in

Cómo terminar definitivamente con tu relación tóxica

Romper con una dinámica de pareja disfuncional es difícil, a pesar del daño que nos causa. A veces por más que comprendamos el daño que causan, no sabemos cómo terminar una relación tóxica. Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta que estamos en una.

En este artículo te enseñaremos a identificar una relación tóxica y te daremos 10 tips para que dejes atrás ese círculo vicioso y puedas liberarte emocionalmente.

1. Deja de negar que la relación es tóxica

Si todo el mundo te dice que estás en medio de una relación tóxica, no es porque “no estén viendo el panorama completo” ni porque “no conocen a la otra persona, que también tiene su lado bueno”.

Nadie está diciendo que no existan algunas cosas rescatables. Pero en general, cuando todo el mundo comienza a notar que la dinámica que tienes con el otro es nociva, es por algo.

Deja de justificarte con pretextos. Asume que tu relación es tóxica, que te trae más cosas malas que buenas y lo mejor es acabar con ella.

Duele mucho darnos cuenta, pero es necesario para romper el círculo vicioso.

2. Identifica la base del problema

¿Qué es exactamente lo que hace que una relación sea “tóxica”? Por regla general, suele ser asimétrica o codependiente. Una parte tiene demasiado poder sobre la otra, o ambas son incapaces de ser funcionales de forma independiente.

Puede ser que lo “tóxico” en su dinámica tenga qué ver con la posesividad y los celos, o con la necesidad de uno de controlar todas las acciones del otro. Quizá sea tóxica porque uno sólo da y el otro sólo recibe.

Sea como sea, entender por qué y cómo llegamos a este punto nos ayuda a identificar la base emocional del problema y a dejar de justificarlo, restarle importancia o ignorarlo.

3. Encuentra la “recompensa oculta”

Todas las relaciones tóxicas nos dejan alguna “recompensa oculta”, una especie de beneficio al que no queremos renunciar y por eso soportamos la desventajas de la relación. Esa recompensa puede ser algo inconsciente.

Por ejemplo, en una relación tóxica cargada de celos y desconfianza, la recompensa oculta podría ser la posibilidad de reafirmarnos a nosotros mismos al tener posesión completa de otro ser humano.

En una relación donde existe maltrato psicológico o control excesivo, la recompensa oculta de la víctima puede ser una justificación para no salir de su zona de confort y tomar las riendas de su vida.

Esta recompensa oculta es la causante de que, aunque estemos conscientes de que la relación nos hace daño, regresemos a ella una y otra vez.

4. Encuentra formas válidas de afrontar el problema de fondo

La recompensa oculta responde siempre a un problema de fondo individual. Por ejemplo, si le tenemos un profundo miedo a quedarnos solos, construiremos relaciones tóxicas en las que damos demasiado y exigimos muy poco a cambio.

Como si la pareja nos estuviera “haciendo un favor” por el simple hecho de quedarse a nuestro lado. La recompensa oculta es no tener que enfrentar la soledad, pero si la relación es tóxica viene acompañada de inseguridades y malestar.

Si el problema es el miedo a la soledad, en lugar de tratar de paliarlo manteniendo una relación a toda costa, podemos abarcarlo desde otra óptica. Quizá aprendiendo a estar a gusto y felices cuando solo nos tenemos a nosotros mismos.

5. Rodéate de personas positivas

Es más fácil construir relaciones saludables si nos rodeamos de personas positivas. Esto aplica para el amor, la amistad, el trabajo e, incluso, para la familia.

La diferencia entre las personas positivas y las personas tóxicas es que las primeras enriquecen las relaciones con sus virtudes, y las segundas construyen las relaciones con base en sus defectos y carencias.

Forjar relaciones saludables en otros entornos te ayuda a notar las características tóxicas de tu relación amorosa. Es más fácil que mantengas firme tu decisión de terminar con esa relación si puedes ver diariamente los efectos de personas positivas en tu vida.

6. Escríbele a tu yo del futuro

Ya tomaste la decisión de terminar, pero tienes miedo de que cuando se te pase el enojo o cuando comiences a extrañar al otro perderás tu convicción.

