in

10 razones por las cuales los hombres casados buscan una amante

¿Por qué los hombres buscan amantes? La eterna pregunta que miles de mujeres tratan de responder, especialmente aquellas que han experimentado una infidelidad en el matrimonio.

Tanto hombres como mujeres pueden llegar a ser infieles, pero pareciera que es mucho más frecuente en el caso de los varones. Que los casados maduros tengan una relación con otra mujer se ha vuelto algo que ya tildamos de “normal”.

Estas son las 10 razones principales que explican por qué los hombres buscan amantes (y algunas aplican también para las mujeres):

1. Falta de comunicación en el matrimonio

La razón principal que explica casi todos los casos de infidelidad en el matrimonio es la falta de comunicación.

En absolutamente todas las relaciones amorosas, por muy buenas que sean, habrá cosas que no nos gustan. Cuando no las comunicamos adecuadamente al otro y no les buscamos una solución, comienzan a crecer y a hacer que nos sintamos cada vez menos conformes en casa.

De esa inconformidad, que puede venir de muchas causas distintas, surge un vacío emocional y la necesidad de llenarlo, aunque sea con una persona ajena al matrimonio.

Esto no significa necesariamente que ya no haya amor, sino que la persona considera que eso que le falta no puede conseguirlo de la pareja y, por ende, lo busca en otro lado. Con una comunicación adecuada, esto no sucedería.

2. Falta de sexo en el matrimonio

La segunda razón más frecuente que explica por qué los hombres buscan amantes, es la falta de sexo en el matrimonio.

Por desgracia, muchas veces el interés que tiene la mujer en el sexo es menor al del hombre; especialmente después de varios años de relación. También puede ser que, ante la falta de novedad, la chispa de la pasión simplemente se apagó.

Miles de matrimonios alrededor del mundo conviven prácticamente sin sexo, lo cual es bastante triste, porque se trata de una necesidad emocional de ambos sexos.

Sin embargo, por muchas razones, para los hombres es más fácil encontrar fuera de casa con quién tener relaciones sexuales, ya que la infidelidad no les genera tanta culpa como a la mujer y son menos juzgados socialmente.

3. Falta de amor en el matrimonio

No solamente el amor mantiene juntas a dos personas. También puede ser la conveniencia económica, la costumbre o el deseo de darle una familia integral a los hijos.

En cualquier caso, cuando el amor se termina en la pareja, lo más lógico es que se busque cubrir todas esas necesidades emocionales fuera de casa.

No todos los matrimonios que experimentan una infidelidad son insalvables, pero en ocasiones la infidelidad es justamente la evidencia de que ya no hay amor y lo mejor sería seguir cada quien por su lado.

4. Por la emoción de la novedad

Tener una relación extramarital no es fácil ni cómodo, en términos generales. Hay que mover cielo, mar y tierra para encontrar pretextos y esconder la infidelidad. Pero, aun así, miles de hombres siguen optando por tener amantes. ¿Por qué?

Una de las razones es que en toda aventura hay un componente de excitación y novedad por lo “prohibido” que es muy difícil encontrar en relaciones formales.

Además, los amantes suelen compartir solamente las cosas “buenas” y “divertidas”, mientras que en casa hay que lidiar con problemas de toda clase. Esto hace que percibamos una aventura como un escape de la realidad.

5. Para reafirmar su hombría

Como tenemos una noción bastante tóxica de la hombría en esta sociedad, muchos varones sienten que necesitan tener muchas mujeres para reafirmarse como machos.

Lejos de causarles vergüenza, culpa o remordimiento, se vanaglorian de sus conquistas amorosas y, a lo mucho, intentan que la esposa no se dé cuenta, para evitar reclamos.

Saben que están haciendo algo que no está bien, pero al mismo tiempo no pueden evitar comportarse como seductores porque sienten que, si no lo hacen, son “menos hombres”.

6. Porque no saben decir “no”

A diferencia de las mujeres, a los hombres no los educan para que sean recatados y “se den a respetar”. Para una mujer es más fácil decir “no” cuando un hombre que no es su esposo le gusta, porque toda su vida le han inculcado el autocontrol sexual.

A los hombres, por lo contrario, no se les imponen esas barreras y a ellos se les permite vivir su sexualidad más libremente. Esto no tiene nada de malo, sin embargo, es un factor determinante al momento de que acepten o no una propuesta extramarital.

Quizá no lo estén buscando de manera activa. Pero cuando se les presenta la oportunidad de tener una amante, no tienen la voluntad necesaria para declinar la oferta.

7. Porque no se sienten apreciados en casa

Algunos hombres sienten que no son “lo bastante buenos” para sus esposas. Especialmente cuando enfrentan constantes reclamos por no llevar suficiente dinero o por no ser muy detallistas, sean o no justificados.

En estos casos, es natural que se sientan atraídos por mujeres que no les reclaman nada, porque no sienten ningún derecho sobre ellos.

Por lo general, esto solo es una ilusión pasajera, porque si bien las amantes al principio no suelen ser exigentes, cuando se va consolidando la relación también comienzan a solicitar cada vez más atención, e incluso los presionan para que abandonen a la esposa.

8. Porque piensan que eso es “lo normal”

Aunque las cosas han ido cambiando, anteriormente se consideraba perfectamente normal que un hombre tuviera “casa grande” y “casa chica”, es decir, una esposa y una amante.

