in

Cómo Terminar Una Relación: 7 Formas De Hacerlo Correcto Y Amigablemente

Algunas personas definitivamente no se merecen que te tientes mucho el corazón al momento de terminar con ellas.

Si tu ex desapareció a la mitad de la boda de tu hermana con una de las damas de honor, o se olvidó de su aniversario por quedarse bebiendo con los amigos en el bar, probablemente se merecía que lo terminaras de una manera bastante vigorosa, por decir lo menos.

Pero ¿qué pasa cuando sales con una buena persona, que se desvive por ti y además se considera muy afortunada de estar contigo, pero no termina de ser el tipo de relación que tú quieres?

Muchas veces, no ser felices del todo en una relación no tiene que ver con que la otra persona tenga defectos o haya cometido errores, sino más bien con uno mismo.  En estos casos, lo que quieres es terminar con esa persona, pero tratando de lastimarla lo menos posible.

Es muy triste que una persona maravillosa simplemente no sea la adecuada para ti. Y es aún peor cuando esa persona siente que tú sí eres la adecuada para ella. Pero eso no significa que tengas que mantenerte en esa relación de por vida solo por cortesía.

No hay manera de que elimines por completo el dolor que el otro sentirá cuando termines la relación, pero, si te pones a pensarlo, sería todavía peor que le dieras continuidad solo por compromiso; nadie se merece eso.

Lo que sí puedes hacer es aplicar algunas de las estrategias que aquí compartimos contigo para que, al menos, le ahorres todo el dolor que puedas a tu pareja cuando rompas con ella.

Digamos que no hay formas de que no duela, pero sí de que duela menos.

Lee nuestra guía sobre cómo dejar a tu pareja sin lastimarla: 5 pasos que te ayudar a lograrlo

1.- Hazlo de frente

No importa cuánto tiempo llevas saliendo con alguien. Desde el momento mismo en el que consensuaste una vinculación emocional con alguien más, te hiciste responsable de dar la cara siempre al momento de terminar con ese vínculo.

No pienses que ignorar a una persona con la que ya no quieres salir, o terminarla mediante un correo electrónico, un mensaje de texto o una llamada telefónica es una buena alternativa.

Terminar una relación cara a cara demuestra respeto, y sí, duele, pero duele menos que el hecho de que te terminen y además te demuestran que no eres ni siquiera lo bastante importante como para que lo hagan de forma presencial.

Terminar con una persona de frente también le permite a la otra expresar cómo se siente, y decir lo que tenga que decir para sentirse mejor emocionalmente, antes de que el ciclo se cierre.

2.- Procura encontrar el momento adecuado

Aceptémoslo, no es como que exista un “momento adecuado” para romper con alguien. No es como que en algún punto del tránsito de los arcanos del zodiaco la otra persona vaya a estar particularmente receptiva a que la dejen.

Lo que sí podemos asegurar, es que hay momentos pésimos para terminar una relación.

Por regla general, las rupturas amorosas se toman un poco mejor en momentos de bajo estrés emocional. Recuerda que ese estrés puede venir de un mal momento, como la muerte de un familiar o ser querido, pero también de momento importantes, como una graduación o un cumpleaños.

En resumen, procura que la ruptura que tienes en mente ni agrave un mal momento, ni eche a perder uno importante.

3.- No eres tú, soy yo

Sí, sabemos que este es un clisé que has escuchado cientos de veces. Pero a veces, también es una realidad. Si estás preocupado por no lastimar a la persona con la que vas a romper, es muy probable que eso sea cierto.

Realmente, no tienes por qué decirlo de manera textual.

De hecho, lo mejor es que comiences explicando cómo aprecias todas las cosas buenas del otro, pero que al final del día sientes que estás buscando algo diferente, y no te parece justo impedir que la otra persona encuentre también a su alma gemela.

Alguien con quien quizá se sienta incluso más feliz. Que sí se sienta listo a tomar el compromiso o la exclusividad que el otro se merece.

