amistad como una posible amenaza a su autonomía. Además, es común que sientan que al hacerse amigos están volviéndose muy vulnerables ante los demás.

b) No se atreven a dar el primer paso

Imagínate el siguiente panorama: vas al bar a ver el partido de tu equipo favorito y junto a ti hay otro hombre solitario que evidentemente también apoya al mismo equipo.

Se reconocen como fans, toman algunas cervezas juntos y tienen una conversación amena. El partido se acaba y cada quien debe regresar a su hogar.

Si en lugar de ser dos hombres buscando amistad, fueran hombre y mujer buscando romance, lo más lógico y sencillo sería que él le pidiera su teléfono.

¿Pero quién debe pedir el contacto cuando los dos son hombres y quieren ser amigos? Es muy probable que ambos, por muchas ganas que tengan de volver a salir y conocerse, piensen que lo mejor es esperar a que el otro dé el primer paso.

¿Desenlace? Dos chicos que pudieron ser excelentes amigos se van a su casa, cada uno por su lado, y no vuelven a verse.

c) Abusan de la hostilidad

Seguramente te has dado cuenta de que cierto nivel de hostilidad simbólica es recurrente entre hombres que están desarrollando lazos de camaradería. Fíjate en cualquier grupo de amigos: es muy probable que sean muy “intensos” entre ellos y se hagan bromas pesadas todo el tiempo.

Aunque esta estrategia de consolidación es milenaria y sirve para establecer jerarquías sociales en un grupo amistoso, a veces los hombres abusan de ella y termina interpretándose como hostilidad a secas.

Así, un hombre puede sentir que otro hombre lo está agrediendo, cuando la intención del otro en el fondo es decirle “¡hey, seamos camaradas!”. Es como decir: “si me llevo así contigo, es porque me agradas y me inspiras confianza”.

Estos malentendidos provocan que se echen a perder muchas relaciones de amistad potenciales.

d) Se sienten inseguros

Aunque casi nunca lo reconocen o demuestran, es muy frecuente que la razón por la que un hombre no se acerca a otro para iniciar una amistad, es porque se siente inseguro de sí mismo.

El rechazo femenino es para la mayoría de los hombres pan de cada día y, hasta cierto punto, saben lidiar con él. Pero el rechazo de otro hombre del que quieres ser amigo puede ser un golpe bajo para la autoestima.

Muchos chicos están convencidos de que no son lo suficientemente interesantes para caerle bien a otros, y simplemente dejan de intentar iniciar nuevas relaciones.

A las mujeres, de hecho, les pasa algo muy similar. Pero para ellas es mucho más fácil asumirlo y expresarlo.

e) Hacen vida en ambientes contrarios a su personalidad

Imagina que tu pasión en la vida son las motocicletas y la música heavy metal, pero por una u otra razón terminaste trabajando tiempo completo en un despacho de contadores.

Quizá te gusta tu profesión, pero definitivamente es probable que no tengas mucho en común con tus demás compañeros. Por eso se te va a ser verdaderamente difícil crear vínculos genuinos de amistad en ese ambiente.

El problema entonces no es que no sepas cómo tener amigos hombres siendo hombre, sino que no estás en el ambiente adecuado o no te sientes identificado con quienes te rodean.

f) Se vuelven demasiado exigentes sin darse cuenta

Muchas veces nosotros mismos descartamos a personas con las que podríamos tener una buena amistad de forma inconsciente y automática. Cuando crecemos, nos creamos unos estándares que no todos cumplen y a veces descartamos a algunas personas sin haberlas conocido bien.

Esto nos da la oportunidad de ser más selectivos con nuestras amistades, y rodearnos solo de personas que de verdad valen la pena, pero también podemos exagerar y llevarlo a un extremo. Podemos perder grandes personas por no darnos la oportunidad de conocerlas.

Debemos darnos tiempo antes de juzgar si las personas que se nos acercan son o no “material de amistad”.

¿Por qué es importante tener amigos si eres hombres?

Se ha demostrado que la carencia de amistades y de relaciones sociales significativas con miembros del mismo sexo puede ser un factor de riesgo en la salud.

