Cómo Cerrar Ciclos En Tu Vida Y Seguir Adelante

Aceptar el cambio como una constante es una de las principales claves para llevar la vida de forma sana y hacia el desarrollo personal. Avanzar sin ataduras en la vida no es tarea sencilla. Lamentablemente nuestra naturaleza nos hace tropezar muchas veces con la misma piedra, antes de comprender que es necesario cambiar el camino.

A Albert Einstein se le atribuye el haber dicho que la definición es locura es repetir la misma acción esperando resultados distintos. Bajo esa lógica, la locura es una característica más que común entre los seres humanos.

Seguramente te ha pasado que sabes que necesitas un cambio en tu vida, ya sea en materia laboral, familiar o afectiva, pero por alguna razón no encuentras el valor para terminar de tomar la decisión que requieres para crecer.

¿Porqué es tan difícil cerrar ciclos en tu vida?

Esto suele suceder porque estamos habituados a este estilo de vida pasivo y nocivo, aunque te sientes incómodo es de alguna manera tu “zona de confort” y salir de ella puede dar mucho miedo. Por eso, aunque incluso sueñes con tener una oportunidad, no te mueves para buscarla sino que esperas que llegue a ti mágicamente, cosa que nunca sucede.

A eso se le llama vivir en ciclos nocivos, y el objetivo de este artículo es precisamente darte consejos para superarlos.

¿Por qué tendemos a conformarnos con repetir acciones?

Tener un cerebro “evolucionado” que tiene muchas ventajas, pero también problemas. Una de ellas es la costumbre a repetir acciones que nos son ya conocidas, que es una capacidad innata.

La evolución de la especie nos condicionó para mantenernos lejos del peligro, así se fundamente únicamente en ilusiones. El padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, afirmaba que la parte racional de la mente era solo la “punta del iceberg”, mientras que la verdadera parte importante del glaciar sería el inconsciente, justo esa parte que nos hace acudir y repetir a los instintos y conductas ya habituales.

Explicándolo en palabras de Freud, resulta que en la “punta del glaciar” se encuentra nuestra necesidad de ver cambios, progresos y en general circunstancias nuevas, para lograr el desarrollo personal.

Pero más abajo, en lo que representa el área oculta del iceberg, existen otras motivaciones: “las de la mente inconsciente”.

Éstas son mucho más poderosa y pueden paralizarte como individuo, porque consiguen sacar a flote todas las dudas y pensamientos que hacen ver a las nuevas oportunidades como riesgos; lo que lleva al miedo y a evitar los cambios, aunque racionalmente sepamos que son necesarios.

¿Cómo cerrar ciclos y seguir adelante con tu vida?

El modelo psicoanalítico argumenta que el enfoque debe darse en las motivaciones iniciales que posee la persona frente a la posibilidad de cambio. Además, identificar cuáles son los miedos que imperan en el individuo, para así atacarlos antes que saboteen su existencia y crecimiento.

Es decir, solo cuando nos hacemos conscientes que cada temor infundado proviene de alguna costumbre o creencia heredada, es cuando podemos transformar nuestra perspectiva. Conocer el origen de nuestros miedos es la mejor forma de desmontarlos de forma racional hasta desestimarlos.

Todas las personas se enfrentan constantemente a situaciones que ameritan cambios contundentes en sus vidas y, lamentablemente, muchos prefieren conformarse con lo conocido en lugar de probar nuevas experiencias.

Pareciera que aún siendo infeliz, “sentirse víctima” es mucho más fácil que convertirse en “líder” y tomar las riendas de tu propia vida.

Si sientes que estás en una situación similar, no te preocupes porque no estás solo. Lo importante es que tomes conciencia de la situación y asumas algunos cambios en tu actitud para poder superar efectivamente las dudas que te impiden avanzar. Te recomendamos algunos:

Lee también nuestra guía sobre cuándo tú eres la persona tóxica en tu vida y cómo cambiarlo

1. Conéctate con la naturaleza

Toma tiempo libre para ti y para sentirte uno solo con la naturaleza. Salir a caminar, conectarse con la tierra y los árboles en un tranquilo parque, te permite salir de la rutina, reflexionar sobre tu vida fuera de los problemas cotidianos y poner en perspectiva tus miedos.

Sentirás tranquilidad y con ella será más fácil abandonar los miedos y pensar de forma clara sobre tu futuro. La paz interior es siempre una condición necesaria para vivir y tomar decisiones asertivamente.

2. Enfócate en el presente

Nuestros temores radican en lo desconocido, así que cuando vives con la ansiedad de estar en el futuro o en la nostalgia del pasado, solo alimentas ese miedo e impotencia de no poder cambiar las cosas. Si no te enfocas en las acciones del hoy, sentirás siempre que no tienes poder para lograr los cambios que necesitas.

No permitas que los prejuicios de otras personas te desvíen de la posibilidad de alcanzar la felicidad.

3. Despréndete del dolor

Muchas frustraciones paralizan incluso a quienes han alcanzado el éxito, y la mayoría tienen su origen en recuerdos tristes del pasado.

Y es normal. El pasado es lo que te ha hecho quién eres y de él puedes aprovechar el aprendizaje, pero no puedes aferrarte a él. Lo que sea que te haya pasado antes, debes superarlo y tratar de seguir adelante en la vida.

En lugar de vivir siempre deseando estar ya en el futuro o extrañando el pasado, enfócate en plantearte metas alcanzables y honestas, visualízate de manera exitosa pero, sobretodo, tomando en cuenta las acciones que necesitas hacer para llegar a ese éxito. Y pon manos a la obra.

Lee nuestra guía sobre las 5 cosas que debes hacer para sentirte feliz

4. Imagina cómo funciona tu cerebro

Cada vez que atravieses por un ataque de dudas, imagina que sales de tu cuerpo y que escudriñas en tu mente -como si fueras un visitante- hasta encontrar el lugar exacto en el que habitan los recelos que te perturban, e imagínate reprogramándolos para acabar con ellos.

Esta técnica es ideal para conseguirle diversas soluciones a un problema trascendental.

Examinarte “desde afuera” te ayudará a comprender el origen de tus miedos y la forma de superarlos. Verás que la mayoría de las veces son temores infundados.

5. Apóyate en tu familia

Las personas que te aman son tu mayor fortaleza, ellos siempre desearán lo mejor para ti, te apoyarán cuando creas que has perdido las fuerzas y te alentarán a retarte cada día.

Tus amigos, por ejemplo, son grandes aliados para conseguir diversos puntos de vista y soluciones a cada uno de tus “grandes” problemas.

Cuando sientas que no puedes con los cambios o que no eres capaz de lograr grandes cosas, llama a alguien que te quiera para que te dé su visión. A veces tendemos a minimizarnos, somos mezquinos con nosotros mismos, y nos cuesta ver nuestras fortalezas.

6. Ríete

Los problemas tienden a borrarnos la sonrisa del rostro. Reír a carcajadas y disfrutar de la vida te ayuda a dispersar la energía negativa a tu alrededor y liberarte de ella.

La risa es la mejor terapia.

Empieza a generar un cambio real

Lo importante es que tengas claro que con esfuerzo y trabajo todo es posible. Eres una persona capaz de lograr lo que te propongas, siempre que creas en ti y seas disciplinado.

Para alcanzar un cambio real y romper ciclos, necesitas mucha determinación y firmeza. Para ayudar a tu mente, debes hacer como cuando pelas una cebolla: ir capa por capa, investigar cada una, e ir solucionando cada uno de tus miedos y traumas para poder sentirte mejor contigo mismo.

En conclusión, suelta el pasado, trabaja en el presente y mira hacia el futuro con un verdadero plan de acción. Atrévete a cambiar, quieras o no, tendrás que hacerlo eventualmente.

Si disfrutaste esta publicación, no olvides compartirla en tus redes sociales. Si tienes dudas o recomendaciones para este mismo tema, recuerda que puedes dejarlos en nuestra caja de comentarios, que siempre estamos atentos para leerte.

 

Ver También:

Cargando...
>