Cómo Ser Más Sociable Y Menos Tímido

Cuando somos personas tímidas o introvertidas, volvernos más sociables puede ser todo un reto. Seguramente ya te han dicho miles de veces que tengas más confianza en ti mismo y que procures hacer más amigos.

Pero eso realmente no te ha servido mucho ¿verdad? Aquí tienen consejos verdaderamente útiles para que logres tu objetivo de ser una persona más sociable:

 

1.- Sé amable con los demás

Esto es lo más importante para convertirte en una persona más sociable. El mismo término de antisocial nos habla de alguien que no es capaz de empatizar ni hacer nada bueno por los demás.

Quizá tu personalidad sea muy tímida o no sea especialmente inclinada hacia hacerle favores a otros, pero es importante que aprendamos a superar las barreras de la pena y la desidia para que comencemos a ofrecerles a los demás una mejor versión de nosotros.

La amabilidad puede ir desde sonreír, ofrecer un café o ayudarle a alguien que acaba de caerse a levantarse. La respuesta positiva de las personas ante tu amabilidad te hará ganar bastante confianza para ser más sociable cada día.

2.-Comienza conversaciones con gente nueva

 

Sabemos que estar en un lugar lleno de desconocidos es una pesadilla para las personas que no son muy sociables. Mucho menos cuando no conoces a nadie o cuando las personas que conoces están ocupadas en algo más. Es el típico caso de ir a la boda de un familiar y no conocer a nadie.

Sin embargo, hay dos maneras de ver esta situación. Una es esa forma que te va a mantener pegado a tu silla toda la noche deseando que el evento termine. Y la otra es esa que te hace ver el evento como una gran oportunidad de conocer a alguien nuevo.

Si no estás concentrando toda tu atención en tratar de pasar desapercibido, te darás cuenta de que seguramente hay una o dos personas más que se sienten un poco fuera de lugar y agradecerían, igual que tú, que alguien se acercara a platicar un rato.

Lee nuestra guía sobre los 10 hábitos de personas carismáticas

3.- Usa tu lenguaje corporal para mostrar interés

Cuando somos introvertidos, a veces nos cuesta mucho trabajo utilizar nuestro lenguaje corporal adecuadamente y permanecemos algo rígidos y quietos. Aunque esto es un intento de no llamar mucho la atención, las personas pueden llegar a interpretarlo como una falta de interés o motivación de tu parte.

Trata de parecer más relajado y no tengas miedo de sonreír, de ver a los ojos a las personas y de inclinarte ligeramente hacia ellas cuando te están hablando.

Asentir ligeramente siempre que la otra persona dice algo relevante, le demuestra que estamos escuchándolo activamente y la predispone a tener una mejor imagen de nosotros.

 

4.- Responde a los intentos de las personas de acercarse a ti

Así como hablarle a alguien nuevo puede ser muy difícil para algunos,  es muy común que suceda la otra cara de la moneda, o sea, que cuando alguien quiere romper el hielo con nosotros, no sepamos cómo reaccionar.

Lejos de querer ser groseros, simplemente no tenemos muy claro qué espera la otra persona de nosotros y tememos equivocarnos. Pero esto normalmente desalienta a nuestro interlocutor y le hace sentir que no nos interesa.

Para evitar esto, siempre recurre al lenguaje corporal positivo, o sea, sonríe, mantén los brazos relajados y mira a los ojos a la otra persona.  Si te sientes incómodo hablando mucho de ti mismo, aplica el truco de enfocar la atención en el otro mediante preguntas amigables.

 

5.- Aprende a reírte

Dicen que la risa es el mejor lubricante social. De hecho, el sentido del humor comienza aprendiendo a reírnos con un poco más de soltura.

A veces las personas introvertidas no se ríen por que les da un poco de pena y no quieren llamar la atención, pero aprender a reírte sin miedo es una gran manera de comenzar a hacer tus propios chistes y comentarios divertidos.

Reírte cuando alguien dice algo gracioso es una buena forma de comenzar a integrarte más activamente a las conversaciones y le dice a los demás que estás abierto y disponible.

Solo procura reírte en los momentos adecuados porque a veces reírnos de algunas cosas, como que alguien se tropiece, no es lo más conveniente.

Lee sobre los 13 signos sobre las personas emocionalmente inestables

6.-Haz que tu vida social trabaje por sí misma

Hay un giro en la forma en la que piensas sobre la amistad que puede reducir de manera radical el esfuerzo que te toma construir un círculo social.

El punto es pasar de concentrarse en amigos individuales para enfocarnos en grupos de amistades. Mientras vas haciendo amigos, rápidamente preséntalos unos con otros para comenzar a formar grupos más grandes.

Es mucho más sencillo que tener que socializar con un montón de personas que no se conocen entre ellas.

Parece un cambio muy pequeño, poro tiene la capacidad de potencializar toda tu vida social una vez que lo llevas a la práctica. Cuando tienes amigos que se conocen y se llevan bien entre ellos, tu círculo social se expande con mayor rapidez.

Las personas que conoces, comienzan a hacer planes con los demás y seguramente esos planes tendrán que ver contigo o al menos te contemplarán.

Así que no olvides estar siempre al tanto de las conexiones que puedes fomentar entre las personas y los amigos que vas conociendo. Además, eso te da el referente de ser una persona muy amigable.

7.-Ejercítate

Hacer ejercicio es algo que nos puede ayudar de muchas formas distintas a ser más sociables. En primer lugar, el ejercicio te llena de energía, esta que puedes utilizar para ser más activo en tu círculo de personas.

En segundo lugar, el ejercicio nos brinda autoconfianza, y todos sabemos que esa es pieza clave para ser sociables y movernos asertivamente en todas las situaciones.

En tercer lugar, hacer ejercicio siempre va a darte algo en común con otras personas que también cuidan de su salud. Ya sea que te dé tema de conversación o que conozcas personas afines en cualquier tipo de disciplina deportiva.

Solo elige la actividad que más te guste y vuélvela parte de tu rutina semanal.

8.- Fíjate en las expectativas de las personas

Diferentes personas hacen amistad de diferentes formas. Algunos sólo están interesados en desarrollar amistades muy cercanas, mientras que otros no tienen inconveniente en tener también un montón de amigos casuales.

También existen personas que no se sienten muy cómodas con amistades demasiado estrechas y se desenvuelven mejor en el terreno de lo superficial o en todo caso de lo estrictamente familiar.

Las amistades cercanas y profundas toman más tiempo para formarse que las amistades casuales. Cuando sabes esto, comienzas a prestar atención a la manera en que otras personas prefieren relacionarse con los demás, para que te puedas acercar en ese mismo nivel y hacer sentir cómodo contigo al otro.

Puedes conocer a muchas personas fantásticas, pero te costará trabajo hacerte su amigo si no tienen un estilo de amistad compatible.

 

9.- Atrévete a preguntar

Dicen que preguntando se llega a Roma, o al menos, se llega a tener una buena conversación.

Hacerle preguntas a los demás puede ser particularmente difícil si somos muy tímidos o introvertidos, por que cuando no hemos ejercitado nuestras habilidades sociales, todo el tiempo tenemos miedo de equivocarnos.

Es como si te pararas frente a unas barras de gimnasia y te pidieran que hicieras un doble mortal hacia atrás sin que tú en la vida hubieras practicado ese deporte.

Tienes esa certeza de que cometerás un gran error. Por suerte, también puedes ir generando habilidad poco a poco comenzando con preguntas muy básicas.

Aquellas que son infalibles son las preguntas abiertas que centran la atención en la otra persona y que no tocan temas íntimos: ¿Qué música te gusta? ¿Qué tipo de literatura te agrada? ¿A qué te dedicas? ¿Tienes mascotas? Entre otros.

Lee nuestra guía sobre como ser más divertido

10.- Di lo que piensas cuando es algo positivo

Todos queremos llegar a ser esa persona que es tan segura y confiada de sí misma que puede decir todo lo que piensa, sea positivo o negativo, y aún así seguir siendo querido y admirado por los demás.

La mejor manera de comenzar es dejar salir nuestros pensamientos positivos hacia los demás. No tengas miedo de decirles a las personas algún cumplido de vez en cuando.

