in

 12 Señales claras de que NO estás lista para una relación

¿Haz estado en varias citas y te preguntas si deberías iniciar una relación formal o solo dejarlo pasar y seguir enfocada en tu carrera y en tus metas?

Alomejor te sientes presionada por la sociedad por estar soltera, pero entrar a una nueva relación es un gran compromiso, ¿no te sientes segura de intentarlo y no sabes por qué?

Así que presta atención a estas 12 señales que te indicarán que no estás lista para una relación. Seguramente te sentirás identificada con más de una.

Señal número 1: Estás poniéndole toda tu energía a prioridades y metas personales

Las relaciones amorosas no solamente se tratan de pasar momentos increíbles con otra persona cuando a ti te sobra tiempo, o comienzas a extrañarla. Tiene que existir un compromiso mutuo y eso implica que ambas partes inviertan tiempo y recursos emocionales en la otra. Una relación en la que sólo das lo poco que te sobra después de que pusiste casi toda tu energía en perseguir tus metas personales, realmente no es justa para la otra persona, y puede que a la larga te traiga más problemas y disgustos que beneficios.

 

No tiene absolutamente nada de malo que te enfoques al 100% en ti y en alcanzar lo que tanto has perseguido, dígase una carrera, una medalla de oro, un posgrado o el trabajo de tus sueños, pero estas elecciones de vida características de la gente exitosa y de alto rendimiento normalmente las obligan a dejar de lado, al menos temporalmente, el tema del romance. 

 

Si, por ejemplo, tu plan de vida incluye viajar por el mundo los próximos tres años, es probable que justo en este momento no sea la mejor idea empezar una relación nueva. 

 

Señal número 2: Aún no has superado a tu ex

Esta es una de las más evidentes señales de que no estás lista para iniciar una nueva relación ¿Acaso piensas que teniendo tu mente y corazón en otra persona, puede haber espacio para incluir en tu vida a alguien nuevo que te haga sentir amor otra vez? ¡No lo creo!

Así que si aún piensas en tu ex y la realidad es que regresarías con él si se diera la oportunidad, si todavía conservas sentimientos intensos, y si al salir con alguien no puedes evitar compararlos y sentirte culpable porque intentas hallar en este nuevo chico parte de lo que era tu antigua pareja, mejor piénsalo y date un tiempo para estar sola y reflexionar. Una vez que sientas que tu ex es solo un bonito recuerdo y ya, entonces estarás lista para una nueva relación.

No olvides: una cosa es recordar eventualmente a tu ex por cualquier circunstancia y otra muy distinta es que domine tu mente… y corazón. ¡No te confundas!

Recuerda: dale tiempo al tiempo. ¡Este lo cura TODO! ¡No desesperes! Porque cuando realmente de corazón cortas esa conexión que te ata a tu ex, aparecerá la persona perfecta para ti.

 

Señal número 3: Intentas convertirte en la “salvadora” del otro

Muchas mujeres siguen el típico patrón de relacionarse con chicos problemáticos o con vidas difíciles, sólo porque en el fondo sienten que es su responsabilidad o misión en la vida “salvarlos”

Si activas el modo “salvar al otro y cambiarlo”, para que se ajuste plenamente a tu ideal de pareja, la más obvia de las consecuencias es que esa persona cada día siempre hará algo que te decepcione y eso, indudablemente, te llenará de frustraciones.

Ser la “salvadora” del otro no es bueno para él ni mucho menos para ti, porque te desgastas emocionalmente poniendo toda tu energía en alguien que, sencillamente, no va a cambiar si no quiere. Así que cuando conozcas a alguien, debes aceptarlo y, si no puedes, simplemente, pasa de él por más que te guste muchísimo.

Recuerda: amar es aceptar, siempre y cuando eso que aceptemos del otro no nos lastime. Si no puedes lidiar con esto, no estás lista para una nueva relación.

 

Señal número 4: Piensas que sólo estando en una relación te sentirás plena y feliz

Muchas chicas (y chicos también) piensan que su vida sería realmente perfecta y llena de felicidad si tuviesen una pareja. ¡Qué idea tan equivocada! Irónicamente, pensar así es una señal de que no estamos listos para tener pareja porque realmente no sabemos estar a gusto con nosotros mismos.

La esencia de estar en una relación saludable radica precisamente en que hay que estar felices con nosotros primero para luego proyectar dicha felicidad y atraer personas que estén en la misma sintonía y vibración que nosotros.

