in

Cómo Dejar De Ser Tímido Con Las Mujeres: Método Probado Paso A Paso

Si te sientes ansioso, asustado o inhibido cuando intentas acercarte o interactuar con alguna mujer y necesitas urgentemente mejorar tus habilidades sociales con ellas, has llegado al lugar correcto.

Mucha de la información y consejos que encontrarás en la red para superar tu timidez con las chicas seguro incluyen ideas básicas como “déjala hablar a ella” o “arriésgate y ya, ¿qué es lo peor que puede pasar?”.

Claro, como si fuera tan sencillo.

Miles de chicos conocen a la perfección toda esa teoría y pese a ello son incapaces de acercarse a platicar con una mujer que les gusta, y cuando lo logran, se bloquean y dejan pasar muchas oportunidades valiosas para conquistarla.

La verdad es que la mayoría de los artículos que supuestamente te ayudarán a dejar de ser tímido, fueron escritos por hombres que nunca han sido tímidos realmente y no entienden cómo afecta la ansiedad cuando intentas conversar con una mujer.

Cuando hablamos de dejar a un lado la timidez, se trata de entender sus causas más profundas para poder trabajarlas. No es sencillamente intentar esconder la ansiedad o fingir que tienes seguridad, sino que en efecto logres sentirte seguro para poder verte seguro. Debe ser algo que te salga natural.

Para ayudarte, no te vamos a dar los mismos consejos inútiles. Te comentamos tres pasos, no tan sencillos pero sí efectivos, para logres sentirte más seguro de ti mismo.

1. Supera tu complejo de inferioridad

En la mayoría de los casos, la timidez parte de un complejo de inferioridad por el que sientes que las mujeres a las que encuentras atractivas son mejores o más valiosas que tú. Eso hace que te cierres al resto, sientas ansiedad cuando las mujeres se te acercan y te impide hablarles o mostrarte tal cual eres.

Lee nuestra guía sobre las 20 formas de aprender a quererse a uno mismo y ser feliz en el mundo

Lo ilustraremos con un ejemplo muy claro:

El síndrome de la chica gorda y el complejo de inferioridad

Imagina que tienes una amiga a la que no encuentras atractiva, y quizás es un poco gorda. ¿Sientes ansiedad o nerviosismo cerca de ella? Probablemente no. Y si llegas a sentirla, seguramente será menos que la que sientes frente a una chica que te gusta.

Piensa en la forma en la que te comportas con mujeres que no te atraen o son familiares cercanos. La razón por la que te sientes más confiado con ellas, como si fueran otro más de tus amigos, es porque no existe una expectativa romántica de por medio, ni el miedo a las consecuencias de quedar mal ante ellas.

Esa es la mejor demostración de que es perfectamente posible sentirte cómodo y confiado en presencia de mujeres, y a la vez te ayuda a identificar qué es lo que detona tu timidez. En buena medida, ésta aparece cuando interpretas el valor social de una ellas como superior al tuyo, principalmente por su atractivo.

Los hombres tímidos tienden a infatuarse por una mujer con bastante facilidad. Quizás solo la has visto de lejos, ni siquiera has hablado con ella, pero ya te imaginas un futuro en el que viven felices para siempre.

Cuando esto pasa, de inmediato se activan las alertas de rechazo en tu cabeza. La expectativa de quedar en ridículo y que todos noten que intentaste a aspirar a algo que -según tú- está fuera de tu alcance, te provoca un miedo inconsciente a fallar, lo que termina por paralizarte.

La solución es dejar de darle tanto valor a las apariencias. Seguramente te sentirás más atraído por una chica bonita, pero el físico por sí mismo no debería ser suficiente razón para intimidarte.

Puede que sea muy guapa, pero ¿qué pasa si es superficial o declaradamente tonta, chismosa o maliciosa?

Seguramente no quieres una persona así en tu vida, sino una que comparta tus valores e intereses, independientemente que sea o no una supermodelo. La apariencia física no hace a una persona superior a otra, no es más que una suma de genes que pudiéramos considerar positivos, así que, por sí sola, no es suficiente.

En resumen, hay tres tipos principales de hombre:

1. Los que se ponen super nerviosos frente a chicas atractivas (y pierden todas sus oportunidades de conocerlas).

2. Los que van directamente a intentar ligarlas de forma evidente (que normalmente terminan siendo rechazados).

3. Los que se dan tiempo para tratarlas como a cualquier otra persona y ganarse su confianza (los que, generalmente, consiguen novia).