Recuerda que los mejores cumplidos son los que obtenemos a través de nuestro desempeño, así que si alguien cerca de ti se esforzó mucho en una tarea, recibirá con mucho gusto esa muestra de reconocimiento que tienes para él o ella.

 

11.- Sé positivo y optimista

Las personas siempre se sienten más atraídas a los individuos que son optimistas y positivos. Esto es porque irradian energía positiva a los demás y los hacen sentir más cómodos.

Para aprender a ser más sociables, es importante hacer un esfuerzo consciente para ver las cosas desde un punto de vista más favorecedor.

Si te das cuenta de que eres alguien que se deja llevar por el pesimismo con facilidad, no te preocupes, simplemente detente un momento y trata de sacar lo bueno de cada situación y enfocarte en eso. Irás aprendiendo poco a poco a hacerlo hasta que sea algo que hagas con toda naturalidad.

12.- Utiliza rituales sociales

Cuando somos tímidos, nuestro instinto primario no nos orilla a socializar, como sucede en el caso de las personas extrovertidas.

Así que en este sentido, si quieres volverte más sociable, necesitas ser proactivo y establecer un par de condiciones que te ayudarán a ser mucho más sociable sin necesidad de pensarlo demasiado.

Una gran manera de hacerlo es utilizar los rituales sociales a tu favor. Un ritual semanal que te obligue a pasar por lo menos unas horas con tu círculo social y que igualmente te permita conocer personas nuevas.

Piénsalo como cualquier otra actividad programada en tu calendario. Así como pagar los recibos o ir de compras.

Incluso, puede ser un día fijo para que visites un club social, la hora feliz de un bar, o al menos hagas un par de llamadas y mandes algunos mensajes para mantenerte en contacto con el mundo.

Al mismo tiempo, lo que comienza siendo un ritual social para motivarte a estar en contacto con las personas, se puede convertir en verdadera pasión y aprendizaje.

El ajedrez, los deportes o incluso el voluntariado son un excelente marco para desarrollar confianza, adquirir nuevas habilidades y conocer personas increíbles al mismo tiempo.

 

13.-  Sé agradecido con lo que tienes

Antes de que puedas aprender a ser más sociable, necesitas sentirte cómodo con la persona que eres y ser agradecido con lo que tienes.

Piensa en todas las cosas buenas que tienes en tu vida, puede tratarse de tu familia, tus amigos, tu casa, tus mascotas, tu carrera o tus bienes.

Muchas veces perdemos de vista lo afortunados que somos, pero cuando lo volvemos a considerar, eso nos da una gran motivación para sentirnos mejores con nosotros mismos y tomar un poco más de confianza.

 

14.- Fomenta las amistades que ya tienes

A veces, las amistades simplemente no se consolidan por falta de seguimiento. Puede que se hayan conocido en una fiesta o reunión y sus intereses sean compatibles.

Pero si son demasiado tímidos quizá nunca mandarán ese mensaje de texto o harán esa llamada para verse de nuevo y darle continuidad a la amistad.

Por eso, es importante que tomes la responsabilidad de regar las flores de la amistad con un poco de interés.

Además, es importante que no dejes que las amistades con las que ya cuentas se vayan marchitando lentamente por falta de contacto.

15.- Haz un esfuerzo para atraer nuevas personas y hacerlas sentir incluidas

Si estás en una situación con varios amigos de muchos años y hay una persona nueva en el grupo, puedes estar seguro de que está al menos, un poco nerviosa y preocupada por encajar.

Así que sé amable y tómate el tiempo para hablarle un poco y hacerla sentir bienvenida, justo como a ti te hubiera gustado.

Procura integrarla al grupo más allá de la situación con alguna invitación a una actividad futura. Así conseguirás un amigo agradecido y al mismo tiempo ampliarás un poco tu contexto social.

Sin mencionar que ayudar a alguien a integrarse, te dará más confianza para integrarte tú mismo a situaciones nuevas.

 

16.- Asegúrate de que las personas la estén pasando bien

Inyectarle un poco de entusiasmo y de energía a tus interacciones sociales para que todos se sientan divertidos y a gusto nunca está de más. Solo procura no caer en el extremo opuesto pues eso también puede incomodar a las personas.

Solo se trata de tener iniciativa para hacer cosas nuevas y ser el primero que se atreve a dar un paso adelante. De poner sobre la mesa temas de conversación sobre los que todos puedan aportar o de acercarse a las personas que parecen aisladas e invitarlas a integrarse al grupo.

Hay muchas cosas que puedes hacer para que los demás pasen un mejor momento, y descubrirás que hacerlo es bastante sencillo y te ayudara a ir generando confianza en ti mismo.

17.- Súmate a las actividades sociales de los que te rodean

Todos sabemos identificar al chico tímido o retraído porque por lo general es aquel que guarda una distancia física del grupo muy marcada. Es el que se queda hasta atrás si un grupo sale a caminar, o se queda adentro cuando todos los demás están fuera.

Si estás en el trabajo y todo el mundo sale a tomar su almuerzo afuera ese día, sal tú también. Si todos quedan para tomar el café de la mañana en cierto punto de la oficina, acércate tú también a ese lugar.

Si estás en una fiesta y todo el mundo está concentrado en el jardín, ve tú también al jardín.

Demuestra que te interesa pasar tiempo con las personas que te rodean. Y una vez que estés cerca de ellos, súmate sin pena a hacer lo que sea que estén haciendo.

18.- Pasa más tiempo con las personas

Pasa tiempo con las personas más seguido y por periodos de tiempo más prolongados. Para las personas retraídas o tímidas, esto equivale a un ejercicio de resistencia porque se desgastan con mucha rapidez cuando están rodeados de otras personas.

Pero no te limites a “hacer una lagartija social” y a irte. Procura ir generando resistencia y cada vez llevar un poco más allá tus habilidades sociales, justo como lo haría un deportista en su disciplina.

El truco está en aprender a detectar las señales de los demás. Cuando no estamos muy ocupados ni tenemos nada apremiante pendiente, las personas disfrutamos mucho pasar gran parte de nuestro tiempo en actividades sociales o de ocio.

Así que no tengas miedo de preguntar si estás interrumpiendo y si te dicen que no, dedícate a una buena sesión de entrenamiento social.

 

19.-Invita a otras personas a hacer cosas nuevas

Atrévete a ser tú quien invita a otras personas a salir en lugar de quedarte sentado esperando una invitación.  Si no tienes muy claro cómo invitar a una persona en particular, puedes facilitar mucho las cosas organizando reuniones o expediciones entre amigos.

Hoy en día, las redes sociales nos ayudan mucho a organizar eventos de este tipo, que pueden ir desde un encuentro de gotcha con los compañeros de la oficina hasta una sesión de spa con las amigas de la natación.

Las posibilidades son infinitas y además, de esta forma te mantienes haciendo cosas nuevas e interesantes.

También está la alternativa de ofrecer una cena o una carne asada en tu casa. Si tienes lo medios y te sientes cómodo, invitar a tus conocidos es una gran manera de hacerlos sentir importantes y de crear lazos entre ellos para que tu grupo social se consolide y se fortalezca.

Lee nuestra guía sobre como ser más popular en Facebook

20.- Piensa de manera consciente en tu postura corporal

Si eres alguien muy tímido y a quien le cuesta trabajo hacer amigos, es muy probable que consideres de manera consciente o inconsciente que el mundo es un lugar hostil y que debes protegerte de él, y eso se refleja en tu postura corporal.

Quizá no podemos cambiar de la noche a la mañana la manera en la que interpretamos al mundo, sobre todo si llevamos mucho tiempo siendo de determinada manera.

Lo que sí podemos hacer es concientizarnos sobre nuestro lenguaje corporal y comenzar a utilizarlo a nuestro favor, de tal modo que la gente no nos vea retraídos y a la defensiva, sino amigables y abiertos al mundo.

 

¿Qué tal te pareció este artículo? No olvides compartir tus experiencias con nosotros y hacerle llegar este artículo a un amigo que también lo necesite.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario