in

Cómo superar la soledad: guía paso a paso para no sentirte solitario

 

Estar solos y sentirnos solitarios no es lo mismo, por similar que pueda parecer.

La soledad física es un espacio aislado ideal para cultivar el espíritu y conocernos a nosotros mismos a profundidad. Pero la sensación de soledad puede aparecer aún rodeados de personas y se relaciona con la incapacidad de conectar con los demás.

Nunca hemos experimentado una época en la que el contacto humano es a la vez tan fácil y tan complicado.

Podemos conectarnos en nuestros dispositivos las 24 horas en este mundo saturado de tecnología, pero al mismo tiempo experimentamos una profunda sensación de soledad y una gran dosis de incertidumbre sobre los demás y sobre nosotros mismos.

Hoy más que nunca, necesitamos un espacio para encontrarnos en soledad.

Hoy, más que nunca, experimentamos una enorme incapacidad de conectar de verdad con los demás.

Suena a paradoja ¿No?

La realidad es que estar solos no es malo. La soledad funciona como un termostato espiritual y emocional y nos da la oportunidad de reflexionar sobre nuestras vidas y hacer cambios por nosotros mismos.

Puede enseñarnos como la mejor maestra a desarrollar fortaleza emocional y cubrir nuestras propias necesidades, en lugar de depender de los demás. Pero muchas veces tenemos miedo de enfrentar la soledad porque nos hace sentir solitarios.

¿Por qué nos da miedo la soledad?

Cuando alguien nos dice que está solo, inmediatamente imaginamos que está sufriendo por el simple hecho de no estar acompañado. Para muchos, el simple concepto de “estar solo” les remite a uno de los peores destinos posibles.

Vinculamos la soledad con el abandono y la interpretamos como que nadie quiere estar cerca de nosotros.

Pero la verdadera soledad interior no tiene qué ver con estar rodeados o no de personas. Te sorprendería saber lo muy común que es sentirse así, aunque estemos en medio de una multitud, o en una cena familiar, o en cualquier contexto con más personas.

Esta soledad interior se refiere al sentimiento de que nadie se preocupa por nosotros, o de que no somos lo bastante importantes en la vida de nadie.

Aparece una barrera invisible entre nosotros y el resto del mundo, que de pronto parece imposible de superar, y esto nos lleva a aislarnos cada vez más en nosotros mismos, hasta que nuestra soledad es absoluta, porque es emocional y física.

Lee nuestra guía sobre cómo ser más seguro de uno mismo con 6 consejos a prueba del tiempo

Soledad emocional y soledad física

Entonces, ya podemos diferenciar dos conceptos importantes:

Soledad física, que es cuando no estamos con alguien más, pero que a veces es necesaria para crecer como personas.

Y soledad emocional, que es independiente de que estemos o no con otras personas.

Muchas veces, la soledad emocional lleva a la soledad física. A veces, la soledad física lleva a la soledad emocional. Pero es una realidad que las personas pueden estar solas sin sentirse emocionalmente solitarias, y el gran truco es que:

¡Saben que se tienen a sí mismas, y son auto-suficientes!

Por eso, sin importar que tengan pareja, familia o muchos amigos, o que estén solteras en un país extranjero donde no conocen a nadie, pueden recurrir a su amor propio para sentirse completas y felices.

La trampa de las redes sociales

¿Alguna vez te has topado con una de esas personas que tiene cientos de amigos en Facebook, pero que siempre pasa los viernes por la noche sola en casa?

Bueno, pues por mucha interacción digital que tenga, se trata de una persona solitaria que ha caído en la trampa de la cantidad por sobre la calidad de sus relaciones sociales.

Mil amigos en Facebook no valen lo que un amigo de verdad, de carne y hueso, que se interesa por nuestras vidas y a quien le importa lo que nos pase.

Quienes están desesperados por obtener likes y reconocimiento en las redes sociales, y se olvidan de cultivar sus relaciones en la vida real, tienden a ser las personas más solitarias.

Por ejemplo, tal vez eres una de esas personas que pueden pasar horas tomándose selfies perfectas para publicar en Instagram.

Quizá ya tiene muchos seguidores que comentan tus publicaciones.  Si de todas estas personas, no puedes encontrar una sola con la que te sentirías cómodo siendo tú mismo, eres alguien solitario, aunque tengas miles “amigos”.

Aunque salgas con varios de ellos con frecuencia. Aunque aparenten ser muy cercanos. Estás rodeado de gente, pero no puedes conectar genuinamente con nadie, ni atreverte a ser quien realmente eres.

La obsesión por mantenernos conectados con el exterior significa que estamos olvidando cómo contactar con nosotros mismos, y ese es el principio de la soledad emocional.

Lee también nuestra guía sobre como saber si alguien esta conectado en Instagram

Entonces ¿para qué sirve la soledad física?

Aunque vinculamos la soledad con algo negativo, la realidad es que la soledad física es algo que todos necesitamos de vez en cuando. Y más en este mundo moderno.

Es una experiencia positiva de compromiso con uno mismo. Es la capacidad de darte tiempo a ti mismo sin que debas preocuparte por las expectativas o exigencias de los demás.

Soledad es estar solos sin sentirnos “solitarios”.

La gran diferencia es la actitud que tomamos frente a la soledad física y frente a los demás. En la soledad, disfrutamos pasar tiempo por nuestra cuenta, y cuando nos sentimos solitarios, lo que deseamos es conectar con alguien más, pero sentimos que no podemos hacerlo.

El equilibrio

Somos seres gregarios. O sea, que la mayoría de las personas experimentamos una fuerte necesidad de relacionarnos con otras personas.

Las relaciones sociales cubren una gran parte de nuestras necesidades de afecto, seguridad, pertenencia, entretenimiento e intimidad.

Pero, cuando no puedes cubrir ni siquiera una parte de estas necesidades por ti mismo, va a ser muy difícil para ti no sentirte solitario, aunque estés rodeado de amigos.

Esto se debe a que los demás jamás podrán cubrir por completo todas nuestras necesidades emocionales. Digamos que pueden encargarse del 49% pero el 51% restante es cosa tuya.

Quererte a ti mismo, darte seguridad, construir tu propia pertenencia, encontrar actividades que te interesan y sentirte íntimo de ti mismo es imprescindible para que puedas experimentar la soledad física sin desarrollar soledad emocional.

Por otra parte ¿sabías que evitar la soledad física a toda costa también te puede llevar a padecer soledad emocional?

Así es. Saturarte de estímulos sociales también puede comenzar a erosionar la calidad de los vínculos que desarrollas con los demás.

¿Cómo aprovechar el tiempo en soledad para no sentirte solitario?

La primera opción siempre es “ir con la corriente” y hacer exactamente lo que te dé la gana.

Pero si tienes problemas para decidirte o no quieres dejar que tu inclinación a perder el tiempo te lleve a procrastinar o a gastarlo en videojuegos y actividades sin mucho sentido, considera las siguientes:

1.- Medita

La quietud que viene con la soledad física nos provee del escenario perfecto para la meditación.

Meditar es una forma ideal de refrescar y profundizar nuestro entendimiento de lo que nos hace ser quienes somos. La práctica regular de la meditación tiende a estar acompañada de la habilidad de ser más honestos y claros con nosotros mismos.

Además, podemos conocernos mejor a nosotros mismos, y, por tanto, averiguar qué es lo que necesitamos, qué nos hace daño y qué queremos realmente en la vida, sin responsabilizar de ello a nadie más.

2.- Practica la concentración profunda

La concentración estratégica y profunda tiende a aparecer solo en momento de soledad, pues requiere la ausencia de estímulos sociales estruendosos.

Puedes aplicarla a cualquier cosa que te guste. Hacer un rompecabezas, aprender álgebra, tocar un instrumento, bailar, etc. Se trata de enfocar todos tus recursos mentales en una sola actividad para alcanzar la maestría.

Otra gran manera de practicar la concentración absoluta es identificar un problema que has estado ignorando mucho tiempo y no dejar de analizarlo hasta que logres encontrar al menos, una solución hipotética.

Esto te ayudará no solo a volverte mejor con alguna técnica o resolviendo problemas. También hará que tu mente se acostumbre a concentrarse y a la larga podrás hacerlo en cualquier sitio, aunque estés rodeado de gente.

3.- Cultiva la creatividad

Saca del armario esos lápices de colores que tienes arrumbados desde hace años. La soledad es el espacio ideal para que te expreses artística y creativamente sin que la opinión de otras personas te distraiga.

Canta, inventa una canción, toca un instrumento, dibuja, baila, escribe. En la soledad, hay miles de posibilidades para ese artista que llevas dentro.

4.- Evita los lugares concurridos

Si lo que quieres es dejar a un lado el sentimiento de estar solitario, procura no tratar de arreglarlo en lugares concurridos o ruidosos.

Las discotecas, los conciertos y los bares atascados no son ni remotamente el lugar ideal para que salgas de la soledad. Todo lo contrario.

Esto se debe a que, en primer lugar, es difícil acercarte a alguien en estos entornos. Y en segundo lugar, las relaciones que puedes crear allí tienden a ser bastante superficiales.

Si lo que quieres es conectar genuinamente con otros seres humanos, únete a un voluntariado. Ve al parque, a la discoteca o apúntate a un curso de algo que te llame la atención.

 

Y recuerda que la sensación de no estar solos depende más de uno mismo que de los demás. En realidad, se trata de tu actitud ante la vida.

Si te sientes solitario, puedes intentar conseguir muchos amigos en la vida real y en las redes, pero si no combates el problema de raíz (que seguramente tiene que ver con el hecho de que no logras cubrir la mayor parte de tus necesidades emocionales por ti mismo), la soledad nunca se irá.

 

Si te fueron útiles nuestros consejos, puedes difundirlos en tus redes sociales, para que otras personas como tú tengan esta increíble guía para no sentirse solitarios nunca más.

Ver También:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo mantener una relación ocasional: 7 reglas que tienes que seguir

12 ideas originales de regalo de aniversario para tu novio que realmente guardará