in

15 razones por las que las personas inteligentes son solitarias y no encuentran pareja

Los humanos buscamos conectar y forma relaciones con otros, pero tener y mantener una relación es complicado.

Estudios psicológicos han confirmado que las personas muy inteligentes tienen formas distintas de canalizar sus emociones y de ver la vida, y quizás por ello tienen dificultades relacionándose con los demás.

A continuación, te contaremos las 15 razones que explican por qué las personas inteligentes batallan con el amor.

 

Razón número 1: Piensan todo en exceso

Las personas que son muy inteligentes lo analizan todo minuciosamente, y más en cuestión de amores. Revisan una y otra vez cada detalle de la persona que les gusta, los pros y contras de una posible relación y qué tan viable sería para cada uno de los implicados.

Esto los lleva a sobreanalizar las cosas en lugar de simplemente tomar acción. Puede que precisamente sea esa inteligencia elevada la que termine por volverlos indecisos o hacer que tarden demasiado en reaccionar. Además, la otra persona puede interpretar esto como una actitud de desinterés, y simplemente irse.  

 

Razón número 2: Les dan prioridad a sus metas de vida

Las personas inteligentes tienen muchas metas y proyectos de vida, y enamorarse no suele ser una prioridad para ellas, puesto que están enfocadas en otros objetivos particulares.

Si después de analizar las características de la persona que les gusta y los posibles escenarios, se dan cuenta de que la relación no les ayudará a alcanzar sus metas, optan por no aventurarse y quedarse solos. Valoran, por encima de todo, poder alcanzar sus sueños.

 

Razón número 3: Se dejan guiar más por la razón que por el corazón

Es poco probable que las personas muy inteligentes se dejen llevar por los impulsos del corazón. ¡Nada de eso! Son tan racionales que siempre confían en los análisis de su cerebro y no confían en sus sentimientos, porque piensan que son engañosos.

Así que antes de dejarse llevar por “pálpitos o corazonadas”, prefieren usar la lógica y la evaluación de los hechos, para así disminuir la probabilidad de equivocarse. Estos hace que los demás los vean como personas frías y de pocos sentimientos y se sientan recelosos de relacionarse con ellos.

 

Razón número 4: Les encanta su independencia

Si algo caracteriza a la gente inteligente es su naturaleza independiente. Ese rasgo intelectual los vuelve personas autosuficientes, que difícilmente requieren de los demás a nivel social o emocional.

Menos aún consideran que necesiten a alguien a su lado para sentirse plenos y realizados. Por lo contrario, rehúyen de cualquier situación que pueda poner en peligro su independencia, como una relación con alguien que pueda robarles autonomía en sus decisiones, o que pretenda controlarlos.

Las personas inteligentes están muy cómodas consigo mismas. Su paz y tranquilidad individual la valoran por encima de quien sea.

Así que para establecerse en una relación tienen que estar seguros de que la otra persona es lo suficientemente madura —y para nada controladora— como para darle su espacio y respetar su independencia.

 

Razón número 5: Tienden a intimidar a otros

 

La percepción que tienen los demás sobre las personas inteligentes es que son muy intimidantes, por lo que el individuo común tiende a tenerles miedo y no andar detrás de ellas. La gran razón es que temen que sean rechazados por no estar “a su altura”.

Si bien una persona inteligente proyecta aires de superioridad, exigencia y buen gusto, en el fondo son seres muy emocionales, con unos sentimientos muy frágiles. Su actitud en realidad les sirve como una barrera protectora.

Así que, si te gusta una persona muy inteligente, solo debes tener paciencia y esperar a que ella sienta confianza en ti para poder abrirte las puertas de su vida y de su corazón.

 

Razón número 6: Detestan que los limiten o restrinjan

Las personas inteligentes literalmente odian que les impongan restricciones o los limiten en momentos donde dan rienda suelta a su libre expresión. También detestan que les digan lo que deben hacer y lo que no.

Se trata de individuos que necesitan a su lado a alguien que los entienda, que sepa que necesitan su espacio y su tiempo. Aunque quieran mucho a alguien, prefieren sacrificar la relación con tal de mantener su libertad intacta.