La falta de experiencia aumenta tu complejo

Otra de las causas del complejo de inferioridad es pensar que tener poca experiencia en las relaciones románticas te hace inmediatamente repulsivo o poco atractivo para las mujeres.

Si creciste siendo tímido, es normal y lógico que no hayas tenido muchas novias, eso no tiene nada que ver con tu valor como persona, sino que sencillamente tienes una dificultad para socializar con las chicas.

Si te das cuenta, esto genera un círculo vicioso en el que esa incapacidad de relacionarte de alguna forma te “confirma” que no eres lo bastante valioso, y esto incrementa tu complejo de inferioridad y, por supuesto, tu timidez.

¿Alguna vez has notado que las mujeres extrovertidas tienden a salir con hombres extrovertidos? Más que la apariencia o su atractivo, lo que suele llamar la atención de la chicas es la actitud y forma de ser de los hombres. De hecho, verás que algunos que son guapos pero no tan seguros, probablemente tengan novias, pero no son felices.

Es una cuestión de estadística social, y no tiene nada que ver con que no seas lo bastante bueno como para conseguir una pareja que llene tus expectativas.

La verdad es que con una actitud en la que consideras que tienes menos oportunidades solo porque no tienes una lista kilométrica de exnovias, solo estás saboteándote a ti mismo. Tienes que verlo como una cuestión de tiempo: quizás empezaste un poco tarde, y solo necesitas ponerte al día.

No vamos a mentirte, muchas mujeres sienten curiosidad por los hombres que han salido con chicas atractivas, porque lograr salir con ellos de alguna manera valida ante ellas su propia belleza.

Pero tu falta de experiencia también es algo que puedes utilizar a tu favor, con algo de inteligencia. Si les haces ver que estás esperando a una chica que verdaderamente valga la pena, muchas querrán ser esa chica especial.

Si eres especialmente tímido, será inevitable que muchas mujeres que te atraen tengan más experiencia que tú. Solo acéptalo y sigue adelante.

La autocrítica y el complejo de inferioridad

Muchas personas son especialmente duras consigo mismas y con facilidad se acostumbran a juzgarse. Ya sea porque tuvieron figuras parentales muy estrictas o porque simplemente es parte de su personalidad, si desarrollaron un crítico interior demasiado agresivo, pueden tener que lidiar todo el tiempo con un gran complejo de inseguridad.

Si eres una de esas personas, independientemente de tus posibles traumas de infancia necesitas tener presente que es un hecho comprobado que mientras menos valioso te sientas, más inseguro serás.

Y mientras más inseguro seas, más difícil te será proyectar todas tus virtudes y todas las cosas buenas que tienes para ofrecer. Así que un cambio de mentalidad es necesario, lo quieras o no.

Para lograrlo, debes volverte consciente de la manera en que te disminuyes y te haces sentir inferior a ti mismo, porque tu principal problema son tus propios pensamientos negativos.

No hay una fórmula mágica para deshacerte de ellos, pero por suerte hay una fórmula conductual que sí es real y efectiva: comenzar a reemplazar paulatinamente esos pensamientos por unos más amables para ti.

Cuando pienses algo malo sobre ti mismo, simplemente detente un momento, “borra el casette” y sustituye ese pensamiento por uno positivo sobre alguna de tus cualidades o tus logros.

Al principio te costará trabajo y puede que te sientas algo tonto. Pero con disciplina, a medida que pasa el tiempo lo harás de forma automática y mantendrás a raya ese crítico interior que siempre te dice que vas a fallar cuando quieres acercarte a una chica.

Recuerda que, para la gran mayoría de las mujeres, la personalidad y la autoconfianza son más importantes que el físico. Tu apariencia no importa tanto como crees, y puede que ni siquiera esté tan mal como piensas.

Todas las chicas que valen la pena están rodeando a los hombres populares, exitosos y carismáticos. Por otro lado, muchos hombres atractivos se aferran en salir con chicas despampanantes, aunque realmente no se sientan atraídos emocionalmente hacia ellas.

Hay miles de ejemplos de parejas famosas que pueden ayudarte a dejar de lado esos pensamientos de autosabotaje. Para las mujeres no es tan sencillo, pues por lo general los hombres sí le dan más peso al físico, pero cuando eres hombre y tienes una correcta actitud, lo demás no hace falta.

