in

5 razones por la que los hombres cambian después de tener relaciones

¿Por qué los hombres cambian después de tener relaciones? Aquí te explicaremos 5 razones para que no vuelvas a pasar por lo mismo. Te revelaremos porqué pierden interés después de tener relaciones y qué puedes hacer al respecto.

La decisión de cuánto quieres esperar antes de acostarte con un chico con el que estás saliendo es solo tuya, pero, sin importar que lleves las cosas al siguiente nivel en la primera cita o lo hagas meses después de comenzar el noviazgo, es posible que notes un cambio extraño en la actitud de él hacia ti una vez que se concreta ese primer encuentro sexual.

Veamos las causas más comunes y sus soluciones:

1. Sólo quería mantener relaciones íntimas

La respuesta más sencilla a por qué los hombres cambian después de tener relaciones es porque algunos sólo están interesados en el sexo y harán hasta lo imposible por conseguirlo. No hay una edad específica, puede ser a los 30, 40, 50 o incluso a los 60 años, es diferente para cada hombre.

Este tipo de hombres trabajará duro para ganarse tu corazón y confianza, pero cuando consiga lo que está buscando, se habrá acabado el juego y se olvidará de ti.

¿Qué puedes hacer para mantenerte alejada de este tipo de hombres? 

Primero, observa todas las señales antes de tener relaciones con él:

  • Sólo te escribe tarde por la noche,
  • No se esfuerza en hacer planes originales para hacer cosas distintas
  • Su sentido del humor es bastante subido de tono.
  • Te alienta o anima para que consumas muchas bebidas alcohólicas

Si notas alguna de estas señales de alarma o sientes que él sólo se interesa en quitarte la ropa, ¡huye! Él no cambiará su forma de pensar una vez que tengas relaciones con él, sólo te arrepentirás por haber dejado que te usara. De hecho, lo más probable es que una vez que consiga lo que quiere, se esfume completamente del panorama, dejándote con una sensación muy desagradable.

2. El deseo lo cegó

Quizás él esté pensando en empezar una relación formal contigo, siente que se está enamorando, pero… tienen relaciones y su forma de verte cambia por completo: cree que no te conoce casi o que no tienen nada en común.

Es algo que incluso a nosotras nos pasa, nos cegamos por el romanticismo del momento y creemos conocer a la persona mejor de lo que realmente lo hacemos.

¿Cómo evitar que esto pase?

Tómate tu tiempo para que ambos se conozcan a fondo antes de tener relaciones íntimas. Trata de que al menos tengan varias citas previas, o tengan unos meses saliendo.

Deja que las cosas fluyan a su propio ritmo, sin apresurar las cosas. Conoce a su familia, amigos, entorno, en qué trabaja/estudia, cuáles son sus pasatiempos y gustos… Todo esto antes de tener relaciones.

3. No existe una química real entre ustedes

Cuando se veían sentían mariposas en el estómago, que el día se llenaba de alegría y colores, pero, al momento de tener relaciones no hubo esa magia que pensaron que habría.

Al acabar se quedaron mirando el techo preguntándose qué había salido mal: tal vez no se gustaban realmente, o tal vez no tienen afinidad en muchos aspectos de la vida así que no tienen nada de qué hablar…

En fin, son tantas las cosas que pueden acabar con la magia del momento que es muy difícil decidir qué pasó con una sola sesión.

¿Cómo averiguar si existe química antes de tener relaciones? 

Honestamente, no existe ciencia exacta que te diga si una relación va a funcionar antes o después de tener relaciones, es lamentable pero la vida no trae un manual que te diga si son romántica e íntimamente compatibles.

Dicho esto, hay algunos aspectos que debes considerar:

  • Es muy difícil saber qué salió mal en ese primer encuentro, si realmente se gustan, lo seguirán intentando.
  • Aprende a expresarte sin miedo al momento de la relación, y alienta a tu pareja a que también diga lo que siente: es la única forma en la que conocerán las necesidades y deseos del cuerpo del otro.
  • Hablen después de la relación para saber qué les gustó y qué no. Enfoca la conversación de forma positiva y a través de sugerencias, de lo contrario, terminarán heridos con críticas negativas.

