Como Ser Popular: La Guía Definitiva

La mayoría de las personas desean ser socialmente deseables y hacen todo lo que pueden para lograrlo. En este artículo te diremos cuáles son las características y las conductas exactas que harán que le gustes a las personas y seas más popular.

A veces aunque las personas hacen sus mayores esfuerzos, no son efectivos en cuanto al aumento de la popularidad.

Gran cantidad de pacientes en mi consultorio me preguntan cómo pueden volverse más interesantes para las personas. Están muy conscientes de que los demás no permanecen comprometidos con ellos mucho tiempo y esta desconexión rápida del interés de las personas los mantiene ansiosos o con pánico.

Otros no se les ocurre nada gracioso u ocurrente que decir y con frecuencias las conversaciones e interacciones sociales se tornan raras e incómodas.

Pero muchos simplemente están confundidos sin entender por qué los demás los ven de esa manera. Frustrados y desmotivados, intentan desesperadamente saber qué pueden hacer para solucionar su doloroso dilema moral.

¡Atención! He escuchado miles de veces historias tristes similares a esta.

Sin duda me han generado un especial interés y me he dado a la tarea de observar qué es lo que hace que algunas personas se interesen por otras con facilidad, mientras que otras personas fallan al momento de mantener el interés sin importar lo duro que se esfuercen.

Algunas veces, es sólo cuestión de haber nacido con algunos rasgos de personalidad socialmente deseables. Pero muchas de las conductas que hacen a las personas populares pueden de hecho, ser aprendidas.

Creo firmemente que las personas que no han podido o no han sabido retener a su audiencia social, pueden aprender a atraer a las personas y evitar que se alejen

La mejor manera de aprender una nueva forma de ser, es aceptar honestamente lo que no ha funcionado en el pasado.

Explorar los errores en sociedad del pasado es una tarea dolorosa para cualquiera que se enfrente a ella y sólo será de ayuda si los juicios negativos hacia uno mismo son puestos a un lado en el proceso.

Los errores sociales relevantes dejan una profunda cicatriz. Pero si se interpretan como experiencias de aprendizaje, pueden ser el inicio del cambio y de la construcción de una personalidad socialmente asertiva.

En su mayoría las personas no son famosas, fascinantes, extraordinariamente bellas o adineradas, divertidas, carismáticas o especialmente únicas. Es importante que no te compares con otras personas que han tenido relevancia en los medios.

“La meta es que saques lo mejor de ti mismo, no que intentes ser alguien más”.

Existen algunas características básicas de la personalidad que pueden hacer que la gente se acerque o se aleje. Lo segundo es tristemente más fácil de lograr que lo primero.

La personas pueden aprender a detectar que de su comportamiento está aburriendo o entusiasmando a los demás.

En cuanto a la atracción de las personas, toma algo más de práctica ya que es desarrollar las características de la personalidad y las conductas que atraen. Pero una vez que se alcanza esa habilidad, es extraordinariamente satisfactorio.

¿Cuáles con las características personales más comunes que alejan a las personas?

Si bien, existen varias características que tienes que estar en constante ¡alerta! para no cometerlas.

1.- Inseguridad

Esta se manifiesta a través de una intensa necesidad de aprobación.

Las personas inseguras tratan demasiado intensamente de responder a las interacciones sociales. Como ejemplo, podemos poner a esa persona que siempre expresa estar de acuerdo contigo y que tiende a idealizar a todo el mundo.

2.- Falta de energía

Las personas pasivas que no reaccionan a los eventos que las rodean, tienden a ser vistas como poco interesantes y aburridas. Aunque puedan sentirse muy diferentes por dentro, sus patrones de interacción mandan señales de desinterés y de un compromiso mínimo con la conversación.

Esto hace que la otra persona se sienta completamente responsable de manejar toda la energía de la interacción ocasionando cansancio para nuestro interlocutor.

3.- Egoísmo

Las personas que se ponen a sí mismas en el lugar principal de todas sus conversaciones normalmente no mantienen a su público durante mucho tiempo. A menos que casualmente sean increíblemente carismáticos, entretenidos o famosos.

La mayoría de las personas centradas en sí mismas terminan por alejar a quieres los rodean. Pero una de las cosas que he aprendido es que aunque el protagonismo a veces aparece como una manera de ocultar el nerviosismo, la mayoría de las personas lo interpretan mal.

4.-  Parecer desinteresado

Si una persona se ve o se siente aburrida, los demás no se sentirán demasiado interesados en pasar tiempo con ella. Incluso si te sientes poco interesado, puedes hacer algunas cosas para que  la conversación se vuelva más dinámica. Generalmente uno no puede estar aburrido, sin aburrir.

5.-  Inflexibilidad

Cuando las personas utilizan las interacciones sociales para expresar ideas muy rígidas o inflexibles, lo único que están haciendo es generar que los demás se pongan a la defensiva y comiencen a excluirlos.

Una opinión que se expresa sin consideración a las ideas o los puntos de vista de los demás es uno de los peores enemigos de la popularidad.

6.- Sarcasmo

El sarcasmo es el peor entendido de todos los tipos de humor.

Las personas sarcásticas que no lo manejen a la perfección, corren el riesgo de terminar insultando a los demás cuando no entienden la broma o no están de humor. Lo que dicho de cierta manera podría ser divertido para el interlocutor, con un cambio muy sutil puede terminar siendo ofensivo.

¿Cuáles son las conductas personales que más a menudo alejan a las personas?

¡Increíble pero cierto! A veces no nos damos cuenta de estas conductas, pero no te aflijas que aquí te diré cuales debes evitar:

1.- Repetición

Usar las mismas palabras o frases una y otra vez genera conversaciones predecibles y poco interesantes.

Muchas personas ¡incluso sin darse cuenta! repiten ideas, historias y descripciones de los eventos de las mismas maneras. De hecho en la misma conversación. Las personas que ya escucharon estas repeticiones antes normalmente terminan bastante aburridas.

2.- Uso plano del lenguaje

Un diálogo interesante no tiene por qué ser profundo y filosófico. Pero cuando expresamos las ideas en un lenguaje plano y monótono, hasta las más interesantes sonarán aburridas.

3.- Clichés

Utilizar un montón de lugares comunes y frases gastadas es todo lo contrario a ser original. No puedes reciclar el mismo chiste una y otra vez, ni las mismas frases de moda. Esto suena tedioso y poco interesante.

4.- Concentrarse en historias irrelevantes

Compartir una historia del pasado sólo es interesante para la otra persona cuando tiene algún tipo de relevancia en términos de compartir experiencias similares o animar la conversación.

Enfocarse en contar nuestro pasado a las personas cuando no tiene nada que aportar a la conversación, probablemente consiga que las personas salgan corriendo.

5.- Interrumpir

Muchas personas se ponen nerviosas con las conversaciones íntimas, especialmente al principio de las relaciones.  Cuando expresamos esa incomodidad interrumpiendo constantemente al otro, no dejamos muchas posibilidades de que la otra parte quiera continuar la relación a futuro.

6. Sincronización

Las grandes conversaciones van de un interlocutor a otro sin dificultad. Permiten que cada una de las personas hable y pueda ser escuchada.

Apresurarse, tardar demasiado tiempo en responder, hablar demasiado tiempo sin esperar una respuesta, o interrumpir al otro antes de que termine son conductas que convierten cualquier conversación en una tortura.

¿Qué características de la personalidad  normalmente atraen a los demás?

Son varias las características que hacen que las personas se fijen en ti, estas  llaman poderosamente la atención, entre ellas están:

1.- Apertura a nuevas ideas

Todas las personas ven el mundo de forma distinta y normalmente disfrutan compartir sus puntos de vista con aquellos que los escuchan. Aun si las personas no están de acuerdo, pueden intentar alcanzar un mejor entendimiento del otro si se dejan a un lado los prejuicios.

Una buena conversación implica que dos personas compartan sus puntos de vista y experiencias.

2.- Interés genuino en los demás

Una buena manera de definir la curiosidad es tener genuino interés en lo que está por conocerse.  Las personas que se acercan a las demás con un interés puro y natural desean conocerlas y compartir experiencias.

3.- Energía

La pasión por la vida puede expresarse en muchas maneras ¡Pero la energía es una de las mejores! Es lo opuesto a la apatía y al aburrimiento. Muchas personas disfrutan escuchar a alguien que está entusiasmado de estar en la conversación.

Las respuestas activas y la energía son una gran forma de mantener la interacción interesante.

4.- Sentido del humor

Las personas populares tienden a saber por intuición cuál es el momento apropiado para reírse en una conversación y cuándo las cosas van en un sentido un poco más serio.

Las conversaciones fluyen mucho mejor cuando todos los implicados están participando activamente, están prestando atención a la situación y saben cuando se presta el momento para bromear.

Esta característica de la personalidad hace que las interacciones sociales se vuelvan más significativas.

5.- Capacidad para detectar las señales

Muchas personas andan por la vida tan preocupadas por lo que están pensando que pierden la capacidad de detectar las señales sociales de otros.

Quienes logran encontrar el equilibrio entre expresar sus ideas y captar las de los demás a través de su lenguaje oral y corporal, son mucho mejores estableciendo vínculos a largo plazo.

6.- Empatía

Las personas que tienen un magnetismo social auténtico por lo general son muy empáticas.

La empatía es la capacidad de comprender lo que sienten los demás, de actuar en función a esos sentimientos y a sus necesidades.

¿Qué conductas sociales tienen la capacidad de atraer a los demás?

Hay ciertas conductas que sin duda atraerá la atención de las personas hacia ti, solo tienes que tener la mejor actitud para que veas que todo fluye positivamente. El camino hacia la relevancia social sólo se trata de poner en práctica y perfeccionar habilidades que seguramente ya tienes

1.- Expresan Calidez

No existe ningún sustituto para el natural interés y la amabilidad hacia los demás. Las sonrisas y las expresiones de aceptación son muy comunes en la gente popular.  Estas personas tienden a ver lo mejor de los demás en lugar de concentrarse en las críticas.

2.- Buscan experiencias similares

Esta cualidad es especialmente importante cuando buscamos hacer una conexión con los demás. Se trata de vincular las experiencias que ellos nos cuentan con las propias para crear una base común de empatía.

Las personas populares saben cómo utilizar sus experiencias de vida para enriquecer las de su interlocutor, en lugar de concentrarse en ellas para ser el centro de la atención.

3.- Se concentran en el momento

Una persona puede alcanzar mucha popularidad aprendiendo a estar presente en el momento. Esto significa que permite que se genere una atmósfera en la cual lo que está sucediendo parece relevante para el futuro de ambos interlocutores.

4.- Aportan elementos significativos al otro

Un poco de cultura general siempre ayuda para tener una conversación más interesante ¡claro está! Pero en realidad, no necesitas leer una enciclopedia o ser un trotamundos para entablar una conversación significativa. Sólo estar realmente interesado y abierto a compartir tu punto de vista con los demás.

5.- Tienen gran sincronización

Las personas populares tienden a ser el centro de la fiesta porque encuentran el momento justo para decir “esto o aquello” arrancar una carcajada o una exclamación general de aprobación.

La sincronización sólo se aprende con paciencia y con observación. Esos momentos clave están allí para quien se comprometa a encontrarlos.

6.- Dejan ir

Las personas con empatía social son buenas iniciando y terminando conversaciones. Terminar una conversación puede ser complejo para algunas personas que no saben cómo evitar que su interlocutor se sienta mal. Pero en realidad esto también se trata de sincronización y se aprende con la observación y la práctica.

Todas las personas contamos con estas buenas y malas características en alguna proporción. Todos somos capaces de ser egoístas o empáticos.

Todas las personas queremos sentirnos importantes y seguras de nosotras mismas en nuestro grupo social. Pero muchos simplemente siguen repitiendo las mismas actitudes del pasado que no les llevaron a ningún lado y ya sabes lo que dicen “si quieres resultados distintos, haz cosas diferentes”.

Si quieres ser más popular, trata de partir de objetivos desinteresados. No pienses “quiero ser popular para que los demás me quieran”, mejor concéntrate en pensar cuál es la mejor versión de ti mismo que le puedes ofrecer a los demás.

Aquí hay un pequeño auto-cuestionario que te ayudará a detectar tus puntos fuertes y tus áreas de oportunidad en las interacciones sociales.

Cuando estoy en una conversación con otra persona yo:

1)      ¿Estoy abierto a escuchar sus ideas aunque en principio no esté de acuerdo con ellas?

2)      ¿Demuestro interés en sus sentimientos y emociones?

3)      ¿Qué tanta energía pongo realmente en la interacción con los demás?

4)      ¿Soy capaz de reírme de mí mismo y de disfrutar el sentido del humor de los demás?

5)     ¿Soy capaz de estar completamente presente en mi forma de escuchar a los demás?

6)      ¿Siento empatía con los problemas de otras personas?

7)      ¿Muestro calidez en mis interacciones?

8)      ¿Puedo comprender intuitivamente a los demás y compartir mis propias experiencias de manera efectiva?

9)      ¿Me siento emocionado o apasionado con mi propia vida?

10)   ¿Soy consciente de lo que pasa a mi alrededor y muestro curiosidad por los demás?

11)   ¿Permito que otras personas tengan una conversación armónica y sincronizada conmigo?

12)   ¿Puedo terminar una conversación con gracia sin herir los sentimientos de la otra persona?

Revisa qué tan bueno te consideras en estos aspectos y si detectas uno o algunos que te sean difíciles de manejar ¡no te preocupes! No es que no puedas, es que no te has dado a la tarea de revisarlos metódicamente, ni te has atrevido a cambiar algunas conductas.

Al principio puede ser difícil, eso no lo voy a negar, pero a la larga puede traer grandes beneficios sociales. Cuéntanos ¿A ti qué actitudes y conductas te parecen importantes para ser popular?

Loading...

Agrega un cometario