Cómo Superar Las Inseguridades En Una Relación

Todas las personas tenemos algún tipo de inseguridad en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, hay algunas que son más propensas que otras a experimentar todo tipo de inseguridades de manera más intensa que las demás. Sobre todo, cuando se trata de una relación amorosa.

Las personas inseguras tienen problemas para diferenciar la realidad de su paranoia, y todas sus relaciones se caracterizan por una acusada sensación de que las cosas irán terriblemente mal de un momento a otro.

Cuando eres inseguro, te preocupas constantemente de perder a la persona que amas, y esa preocupación te lleva a actuar de formas que son las que realmente terminan dañando la relación de verdad, como ser extremadamente celoso.

 

¿Por qué somos inseguros?

Hay muchas razones por las cuales una persona puede volverse insegura.

La primera de ellas casi siempre tiene que ver con la baja autoestima, pues una persona que se valora y se quiere no está todo el tiempo preocupada porque los demás la valoren y la quieran.

También se puede dar el caso de que alguien se vuelva muy inseguro en sus relaciones ya que ha sido lastimado en relaciones anteriores.

Cuando nos han lastimado demasiado, por mucho que encontremos a una persona que verdaderamente nos respeta y nos ama, si no superamos la inseguridad, siempre vamos a pensar que en cualquier momento nos van a traicionar.

Hay muchas actitudes que se vinculan con la inseguridad. El común denominador, sin embargo, tiene que ver con interpretarlo todo de la peor manera posible.

 

Por ejemplo, quizá una persona insegura que va en el auto con su pareja comienza entrar en pánico luego de que esta permanece en silencio por más de cinco minutos.

Seguramente estará pensando que su pareja está enojada, sintiendo cosas malas u ocultando algo.

Una persona que no es insegura, probablemente ni siquiera se dé cuenta de estos lapsos de silencio, o no los vincule con la posibilidad de que hay algo mal en la relación.

De cualquier manera, la inseguridad siempre termina desgastando las relaciones emocionales.

Paradójicamente, surge de la necesidad de no perder a la persona, pero es la misma inseguridad la que nos hace actuar de formas que terminan alejándola, como volvernos muy celosos y posesivos.

Las personas insegura también tienden a ser muchísimo más demandantes que las personas que no lo son, y esto termina por agotar emocionalmente a las personas que están alrededor.

Lee nuestra guía sobre cómo ser más seguro de ti mismo con estos 6 consejos esenciales y a prueba del tiempo

¿Es posible evitar la inseguridad?

Cuando comenzamos una relación íntima, además de sentirnos emocionados y enamorados, no sentimos emocionalmente vulnerables, especialmente si antes ya hemos tenido malas experiencias o decepciones.

Aunque muchos tratamos de ignorarlas, frecuentemente aparecen dudas, como ¿y si no me quiere tanto como yo a él o a ella?, ¿y si solo está jugando?, ¿y si está viendo otras personas?, ¿y si termina de conocerme y ya no le gusto?

Todas estas inseguridades, hasta cierto punto, son normales. Incluso podríamos decir que son parte del encanto y la adrenalina de ir conociendo a alguien en un contexto romántico.

Pero lo ideal es que las dos personas alcancen rápidamente un nivel de confianza en el cual estás cuestiones ya no tengan cabida.

Cuando algo nos pone ansiosos, es normal que comencemos a buscar señales de que algo anda mal. Aunque este es un mecanismo que nos permite detectar problemas y solucionarlos a tiempo, a veces también nos hace generar la ilusión de que hay problemas donde en realidad no los hay.

Todos evaluamos de manera automática el estatus de nuestras relaciones, y cuando detectamos que algo no va bien, tratamos de averiguar dónde está el problema para poderlo arreglar.

Pero las personas inseguras no tienen la objetividad necesaria para determinar si lo que están viendo es un síntoma o es una circunstancia fortuita.

 

Pongamos un ejemplo sencillo. Imaginemos a dos pilotos de avión diferentes. Uno de ellos tiene años volando y el otro es un novato. El novato, que todavía no se siente lo bastante experto, interpretará con alarma muchas de las señales en el tablero del avión.