Si no nos sentimos bien con lo que somos y hacemos, ¿crees que una tercera persona puede llenar esos vacíos internos a los que no les encontramos aparente explicación?

Ten presente esta regla de oro: ¡nadie te amará ni te dará la felicidad que anhelas, si antes tú no te amas con todo tu ser y te sientes plena contigo misma!

 

Señal número 5: Emocionalmente eres muy cerrada

Para estar en una relación, es imprescindible que aprendamos a ser comunicativos al 100%. De hecho, esa es una de las claves más importantes para el éxito amoroso. Pero si eres de las chicas que les cuesta expresar sus sentimientos (tanto positivos como negativos), lógicamente esto traerá incomodidades en cualquier relación que tengas, porque las personas difícilmente podrán adivinar qué es lo que está ocurriéndote para poder ayudarte.

Así que si eres de las que siente que no necesita conectarse emocionalmente con los demás, que prefiere callar lo que le molesta o incomoda… no te podrás abrir al otro para darle cabida en tu vida. Entonces, tienes que trabajar en tus inseguridades y miedos para mostrarte a los demás sin recelo.

No es fácil abrirte a otros y mostrarte vulnerable, pero es un buen ejercicio si empiezas con tu familia o amigos. Solo así podrás conectarte emocionalmente con ese chico que tanto te gusta.

 

Señal número 6: Crees que estando en una relación tus problemas se resolverán

En este punto, ahora eres tú la que toma la posición de ser “salvada”; y buscas un “salvador”. Ya debes saber que los extremos no son buenos y este es uno de los peores, pues te puede conducir a una relación verdaderamente tóxica.

Si crees que tu pareja perfecta es la que te va a rescatar de los problemas y milagrosamente le va a dar sentido a tu vida, ¡te equivocas! Más bien puedes conseguir a una persona tóxica que se aproveche de tu vulnerabilidad y codependencia. Peor aún, puedes toparte con alguien con las mismas inseguridades que tú y realmente sea una relación tormentosa que solo traerá más tristeza y frustraciones a tu vida.

Así que el mejor consejo es que no le des a tu potencial pareja la responsabilidad de hacer tu vida mejor, sino que tú misma te enfoques en sentirte plena y feliz. Por supuesto, habrá momentos en los que necesites ayuda, pero para eso también estarán tus familiares y amigos.

 

Señal número 7: Ves la relación como una distracción

Esta es una de las señales más peligrosas, porque simplemente te tomas a la ligera iniciar una relación solo por buscar un método alternativo para alejarte de tus problemas o preocupaciones.

Es decir, que para ti una pareja no es alguien que se elige porque se disfruta su compañía, porque hay proyectos de vida juntos, porque son compatibles, porque se aman. ¡No! Tú solo buscas tener una pareja para distraerte de aquellas cosas (problemas o situaciones) que te están generando preocupaciones.

Si esa es tu visión para estar en pareja, te aconsejamos dos cosas: la primera, que te lo pienses antes de iniciar una relación solo por distraerte; recuerda que aquí igualmente tienes que invertir tiempo, energía y emociones (lo quieras o no). Además, esto a la larga no será productivo para tu madurez emocional, sino que te puede traer problemas para conseguir una persona que realmente valga la pena (ya cuando te decidas a tener una pareja por convicción y no por distracción).

El segundo consejo es que, si igualmente estás decidida a tener una relación por distracción, lo hables claro con la otra persona, que seas honesta y que le digas que no estás buscando una relación formal o seria. Así te evitarás muchos problemas.

 

Señal número 8: No tienes tiempo

Si eres una mujer con un trabajo muy absorbente o aún estás estudiando y eso te consume la mayor parte del tiempo; o si estudias y trabajas al mismo tiempo… entonces, déjame decirte que tu tiempo está bastante comprometido como para tener la disposición real de estar con alguien.

Y si aparte del trabajo o estudio, eres una persona que dedica parte de su día a cuidar su cuerpo yendo al gimnasio, asistiendo a alguna clase de yoga o algo por el estilo, ¡mejor ni lo pienses!

Tener una relación demanda tiempo para compartir con esa persona, no solo en casa o de a ratos, sino construir una vida en pareja en la que realmente ambos estén conscientes de que —independientemente de sus rutinas diarias— debe haber momentos para disfrutar a plenitud de su compañía.

