in

14 señales de que un hombre te esta utilizando y es tiempo de terminarlo

Cuando nos enamoramos, desgraciadamente perdemos muchísima objetividad y a veces somos incapaces de detectar las evidentes señales de alarma que nos indican que estamos en una relación abusiva. No importa que todas tus amigas te digan todo el tiempo que ese hombre te usa, ni que te haga pasar malos momentos a cada rato o que te mienta de forma recurrente: siempre encuentras la manera de justificar su comportamiento y disculparlo. 

¿Te suena familiar? Entonces quítate la venda de los ojos y analiza estas 14 señales de que en realidad no te ama y solo está usándote. Atrévete a ser honesta contigo misma y, si detectas estas actitudes, por tu bien, termina esa relación.

1. Siempre estás haciendo cosas por él sin obtener nada a cambio

No es ninguna contradicción decir que, por un lado, en una relación debemos hacer cosas por el otro de manera desinteresada pero, en la otra mano, tampoco está bien que uno ponga todo de su parte sin recibir nada a cambio. Una de las primeras y más frecuentes señales de que alguien está usándote, ya sea en el amor, la amistad o incluso en el trabajo, es cuando tú das mucho más de lo que recibes. 

Esto puede expresarse de muchas maneras, ya que hay muchas clases de abuso. Este puede ser económico, emocional o incluso sexual, y puede ser resultado de manipulación psicológica consciente por parte del otro, pero también puede aparecer cuando tú estás tan preocupada por agradar, o tan cegada por el amor, que das un montón de cosas sin que te las pidan, las cuales realmente no son valoradas.

Cuando alguien te usa en una relación, no necesariamente lo hace de manera consciente. A veces pasa que tú, sin darte cuenta, fomentas una dinámica desventajosa para ti porque le ofreces todo lo que tienes a alguien que no vale la pena o que te retribuye muy poco. Entonces, para la otra persona simplemente es más sencillo quedarse allí porque está recibiendo muchos beneficios sin tener que dar gran cosa a cambio. No es una postura ética, pero por desgracia muchos no alcanzan ni siquiera a darse cuenta de que están usando a su pareja de forma egoísta, entonces eres tú la que debes romper con eso. 

 

2. Solo está disponible cuando obtiene algo a cambio

¿Él solamente sale contigo cuando habrá sexo de por medio? ¿Cuando vas a invitarle unos tragos? Si quieres ir al cine, ¿él solo accede si es a ver la película que le gusta y además tú pagas? ¿Te dice con frecuencia que le gustaría ir a tal o cual sitio, pero que no tiene dinero? Cuando le propones una salida más sencilla, como ir a caminar al parque o simplemente quedarse viendo películas en el sillón, ¿pone pretextos o dice que no tiene ganas?

¡Señal de alarma! Cuando un chico te quiere, no solo procura que hagan cosas que a ambos les gustan y les interesan, e incluso de darte gusto yendo a ver esa película romántica que no le atrae gran cosa. Además, el simple hecho de poder estar contigo, es motivo más que suficiente para hacer un espacio en su agenda para ti, por lo que no dudará en acompañarte en situaciones menos “divertidas”, como a una reunión familiar en casa de tu abuelita o un simple paseo. Fijate bien si él en realidad quiere salir contigo, o solo te usa para que pagues las cuentas o para poder desfogar su libido. 

Recuerda: si el hecho de que se vean depende de qué harán o a dónde irán, él realmente no te quiere a ti, sino lo que puede obtener a través de ti. 

 

3. Solo te busca cuando quiere o necesita algo

¡Típico! siempre eres tú la que lo llama o le escribe, y normalmente te deja en visto o te contesta sin mucha emoción. Pero cuando necesita cualquier cosa, desde alguien que le cuide al gato mientras se va de vacaciones (sin ti) hasta un “pequeño” préstamo en efectivo, sabe que siempre puede contar contigo y obviamente eres la primera persona a la que llama. Lo peor de todo es que efectivamente tú podrías no darte cuenta de que solo te usa cuando necesita alguna cosa y, en lugar de eso, engañarte a ti misma pensando que el hecho de que recurra a ti significa que, en efecto, tienen una relación “especial”. Obviamente, también va a decirte que puedes contar con él para lo que sea, pero… ¿realmente esto es verdad en la práctica?

