Machos Omega: Características Y Rasgos

Existen muchas clases de hombres. Aquellos que salen en los anuncios que parecen ser clientes asiduos del éxito; son atractivos y tienen mucho dinero.

Luego, está el tipo artístico. Chicos con una personalidad vibrante que llevan a la locura con sus atributos a todo tipo de mujeres. También están los románticos, hombres comunes y corrientes pero con un gran don para hacerte sentir como en una novela de amor.

Categorías hay muchas. Y éstas son solo unas pocas y de hecho las menos comunes. Pero hoy hablaremos de ese extraño espécimen que parece no caber en ningún lado: El macho Omega.

El macho omega se caracteriza por tener gustos extraños, casi sectarios. Le cuesta mucho trabajo, ya no digamos salir a citas, simplemente socializar.

Muchas cosas en su persona son excéntricas e incluso estrafalarias, y en general, la primera vez que conoces a un chico así te deja una vibra un poco extraña. Como si te contagiará un poco de su dificultad para afrontar las situaciones sociales incómodas.

La mayoría de las personas están familiarizadas con los términos de macho alfa y macho beta, como mínimo. Saben que el primer tipo se caracteriza por ser dominante y el segundo no necesita sobresalir demasiado para ser feliz.

La verdad es que basándonos en el sistema jerárquico del abecedario, estar en segundo lugar no está nada mal. Es más, tratándose de las 24 letras del alfabeto griego, incluso un quinto o sexto lugar es muy aceptable.

Pero… ¿qué pasa con los chicos que están en los últimos puestos? Bueno, pues son los machos omega.

Antes de continuar, tenemos que aclarar que todo este asunto de los machos alfa, beta y omega no es precisamente muy científico. Son solo categorías populares que nos dan una idea del tipo de hombre al cual nos referimos en determinado momento.

Sin embargo, sí es una analogía que hacemos con las especies animales, en donde queda clarísimo cuáles son los roles de los integrantes del grupo y qué animales tienen la jerarquía de Alfas.

Los omegas, entonces, tienden a ser aquellos miembros del grupo con menos ventajas, y claro, con menos acceso a las relaciones sexuales.

Entre los seres humanos, un “alfa”, sea macho o hembra, es exitoso, confiado de sí mismo y carismático. Además tiende a ser un líder y puede elegir entre una gran variedad de posibles parejas pues es muy deseable.

Un “Beta” usualmente es más pasivo, quizá un poco aburrido, a quienes les cuesta un poco más triunfar en la vida y en el romance. Digamos… personas normales.

A los que conocemos muy poco es a los machos omega. Precisamente por que tienden a ser un poco invisibles o incómodos.

Definición del macho Omega

Bueno, dado que no es precisamente un concepto muy  científico, definir al macho Omega puede ser un poco complicado.

Sin embargo, de manera general podemos decir que el macho Omega es uno que se ha salido casi por completo del común denominador de los hombres.

Es el que está en las lindes de la tribu, conocido como extraño, raro y solitario. Por eso no solo son relegados socialmente, también son objeto de múltiples juicios y desconfianzas.

Características y particularidades del macho Omega

Los machos Omega están en último lugar de la escala jerárquica social en lo que se refiere a posibilidades reproductivas.

Su falta de talento para destacar en cualquier actividad socialmente reconocida los manda al fondo de la lista de posibles parejas de las mujeres. Un macho omega, además, puede tener muchas dificultades para distinguir entre lo que es apropiado y lo que es inapropiado.

No cuentan con muchas habilidades de sentido común social y no pueden interpretar, o no les importan, las pistas sociales que les dan los demás.

Sabes que se trata de un macho Omega si la conversación se torna incómoda y extraña de inmediato. De hecho, la palabra “extraño” es una que asociamos a los machos Omega con mucha frecuencia.

No pueden detenerse cuando alguien se está comenzando a sentir incómodo cuando está con ellos, y no saben cómo ajustar sus acercamientos sociales, y mucho menos aquellos con intenciones de ligar.

Muchos de ellos violan el espacio corporal, se quedan mirando fijamente, y demás actitudes poco favorecedoras para el romance.

Conocí a un clásico macho Omega alguna vez. Él pasaba mucho tiempo observando la casa de la chica que le gustaba, o sea, espiándola.

Incluso cuando ella se negó a sus peticiones amorosas, el sugirió el plan de quemar su casa… y rescatarla para así ganarse su amor.

No todos los machos Omega son tan creativos (por suerte), pero es el rango de conductas típicas que podrías esperar de uno de ellos. Algo bastante lejos del sentido común.

Los machos Omega no son realmente muy inspiradores. No son siempre políticamente correctos. En muchos casos, su personalidad asusta de verdad a otras personas. Incluso aunque no sea su intención.

En general, un macho Omega tiene intereses extraños, algunos de los cuales son considerados infantiles. Puede que se vean a sí mismos como rebeldes con causa, o héroes medievales perdidos en la postmodernidad. Pero la mayor parte de las personas los ven como fenómenos.

Normalmente, este tipo de macho atraerá la atención hacia sí mismo de maneras muy distintas a las cuales recurría un hombre normal. A menudo su estilo de vestir ni siquiera es intencional, y pueden verse muy desaliñados y con prendas muy fuera de lugar.

Desde cosas muy infantiles hasta atuendos estrafalarios. Como no están muy al día con las reglas de la convivencia social, también pueden ignorar las reglas más básicas de la higiene.

Pueden tener la costumbre de cargar espadas. Teñirse el pelo de morado. Usar mallas negras de red. Cofias, capas de terciopelo, pupilentes de colores poco creíbles, etc. Viven en su mundo de fantasía y tratan de parecerse a los personajes que admiran.

En resumen, los machos Omega han creado un mundo interior y viven conforme a esas reglas, no conforme a las reglas de los estándares sociales.

No tienen idea de por qué son tan relegados. Incluso pueden ser personas felices que se sienten afortunadas, aunque a los ojos de los demás sean perdedores en todos los niveles.

A los machos Omega normalmente se les asocia con actividades un tanto cuanto infantiles como los videojuegos, los cómics de súper héroes y  japoneses, la ciencia ficción, y las caricaturas.

Además, en otras ocasiones se les vincula con la tecnología y algunos son verdaderos genios de la computación. Esto puede deberse a que todas estas actividades les ofrecen universos paralelos en los cuales pueden escapar de la vida real en la que no encajan con facilidad.

Esto genera un círculo vicioso en el cual mientras más se refugian en sus mundos, menos aceptación social obtienen, y más se repliegan sobre sí mismos, y así hasta el infinito.

Por esa razón, una persona promedio puede disfrutar e incluso ser considerablemente fanática de sagas como Star War.

Pero un macho Omega encontrará la manera de que su mundo gire en torno a eso y si un personaje le gusta, se obsesionará con él al grado de comprar todas sus figuras de acción en incluso pasar horas frente al espejo haciendo disfraces y tratando de parecerse a él.

Hay que tomar en cuenta que tener algunos gustos extraños o ser una especie de nerd, no necesariamente convierte a un hombre en un macho Omega. Solo porque a un chico le guste Star Wars o el animé japonés, no significa que sea un Omega.

La cuestión aparece cuando se vuelven obsesivos y poco saludables esos gustos. Como cuando un chico se queja de que las mujeres reales son inferiores y duerme con una muñeca inflable cada día.

Hay tres tipos principales de personas con la personalidad Omega. En primer lugar, está el “perdedor adorable”.  El Omega es por definición raro y un poco incómodo, pero inofensivo.

Este tipo de Omegas son como los betas de la categoría. O sea, no destacan especialmente entre los suyos,  y eso paradójicamente, los acerca un poco más a las personas normales.

Son buenos chicos que llegan a ganarse el aprecio de sus amigos, pero difícilmente el amor de sus amigas. Normalmente son ciudadanos responsables y decentes que cumplen con sus obligaciones.

Simplemente les cuesta trabajo entender las señalizaciones sociales y se sienten incómodos en muchas circunstancias. La mayor parte de las veces, más que incomodar a las personas, están incómodos ellos.

Por suerte, la mayor parte de los machos Omega entran en esta categoría y eventualmente pueden desarrollar las habilidades sociales necesarias para ligar con chicas beta.

El segundo tipo es el macho Omega Alfa. Este tipo de Omegas suelen despreciar al resto de la humanidad y sentirse intelectual y moralmente superiores. Consideran que sus manías son verdades absolutas y necesitan andar adoctrinando gente por allí.

No son sutiles ni tímidos, les gusta exponerse con sus excentricidades por todos lados y son sumamente sectarios con sus grupos de gustos extremos.

El tercer tipo de Omega es mucho más siniestro. Estos chicos son macabros y agresivos. No solamente se sienten superiores a todas las personas, además se sienten con derecho a  “darles lecciones”.

Siempre están resentidos con los demás y pueden llegar a tener conductas agresivas y peligrosas. Muchos dedican su tiempo a alimentar peligrosas fantasías en las que se deshacen de todas las personas que los han tratado mal.

La verdad sea dicha, el Omega normalmente es el resultado de años de bullying y maltrato psicológico, ya sea en el hogar o en la escuela. Así que deberíamos pensarlo dos veces antes de burlarnos de un niño “diferente”, porque puede terminar siendo un Omega limítrofe.

¿Cómo ayudar a un macho Omega?

Tristemente, debido a su rareza y a su mentalidad diferente, muchos Omega son maltratados y padecen bullying, lo que causa que su condición de Omegas se agudice e incluso que a la larga desarrollen trastornos de la personalidad graves.

La sociedad tiende a descartar a este tipo de personas y les ofrece muy poca empatía, comprensión y oportunidades. Eso es una pena, porque los Omegas podrían integrarse sin problemas en la sociedad con un poco de esfuerzo mutuo.

Además, generalmente tienen habilidades muy provechosas a nivel laboral pues tienden a ser bastante metódicos con aquello que les apasiona. Un macho omega no tiene por qué estar condenado a vivir toda su vida como un paria.

Todos deberíamos darnos a la tarea de tratar a los individuos relegados como seres humanos, tratar de ser más comprensivos e incluso proponernos la tarea de enseñarles algunas habilidades sociales.

No se trata de juzgar, sino de ayudar. Tú en su lugar agradecerías un poco de apoyo.

 

No olvides compartir este artículo en tus redes sociales y dejarnos tus comentarios.

¡Sigue leyendo nuestros artículos y descubre más consejos!:

Loading...

Agrega un cometario