 

Señal número 9: Necesitas fingir ser alguien que no eres

Un gravísimo error que cometen muchas personas es aventurarse a estar en una relación y, para mantenerla, comportarse de tal o cual forma con tal de agradar a la pareja. ¡Esto no es sano ni satisfactorio!

Estar en una relación donde no puedas ser tú en todo tu esplendor, con tus virtudes y defectos, no es una relación que aporte satisfacción y plenitud a tu vida, sino más bien sufrimiento; porque tu conducta siempre estará condicionada a hacer lo que agrade al otro, dejando de lado lo que te gusta a ti.

Quien te vaya a querer lo hará por lo que eres y no por lo que aparentes ser. ¡Así de simple! No te dejes llevar por la presión de terceros para que estés en una relación y eso te conduzca a fingir quien no eres. Sé tú misma en todo momento.

 

Señal número 10: No has evolucionado en función de tus relaciones anteriores

Cuando maduramos psicológica y emocionalmente, somos capaces de evaluar cómo nos hemos comportado para así enfocarnos en nuestra evolución como personas, tanto como hijos, como amigos, como padres (en algunos casos) y como pareja. ¡Este último punto es muy importante para saber si estamos listos para una nueva relación!

Así que si sientes que —después de haber tenido varias relaciones amorosas— todo de tu parte ha sido perfecto, que las rupturas han sido provocadas por el otro, que en los fracasos has tenido ninguna responsabilidad, que siempre has sido una excelente pareja… entonces, te hace falta trabajar más en una introspección sincera que te lleve a ver que sí has fallado (mucho o poco) y que hay cosas que debes cambiar a la hora de afrontar una nueva relación.

Si algo es fundamental en nuestra experiencia de pareja es tener la capacidad de evaluar lo bueno y lo malo de cada una, pero enfocándonos más en nuestro comportamiento y cómo ciertas conductas personales deben cambiar para lograr tener éxito y una próxima relación saludable

Señal número 11: No te sientes bien contigo misma

Los problemas de autoestima e inseguridades son los peores con los que puede batallar una persona. Y, precisamente, el amor propio es la clave para conectar con una pareja ideal. Entonces, si sientes que algo está mal contigo, esto puede ser perjudicial para cualquier relación, porque inconscientemente tus frustraciones las reflejas en el otro y eso inevitablemente traerá problemas.

Las personas que no están felices consigo mismas no dan cabida a los matices en su vida; es decir, todo es blanco o negro (el gris no existe); todo es bueno o malo (no hay un punto medio donde se pueda sacar lo mejor de una situación negativa y verla como una oportunidad de crecimiento)

 

Señal número 12: Sientes que tener una relación es lo más importante

Si eres de las que piensa que estar en una relación es lo más importante y, una vez que entras en una el resto del mundo desaparece, déjame decirte que es una actitud que demuestra inmadurez y, precisamente, que no estás lista para una relación.

Al pensar que estar en pareja es lo más importante, esto te obliga a actuar en función de mantener eso en el tiempo, aunque implique que sacrifiques mucho para lograrlo.

Entre muchas otras cosas, todo tu tiempo lo dedicas a él. Pareciera que no existe nada más. Pero… ¿dónde dejas tu individualidad? ¿Dónde están tus aspiraciones y metas personales? Simplemente, tu vida parece girar en torno a esa persona. 

Entonces, ¿dónde está tu amor propio, tus valores y tus sueños? ¿Limitados por la errónea idea de que debes estar en pareja porque eso es lo más importante? ¡Nada de eso! Que esta frase se vuelva un mantra en tu vida: lo más importante siempre será que te ames antes que a nadie y que tu felicidad nunca esté fuera de ti.

Ten siempre presente que tus ideales y convicciones, pero sobre todo el amor propio, no pueden ser desplazados por una pareja. Antes de querer a otro, quiérete. Antes de compartir tus días con otro, asegúrate de que tienes el tiempo de calidad para ofrecerle. Pero por sobre todas las cosas, nunca cedas a una relación solo por complacer a los demás.

Estas apenas son 12 señales de que no estás lista para una relación. No te sientas mal si te identificas con algunas de ellas. Más bien es una oportunidad para que te autoanalices y trabajes en todo aquello que debes fortalecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo hacer una descripción de Tinder para mujeres

20 ideas de maquillaje de noche para mujeres de piel morena