 

Razón número 7: Pueden aburrirse de su pareja

Las personas inteligentes siempre están en constante búsqueda de nuevos estímulos. Con las personas pasa que una vez que las encuentran, las comprenden y ya no pueden obtener nada nuevo de ellas, se aburren. Entonces prefieren salir en la búsqueda de un nuevo reto, o sea, experiencias diferentes con personas diferentes.

Lo mismo pasa con sus relaciones amorosas. Encuentran a alguien interesante, descubren todo de su fascinante personalidad, y !se pierde la magia por completo.

 ¡Ojo! No es que vayan a ser infieles, sino que sencillamente al sentirse aburridas, optan por terminar la relación. Por eso las personas inteligentes no suelen tener noviazgos demasiado duraderos. 

 

Razón número 8: Sus estándares de pareja son muy altos

 

Los individuos inteligentes son muy exigentes con respecto al tipo de personas de las que se rodean, y más tratándose de relaciones amorosas. Así que difícilmente se conformarán “con lo que llegue”. 

Para las personas inteligentes, que todo en su vida sea perfecto es uno de sus mayores objetivos. No se conforman con menos. Así que no dudarán en dejar pasar una, dos, tres y más oportunidades de pareja, si consideran que no es la persona exacta que debe estar a su lado. 

Y como quedarse solos es una posibilidad muy obvia por esta actitud, tampoco le temen a la soledad. Eso no les preocupa en lo absoluto.

 

Razón número 9: Se esconden tras una coraza para protegerse

 

A las personas inteligentes les cuesta abrirse a los demás, por lo que pareciera que levantan un muro que los aleja de otros.

Suelen ser bastante desconfiadas, y difícilmente comparten información personal importante con los demás. Piensan mucho en el pasado, sobre todo en aquellas situaciones donde salieron lastimados. Por ello, se protegen a sí mismos con recelo para evitar ser heridos nuevamente.

Esta actitud de encierro los lleva a proyectar una imagen de personas frías y distantes. En el fondo, tienen miedo a enamorarse porque sencillamente no quieren sufrir o ser dañados por otras personas.

 

Razón número 10: Son difíciles de comprender

Mientras más inteligente sea una persona, más cosas suele tener en la cabeza, y a veces el flujo de su pensamiento suele ser demasiado rápido o difícil de comprender para los demás.

Esto provoca dificultades de comunicación que las llevan a pensar que simplemente no son compatibles con otros, aunque en realidad se sientan muy atraídos a nivel físico y emocional. Por ello, optan por relacionarse con otros individuos que sí puedan seguirles el ritmo intelectual, pero en estos casos, muchas veces es el ego lo que termina por arruinar las relaciones. 

Así que !Sí! un exceso de inteligencia puede hacer que sea más difícil relacionarse no sólo con gente normal, también con otras personas muy inteligentes. 

 

Razón número 11: Son muy suspicaces

 

La suspicacia es una característica innata en las personas inteligentes. Es decir, estamos frente a individuos que todo lo ponen bajo una lupa detectivesca: situaciones, decisiones y personas.

Antes de formular algún proyecto o tomar una decisión, analizan bien esos vestigios sospechosos que les hacen dudar o desconfiar de la viabilidad del asunto o de las verdaderas intenciones de los demás.

¿Crees que el panorama será distinto cuando se trata de elegir a una pareja? ¡Pues no! Si se trata de ese alguien con quien piensan compartir su vida, este rasgo se agudiza aún más, pues tienden a afinar más la lupa en las acciones y palabras de su potencial pareja, intentando buscar el más mínimo detalle que les confirme engaños, mentiras o desconfianzas, para así descartar de inmediato al candidato(a).

Básicamente, las personas muy inteligentes evitan en lo posible ser heridos por otras personas.

 

Razón número 12: La belleza no es el atributo principal en el que se fijan

 

Seamos lógicos: ¿en qué crees que se fija principalmente una persona inteligente? ¡Exactamente! ¡En la inteligencia! Así que cuando conocen a alguien por quien sienten algún tipo de atracción o conexión, se encargan de determinar si es la persona adecuada para ellos en función de la inteligencia que demuestren tener. 