Aprovecha esta ventaja y deja de lado complejos que no te sirven. Si no nos crees, pregúntale a cualquier chica bonita si prefiere salir con un galán metrosexual, o con un hombre normal pero que sea dulce, responsable y divertido.

Lee nuestra guía sobre cómo dejar de ser una persona tóxica fácil y rápido

2. Deja de aferrarte a una conquista en particular

Una cosa que muchísimos hombres tímidos tienen en común es la tendencia a enamorarse irremediable y completamente de una sola mujer que, normalmente, también consideran absolutamente fuera de su alcance. ¿Y lo peor? Es que se enamoran sin siquiera haber tenido un verdadero acercamiento con ella.

El hecho de no conocerlas no impide que se obsesionen con ella, al punto de idealizarla y colgarle un montón de atributos imaginarios que en realidad no tiene, pero que en su cabeza la convierten en una semidiosa a la que es imposible acercarse.

Detén las fantasías irreales

Imagínate que una mujer en particular llama tu atención. Como eres tímido, no te has acercado a interactuar con ella, pero eso no te impide pensar con frecuencia cómo sería salir y convivir con ella, incluso formar una pareja.

Como realmente no tienes mucha información para el guión de la película que estás produciendo en tu cabeza, vas a inventarte un montón de detalles sobre ella. Obviamente, como ella te gusta, estos detalles hipotéticos van a ser todos agradables y maravillosos e irán en función de tus gustos particulares, conscientes o inconscientes.

Así, poco a poco se irá convirtiendo en tu cabeza en la mujer perfecta, porque la fantasía va a mezclarse con la emoción que te provoca verla ¿El resultado? Te sentirás absolutamente intimidado por su perfección y aún más nervioso cuando estés cerca de ella en la vida real.

La realidad es que ella es un ser humano lleno de defectos como todos, y si al fin te animas a hablarle pero la tratas como un ser superior, ella interpretará que entonces tú no te quieres a ti mismo y muy probablemente te descarte como posible pareja.

Para poder acercarte a las chicas una forma natural y casual, tienes que dejar de idealizarlas y dejar de lado el pavor al rechazo. Y eso lo logras dejando de alimentar fantasías y enfocando toda esa energía emocional en realmente conocerlas. Recuerda: estas fantasías son sabotajes a ti mismo.

No tengas demasiadas expectativas

No queremos decir que te vuelvas un pesimista profesional, pero sí que mantengas tus expectativas dentro de lo razonable para que no vayas directo a la decepción amorosa una y otra vez.

Como los chicos tímidos no tienden a interactuar mucho, cuando por una u otra razón se animan a hablarle a una chica que les gusta, suelen darle demasiado significado a ese momento.

Quizá lo que la chica interpretó la situación como una conversación casual con un sujeto un poco introvertido, y tú lo interpretas como toda una escena llena de señales esperanzadoras de atracción mutua y pasas los siguientes días revisando sus fotos y casi acosándola en Facebook.

Es normal, como no tienes mucha experiencia en este campo a veces creerás que las relaciones ocurren como en las comedias románticas de Hollywood: un par de amantes se enamora en cuanto se conocen. Eso pasa porque necesitan contar una historia en dos horas para entretenerte, pero la realidad es muy distinta.

La clave para evitar esta situación es hablarle a las mujeres sin la expectativa constante de encontrar a tu amor verdadero en cada una.

En otras palabras, no te hagas muchas expectativas con respecto a una relación hasta que no la conozcas un poco mejor y tengas señales claras de atracción, o al menos de interés, de su parte. Es importante que logres conocerla un poco antes de enamorarte perdidamente, porque puede que descubras que es diferente a como la imaginabas.

Si haces esto, estarás menos nervioso y, por lo tanto, tendrás más posibilidades de concretar un ligue exitoso. Además, evitarás decepcionarte una y otra vez al darte cuenta de que ni es tan perfecta como creías, ni será la madre de tus hijos.

Puede que no te des cuenta, pero ilusionarnos y desilusionarnos constantemente es un ejercicio muy agotador emocionalmente, así que hay que andar con cuidado.

3. Sé asertivo

La mejor forma de que la timidez deje de bloquearte cuando estás cerca de alguien que te gusta, es tener varias opciones para relacionarte y no depender solo de una.

La mejor forma de hacerlo es hablarle a todas las mujeres posibles con una actitud relajada y sin muchas expectativas.  Así, irán apareciendo oportunidades reales con alguna, y ya no te parecerá que una sola es tu única oportunidad de encontrar el amor en la vida.

El destino no existe

Muchos hombres que son inexpertos en ligues tienen ideas ingenuas sobre cómo funciona una relación. Quizá tú eres de los que piensan que la mejor estrategia para conseguir una novia es esperar a que se conjuguen el amor de tu vida y el destino.

¿Estás esperando una situación en la que conozcas a una chica que te guste, pero con quien no te sientas nervioso? Eso definitivamente no va a ocurrir, al menos no por sí solo.

La dura realidad es que vas a tener que aprender a lidiar con tu nerviosismo si quieres conseguir una pareja, porque el universo no te va a mandar una mujer a tu medida y a domicilio.

Seguramente tendrás algo de suerte un par de veces y encontrarás algunas chicas dispuestas a hacer la mayor parte del trabajo del ligue, pero también es probable que no sean exactamente las mismas chicas que te atraen.

Si quieres algo, lo tienes que buscar activamente, especialmente cuando se trata de conseguir citas. Es lo que se le llama: crear tu propio destino.

Los hombres son los que toman la iniciativa

No poder tomar la iniciativa por lo general no es una desventaja para las mujeres, pero sí para los hombres.

En nuestra sociedad, tal vez debido a nuestra configuración genética, son los hombres los que necesitan ser asertivos y proactivos para conseguir citas. Si eres tímido puede desagradarte esta realidad, pero lo mejor es aceptarlo y aprender a manejarla a tu favor.

Como tú eres quien debe acercarse, pedir el número de teléfono y buscar ese tan ansiado primer beso, también debes comprender que el riesgo de que te rechacen va a estar presente en cada paso del camino.

En este punto, tienes que superar tu temor patológico al rechazo, y para lograrlo, basta con entender que no es el fin del mundo. Que una chica no quiera tus atenciones románticas no significa que con todas vaya a ser lo mismo.

Hazte a la idea: te rechazarán un par de veces en la vida, y eso les pasa hasta a los tipos más atractivos. Mientras más lo intentes, más serán las oportunidades de que te rechacen, pero también te darás cuenta que es parte de la vida y sentirás menos miedo a fallar.

No dejes que la duda te paralice

Ser asertivo es como ejercitar un músculo: mientras más lo trabajas, más se fortalece.

Cuando tratas de besar a una mujer por primera vez, o simplemente de ir a saludarla y hablar con ella, probablemente dudas un poco y te detienes. Entonces, cuando intentas hacerlo algunos minutos después, dudas aún más.

Esto se debe a que con cada duda se van acumulando panoramas hipotéticos de todo lo que podría salir mal.

Al final, después de dos o tres vacilaciones, estás genuinamente convencido que un movimiento en falso podría costarte la felicidad eterna y, con tanto en juego, lo más natural es que te paralices por analizar las cosas demasiado.

En el caso específico del ligue, necesitas aprender a actuar aprovechando un poco más el primer impulso, porque es tu mejor oportunidad de hacer las cosas.

Sí, puede que no salga como lo esperabas, o incluso que te rechacen abiertamente, pero al menos habrás aprendido algo y lo harás mucho mejor la siguiente ocasión. Si no te das permiso de equivocarte, nunca aprenderás a ligar con confianza y desenvolvimiento.

Si no le gustas a tu primer objetivo, no intentes hacer cosas para gustarle. Mejor busca otra chica que te agrade, hay miles de peces en el mar.

Lee nuestra guía sobre las 5 cosas por hacer cuando te sientes inseguro

Conclusión

La timidez y la falta de asertividad con las mujeres es algo a lo que miles de hombres se enfrentan, pero no es una cadena perpetua. Se trata de una falta de ciertas habilidades sociales y, como cualquier otro tipo de habilidades, pueden ser aprendidas con esfuerzo y práctica.

Tomar conciencia de lo que te hace bloquearte cuando estás en presencia del sexo femenino es el primer paso, racionalizarlo es el segundo, y el tercero es comenzar a practicar activamente para que la prueba y el error te permitan convertirte en todo un seductor.

No te preocupes si las cosas no salen bien a la primera. No pasa nada. Como todo lo bueno en la vida, toma su tiempo.

Cuando menos te des cuenta, ya serás capaz de acercarte con confianza a cualquier mujer que te llame la atención.

 

Ver También:

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Loading...

Cómo Ser Una Mujer Irresistible Para Los Hombres: 14 Consejos Para Ligar

15 Reglas Para Ligar En Instagram: Cómo Ganar Su Atención