Mientras que el piloto veterano sabrá cuáles son exactamente las que representan problemas, e ignorará a todas las demás.

Bueno, las personas inseguras, tienen muchas dificultades para pasar de ser novatos en su relación a ser expertos, y todo les genera ansiedad todo el tiempo.

Hay niveles de inseguridad tan extremos, que las personas incluso llegan a terminar relaciones que están perfectamente bien bajo el argumento de que saben que de todas maneras algo saldrá terriblemente mal.

¿Cómo dejar de ser inseguro?

Hay muchas cosas que puedes hacer para mantener tu inseguridad a raya. Los terapeutas expertos en relaciones emocionales indican que estas son las siete estrategias que debes implementar a la brevedad para evitar que tu inseguridad fracture tu relación y tu paz mental.

1.- No permitas que lo real y lo imaginario se mezclen

Muchas veces, cuando nos sentimos ansiosos, pensamos en el peor de los panoramas que podría estar ocurriendo.

Si bien lo hacemos para estar preparados, lo que termina por ocurrir es que lo que comenzó como una fantasía trágica, acaba ocupando tanto espacio en nuestra cabeza que llega un punto en el que ya no podemos decidir si es real o imaginario.

La sugestión es una de las fuerzas más poderosas en la mente humana, y la autosugestión también lo es. Está demostrado que cuando las personas están sugestionadas, encuentran evidencia de lo que las preocupa incluso aunque el entorno esté lleno de señales exactamente contrarias.

Por ejemplo, quizá estás preocupado por la fidelidad de tu pareja. Si estás tratando de buscar señales de que te engañan en todos lados, incluso aunque pases un día perfecto con tu pareja en el que está te dediqué toda su atención, encontrarás la manera de que esa actitud positiva se convierta en un motivo de sospecha.

Las personas demasiado inseguras tienden a interpretar los actos de amor e interés de los demás como actos de culpabilidad, burlas o engaños.

La próxima vez que te sientas inseguro, pregúntate a ti mismo qué es lo que te estás imaginando. Luego, escríbelo en una lista titulada “cosas que estoy imaginándome”.

Ser capaces de distinguir entre lo que nos estamos imaginando y lo que es realidad, es uno de los pasos más importantes para dejar atrás la inseguridad.

Lee también nuestra guía sobre cómo ser más divertida y que la gente quieras pasar tiempo contigo

2.- Evitar ser controlador

Las personas piensan que van a dejar de ser controladoras cuando dejen de ser inseguras, pero en realidad, la manera correcta de hacerlo es mantener a raya nuestra necesidad de ser controladores para poder volvernos más seguros.

Cuando estamos obsesionados con que la relación sea exactamente como deseamos que sea, tenemos frente a nosotros un gran síntoma de inseguridad.

La necesidad de tener una certeza absoluta sobre los sentimientos, actividades y ubicación de nuestra pareja en todo momento, también responde a una necesidad enfermiza de control e implica un elevado desgaste emocional.

Si lo piensas objetivamente, podrías estar utilizando todo ese tiempo en algo más productivo para ti.

La solución no es encontrar la forma de tener certeza sobre todo, sino aprender a vivir con un cierto grado de incertidumbre, ya que es virtualmente imposible tener control absoluto sobre nuestra pareja sin convertirnos en delincuentes.

Recuerda que, aunque pudieras, el control absoluto de tu pareja tampoco te haría una persona menos insegura porque siempre tendrías miedo de perderlo.

Para poder vivir con un cierto nivel de incertidumbre, todos necesitamos un nivel equivalente de confianza en nosotros mismos, pues es la herramienta con la cual enfrentaremos lo que sea que implique esa incertidumbre.

Aunque las personas que nos aman nos pueden brindar cierto grado de confianza en nosotros mismos, la principal fuente de esta tiene que ser, ¡adivinaste! tú mismo.

Pero esta confianza no se genera sola de la noche a la mañana, es parte de cultivar todas tus habilidades como un ser humano integral e independiente.

3.- Deja que la relación respire

Cuando siembras una semilla en la tierra, necesitas darle acceso a la luz del sol, al agua y al aire. Para que pueda crecer una planta, también necesitas darle espacio para desarrollarse. Tu relación también necesita algo de espacio para respirar.

