¿Por Qué No Le Gustas A Nadie? – Las 16 Razones Más Comúnes

Somos seres sociales, nos esmeramos la mayor parte del tiempo por ser amables y agradar a las personas que nos rodean.

Sin embargo, a pesar de nuestro derroche de talentos para caerle bien a todas las personas, no siempre lo conseguimos. Ocurre en todas las esferas sociales, siempre existirá el que le cae bien a todos, esa persona que todos extrañan, que se convierte en el alma de la fiesta.

Y también están los que pasan totalmente desapercibidos (si perteneces a este grupo, este artículo va dirigido a ti).

Seguramente llevas toda la vida preguntándote qué hacer para ser más agradable y por qué, por más que lo intentas, no consigues encajar en el mundo de las personas sociables y encantadoras.

Todo radica en compartir con tu entorno social, en involucrarse más y esperar menos de quienes te rodean, luego queda esperar a ver lo que sucede.

No te acomplejes en tu afán de agradar a todas las  personas, recuerda que no siempre es tu responsabilidad, ni tus acciones lo que motiva a alguien más a hablarte o ignorarte, sino sus complejos, problemas personales y modos de formación desde el seno familiar.

Los perjuicios, las malas experiencias previas, e incluso tu parecido con alguien más pueden ser factores influyentes en el otro para que se aleje de ti o te aprecie de maneras insospechadas.

Para aclararte dudas hemos seleccionado algunas posibles causas que explican detalladamente por qué no siempre agradamos a los demás.

Continúa leyendo y comprenderás de una vez y para siempre lo que ocurre en las personas que no quieren compartir contigo.

 

1. No escuchas a los otros

Quieres que te presten atención y ser agradable, pero cuando alguien se acerca a ti y te comienza a contar un problema, o requiere de tu apoyo moral, solo consigue evasiones de tu parte.

Es molesto para cualquiera que lo ignoren cuando más necesita de una persona en quien confiar.

Aprende a escuchar, aconsejar y ser receptivo a los demás. Tus problemas son tan relevantes como los de las demás personas.

Si quieres ser considerado un buen amigo, ayuda a otros. Recuerda que ayudar no es más que estar presente en cuerpo y mente a las necesidades ajenas.

 

2. Generosidad por delante

Cuándo alguno de tus amigos te pide colaboración para completar el dinero de su almuerzo o pagar el transporte, ¿tú miras hacia otro lugar?

Van en grupo a comer y justo cuando traen la cuenta ¿desapareces misteriosamente? No te quejes, ¡eres un tacaño! Nadie quiere compartir con una persona que es incapaz de compartir con otros.

No te preguntes por qué dejaron de invitarte a salir, lo más probable es que todos esperen que tu actuación sea la misma. Independientemente de la situación, la mezquindad daña la imagen de una persona.

Lee nuestra guía sobre los 13 signos de que eres una persona emocionalmente inestable

3. Deja de criticar

Las personas que todo lo critican porque nada les agrada, son tóxicas.

No es necesario que destruyas públicamente a alguien que te desagradó, ni que comentes con otras personas los aspectos negativos de la fiesta que organizaron en el trabajo, del compartir familiar, el error de la secretaria. En fin, es mejor reservarse los comentarios negativos que nada dejan a los demás.

 

4. No te hagas de la vista gorda

Sé amable y agradece a quienes te rodean. Dar las gracias, las buenas tardes, buenas noches, decir te amo, preguntarle al otro cómo se encuentra. Son palabras necesarias y útiles en nuestra cotidianidad.

Evadir nuestras responsabilidades y hacer una grosería, incide en la cantidad y calidad de las personas que te rodean y en su trato hacia ti.

 

5. Asume tus errores

Ser responsable es una hermosa cualidad. Si te la vives culpando a los demás de tus problemas, de las labores que no realizaste y de tus retrasos cada día, conseguirás muchas personas que te detesten.

 

6. Deja de ser ególatra

“Eso se logró gracias a mí”, “Sin mi nada funciona”, “Soy el más importante aquí”… ¿te suena alguna de estas frases?

A toda persona le llena el ego saber que desempeña su trabajo de la mejor manera, y los reconocimientos que te ofrezcan por ello son importantes, sin lugar a dudas.