Es muy duro abrir los ojos y darnos cuenta de que llevamos meses o incluso años justificando a una persona que pide y pide, pero no ofrece nada a cambio. Pero tienes que dejar de permitir que pasen por encima de ti. ¡Tú vales más que eso!

Haz un sencillo ejercicio: pídele algo simple, como que te ayude a poner un librero, te acompañe a hacer un trámite o simplemente que pasen una tarde haciendo algo que te gusta. Verás que de inmediato tiene mil y un pretextos para no estar allí para ti. 

 

4. Solo es romántico para conseguir que cedas

Sabemos que así como algunas veces puede dejar mucho qué desear como pareja y decepcionarte una y otra vez, en otras ocasiones parece que se transforma y se vuelve el novio más cariñoso y atento del planeta. No, no es que tenga bipolaridad clínica; más bien, podría estar desplegando esas actitudes encantadoras para… conseguir algo a cambio. 

 

No dejes que su actitud te confunda. Es probable que sea capaz de fingir todo eso solo para sacarte lo que quiere: sexo, un obsequio o que accedas a alguna otra cosa a la que normalmente no cederías. 

Esto es de lo más tóxico porque no solo está presionando para obtener beneficios, además lo hace de forma manipuladora y deshonesta. Te das cuenta de que sus atenciones y su afecto no son genuinos porque siempre vienen acompañados de una petición. Es como si te mandara el mensaje de “ya fui cariñoso contigo, ahora tú estás obligada a darme lo que yo quiero a cambio”. Si tu autoestima no está en su mejor momento y sientes que él te hace un favor al ser amable y lindo contigo, entonces es muy probable que caigas en este chantaje. Es momento de revisar tu relación con tu pareja, pero sobre todo, tu relación contigo misma y tu amor propio.

 

5. Lo único que le importa son las relaciones intimas

Todas quisiéramos a nuestro lado una pareja que siempre nos vea con ojos de amor y que en todo momento esté dispuesta a saltar a la cama. Pero también sabemos que el sexo no lo es todo: una relación se construye de compartir muchas otras cosas además de fluidos: largas conversaciones, buenos y malos ratos, experiencias significativas e incluso largas miradas en silencio con las que pueden expresar todo lo que sienten.

La pasión por sí sola no puede sostener un romance porque también hace falta preocuparse genuinamente por el otro en todos los aspectos. Si estás con alguien que solo quiere tener sexo y se abalanza sobre ti en cuanto se quedan solos, sin siquiera preguntarte cómo estuvo tu día, si ya almorzaste o simplemente si tú también tienes ganas o te sientes cómoda, entonces lamentamos decirte que le interesa tu cuerpo, pero no tu persona. 

El amor nos atrae hacia lo físico, pero antes que nada nos predispone a cuidar de lo emocional, a asegurarnos que la otra parte se sienta igual de feliz y dispuesta para poder compartir los momentos eróticos de la relación. Si esto no sucede, y encima de todo te sientes presionada u obligada a tener sexo aunque no quieras, entonces tienes que dejar de justificarte y ponerle un alto de inmediato a esa situación.

 

6. No le interesan tus intereses, opiniones ni planes a futuro 

¿Para qué estar en una relación con alguien con quien no compartes valores, intereses y planes a futuro? Puede que él esté hablando todo el tiempo de lo que le gusta hacer, sus expectativas de vida y cuáles son las metas que quiere alcanzar, pero si jamás se interesa por los tuyos o tus puntos de vista, ni busca la manera de compaginar los objetivos de los dos en un solo plan de vida en conjunto, entonces significa que, o realmente no tiene planes de estar contigo a largo plazo, o pretende relegarte toda la vida a un papel secundario en la relación.

Por ejemplo, si no para de hablar de sus planes de irse a vivir al extranjero sin preguntarte qué piensas tú, es porque no te quiere incluir en esos planes, o porque no le interesa la opinión que tú tengas al respecto porque considera que tu obligación es decir que sí a todo e irte con él, abandonando tus propios sueños y hasta tu familia, trabajo o estudios. 

Recuerda que el hecho de que alguien tenga planes de estar contigo por mucho tiempo… no significa que no te esté usando; una relación siempre debe ser equitativa y recíproca.

 

7. Le interesa únicamente cómo te ves

Si todos los halagos o cumplidos que te hace tienen única y exclusivamente que ver con la forma en que te miras, lamentamos decirte que, lejos de ser halagador, significa que quizá solo te ve como una muñequita de aparador o como una novia trofeo para presumirle al mundo, pero no como una mujer integral que, además de la belleza, está llena de virtudes y tiene mucho que ofrecer. 

Alguien que te ama ve mucho más allá del físico y puede reconocer que eres inteligente, bondadosa, simpática, divertida, valiente, perseverante, etcétera, etcétera. Sin embargo, si solo te está usando como accesorio, igual que un reloj caro o un carro deportivo, entonces es altamente probable que a la menor oportunidad te cambie por una mujer más bella. 

También puedes darte cuenta de que te está usando cuando te exige que mejores tu apariencia, que hagas dieta o más ejercicio, que te arregles más y como a él le gusta, e incluso puede llegar a sugerirte un par de cirugías plásticas para que te parezcas más al tipo de mujer ideal que tiene en la cabeza. 

Una cosa es preocuparnos por la salud de nuestra pareja y alentarla a tener hábitos más saludables, y otra muy distinta es pretender forzarla a verse más atractiva solo para nuestro deleite. 

 

8. No te presenta nunca ni a sus amigos ni a su familia 

Si no han acordado tener una relación formal y lo suyo es más bien casual, entonces no tiene nada de raro que no te presente con su círculo de amigos y familiares; pero si ya te bajó el cielo y las estrellas y de común acuerdo tienen un noviazgo serio, entonces es rarísimo que no conozcas a ninguna de las personas importantes de su vida, ¿no?

Si es el caso, esto puede deberse a que en realidad solo finge tener una relación formal contigo para obtener algo a cambio, pero la verdad es que no tiene planes de cumplir con su compromiso y sabe que en cuanto se aburra de ti, se esfumará de tu vida como el humo. Esta también es una señal de alarma que puede significar que no eres la única mujer en su vida, ni la más importante.

 

9. Te hace sentir culpable cuando exiges cualquier cosa

Una relación sana tiene todo que ver con dar y recibir. ¿Has sentido que cuando solicitas cualquier cosa, él te hace sentir que estás exagerando o abusando, sin importar que sea más que evidente que tú llevas la razón? ¿Cualquier petición tuya siempre se sale de sus posibilidades y comienzas a creer que él impuso todos los términos de la convivencia a su criterio?

Es necesario que primero estés muy clara con el tipo de relación que quieres tener y que comprendas que, si la otra parte no está dispuesta a negociar factores que para ti son importantes, entonces esa persona simplemente no es para ti.

Lo peor es que si permites que te haga sentir culpable y terminas reprimiendo todos tus deseos, obviamente estás en una dinámica abusiva.

 

10. Intenta imponerte su modo de pensar 

Todos tenemos nuestra filosofía de vida, nuestras creencias y valores. Lo más recomendable es que, si vas a relacionarte a nivel romántico, busques a alguien con quien tengas mucho en común en este aspecto. También es normal que existan algunas diferencias en el modo de pensar porque cada cabeza es un mundo, pero de eso a que él intente imponerte el suyo a como dé lugar, hay mucha diferencia.

Alguien que intenta por todos los medios que cambies cosas que son parte de tu personalidad o son importantes para ti ―como tu forma de vestir, tus creencias religiosas o tu postura con respecto a temas sensibles― solo para sentirse más cómodo, en realidad no te quiere: te está usando para moldearte a su gusto. Es muy probable que él insista en que todos esos cambios son para bien tuyo o de la relación, pero ―en el fondo― sabes que cuando cedes, estás perdiendo una gran parte de tu autonomía. 

Quizá no lo haga con mala intención, pero no puedes permitir que alguien te imponga ideologías que no van contigo. 

 

11. Nunca te da seguridad ni se compromete 

Si ya llevas un tiempo saliendo con él, lo más natural es que lleguen al punto de plantear con honestidad hacia dónde va su relación y qué expectativas a futuro tiene cada uno. Si siempre que tocas el tema él te da evasivas y te sale con la típica excusa de que “hay que vivir el momento”, lamentamos decirte que la traducción es simple: no quiere dejar de tener los beneficios que obtiene estando contigo, por el momento, pero tampoco quiere comprometerse porque sabe que a la primera oportunidad que consiga algo que considere mejor, se irá de tu vida.

Cuando alguien está dispuesto a hacerte perder tu valioso tiempo de esa manera, por mucho que te insista, realmente no te quiere. El amor siempre busca el consenso y el bienestar del otro, y también implica tener el coraje de admitir que no queremos las mismas cosas y es mejor terminar antes de que alguno salga herido. De otro modo, la triste verdad es que solo te está usando para pasar el rato, pero no le pareces lo bastante importante como para darte la seguridad emocional que tú te mereces.

 

12. Miente todo el tiempo 

Si a cada rato lo descubres diciéndote mentiras de todo tipo, no le des más vueltas al asunto: te está usando. De otro modo, ¿por qué trataría de aparentar algo que no es? 

Las mentiras son herramientas de manipulación que, básicamente, sirven para obtener cosas de los demás sin necesidad de ser recíprocos. Por ejemplo, él quiere seguir estando contigo, pero no quiere dejar de ver a otras mujeres, y sabe que si te enteras probablemente terminarías con él. Entonces, como solo te está usando para su conveniencia, no tiene reparos en mentir, aunque sepa que, tarde o temprano, la verdad saldrá a la luz.

Lo mismo pasa con las cosas que convenientemente no te dice. Quizá no te está mintiendo directamente, pero te está ocultando información que sabe que es importante para ti. Si aceptas estar con un mentiroso, estás condenándote a una relación en la que nunca sabrás qué esperar y en la que no eres valorada ni respetada como un igual.

 

13. No tienen intimidad

Así como el hecho de que solo te busque para tener sexo es una señal de que te está usando, lo contrario también puede ser una señal de alarma. Si tu chico te acepta todas esas salidas en las que tú terminas pagando, pero nunca se pone cariñoso contigo ni busca tener intimidad física, entonces no te engañes: eso significa que realmente no se siente atraído a ti, sino a tu dinero o a las demás cosas que puedas ofrecerle.

Cuando realmente te quiere, te demuestra que te desea de la misma manera que te dice que te quiere y tiene otros detalles lindos contigo. Si encima de todo notas que sí parece sentirse atraído a otras mujeres e incluso lo descubres saliendo con otras, entonces la pregunta es: ¿qué haces allí?

14. Te pide “pruebas de amor”

El amor se demuestra diariamente en la convivencia, los detalles y el compromiso; no con las mal llamadas “pruebas de amor” que solo son pretextos para conseguir lo que busca mediante el chantaje. Quien bien te quiere, no va a presionarte de ninguna manera para que hagas algo que no quieres o no te nace hacer. Y eso incluye tener relaciones, hacer regalos caros, cambiar tu modo de ser, tu religión, etcétera. 

No lo olvides: la mejor prueba de amor que puede darte tu pareja es respetar tus decisiones y tu criterio, aceptarte tal cual eres y no presionarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 trucos psicológicos para ligar y coquetear a tu CRUSH, hacer que te desee y vaya detrás de ti

12 señales de que eres buena amante