Leyendo el lenguaje corporal: hombres con mucha intuición

Las mujeres adoran a los hombres intuitivos. Estos pueden comunicarse con ellas de una forma muy fácil e íntima, en ocasiones sin decir ni una palabra. Literalmente, así es. Un hombre intuitivo es alguien que sabe leer los gestos de los demás.

No creas que no necesitas mejorar tu lectura del lenguaje corporal: hombres de todo el mundo –según los estudios científicos más recientes– tienen más dificultades para interpretar las señales de comunicación no verbal. En esta ocasión presentaremos algunas claves para interpretar mejor los gestos faciales.

Cómo buscar la honestidad en el rostro

La parte del cuerpo más deshonesta es el rostro, de acuerdo con el experto en comunicación no verbal Joe Navarro. Desde pequeños los seres humanos aprenden que ocasionalmente ocultar sus emociones les permite evitar conflictos. Sin embargo, hay gestos faciales que son totalmente inconscientes y nos permiten saber sin lugar a dudas qué sienten los demás.

Para poder interpretar el lenguaje corporal, Navarro recomienda concentrarse en buscar solamente 2 emociones: comodidad e incomodidad. Estas emociones –y los gestos que los acompañan– surgen cuando una persona se encuentra frente a un estímulo.

Entonces, para que puedas convertirte en uno de esos hombres que comprenden el lenguaje corporal –“hombres con mucha intuición”, así los llaman las mujeres–, te presentamos un conjunto de gestos decodificados de las dos partes de la cara más elocuentes, los ojos y los labios.

Los ojos

  • Los seres humanos buscan mirar lo que les gusta y alejan su mirada de lo desagradable. Por esta razón, un indicio de comodidad y atracción es el constante contacto ocular. Si una mujer ve a un hombre y su mirada cobra brillo, significa que siente atracción.
  • Un gesto inequívoco de estrés es el entrecerrar los ojos. Este gesto indica que la persona quisiera cerrar los ojos para no ver algo desagradable. Por el contrario, una persona serena y relajada mantiene sus ojos abiertos con naturalidad.

Los labios

  • Para descubrir una sonrisa honesta, no debes mirar los labios sino los ojos. En una sonrisa honesta, los pómulos se elevan y los ojos se entornan. Este movimiento de los pómulos es inconsciente, por lo que es absolutamente fiable. En cambio, si al sonreír los pómulos permanecen inmóviles, la sonrisa es falsa.
  • El gesto de desprecio es muy fácil de descubrir. En una sonrisa de desprecio no se mueve ningún músculo de la cara y solamente se sonríe con la mitad de la boca.
  • Los labios contraídos se ven fácilmente cuando una persona huele algo podrido. Este mismo gesto se presenta también cuando una persona está frente a algo desagradable. Por el contrario, una persona serena mantiene sus labios relajados y húmedos.

¿Qué otros gestos faciales conoces que te permiten saber cómo se sienten las mujeres?

Loading...

Agrega un cometario