Aunque no lo creas, no cultivar tus amistades te puede hacer más propenso a padecer demencia, depresión e incluso Alzheimer.

Convivir con otros varones te ayuda a reforzar tu imagen propia y a sentirte más seguro de ti mismo en muchos aspectos. Es como tener una manada: a los lobos solitarios no les va tan bien cuando están en problemas.

Esto aplica con los hombres adultos. Cuando tienes un grupo de amigos que te respaldan, te sientes mucho más seguro y apoyado para alcanzar tus metas. Además estás más motivado, porque deseas demostrarle a tus iguales lo mucho que vales.

Por ejemplo, es un hecho que el rendimiento en el gimnasio o en cualquier deporte es mejor cuando vamos acompañados de un amigo. La sana competencia también es necesaria en la vida.

¿Cómo tener amigos hombres siendo hombre?: 10 tips

Ya que vimos algunas de las principales barreras que les impiden a los hombres acercarse con naturalidad a otros para hacer amigos, veamos algunos consejos que pueden ayudarte a superarlas.

Lo mejor es que inicies poco a poco. No trates de hacerte amigo de todos los hombres en una fiesta o un bar a la primera. Mejor observa con atención tu ambiente e identifica aquellos chicos con los que crees que podrías tener más afinidad y cosas en común.

1. Aprende a superar el miedo inicial

Recuerda que todas las personas, y más los varones, se ponen un poco nerviosas cuando conocen personas nuevas en sus vidas.

Es probable que te sientas inseguro y busques señales de reprobación o rechazo en tu interlocutor. ¿Te has detenido a considerar que el otro chico puede estarse sintiendo igual de inseguro que tú?

Es mucho más probable que la persona que te está juzgando durante esa interacción seas tú mismo y no el chico que tienes enfrente. Él seguramente también está muy preocupado por “hacerlo bien” y “mandar las señales adecuadas”.

Si esperas a que el miedo y el nerviosismo se vayan, nunca te armarás de valor para iniciar conversaciones con posibles amigos. Debes aprender a aceptar ambas emociones y sobreponerte a ellas. Se irán de manera natural a medida que ganes práctica en tus interacciones sociales.

2. Analiza el lenguaje corporal del otro

Cuando alguien se nos acerca de manera activa a charlar es fácil interpretar que le agradamos gracias a sus gestos. En el acto mismo está la intención. Algo más complicado es leer el lenguaje corporal de la persona a la que te acercas para saber si tu avance es bien recibido o no.

Pero no hay mucho de qué preocuparte en este sentido. A diferencia de las mujeres, los hombres son más que claros enviando señales de agrado o de disgusto. Si el chico con el que estás hablando parece receptivo y relajado, lo más probable es que lo esté.

Por el contrario, si sientes que está a la defensiva, es porque hubo algo en ti o en tu forma de acercarte que no le agradó. Eso puede ir desde la forma en que te vistes hasta el hecho de considerarte como un posible rival.

En estos casos lo mejor es alejarte de la manera más casual y amistosa posible, sin mostrar decepción, miedo, ni mucho menos ansiedad. No insistas si la otra persona parece no prestarte atención. No es el fin del mundo. Simplemente debes cambiar el objetivo.

3. Encuentra personas con intereses en común

Es muy probable que la mayor parte de las personas con las que convives en el día sean o tu familia o tus compañeros de trabajo. Esto es normal porque la mayor parte del tiempo la pasamos en casa o en la oficina, o en su defecto, en la escuela.

Pero también es muy probable que los ambientes en los que pasas la mayor parte del tiempo no se presten a que hagas nuevas amistades entrañables.

Recuerda que, por lo general, la amistad entre hombres adultos aparece cuando se descubren que tienen algún interés compartido. Pueden ser pasatiempos en común, ser fanáticos del mismo equipo o de la misma banda, jugar el mismo deporte o leer autores similares.

Para comenzar a toparte con prospectos de amistad de verdad, necesitas comenzar a moverte en ambientes donde tengas más posibilidades de encontrar personas que compartan tus intereses.

No trates de hacer nuevos amigos en un bar de deportes si odias los deportes o en una biblioteca si no te gusta leer. Comparte con quienes se parecen a ti. Ese es el primer paso.

4. Trata de conocer mejor a tus compañeros de la oficina

Mientras más personas haya en tu trabajo, más posibilidades hay de que al menos una de ellas cumpla con todos los requisitos para ser tu amigo, y viceversa. ¿Por qué no intentas averiguarlo?

Muchas veces asumimos que nuestros compañeros de trabajo tienen una vida muy aburrida después de sus horas de oficina. Los asociamos solo con el trabajo diario y pensamos que somos los únicos con una vida interesante allá afuera. Ten por seguro que todos se sienten un poco así.

Pero detrás de la corbata y el gafete de oficinistas hay seres humanos que, al igual que tú, tienen pasiones, gustos y la inminente necesidad de rodearse de un círculo social que los refleje. Así que trata de romper las barreras de la profesionalidad estricta y procura conocerlos un poco mejor.

No es que de buenas a primeras tengas que querer ser amigo del compañero de contabilidad que conoces hace tres años, pero con el que nos hablado nunca. Tienes que hacerlo poco a poco y ser sutil. Como siempre, todo comienza con la observación atenta.

5. Explora actividades sociales diferentes

Aunque está muy bien que dediques bastante tiempo a las actividades que te gustan para conocer personas con intereses afines, tampoco debes sentirte limitado y cerrarte a nuevas experiencias.

De hecho, seguramente existen cientos de cosas que aún no sabes que te gustan porque no las has intentado. Mientras las descubres, el camino podría ayudarte a hacer un par de nuevos buenos amigos.

Atrévete a hacer cosas que nunca antes has hecho. Como entrar a clases de baile, o a un club de esgrima o cualquier otra cosa que te llame la atención y que no hayas probado anteriormente.

Te darás cuenta de que, cuando eres el novato de un grupo, la gente se te acerca de forma natural para darte consejos y ayudarte. Así que no tengas miedo de intentarlo. Al final, si resulta que no es lo tuyo, siempre puedes cambiar de actividad.

Es el tipo de cosas en donde tiene mucho qué ganar y nada que perder. Traza el firme propósito de hacer alguna actividad nueva en grupo al menos una o dos veces al mes.

6. Participa en eventos locales

Seguramente en la comunidad en la que vives hay centros cívicos, culturales o deportivos en donde se presentan exposiciones, festivales, competencias, obras de teatro, etc. Te aseguro que encontrarás varias actividades diferentes si echas un vistazo en Facebook a los eventos cerca de ti.

Este tipo de actividades son un excelente pretexto para salir de casa y conocer otras personas que viven cerca de ti. De hecho, es muy probable que encuentres otros hombres que también van bastante abiertos a conocer personas nuevas y hacer amigos.

7. Participa en algún voluntariado

Nada predispone mejor a las personas entre sí, como descubrir que comparten un interés genuino por hacer el bien a los demás. Formar parte de un voluntariado te ayudará a conocer otros hombres para formar lazos de amistad y compañerismo. También te hará sentir mejor contigo mismo.

En un voluntariado las oportunidades de acercarte a otros y charlar son muchas más que en otra clave de eventos sociales, como en una fiesta o un bar. Esto es debido a que puedes hablar de muchas cosas relacionadas con el voluntariado que ambos están haciendo.

Digamos que unirte a una buena causa en grupo es la versión infalible de experimentar nuevas actividades. Las personas, tanto hombres como mujeres, que se comprometen con estas iniciativas tienden a ser muy amigables por naturaleza y a creer en el trabajo en equipo.

8. Haz una tarde de chicos con tus amigos y diles que inviten otros amigos

Si tienes dos o tres amigos varones y quieres ampliar tu círculo, puedes optar por hacer una carne asada o una tarde de deportes y cervezas en tu casa.

Invita a tus amigos de siempre y además pídeles que lleven otros amigos para ampliar su círculo social. Eso sí, procura que tengan al menos algunos intereses en común, para que siempre haya tema de conversación y puedan divertirse como grupo.

Además de solo sentarse a ver los deportes, pueden organizar una partida de poker o de dominó. Un partido amistoso en el patio o ¿por qué no? jugar videojuegos.

9. Únete a una red de networking

Si eres un profesional independiente o tienes tu propio negocio, una excelente manera de conocer nuevos amigos y además crecer económicamente son los grupos de networking.

En esta clase de agrupaciones se juntan personas que tienen intereses profesionales similares. También quienes se dedican a cosas diferentes, en áreas que se complementan, o quienes promueven recomendaciones y oportunidades de negocio.

Las redes de networking generalmente tienen una actividad social intensa y parte de su filosofía es que todos se conozcan bien y convivan con fuertes lazos de amistad. Incluso pueden aparecer posibilidades para hacer coworking y concretar de paso tus proyectos personales de trabajo.

10. No intentes crear un vínculo de amistad profunda de inmediato

Cuando otro chico te agrade y sientas que pueden llegar a ser buenos amigos, relájate y no fuerces las cosas. Es mejor que sus primeros intercambios sean ligeros y poco a poco vayan creando confianza, creciendo juntos. Forzar una intimidad que no existe puede hacerlos sentir raros.

Para hacer amigos hombres siendo hombre, lo ideal es apostar por la cantidad. Esto significa que trates de interactuar con la mayor cantidad de chicos que puedas en cada ocasión, pero sin crearte grandes expectativas. Simplemente deja que fluya y viendo qué sucede con cada uno.

Algunos de esos hombres  podrían convertirse en tus grandes amigos. Otros quedarán en el olvido, pero eso solo el tiempo lo dirá. Confía y deja que las cosas tomen su rumbo, pero eso sí, no dejes de conocer nuevas personas.

Tip adicional: Identifica si hay algo en tu personalidad que no te ayuda

Esta es la parte fea, pero es necesaria. Algunos de nosotros somos increíbles personas, pero no somos precisamente expertos para dejar una buena primera impresión. A veces sin notarlo podemos llegar a parecer hostiles, demasiado nerviosos o incluso pedantes.

¿Te has topado con el típico “cuando te conocí me caías mal, pero ahora me caes bien”? Si es así, es probable que muchas posibles amistades se hayan visto truncadas porque no has pulido la primera impresión que le das a las personas.

Pregúntales a los amigos que ya tienes y a tus seres queridos cuál fue la primera impresión que les diste. Quizá muchos coincidan en que vieron en ti algún rasgo negativo, y luego se dieron cuenta de que no era tan importante.

Identifica esas actitudes y rasgo para trabajar en ellas. Es injusto que te pierdas oportunidades de amistad por dar una imagen equivocada, muchas veces sin siquiera notarlo. Trabaja para que puedas proyectar una imagen que sí refleje tu personalidad.

¿Cómo hacer amigos hombres sin que se malinterprete?

Una de las grandes preocupaciones sobre cómo tener amigos hombres siendo hombre es que los intentos de crear nuevos vínculos no se malinterpreten como intenciones de algo más.

Dicho sin rodeos, los hombres heterosexuales suelen tener mucho miedo de parecer menos masculinos cuando buscan hacer amigos.

Lo mejor que puedes hacer si tienes este problema, es dejar de pensar en eso. Si te pones nervioso porque sientes que tus acciones van a malinterpretarse, el otro verá tu nerviosismo y es muy probable que te malinterprete. Es un círculo vicioso.

Acércate con naturalidad y todo saldrá bien. Si acaso, limita el contacto físico y los cumplidos. No invadas nunca el espacio personal y evita las miradas largas en silencio. Con eso bastará.

 

Una vez que logres romper el hielo y empezar la amistad, seguro todo será más fácil. Si algo tienen las relaciones entre hombres, es que cuando tienen confianza no se complican con tonterías.

Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas sobre cómo tener amigos hombres siendo hombre. Pon en práctica nuestros consejos y verás cómo dejas atrás las dificultades.

 

Ver También:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Insisitir a una mujer que te rechaza: ¿sí o no hacerlo?

¿Ser amigo de tu ex?, mira las razones para hacerlo o no