Que ambos tengan algún espacio por su cuenta y actividades de forma independiente, no significa que no se quieran o que están perdiendo el interés, simplemente que están siendo seres humanos con sus propios intereses.

Este espacio también permite a los integrantes de una pareja extrañarse y tener novedades que contarse, de otro modo todo sería muy monótono.

4.- Deja de intentar leer mentes

No existe virtualmente ninguna persona en el mundo que pueda leerle la mente a otra.

Por mucho que estés convencido de que conoces perfectamente a tu pareja, si eres inseguro, lo más probable es que tus deducciones sobre lo que está pensando alguien más se alejen bastante de la realidad, porque las personas inseguras son propensas a ver problemas donde no los hay.

Muchas personas se encuentran perfectamente cómodas en silencio con otras. Las personas inseguras, por el contrario, sienten que el silencio es una forma de castigo o de ocultar cosas.

Normalmente, las personas inseguras harán uno o dos intentos tratando de averiguar qué tiene la otra persona, pero después de que reciban una o dos veces la respuesta de “nada, estoy bien”, comenzarán a buscar pistas imaginarias de que algo anda mal, y pueden inventarse toda una historia improbable al respecto.

5.- Deja de comparar tu relación actual con tus relaciones pasadas

Todas las relaciones son diferentes, y en cada caso aparecerán retos, actitudes y oportunidades diferentes. Lo que funcionó o no funcionó en otra relación, no tiene porqué aplicar en tu relación actual.

Las personas inseguras constantemente están buscando recetas o fórmulas que puedan generalizar a todas las relaciones, y como les cuesta mucho trabajo superar las decepciones en noviazgos pasados, es como si transportarán absolutamente todos los problemas que tenían con su pareja anterior a la nueva.

Las personas inseguras frecuentemente culpan a sus parejas de actitudes o conductas que realmente no tienen absolutamente nada que ver con ellas, pero que aparecieron en relaciones pasadas, por ejemplo, de infidelidad.

Esta falta de confianza hará sentir a la otra parte de la relación como si no importará nada de lo que ha hecho bien, y eventualmente la llevará a considerar que no tiene mucho sentido estar con una persona que es incapaz de confiar.

6.- Reafírmate como persona

Las personas que están ocupadas persiguiendo sus metas, perfeccionando sus talentos y alcanzando los objetivos que se plantearon en la vida, por lo general no tienen mucho tiempo de ser inseguras, porque están ocupándose de ser cada día mejores para sí mismas y para los demás.

La seguridad no tiene que ver con la egolatría.

Es más bien una saludable sensación de que somos personas dignas de amor y respeto, y de que tenemos las habilidades y las herramientas necesarias como para desempeñarnos bien en todos los aspectos de la vida, incluyendo el emocional.

Si el centro de tu vida es tu pareja y tu principal preocupación es no perderla, no tendrás el espacio que necesitas para construir tu propia confianza en ti mismo. Suena contradictorio, pero la mejor manera de mantener a una persona a tu lado es enfocarte en estar bien contigo mismo.

7.- Concéntrate en las cosas buenas

Ser una persona insegura es muy desgastante, pero también lo es estar en una relación con alguien inseguro.

Alguien que tenga que lidiar todo el tiempo con los reclamos y las exigencias de atención de una pareja con falta de confianza, eventualmente sentirá que todo lo bueno que ha hecho por la relación no cuenta para nada.

Cuando nos dejamos llevar por nuestra inseguridad, y, por ejemplo, le decimos a alguien que siempre nos ha sido fiel que nos está siendo desleal, también estamos lastimándolo mucho.

Recuerda que ninguna relación verdadera va a ser perfecta todo el tiempo; lo que importa es el panorama completo.

Nunca tomes decisiones ni expreses palabras hirientes motivadas por tu inseguridad. Si estás en un momento de crisis, lo mejor es que te alejes un momento para reflexionar en todo lo bueno de manera objetiva.

Si este artículo fue de gran ayuda para ti, recomiéndalo a tus amistades en tu redes sociales para que más personas como tú logren superar las inseguridades en su relación de pareja.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario