in

6 pasos para ser la prioridad de tu novio

¿Te dice que te ama pero no pone nada de su parte para que la relación funcione y evolucione? ¿Todo con él son promesas vacías o evasiones, y sus actos dicen cosas diferentes a sus palabras? ¿Consideras que la relación se sostiene gracias a que tú aceptas todos sus términos mientras él, cómodamente, no hace gran cosa?

Entonces lamentamos decirte que, por muchas excusas y justificaciones que quieras ponerle, no eres su prioridad y en este momento quizá te siente tan segura en su vida que no tiene la menor motivación de esforzarse por ti. ¿Para qué? si ya le das todo y no le exiges nada o casi nada a cambio. 

Muchos hombres son por naturaleza competitivos, y si tomas una actitud demasiado complaciente, aunque surja de tu amor y cariño incondicional, puede ser la causa de que se sienta cómodo contigo, pero también de que no desee cerrarse a otras opciones (o sea, otras mujeres que puedan aparecer en su radar) que sí puedan ponerle un reto por delante. 

Si quieres convertirte en su prioridad, proyectar todo el valor que tienes y hacer que siempre te elija por encima de otras conquistas, de sus amigos o incluso de su trabajo, necesitas dar un giro drástico a tu comportamiento. No te preocupes, todavía estás a tiempo y hoy vamos a decirte cómo.

Antes que nada, vamos a comenzar con algunas señales que, por si aún no lo tienes claro o te resistes a admitirlo, te indican de forma inequívoca que no eres su prioridad, sólo una opción cómoda para pasar el rato. 

1. No responde llamadas ni mensajes con constancia

Aquí debes tener muy claro algo: una cosa es que no responda con constancia, es decir, siempre que pueda, y otra que no responda instantáneamente. Son dos cosas diferentes. Que te responda al instante no significa que seas su prioridad. Que te responda constantemente a pesar de sus ocupaciones laborales, escolares y personales, significa que sí lo eres… y si  hasta te da explicaciones de por qué no te había contestado antes, no tienes de qué preocuparte.

 

El asunto es que, si es un chavo inconstante al punto de desaparecer por días, sin llamarte, escribirte o devolverte los mensajes —y además luego actúa como si nada— es muy probable que NO seas su prioridad. Simplemente hay que aceptarlo. 

 

2. Hace planes que solo a él le convienen

Así que… bueno… tal parece que él no se “muere” por verte. No hace el menor esfuerzo para salir o para que compartan, aunque sea un helado en un parque. 

Las acciones dicen más que las palabras, así que por más que él te diga que te quiere o que te ama, si eso no va acompañado de actos que demuestren cuán especial eres para él… algo está muy mal y, efectivamente, no eres su prioridad.

 

3. Pone muchas excusas en lugar de hacer tiempo para ti

Bien dicen por ahí que el que quiere, puede… Y así sea el hombre más ocupado del mundo, siempre tendrá un lugarcito en su apretada agenda para ver a su amada… eso sí, siempre y cuando esta mujer sea una prioridad en su vida… de lo contrario, no faltarán excusas para justificar que no puede salir contigo.

 

Quizá, efectivamente, sí tiene sus ocupaciones y no son solo excusas, pero claramente

está enfocado en eso más que en ti y no mereces las “sobras” de su tiempo. Sí, suena rudo, pero NO DEBES andar con alguien que pone por encima de ti y del tiempo que puedan compartir juntos otras cosas que, en definitiva, sí pudiera posponer.

 

Probablemente le gustes a ese chavo y hasta te quiera, pero está muy ocupado como para tener una relación. ¿Eso es lo que quieres?

 

4. Te dice que no está listo para una relación

Esta excusa, por desgracia, es bastante popular entre hombres y mujeres. Básicamente es como si quisieran usar de experimento al otro, porque quieren seguir saliendo y compartiendo, pero sin mayor compromiso. Entonces, claramente se deja ver que no eres una prioridad sino una opción en su vida, la cual puede dejar de tomar cuando menos te lo esperes.

 

Ahora sí, lo que más te interesa en este momento ¿Cómo ser una prioridad y no una opción más? Pues aquí te contamos todos los pasos que necesitas poner en práctica para que te conviertas en alguien prioritario en la vida de esa persona.

 

Paso número uno: Deja de ser tú la que siempre llama o escribe primero

Si eres tú la que siempre le llama o escribe, es momento de que las cosas cambien. Detente y, aunque cueste trabajo, aléjate un poco para permitir que ese hombre reconozca tu valor. ¡Ojo! No estamos diciéndote que lo ignores o dejes de llamarle o escribirle, sino que no seas tú quien lo haga primero todo el tiempo. Seguramente, él está acostumbrado a que seas tú quien le dé los buenos días, le desee una linda tarde o mande el beso de buenas noches. Pues ahora tienes que hacerlo sentir tu distancia y la tristeza de saber que las cosas han cambiado.

Verás que poco a poco él será quien te llame o escriba primero, si realmente te quiere. ¡Ah! Pero no vayas a contestar de inmediato. Tómate tu tiempo. Sabemos que es difícil no atender al impulso de responder rápido, pero debes esperar un poco y que él vea que estás ocupada y que no andas pegada al celular, ansiosa de que aparezca.

 

Paso número dos: Disminuye el tiempo que le dedicas

Cuando alguien nos gusta ¡queremos pasar todo el tiempo con esa persona! Sin embargo, no es bueno que estés siempre tan disponible, porque en su cabeza eso significa que no tienes nada mejor que hacer y eso puede hacerlo olvidar que tienes un alto valor como mujer y que el tiempo que le dedicas también es valiosísimo. 

 

Así que… muéstrate poco disponible y potencia tu autoestima. Ya se sabe que los seres humanos casi siempre anhelamos aquello que no podemos tener. Y eso exactamente harás con este chico que trata como una opción y no lo que deberías de ser: una prioridad. Ahora, vas a demostrarle que tu tiempo es escaso y vale mucho.

 

Pero eso sí, tienes que actuar de forma natural y convincente, que no haya aires de arrogancia en tu actitud, sino más bien los compromisos propios de una chica que tiene su vida planificada entre sus quehaceres laborales o académicos, y no está para improvisaciones de último minuto. Si quiere salir contigo, pues tendrá que ajustar su horario al tuyo, a tu tiempo libre, no cuando a él se le antoje. Y allí, entonces, él deberá demostrarte que te prioriza en su vida, si de verdad le importas. Si no es así, que le vaya bien. Tú mereces a alguien que te dé tu lugar.

 

Paso número tres: Vuélvete un poco… misteriosa

De hoy en adelante, de preferencia evita a toda costa compartir con él demasiados detalles de tus actividades diarias. No tienes por qué darle muchas explicaciones de lo que haces o dejas de hacer. Que él sienta la intriga, se inquiete y se preocupe. No tiene nada de malo que despiertes un poco de ansiedad en su ser por saber más de ti… porque… ¡vale! Con una actitud así de misteriosa él puede incluso pensar que ya hay alguien más en su lugar.

Tampoco es que tengas que ser 100 % hermética. Con decirle únicamente que vas a salir con unos amigos, basta. Si él necesita saber más de ti y de esa salida, que lo pregunte. Debes darte tu valor y que él te reconozca y valore tu tiempo.

 

Paso número cuatro: Deja que él invierta en ti

Dale la oportunidad de descubrir lo bien que se siente esforzarse un poco para verte o tenerte contenta. Si notas que no eres una prioridad para ese chico y te preguntas cómo lograr que invierta más tiempo y energía en ti, puedes poner en práctica estos consejos puntuales:

 

Número uno: Si quiere verte, que vaya a tu casa. No se la pongas tan fácil.

 

Número dos: Pídele que vean algo en la TV que ambos disfruten, en lugar de pasar todo el día viendo fútbol. Así podrán integrarse en una actividad trivial como ver la tele, pero compartiendo momentos que a ambos satisfagan. Eso lo hará apreciar más el tiempo que pasa contigo.

 

Número tres: Si ya están en tu casa, pídele que te ayude con algo, pequeños favores como cambiarte una bombilla, ayudarte con alguna tarea o actividad del trabajo. De esta forma, él está invirtiendo tiempo y energía en ti, lo que hará que te valore más, porque es como si estuviese dejando una parte de sí contigo.

 

Número cuatro: Si quiere que salgan o que vayan a algún sitio, que vaya por ti y luego te regrese a tu casa.

 

Paso número cinco: Prioriza tus necesidades

Ya casi cerramos esta lista de pasos, y ahora te diremos uno de los más importantes y que NUNCA te deberías saltar: primero tú, segundo tú y, por último, tú. ¿Por qué? Pues es común que, cuando estamos saliendo con alguien, no queremos perder ni una sola oportunidad de estar y compartir con esa persona. Nos la pasamos llamando, mandando mensajes, saliendo… etcétera, etcétera, etcétera… Y no está mal, pero todo en exceso sí es malo.

 

¿En qué momento realzarás tu valor como mujer poniendo más atención en ti que en él? ¡Sal a divertirte con tus amigos! ¡Dedícate a ese pasatiempo que tanto te gusta! ¡Haz un curso o taller! ¡Inscríbete en clases de baile! ¡Haz algo que disfrutes!

 

Si destinas gran parte de tu tiempo a actividades que te llenen a ti como ser humano (sin que la pareja esté de por medio), lo obligas a que reconozca tu independencia. Esto obviamente le sacará de la mente la absurda idea de que te la pasas junto al celular esperando que te escriba o que te llame.

 

No olvides que uno de los grandes atractivos de una mujer es mostrarse empoderada, segura, satisfecha consigo misma y con lo que hace, pero sobre todo demostrar naturalmente que no necesita a un hombre para estar completa y feliz. Que si decides estar con un chico es porque quieres que forme parte de tu felicidad y plenitud. Esto, indudablemente, te proyectará como una mujer de alto valor, con una vida increíble y de la que vale la pena formar parte.

 

Y, entonces, es ahí cuando él tiene que poner todo de su parte para convertirte en su prioridad y ganarse ese lugar en tu vida.

 

Paso número seis: Debes estar dispuesta a alejarte

 

Tan sencillo como que, si algo no está funcionando con alguien, debes alejarte. Al hacerlo, le estás enviando un claro mensaje de que no estás en la disposición de tolerar ciertos comportamientos que no te gustan y que te demuestran que no eres su prioridad.

 

Por otro lado, si queremos que una persona realmente demuestre que nos quiere, entonces hay que llevarla a experimentar el miedo a la pérdida; en este caso, tienes que hacer que ese chavo sienta miedo de perderte, para que así pueda valorarte. El asunto es sencillo: tú te valoras y te alejas; él teme perderte, te valora y te busca.

 

¿La explicación? Pues él ya entendió que eres una mujer que no lo pensará dos veces para alejarse de alguien que no consideras adecuado para su vida. 

 

Si después de poner en práctica todos los consejos anteriores, ese hombre no te da prioridad a ti ni a la relación, entonces realmente no quiere una relación contigo, no le importas lo suficiente y tú sin duda debes alejarte con la frente y el autoestima muy en alto.

 

Tú no necesitas de un hombre para confirmar que eres maravillosa y lo mucho que tienes para ofrecer al mundo. Cuando caes en el peligroso juego de pensar y actuar en

función de si ese hombre te quiere o no, y creer que algo está mal contigo… te restas valor a ti misma.

 

En realidad, cuando alguien no te quiere, la pregunta debe ser qué está mal en esa persona para que no se dé cuenta de lo valiosa que eres. Lo que tú vales solo depende de ti, no de lo que un hombre perciba de ti. Y si alguien no te quiere, por más que duela, debes alejarte. Ya aparecerá otra persona que descubra en ti un diamante hermoso.

Escrito por: Milagro Alcalá

Mente aventurera. Profesora universitaria en el área de lengua (Licenciada en Educación, mención Castellano y Literatura), con maestría en Lingüística. Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo dar celos a tu ex: 15 formas efectivas de recuperarlo

piercing-oreja-significado

Piercing en la oreja: todos los nombres, 14 tipos y significados