Lo mejor es anticiparnos a lo inevitable. Si sabes que dentro de poco lidiarás con la gran tentación de llamar o buscar a tu ex, escríbele una carta a tu yo del futuro en donde le recuerdes todas las buenas razones que existen para mantener la ruptura.

Es una especie de síndrome de abstinencia. Tendrás ansiedad y te preguntarás cómo seguir después de terminar una relación tóxica. Es inevitable, vas a pasar por esa etapa desagradable de cualquier manera, pero puedes ayudarte a ti mismo a no recaer.

7. Convierte la fuente del problema en una oportunidad

Si ya identificaste cuál era la fuente emocional de tu parte tóxica de la relación, y qué recompensa oculta sacabas de ello, ya puedes darle un giro a las cosas y convertir el problema en una oportunidad.

Por ejemplo: le tienes pavor a la soledad. Eso puede seguir siendo un pretexto para tener relaciones tóxicas, o puede ser el impulso perfecto para que aprendas a:

  • Estar perfectamente bien contigo mismo sin necesidad de nadie más.
  • Valorarte de nuevo y entender que los demás no te están “haciendo un favor” al estar contigo.
  • Rodearte de personas que sí quieran aportar cosas positivas a tu vida, así como reconocer todo lo bueno que hay en ti.

8. Perdona y perdónate

Cuando estamos en una relación tóxica, hacemos y decimos cosas de las que no estamos orgullosos. También cometemos omisiones irresponsables o permitimos abusos y daños hacia nosotros.

Estos errores derivan en mucha culpa y resentimiento. De la culpa y el resentimiento viene la sensación de que “queda algo por arreglar”, y la sensación de que queda algo por arreglar es responsable de que regresemos una y otra vez.

Si quieres romper con ese ciclo, debes entender que no puedes cambiar el pasado, pero puedes aprender para no volver a cometer los mismos errores en el futuro.

Perdonarte a ti mismo no significa ser indulgente y seguir con la misma actitud. Y perdonar al otro tampoco significa que vas a regresar. El perdón hacia uno mismo y hacia los demás significa que ya no vas a permitir que el pasado te atrape y te haga daño.

9. Deja ir

Como terminar una relación tóxica no solamente es dejar ir las cosas malas, sino también las buenas, es normal que sea doloroso y que terminemos cediendo al impulso de aferrarnos y volver.

Pero, según la filosofía budista, aferrarnos a las cosas, personas o situaciones es algo que solo nos causa dolor, nos mantiene esclavos del mundo exterior y nos impide “avanzar”.

No es necesario que te pases horas meditando para aprender a dejar ir. Simplemente acepta que las cosas a veces no son como quisiéramos, y que las personas que amamos no siempre son buenas para nosotros.

10. Mantente firme  

Todo lo bueno en esta vida implica un poco de decisión y firmeza. Aprender cómo terminar una relación tóxica es algo que va a traerte muchos beneficios. A largo plazo también te ayudará a forjar un mejor carácter.

Así que como con cualquier meta, mantente en tu postura y no cedas ante chantajes, ruegos o amenazas. La relación se terminó. Respeta tu decisión.

Si la otra parte se niega a seguir adelante o a superar el tema, no es tu problema ni tu responsabilidad. Tu compromiso es contigo mismo.

¿Como terminar una relación tóxica definitivamente?

Es muy común que las relaciones tóxicas sigan un esquema de ruptura-reconciliación. Cada vez que se separan, ambas partes quedan más lastimadas, pero vuelven y aumenta su codependencia.

Este tipo de patrones desgastan el respeto, la autoestima y la confianza de una relación. Por difícil que sea y te preguntes cómo terminar una relación amorosa tóxica, lo mejor es terminar de forma definitiva y permanente. Es casi imposible rescatarla para que sea saludable.

Si estás atravesando otra de esas típicas separaciones, pero ahora sí quieres que sea definitiva, toma en cuenta los pasos de arriba.

¿Cómo terminar una relación tóxica sin lastimar?

Conversa con tu pareja y hazle ver que la relación no le trae nada bueno a ninguno de los dos. Evita:

  • Reclamar cosas del pasado.
  • Insultar de cualquier manera.
  • Decir cualquier cosa que solo sirva para hacer sentir mal al otro.
  • Ser sarcástico o irónico.

Las palabras para terminar una relación tóxica deben ser muy medidas y prudentes. Y no deben usarse como armas, ni venir del enojo y el rencor.

Beneficios de terminar una relación tóxica

  • Comenzarás a afrontar tus problemas emocionales, así podrás atenderlos.
  • Tendrás paz mental, pues no estarás todo el tiempo peleando o soportando chantajes y malos tratos.
  • Recuperarás tu seguridad y autoestima.
  • Tendrás más energía y tiempo para relacionarte con personas que son buenas para ti.

¿Cómo terminar una relación tóxica con hijos?

Salir de una relación tóxica cuando hay hijos puede ser complicado, porque es difícil que toda esa toxicidad no les afecte de una u otra forma.

Lo primordial es que los hijos no atraviesen por ansiedades y culpas que nos les corresponden. Los padres deben resolver sus asuntos, no meter a los niños en las discusiones ni hablar mal del otro en su presencia.

¿Qué hacer después de terminar una relación tóxica?

Estas son algunas de las cosas que debes hacer saliendo de una relación tóxica:

  • Felicítate. Acabas de dar un paso importante para tu bienestar.
  • Rodéate de personas positivas que te den un nuevo punto de vista.
  • Mantén la mente ocupada en cosas buenas para ti.
  • Evita la tentación de volver.

¿Cómo olvidar una relación tóxica?

No se trata de olvidar nada. De hecho, lo ideal es que nunca olvides qué fue lo que sucedió, cómo llegaste a ese punto y qué consecuencias tuvo para ti. Así usarás esa experiencia como una fuente de aprendizaje para no cometer los mismos errores en el futuro.

Relación tóxica: TEST

Si contestas que sí a una o más de las siguientes preguntas, es muy probable que seas parte de una relación tóxica:

– ¿Te enojas cuando la otra persona no te toma en cuenta para todo lo que hace, dice o planea?

– ¿Experimentas celos de forma constantes y/o debes lidiar todo el tiempo con los celos de tu pareja?

– ¿Dejas de salir con tus amigos para que tu pareja no se moleste?

– ¿Sientes que tu pareja tiene que validar todas tus opiniones o actos?

– ¿Utilizan las amenazas de ruptura como una forma de control?

– ¿Constantemente están terminando y regresando?

¿Cómo superar una relación tóxica? 

Seguramente ya te diste cuenta de que la respuesta a cómo terminar una relación tóxica tiene mucho que ver con el amor propio.

Estar inmersos en una relación tóxica no nos hace peores personas ni significa que necesariamente uno de los dos sea el “villano” en la historia. Somos seres humanos y todos cometemos errores.

Pero si ya identificaste que estás en una dinámica que te hace daño, no hay pretexto, debes armarte de voluntad y salir de allí, aunque duela.

6 características de una relación tóxica

Si cumples con alguna de estas señales, estás en una relación tóxica:

  • Una de las partes tiene demasiado control sobre la otra: revisa los mensajes, le da o le niega “permisos”, le amenaza o “castiga”.
  • Uno de los dos deja de hacer cosas que disfruta hacer por miedo a represalias del otro.
  • Existe codependencia. Se necesitan de manera enfermiza, en lugar de enriquecerse mutuamente.
  • Hay frecuentes amenazas de ruptura cuando uno de los integrantes no cede a las exigencias infundadas del otro.
  • Una parte sólo recibe y la otra sólo da. No hay reciprocidad.
  • Uno de los integrantes se reafirma a sí mismo mediante actitudes que menosprecian al otro, como insultarlo o decirle que nadie lo quiere.

 

Ver también:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo saber si le gustas a un chico: 27 señales que le gustas más que como amiga

Cómo ligar en una discoteca con un chico, aunque seas tímida