in

Tácticas para seducir: el aislamiento

En este post continuamos analizando el método Varose (Valor, Romance, Seducción). Esta vez hablaremos de la segunda etapa del cortejo, la etapa del Romance.

La etapa del Romance abarca desde que la chica y su grupo de amigos acepta tu compañía después de abordarlos hasta que te la llevas a un sitio para tener sexo. La relación puede pasar varios días en esta etapa.

En este momento lo fundamental es que entre la mujer y tú haya una atmósfera de romance y comodidad tan fuerte que los lleve a mantener una relación sexual.

El aislamiento

Para crear complicidad y romance entre la chica y tú, tendrás que separarla de su grupo de amigos y hablar con ella a solas. Mystery llama aislamiento a este paso.

De las tácticas para seducir, el aislamiento es bastante flexible. Puede hacerse dentro del lugar del encuentro con la chica –un ambiente distinto en el mismo bar o discoteca donde la abordaste– o en otro sitio. La primera opción es la más recomendable, porque para una mujer es más fácil y seguro hablar con un desconocido a solas si está en el mismo sitio que sus amigos.

¿Cómo aislar a una chica de su grupo cuando la conoces?

Se recomiendan las siguientes tecnicas:

  • Pedirle permiso al grupo de amigos. Anuncia al grupo que te llevarás a su amiga a otra parte del local. Puedes destacar también que lo haces porque hay cierta tensión sexual entre ambos: “Creo que se está cocinando algo entre Fulana y yo. ¿Conformes?”, o “Los voy a privar una momento de la compañía de Fulana. Estamos acá en frente”.
  • Pedirle permiso a ella. Le sugieres a ella llevarla a otro sitio donde puedan conversar con un poco más de privacidad. Quedará de su parte aceptar tu propuesta: “Me pregunto qué aventura nos espera en aquella sala”.

Written by Rafael

Amo expresarme a través del arte escrito. Me gusta el rock n roll y el tequila herradura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más que frases para seducir: el arte de la conversación

Estrategias para seducir: los aros psicológicos