Pero ser ególatra y una persona jactanciosa es muy desagradable. Deja que cada logro hable por ti, pero no hables de ti mismo, mucho menos si lo haces para opacar a alguien más.

 

7. No te aferres a una persona

Por más agradable que esta sea, muy a pesar de lo bien que te trate, o de lo profesional y reconocido en su trabajo, no busques aferrarte a una persona para agradar a otros.

Te verás cada día más dependiente y menos apetecible para los demás.

 

8. Cada situación depende del cristal con que se mire

Una persona negativa genera un ambiente bastante oscuro a su alrededor y desmotiva a quienes se le acercan.

Si siempre ves lo malo en cada situación, las personas se alejarán de ti para que no los contamines con tu pesimismo.

 

9. Mantén conversaciones interesantes

¡Te ha pasado que te invitan a salir en grupo y no logras integrarte a la conversación porque no entiendes ni una cuarta parte de lo que estaban hablando? O, peor aún, hiciste comentarios poco relacionados que para algunos podrían ser considerados tontos.

Si quieres ser interesante, debes manejar temas de interés. Lee más, estudia más, olvídate de la telenovela y de la revista de chistes, y ponte al mismo nivel del grupo con el que sales.

Lee nuestra guía sobre los 50 temas de conversación para ser más interesante

10. Sé puntual

¿Siempre llegas tarde a los compromisos de trabajo, y aun más tarde a las invitaciones informales?

Los demás entenderán tu modo de actuar como desprecios constantes. Todos merecen respeto, y este se demuestra cumpliendo con tu palabra.

 

11. Deja el capricho a un lado

Todos quedaron de acuerdo en ir al cine y luego a comer pizza, y tú a último momento armas un berrinche porque no te gusta la pizza, no te gusta el lugar, no te gusta la película.

Cuando sales en grupo, debes entender que es importante respetar los deseos de todos y compartir los gustos de otras personas. No impongas tus intereses o preferencias sobre los demás.

 

12. Manipulación NO

Hay quienes se sienten con el derecho de controlar todas las situaciones, conversaciones y decisiones de los otros.

Esta clase de personas son manipuladoras, y desquician a cualquiera. Si este es tu problema, empieza a respetar la opinión de los demás.

 

13. No envidies los logros de los demás

No codicies ni minimices los logros de otras personas, pero recuerda que nadie tiene el derecho de minimizar los tuyos.

Siempre debe existir el respeto hacia el otro y de los otros hacia ti.

Lee nuestra guía sobre las 10 mejores aplicaciones para conocer gente

14. Prejuicios

Algunas personas se dejan llevar por ideas erróneas que escucharon de otros, en lugar de permitirse conocer y comprender la personalidad de la otra persona.

Conoce antes de juzgar, ¡puede que te sorprendas!

Esa persona a la que no le has dado la oportunidad de acercarse a ti y con quien no hablas, puede que sea todo lo contrario de eso que dicen de ella.

 

15. Algunos te odiarán porque sí

Aunque esto te parezca contradictorio, algunas personas no te quieren porque te envidian.

Cuando alguien te agrede verbalmente, habla a tus espaldas e intenta desacreditarte, es porque probablemente internamente anhela ser como tú. Evita las confrontaciones con este tipo de personas, no tienen personalidad ni un rumbo claro a seguir.

En este caso, el problema no proviene de ti, ni debes dejar de triunfar para agradarles a otros.

Si tanto les molesta tu presencia, y tanto te critican, pues que se esmeren en superarse a sí mismos y así disfrutar de más atención.

 

16. No acuses

¿Te gusta dar chismes? ¿Acusas al que llegó tarde? ¿Al que no pagó las cuentas?

No te quejes ni te preguntes por qué no te extrañan ni te llaman cuando faltas al trabajo o te enfermas.

 

Algunas situaciones dependen directamente de tu comportamiento hacia quienes te rodean, otras sin embargo, provienen de falsos conceptos que los demás pueden formarse acerca de ti.

En todo caso mantén presente que debes ser una persona con un comportamiento ameno y solidario. ¡La actitud es la clave!  Y no te preocupes, que quede en los demás si te quieren o no.

 

¿Te gustó lo que acabas de leer? Compártelo en tus redes sociales para que nadie se pierda de estos increíbles consejos.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario