in

Cómo iniciar una conversación con cualquier persona

Un grupo de científicos de la Universidad de Boston ha desarrollado diversos estudios en los que analizan cómo es que se dan las primeras interacciones sociales entre individuos desconocidos.

Y han llegado a la conclusión de que, aunque las pequeñas charlas informales que uno establece con un extraño parezcan ser irrelevantes, la realidad es que son de lo más trascendentes, pues definen en nuestra mente subconsciente -y en la del desconocido- una primera impresión de quiénes somos ante los demás.

Una impresión que dejará una huella permanente en la mente del recién conocido.

Y es que, al parecer, necesitamos de esa imagen mental acerca de quién es la otra persona para poder desarrollar la confianza necesaria para entrar en temas más profundos de conversación.

Así que, de acuerdo con este grupo de científicos, la mejor manera de describir esta charla casual es como un “ritual para generar lazos”.

De igual manera, concluyen que en realidad el tema que se aborde no es realmente relevante.

Sin embargo, las personas tienden a creer lo contrario, lo que ocasiona que muchas se preocupen demasiado por qué van a decir y esto les genere cierta tensión, haciendo más difícil así generar un ambiente relajado que invite al diálogo.

Si quieres saber cómo iniciar una conversación con cualquier persona y dar una gran primera impresión, lee los siguientes consejos.

Lee también nuestra guía sobre cómo conocer más gente en la vida real

6 preguntas con las que puedes mantener una conversación fluida

Una muy útil recomendación consiste en iniciar la conversación con preguntas simples que inviten a la otra persona a abrirse y dialogar.

Es muy importante también mostrar un interés genuino en las respuestas que vaya dando el interlocutor, y continuar haciendo preguntas relacionadas con lo que este vaya respondiendo.

Durante la conversación, hay que procurar también intervenir con anécdotas o comentarios personales que estén relacionados con el tema del que nos están hablando, para que no se convierta como en una especie de entrevista.

Así pues, a continuación expondremos un breve ejemplo de cómo podría desarrollarse una conversación fluida en un ambiente en el que se espera que vayas a socializar, tal como una fiesta o cuando te presentan al amigo de otro amigo:

1) Hola, ¿qué tal? Soy Marco ¿Cómo la estás pasando?

Normalmente la persona responderá con su nombre y diciendo cómo la pasa.

2) ¿Cómo conociste a la gente de esta fiesta o al amigo que los presentó?

Esta es una excelente forma de darle seguimiento a la conversación, pues dependiendo de la respuesta que el interlocutor te dé, podrás seguir el tema.

Por ejemplo, si te dice que los conoce de la escuela, podrás preguntarle más acerca de qué estudia, en dónde lo hace, etc.

O si te comenta que se conocieron de algún grupo o en cierto evento, podrás continuar con preguntas tales como de qué se trata ese grupo o qué tipo de evento es.

Lo importante aquí no es memorizar un tipo de guion mecánico sino interesarte real y genuinamente por las respuestas que te dé tu interlocutor, y seguir haciendo preguntas que realmente te interesen acerca de lo que él te vaya comentando.

3) ¿De dónde eres?

Esta es otra pregunta infalible, pues si la persona es de la misma ciudad en la que tú creciste, tienes mucho tema para platicar acerca de lugares e intereses que puedan tener en común.

Y si es de algún otro lugar, será muy interesante que te hable acerca de cómo es este lugar, qué sitios de interés hay para conocer, qué costumbres se usan ahí, etc.

Lo más seguro es que tengan larga charla al abordar este tema.

4) ¿Estudias o trabajas?

Se dice que no es de muy buen gusto hablar acerca de temas de trabajo en eventos sociales, pero bien encauzada, esta se puede convertir en una gran fuente de ideas para establecer una conversación.

Al preguntar acerca de su ocupación podrías identificar que tienes algunos intereses en común con tu compañero, y de igual manera, el hablar de “a lo que uno se dedica” es normalmente un tema que fluye con facilidad pues el interlocutor lo domina.

En caso de que la otra persona se encuentre desempleada, puedes suavizar la situación bromeando acerca de las ventajas que tiene poder levantare tarde todos los días y a continuación desviar el tema hacia cuáles son sus hobbies o intereses.

Y para evitar centrar la conversación en temas meramente laborales, podrías continuar el diálogo con una pregunta tal como:

5) ¿Tu trabajo es muy demandante o tienes oportunidad de salir de vacaciones en verano o en invierno?

Esta pregunta tiene una conexión natural con cualquier actividad,  independientemente de si tu interlocutor estudia o trabaja, por lo que es una excelente manera de continuar la conversación y de enfocarla a uno de los temas de los que más la gente disfruta hablar, de sus sueños y pasiones.

Y esta te llevará de manera muy natural a la siguiente pregunta:

6) ¿A dónde te gusta salir de vacaciones o los fines de semana?

Con esta pregunta podrás comenzar a explorar temas más significativos y profundos que te dejarán ver más acerca de quién es tu interlocutor:  qué es lo que le apasiona y le interesa.