Siempre valdrá el esfuerzo de intentarlo varias veces, pero sé honesta contigo misma, si estás segura que la química no existe y no crees que aparezca, es mejor cortar las cosas a tiempo antes de que duela más.

4. Le aterra que te estés enamorando demasiado rápido

Quizás ese chico te atraía un poco y al tener relaciones con él, te empezó a gustar más. Desde que estuvieron juntos en la intimidad le empezaste a mandar mensajes y a llamarlo con mayor frecuencia.

Aquí es dónde viene la parte que te preocupa: te está respondiendo menos, te evita, te deja en visto, desvía tus llamadas o no las devuelve…

Nada de lo que ha pasado quiere decir realmente que algo esté mal, sólo es la naturaleza humana, ya que al tener relaciones se libera una hormona en tu cerebro (oxitocina) que se encarga de hacer que te sientas más atraída a esa persona.

Pero para los hombres esto es diferente, en especial si sólo te ve como algo casual.

¿Qué puedes hacer al respecto?

Si notas que se aleja con tu comportamiento, háblalo. Sé que suena difícil o incluso una locura, pero dejar las cosas claras desde el principio es muy importante.

No le hables a modo de reproche o reclamo, hazlo de forma calmada y clara. Pregúntale qué eres para él, si algo casual o quiere algo serio contigo. Es preferible saberlo a tiempo y no estar perdiendo el tiempo esperando cosas que nunca pasarán.

Errores que le hacen pensar que te estás apresurando

¿Quieres saber qué acciones le dan pánico después que tienen relaciones y le hacen pensar que te estás enamorando muy rápido? Aquí te dejo una pequeña lista de lo que a la mayoría de hombres les molesta después de intimar:

Hablar de sentimientos

Quizás pienses que es el mejor momento para hablar de lo que sientes, tratar de ponerle nombre y dibujar un futuro juntos, pero para ellos, es el peor momento. Su cerebro se ha apagado y no tienen la más mínima disposición de hablar o escuchar.

Es perfectamente válido que quieras hablar de todo esto, pero procura no hacerlo justo en el «después de» la intimidad.

Llorar

Puede que sean las hormonas, que al sentirte relajada y sin presión llores como un mecanismo natural de descompresión o que estés emocionada por el momento, pero, sin importar la causa, esto es algo que le incomoda a la mayoría de los hombres.

¿Por qué? simple, se sienten desconcertados y creen que hicieron algo mal, aunque tú les digas que no es así, en su mente solo existirá frustración y hasta preocupación o ansiedad por no repetir de nuevo la situación.

Enojarte

Si te enojas, durante o después de mantener relaciones él lo asociará el acto íntimo con problemas. Esta es una actitud que lo alejará aunque tengan química.

Con esto no te decimos que no debes enojarte nunca, pero si debes saber manejar la situación con inteligencia haciéndole saber que te molestan ciertas actitudes: debes hablarlo de forma calmada y cuando estén con ropa puesta.

Atosigarlo con mensajes y llamadas

Piénsalo así: a nadie le gusta que le estén controlando todo lo que hace a cada minuto del día. Además, tanta necesidad de atención puede ser sofocante.

Deja que sea él quien te busque, sé recíproca en la cantidad de mensajes y llamadas que te hace. Probablemente sea difícil, pero ocupa tu mente en otra cosa para que él no sea el centro de tu mundo.

5. No todas las relaciones están destinadas a durar

Debes saber que existen 6 etapas por las que pasa una relación:

  1. Atracción inicial.
  2. Luna de miel: todo es de color rosa, no se ven defectos, no hay peleas, la atracción sexual se encuentra en su punto más alto.
  3. Conexión y química: aquí empiezan algunos problemas en las parejas en las que no existe una química real, o no tienen los mismos puntos de vista en cuanto a lo que buscan en la relación.
  4. Pequeña reducción del deseo sexual, comodidad y estabilidad: ya en este punto se conocen muy bien, logran ver los defectos del otro y se aceptan tal cual son.
  5. Conflictos: la rutina del día a día empieza a hacer estragos en la relación, incluso cosas pequeñas pueden desencadenar diferencias.
  6. Resolución: aquí hay dos posibles resultados:
    • La relación se acaba ya que ninguno de los dos está dispuesto a ceder sobre su punto de vista.
    • Se sortean los conflictos llegando a acuerdos. Esto sólo pasa en relaciones maduras en las que se entiende que estar en pareja implica ceder algunas veces.

¿Todas las relaciones amorosas siguen esas 6 etapas? 

¡Sí! Puede que pasen tan rápido que ni sientas que de verdad siguen todas las etapas, pero sí lo hacen. Algunas relaciones son fugaces, y honestamente, es mejor ya que descubres que él no es el indicado para ti.

Probablemente desees con todo tu corazón que él sea el indicado, pero no hay nada que hacer si él no es para ti. Suena duro, pero créenos que afuera hay alguien para ti con quién harás clic en todo.

¿Cómo sabré si él es el indicado para mí?

Hay un millón de pequeños factores que se alinearán y te lo dejarán saber sin siquiera que tú te lo preguntes o lo notes: tendrán compatibilidad en todo: a nivel sexual, intelectual, pasatiempos, valores, intereses, objetivos de vida…

Ojo, esto no quiere decir que no tendrán desacuerdos o puntos de vista diferentes, sólo que siempre encontrarán la mejor manera posible de resolverlo o al menos llegar a un acuerdo sin irrespetar el pensamiento del otro.

Y, muchas veces cuando tienen relaciones por primera vez, ambos tendrán un momento de claridad en la relación. Si las cosas no funcionan, no lo tomes como indicador de que eres mala amante, sólo es un mensaje de que no están destinados a estar juntos.

La respuesta a por qué los hombres cambian después de tener relaciones no necesariamente tiene qué ver con que haya algo malo contigo. Para nada.

Si él es quién decide que la relación no va a funcionar, eso no está mal: con que uno de los dos no quiera, es suficiente. Sólo puedes hacer dos cosas: aceptarlo y continuar tu camino o enojarte y tratar de obligarlo a que te ame, pero esta última NUNCA da buenos resultados.

¿Se vuelve frío después de tener relaciones?

¿Te ha pasado que después de mantener relaciones tu pareja se aleja, no quiere hablar, se vuelve muy fría y distante? Si es así, no te preocupes ni lo sobreanalices, la respuesta a esta situación se encuentra en la biología.

En el pico del placer, su cerebro envía una señal al resto de su cuerpo que apaga el deseo sexual y pone a su cuerpo en una especie de recuperación para volver a elevar los niveles de glucógeno y estabilizar los de las hormonas oxitocina y serotonina.

Si esto es algo que no toleras, habla con él, puede que no cambie mucho ya que es una situación natural, pero sí notarás su esfuerzo en cambiar y eso te hará sentir mejor.

En resumen…¿por qué los hombres cambian después de tener relaciones?

Si bien la intimidad es un componente importante en una relación saludable, nunca debe ser usado como herramienta de control, recuerda que si sólo la usas para atraerlo, es muy probable que después de que mantengan relaciones, él se aleje y te haga sentir usada.

Los hombres entienden que la intimidad es una debilidad para ellos, por eso, siempre protegen sus sentimientos y saben mantener separados la pasión carnal de las emociones. Así que, si quieres una relación seria, tómate tu tiempo para que se conozcan antes de intimar.

Esperamos haberte resuelto la pregunta de por qué los hombres cambian después de tener relaciones, que ahora sepas qué hacer y cómo identificar la razón por la que cambia.

Existen varias razones que explican por qué los hombres cambian después de tener relaciones. ¿Qué puedes hacer si ese chico que era todo atenciones y caballerosidad contigo, de pronto se transforme en otra cosa después de tener sexo por primera vez con él?

Además, te invitamos a que si te ha gustado el artículo, lo compartas en tus redes sociales, de seguro otra mujer de tu entorno podría beneficiarse al conocer estas razones, ya que es una situación más común de lo que piensas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 señales de que eres buena amante

5 razones por las que un hombre casado se aleja de su amante