A las personas inteligentes no les importa tanto la belleza física o apariencia, como el intelecto y personalidad. De hecho, tienden a pensar que la gente que se arregla o se cuida demasiado es superficial y vanidosa. 

Por eso no tienen miramientos en esperar el tiempo que sea necesario para conocer a alguien a la altura de su intelecto, lo cual al final no siempre es positivo, porque la mayoría de las personas se aburren de esperar y sencillamente se van. Y, en consecuencia, la mayoría de las personas inteligentes terminan quedándose solas.

 

Razón número 13: Son muy sinceras

Si algo caracteriza de forma determinante a las personas muy inteligentes, es su compromiso con la verdad. No temen expresar sus creencias y opiniones, por más arriesgadas y atrevidas que parezcan. Es como si no pudieran callar sus mentes.

Esto, lógicamente, no siempre será algo positivo, porque en ocasiones pueden parecer groseras y ofensivas. Entonces, si no pueden medir el alcance de sus palabras, esto traerá incomodidades en la relación de pareja.

Sabemos que para tener una sana relación hay que aprender a ceder, aprender a expresarnos y aprender a callarnos cuando sea necesario. Pero para una persona inteligente esto resulta sumamente difícil.

 

Razón número 14: No les gusta perder

Otra característica que casi todas las personas inteligentes comparten es que no les gusta perder. Sentirse abatidos en una discusión o situación representa un gran fracaso en sus vidas.

Pero seamos honestos: en asuntos de pareja, para que la relación pueda ser lo más satisfactoria y sana posible, hay que reconocer que no todas las “peleas” se pueden ganar y que, aunque se tenga la razón, hay que aprender a ceder para garantizar la paz, que al final es lo más importante.

Para una persona muy inteligente es muy difícil entender que en las discusiones de pareja no hay ganadores ni perdedores, sino dos personas que —tras las diferencias— son capaces de llegar a una conciliación. Pero no. Los inteligentes no descansan hasta demostrar que tienen la razón. Y, si remotamente no la tienen, anotarán ese asunto pendiente para cuando haya una nueva disputa.

Puede ser frustrante tener una relación con alguien muy inteligente porque simplemente es muy difícil dar a entender una opinión o postura, ya que el otro siempre tendrá argumentos aparentemente irrebatibles. 

 

Razón número 15: Están solteros por elección personal

Finalmente, la última razón por la cual las personas muy inteligentes nos parecen más solitarias y desafortunadas en el amor, es que sencillamente ellas eligen voluntariamente estar solteras.

Aquello de casarse, tener hijos y vivir felices para siempre les parece muchas veces estándares sociales obsoletos que no tienen por qué comprarse. 

Las personas muy inteligentes, como todo lo piensan demasiado, ponen en una balanza los pros y contras de una potencial relación con alguien y si consideran que no “sumará” a su vida, entonces deciden quedarse solas.

¡Ojo! No es que enamorarse solo sea una cosa de tontos, sino que sencillamente las personas inteligentes tienen más dificultad para enamorarse (aunque ya de por sí encontrar el amor es algo bastante difícil para cualquiera, ¿eh?).

Y no es solo nuestra opinión, estudios psicológicos han demostrado que cuanto más inteligente es una persona, más le cuesta trabajo encontrar una pareja y mantenerla a lo largo del tiempo.

Así que ser inteligente tiene muchas ventajas, pero si de emociones y sentimientos se trata, parecen ser más las desventajas. Aunque la verdad es que con un poco de inteligencia emocional no hay nada que no pueda resolverse, además, siempre habrá excepciones a la regla. 

Si eres muy inteligente o si te has enamorado de una persona muy inteligente, ¡no te desanimes! Siempre habrá alguien por quien valga la pena esperar y luchar. ¿Acaso las cosas fáciles son duraderas? ¡No lo creo!           

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

210 ideas de tatuajes para mujeres y su significado

10 colores de sombras para ojos para chicas morenas