Incluso puede darse el caso de que descubran que comparten ciertos intereses o pasiones en común, lo cual dará paso a conversaciones de horas e incluso a que surja una futura amistad.

Es recomendable que intentes “memorizar” y practicar estos diálogos con el mayor número de gente posible.

Lo más importante es que no suenen mecánicas ni acartonadas y que, tal como lo mencionamos anteriormente, sean preguntas genuinas que demuestren un verdadero interés por conocer más acerca de tu interlocutor.

Cómo iniciar una conversación en ambientes en los que no es fácil socializar

Ahora bien, algunas veces te será necesario iniciar una conversación en un ambiente en donde no se espera que la gente socialice.

Por ejemplo, si te encuentras sentado junto a un desconocido en el tren o a la hora del almuerzo en la escuela, no será muy bien visto que inicies la conversación preguntando acerca de cosas muy personales.

En esos casos, lo más conveniente es enfocar la conversación hacia aspectos que tengan que ver con la situación misma, más que con la persona.

Un buen ejemplo del tipo de preguntas que podrías hacer en situaciones como esta, por ejemplo, al estar sentado al lado de un desconocido en el tren, serían:

– Disculpe, ¿Sabe a qué hora llegará el tren a su destino?

– ¿De casualidad sabe usted si en este tren servirán algo de comer?

– ¿Sabe si contamos con Wi-fi?

Y en cuanto veas que el interlocutor se encuentra abierto para establecer un diálogo, entonces podrás adentrarte en preguntas un poco más personales, tales como:

– ¿Hacia dónde viaja usted?

– ¿De dónde es usted?

Finalmente, hablaremos de algunos errores muy comunes que la gente comete al iniciar una conversación, y que pueden dar pie a que tu interlocutor pierda interés en mantener una plática o se cierre al diálogo.

Lee también nuestra guía sobre las 25 preguntas interesantes que te llevaran a respuestas increíbles

Los 4 errores más comunes que la gente comete al iniciar una conversación

Muchas veces por más que intentemos hacer las cosas bien, caemos en estos errores ¡la idea es que a partir de hoy esto no te vuelva a pasar!

1.- Mantener una conversación demasiado “lineal”

Si mantienes la conversación demasiado enfocada en un solo tema, será probable que llegue un momento en que se agote o agotes a quien tienes delante.

No debes tener miedo de cambiar de un tema a otro e incluso regresar a un tema anterior si es que esto te permite mantener la conversación fluida e interesante.

En caso de que veas que el tema se está acercando a la línea del aburrimiento o de lo incómodo, puedes recurrir a cualquiera de las seis preguntas de las que hablamos con anterioridad y abrir así un nuevo canal de conversación.

2.- Hacer demasiadas preguntas o muy pocas en relación con lo que tú compartes acerca de ti mismo

Procura asegurarte de que compartes ideas acerca de ti mismo a lo largo de la conversación. De esta manera el diálogo se convierte en un verdadero intercambio de dar y recibir y no en un monólogo o en una entrevista.

Es importante que balancees el tamaño de tus diálogos de acuerdo con los diálogos de tu interlocutor, es decir, si él te comenta una historia un poco más larga acerca de sí mismo, trata de responder con otra historia más o menos de la misma longitud para que tu compañero no sienta que él se está abriendo mucho y tú no estás correspondiendo con el mismo grado de confianza.

Por el contrario, si la persona responde con frases más bien cortas, procura mantener tus frases también breves para que tu interlocutor no sienta que estás acaparando la conversación.

3.- No ser genuino al hacer las preguntas

Una vez más, hacemos énfasis en la importancia del interés genuino hacia la otra persona.

Si tú haces una pregunta y después no muestras el más mínimo interés por lo que te están respondiendo, esto cerrará la oportunidad de un diálogo más profundo y perderás la confianza de tu interlocutor.

4.- Esforzarte demasiado por tratar de seguir las “reglas” de una buena conversación y sentirte angustiado de hacer algo mal.

No tengas temor de romper las reglas.

No por el hecho de haberte dado aquí una serie de preguntas quiere decir que no puedas hacer otras o que las muchas variaciones posibles sean incorrectas.

Lo ideal es siempre experimentar con aquellos temas que te hagan sentir más cómodo y aprender de los errores.

Resulta prácticamente imposible convertirse en un gran conversador y desarrollar tus habilidades sociales sin cometer errores en el camino.

¡Así que no te preocupes! Ya verás que poco a poco lo vas a lograr, solo no pierdas de  vista nuestros consejos.

¿Sientes que este artículo te ayudó para lograr tener una conversación con cualquier persona que te interese? ¡Nos encantaría saber tus opiniones!

No olvides compartir nuestras publicaciones en tus redes sociales para que tus amigos también puedan disfrutar de estos increíbles consejos. 🙂

 

Ver También:

 

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo dejar a tu pareja sin lastimarla – 5 pasos que te ayudarán a lograrlo

Cómo hacer amigos y lograr una vida social satisfactoria: sigue estos pasos