4.- Sé lo más específico que puedas

Cuando terminamos una relación, independientemente de lo maravillosa que haya sido nuestra pareja, por lo general se debe a que esta, por una u otra razón, no cumple nuestras expectativas.

Aunque también hay circunstancias en las que terminas una relación con la que te sientes a gusto por el bien de la otra persona, o porque no puedes mantenerla y cumplir algún objetivo de vida más importante al mismo tiempo, como irte a vivir al extranjero.

Sea como sea, asegúrate de hacérselo entender, y nunca recurras a ambigüedades como “no estoy del todo feliz contigo” o “creo que no es lo mejor que sigamos juntos”.

Las razones, los motivos y los porqués ayudan mucho a que tu interlocutor no pase semanas tratando de averiguar qué hizo mal o en qué falló.

5.- Equilibra la honestidad y la piedad

La honestidad siempre se agradece. O al menos así debería ser. Si terminas la relación porque simplemente no te llena o vas a seguir otro camino en la vida, la honestidad es el mejor camino a seguir.

Aunque, debemos recordar que no es lo mismo ser honestos que ser crueles.

En lugar de decirle a tu expareja que la terminas porque es demasiado dependiente e inmadura, puedes decirle que te diste cuenta de que no eres la persona adecuada para ella porque le puedes dar el tiempo y la atención que necesita.

Sí, por otro lado, la razón por la cual terminas es algo que a ti te molesta mucho pero realmente parece una insignificancia, como una risa estruendosa o la forma en la que se limpia la nariz, lo mejor que puedes hacer es apelar a razones algo más generales.

Quizá, que justo ahora no tienes el tiempo que se necesita invertir en una relación con compromiso a largo plazo. El punto es que vuelvas comprensible la decisión que has tomado, no que lastimes sus sentimientos.

Si la razón por la cual estás terminando es porque conociste a otra persona, no es estrictamente necesario que compartas esa información con tu actual pareja.

Seguramente este criterio varía de relación en relación, así que, si sientes que es necesario, hazlo, pero si puedes omitirlo, procura hacerlo.

6.- Sé comprensivo y sensible

En algunos casos, puede que realmente te sientas profundamente aliviado de terminar una relación que no te satisface del todo. Tanto, que quizá olvides lo mal que se puede llegar a sentir el otro.

Incluso si no te sientes tan vinculado a nivel emocional con la persona con al que vas a terminar, no puedes dar por sentado que esta reaccionará de la misma forma. Puede que le resulte un trámite bastante más difícil de lo que crees.

Por eso, mantente abierto y sensible en todo momento, y preocúpate por hacerle ver a tu ex pareja que el hecho de que termines con ella no la hace una persona menos valiosa o importante en el mundo. Y, además, que realmente deseas ahorrarle todo el dolor posible.

También, debes comprender que tu pareja puede reaccionar de varias maneras cuando termines con ella.

Lo ideal es que lo tome con calma y madurez, pero no siempre es así, así que prepárate para lo que sea, desde un ataque de ira hasta una escena de llanto.

7.- Considera la perspectiva del otro

No se trata de que le pidas permiso a tu novio o a tu novia para romper con ella. Definitivamente vas a terminar si eso es lo que realmente quieres.

Pero, especialmente cuando se trata de relaciones que ya llevan bastante tiempo, es importante que le des a tu ex pareja la oportunidad de expresar cómo se siente al respecto y las inconformidades que pueda tener.

A veces, dialogar una ruptura le permite a la persona con la que estás terminando comprender cabalmente las causas de tu decisión, y esto hace mucho más fácil su proceso de duelo emocional.

 

Nunca es fácil terminar con alguien a quien no deseamos lastimar. Por suerte, puedes ocupar estas estrategias para hacerle las cosas más sencillas.

¿Tienes algún otro consejo para terminar con alguien sin hacerle daño? ¡Estaremos encantados de leer tus comentarios al respecto!

 

Ver También:

Loading...

Cómo Dejar De Ser Infiel Para Siempre: Método Probado

¿Cuándo Terminar Una Relación Con Tu Novia?: 19 Señales Que Te Lo Dirán