Como Dejar De Ser Tímido Rápidamente En 5 Pasos

Algunas personas tienen un nivel de timidez que les da muchos problemas. Si eres una de ellas, probablemente sabes lo difícil que es, ya no digamos ligar, sino simplemente una interacción casual con un desconocido. Seguramente te vas a identificar con esta historia:

Paty encontró la invitación para la boda sobre su edredón, como un augurio de muerte. Su timidez convertía las situaciones que debía disfrutar, las oportunidades de salir con amigos y de conocer gente nueva, en un castigo sádico impuesto por la Inquisición Española.

“¡Siempre he sido tímida! ¡Odio sentir que de pronto la atención de la gente se centra en mí!” Al borde de la desesperación me dijo que había llegado a un punto en el que ya no quería preocuparse de lo que pensaría la gente. Quería poder conocer gente nueva y expresar sus ideas abiertamente.

Su timidez era típica. Tenía miedo de conocer gente nueva, baja autoestima, y era muy consciente de sí misma sintiéndose ya sea invisible, o demasiado visible. Pero ahora puede afirmar que se ha deshecho del 95% de su timidez.

Lee la verdadera razón porqué eres tímido

Me gustaría compartirte algunos de los consejos y técnicas que utilicé para ayudarla. Para empezar, me gustaría que pensaras en que te concentras…

1.- Concéntrate en lo que está afuera, lejos de tu timidez.

La timidez hace que nos absorbamos en nosotros mismos. Esto es una descripción, no una critica. La gente tímida puede sentir que no tiene nada que decir, que deberían tener historias divertidas que contar y ser el alma de la fiesta.

Pero considera esto: a la gente le encanta que la encuentres interesante. Superar la timidez no es que de pronto pienses que eres genial. Más bien es olvidarte de ti mismo y concentrarte en lo que está afuera.

Haz preguntas y genera curiosidad. Si estás en una fiesta con desconocidos, investiga cómo es que se conocen. Puedes hacer preguntas como: “¿Cómo conoces a Laura?” (suponiendo que Laura organizó la fiesta), o “Yo vivo aquí cerca. ¿Eres alguno de los amigos de Laura del tenis?”.

Esto te da un tema de conversación, le da a los demás la oportunidad de hablar sobre ellos mismos (lo que hará que te amen) y permitirá que no te concentres en ti mismo.

Hasta que la timidez desaparezca por completo, el consejo que sigue te puede ayudar.

2.- Prepárate correctamente.

Una vez que la timidez se haya ido no necesitarás hacer esto. Sin embargo mientras sigas sintiéndote tímido, intenta preparar temas de conversación.

Si tienes alguna idea de con qué tipo de gente te vas a reunir, realiza este ejercicio. Si a varios de ellos les gusta el fútbol, puedes investigar un poco sobre este deporte, averiguar los resultados recientes y qué partidos siguen, o prepara algunas preguntas sobre el tema.

Si te sientes tímido en el trabajo, investiga un poco sobre las noticias más recientes e interesantes y coméntalas al día siguiente con tus compañeros.

Haz un hábito de recordar lo que la gente te dijo para poder comentarlo después en futuras conversaciones.

Por ejemplo: “Oye Juan, ¿recuerdas que me comentaste que querías ver esa película? Pues vi anoche que aquí se va a estrenar esta semana.” O puedes decir: “Daniela, el otro día me comentaste que a tu hija le gusta el circo. Pues parece ser que va a venir uno la próxima semana”.

Pero superar la timidez no quiere decir únicamente que empieces a hablar más.

3.- Envía las señales correctas.

Se cree que la gente tímida no es amigable, que es muy seria o que se cree mucho. Ser tímido puede hacer que nos veamos inaccesibles.

Investigaciones han demostrado que encontramos a la gente que sonríe y nos mira directamente a los ojos mucho más atractiva. Y las personas tienen un 86% de probabilidades de iniciar una conversación con un desconocido en la calle si está sonriendo.

Otro beneficio es que si sonríes incluso cuando no tienes ganas de hacerlo, cuando no te sientes feliz puede hacer que te sientas de mejor ánimo. De esta manera, tendrás una sonrisa verdadera y honesta.

Un punto importante a tener siempre en mente es que si le sonríes a alguien y no te regresa la sonrisa, no es tu problema. No podemos obligar a nadie a aceptar nuestra amistad y mucho menos podemos caerle bien a nadie a la fuerza.

4.- Enfócate en hacer que los otros se sientan cómodos.

Trabajando como terapeuta, he visto muchos clientes que sufren de aracnofobia (miedo a las arañas). ¡El problema era que yo también le tenía miedo a las arañas! Pero en vez de trabajar directamente con mis miedos, descubrí que si me enfocaba en ayudar a los otros a superar sus temores, los míos mágicamente desaparecían.

El punto es que al enfocarte en hacer que los otros se sientan cómodos y a gusto, te darás cuenta de que tú también te sentirás mucho más cómodo. Busca a quien se siente más fuera de lugar e incómodo y ayúdalo a sentirse más relajado. Verás que esto funciona muy bien.

5.- Aprende a controlar la ansiedad.

La timidez no es nada más que un tipo de ansiedad social. Aquí te doy algunos consejos para que logres manejar tu ansiedad, y que esta no te controle a ti.

Controla tu respiración: Haz que tus exhalaciones sean más largas que tus inhalaciones. Extender tus exhalaciones hace que tu cuerpo y tu mente se relajen rápidamente. Una vez que te sientas más tranquilo, también te darás cuenta de que te empezarás a sentir con más ganas de socializar.

Ensaya tener más confianza en ti mismo: Visualizarse mentalmente como alguien que sale más y que es mucho más relajado da excelentes resultados.

Acuéstate en algún lugar donde te sientas cómodo. Concéntrate en respirar lenta y profundamente. Imagínate en la siguiente reunión social luciendo relajado, cómodo e incluso platicador. Te sorprenderá como este ejercicio de auto hipnosis afectará la manera en que te comportes cuando estés en tu reunión.

¡Consejo bonus!

Finalmente, empieza a “desgastar” la timidez poniéndote en cuantas situaciones sociales como sea posible. Construimos nuestros miedos alrededor de lo que evitamos. Así que al buscar situaciones que te hacen sentir tímido, puedes empezar a deshacerte de la timidez por el resto de tu vida.

Una vez que la timidez ya no te controle, verás como disfrutas mucho más de la vida.

Renovar regularmente la confianza en ti mismo puede hacer toda la diferencia. No dejes que la timidez te controle. ¡Tú puedes!

 

¿Te gustó el artículo? Si conoces otra manera de superar la timidez nos gustaría nos contaras. Déjanos tus comentarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loading...

Agrega un cometario