No es que hubiera razones particulares para ello. Simplemente se sentían con derecho de tener cuantas relaciones pudieran mantener sin conflictos. Desgraciadamente, muchos hombres aún piensan de esta manera.

9. Para sentirse jóvenes de nuevo

Uno de los síntomas más frecuentes de la crisis de los cuarenta en los hombres es la necesidad de buscarse una amante. Esto se debe a que comienzan a notar el declive de su potencia física y quieren demostrarse a sí mismos que aún son atractivos.

En estos casos, por lo general, buscan amantes mucho más jóvenes que ellos.

10. Porque se enamoraron genuinamente

En raras ocasiones, un hombre tiene una amante porque ambos se conocieron y se enamoraron de manera genuina y sin planearlo. Al mismo tiempo, el amor o el deber hacia su esposa le impide tomar la decisión de divorciarse.

Esto es algo que puede pasarnos a todos, sin embargo, no es que uno se enamore de un día para otro y esto sea justificación suficiente para una infidelidad.

Van apareciendo señales que nos dicen que vamos directo hacia un enamoramiento sin retorno y, consciente o inconscientemente, decidimos dejarnos llevar por la corriente en lugar de ponerle un alto, antes de que sea demasiado tarde.

 

A continuación, veamos algunas preguntas frecuentes sobre este tema para esclarecer las dudas más comunes.

¿Qué significa tener un amante?

Un amante es una persona con quien tenemos una relación amorosa que no es la principal o está “escondida”. Aplica tanto a relaciones extramatrimoniales como a relaciones esporádicas a las que, por una u otra razón, no les damos el reconocimiento de “formales”.

Una persona puede tener muchos(as) amantes y no ser infiel, porque aclara que no hay una intención de formalidad con ninguna. El problema es cuando tenemos un contrato tácito o explícito de fidelidad con alguien y lo rompemos.

¿Qué significa ser amante de un hombre?

Ser la amante de un hombre significa que somos una relación “secundaria” o una relación sin compromisos ni expectativas de exclusividad.

¿Qué significa ser amante de un hombre casado?

Es cuando una mujer entabla una relación amorosa con un hombre que ya tiene un compromiso marital. Es muy frecuente que las amantes de los hombres casados trabajen en la misma empresa o sean sus subalternas directas.

¿Por qué los hombres buscan amantes? Una respuesta desde la Psicología

Hace mucho tiempo que la Psicología estableció que los seres humanos no somos “monógamos por naturaleza”. Esto quiere decir que siempre nos enfrentaremos con la tentación de buscar a otras parejas sexuales.

Sin embargo, también hemos establecido modelos de relación en los que la fidelidad es lo más práctico, como en el caso del matrimonio. En este sentido, las ventajas de resistir los impulsos de la infidelidad nos permiten tener relaciones más armónicas.

Entonces, según la Psicología, la razón fundamental que explica por qué los hombres buscan amantes es debido a que no tienen una inhibición lo bastante fuerte como para no relacionarse con otras mujeres.

¿Por qué un hombre felizmente casado busca una amante?

Muchas de las razones que dimos previamente no tienen que ver con que el matrimonio como tal esté mal. En ocasiones, aunque las cosas en el hogar vayan bien, los hombres sienten atracción o deseo irrefrenable por otras mujeres.

Por eso la comunicación con total honestidad en la pareja es fundamental, para que ambas partes se sientan completas y felices y no tengan necesidad de buscar sexo, amor o atención en otro lado.

¿Por qué un hombre casado no deja a su amante?

Porque, aunque tener una amante sea muy desgastante, siente que las ventajas que obtiene de esa relación son mayores que las desventajas.

También hay que decir que, en raras ocasiones, los hombres casados no dejan a sus amantes porque estas los amenazan o los chantajean de alguna forma.

¿Qué siente un hombre por su amante?

No se puede generalizar en este punto. Algunos hombres no sienten más que atracción sexual por sus amantes y otros están genuinamente enamorados de ellas.

¿Por qué un hombre casado se aleja de su amante?

Por la simple razón de que ya no obtiene el mismo placer que antes con la relación. También puede suceder que comprenda que lo que está haciendo no está bien y opte por terminar la infidelidad, antes de que se arruine su matrimonio.

¿Por qué un hombre tiene una amante por muchos años?

Porque encuentra un buen equilibrio entre las ventajas que tiene en su matrimonio y las ventajas que tienen en su relación con su amante. Es muy frecuente encontrar que los hombres mayores tienen “casa chica” y “casa grande”.

¿Un hombre casado vuelve a buscar a su amante?

Depende de lo que sienta por ella o de las necesidades que cubra con esa infidelidad. En ocasiones, optan por buscar una amante diferente para reavivar la sensación de novedad.

¿Un hombre casado piensa en su amante?

Constantemente. Rememorar los momentos de pasión que han vivido juntos es algo que los mantiene motivados y excitados. Pero no necesariamente piensan en ella en términos estrictamente románticos.

 

Esperamos que ahora te queden mucho más claras las razones de por qué los hombres buscan amantes. Pero recuerda que los motivos en cada situación son individuales y distintos. No podemos generalizar en situaciones tan triviales y complejas al mismo tiempo como esta.

 

Ver También:

Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23 señales de que tienes una relación tóxica de pareja que arruina tu vida

7 cosas que deben pasar para superar el fin de una relación amorosa