Cómo Vestirse Bien Con Poco Dinero: 9 Tips Para Verte Genial

La ropa que lucimos es nuestra segunda piel, muestra quiénes somos, nuestra personalidad, pero no por ello debe ser necesariamente costosa. Es decir, la ropa no te hace mejor persona, ni más inteligente, pero la realidad es que la manera en que te vistes influye en la percepción que otros tendrán de ti.

Y puede que esto afecte un poco el que dispongas de más o menos posibilidades de influir en otros. Por ende, tu autoestima a veces se ve afectada, y no debería ser así.

Teniendo en cuenta si cuentas con poco presupuesto, hemos ideado este artículo con 9 consejos para que puedas lucir bien, y a la moda, con muy poco dinero.

1. Establece tu estilo

Tienes algunas alternativas al momento de comprar ropa: la primera consiste en comprar una sola prenda costosa, la segunda es comprar varias prendas que te agradan menos, pero te conformas.

Y la tercera, consiste en ver algo que anhelas, pero es tan costoso que no puedes adquirirlo.

Así que optas por continuar recorriendo la tienda y metiendo al carrito muchos artículos económicos que solo hacen bulto, pero se adaptan a tu presupuesto.

Cuando estás ante estas disyuntivas debes meditar muy bien qué opción es la mejor.

Analiza, ¿qué deseas proyectar de ti? Y con la respuesta que obtengas podrás establecer tu propio estilo y tomar la mejor decisión de compra y de tu estilo.

Lee nuestra guía sobre cómo ser más bonita con estos simples 35 formas

2. Busca en tu armario

Si tomas como tarea sacar todo lo que tienes en tu armario, notarás que hay prendas ocupando espacio y que hace mucho tiempo no las usas, incluso a algunas ya las habrás olvidado.

Clasifica toda la ropa por colores, así podrás saber cuáles prendas se repiten o son parecidas y cuáles tienen el mismo color, corte y estilo similar.

Algunas podrás donarlas a la caridad, también puedes obsequiarlas a tus hermanos o primos, pero habrá un pequeño grupo de prendas que aún se encuentran impecables y es cuando puedes pensar en venderlas como ropa en buen estado, esto te servirá para invertirlo en ropa nueva.

Este concepto aplica para tu calzado y los accesorios como pulseras, collares y cinturones.

Todo este trabajo de organizar tu armario tiene varias funciones: depurarlo y abrir espacio para ropa nueva, vender o donar lo que no sirve, restaurar aquella ropa que tiene salvación o que se puede readaptar con un estilo moderno.

Si optas por esta última opción podrás lucir tu ropa como si fuera nueva, y con una muy baja inversión.

3. Intercambia y vende lo que no uses

Últimamente se han puesto de moda las ventas de garaje, pero si no quieres que los demás toquen tus cosas, entonces te presentamos otra opción: vender en línea. Las redes sociales serán tus aliadas en la tarea.

Basta con subir algunas fotos de los artículos que ya no usas y como por arte de magia irás deshaciéndote de ellos y recuperando dinero.

También puedes intercambiar algunas prendas con otras personas que estén haciendo lo mismo que tú con sus cosas.

4. Invierte en ropa clásica

La ropa clásica no pasa de moda fácilmente. Así que si en tu caso anhelas construir un armario sólido, deberás establecer una lista de la ropa que realmente necesitas y, de ser posible, invierte tu dinero en ropa clásica.

Por ejemplo: un par de camisas blancas, unos zapatos de vestir, un jean azul o negro corte recto; y si eres mujer entonces no puedes pasar por alto el vestido negro, una bufanda y el blazer.

La ropa clásica es funcional. Si cambias los accesorios del vestido (collares y zarcillos) y cambias el tipo de calzado, tendrás un vestido que se adapte a una cena formal o a una reunión de media tarde sin mucho esfuerzo y sin invertir dinero extra.

En el caso de los hombres, la misma camisa blanca cambia totalmente con una corbata o una bufanda, una chaqueta o suéter tipo capa.

Las camisas y franelas unicolor son indispensables, puedes usarlas con tus jeans y con botas de cuero o zapatos más clásicos y siempre estarás bien vestido.

5. Prémiate

Trabajas demasiado para poder cubrir todas tus necesidades, es justo que al menos cada dos meses juntes un poco más de dinero y lo dejes para ti.

Vale la pena premiarse e invertir en esa prenda de vestir que tanto te gusta.

6. Consigue ofertas en línea

No es necesario esperar las ofertas y remates de mercancía de las tiendas de ropa para poder vestirse bien. En internet se consiguen tiendas con muy buenas ofertas.

Claro está, ten cuidado con esta clase de compras. Recuerda que una vez adquieras un producto debes estar seguro de la talla y color, porque no todo lo que se ve bien en la pantalla es tan agradable una vez lo tienes en las manos.

Si la ropa que compraste no te gustó lo suficiente, podrías utilizar más dinero de lo que tenías estipulado en gastos por devolución.

Por internet es mucho mejor adquirir artículos como accesorios (bolsos, correas, prendas, bufandas). Estas piezas de vestir no ameritan tallas, sino únicamente estar seguro de que los colores sean los correctos y realmente te agraden.

7. Prepara una lista de compra

Establece tus necesidades de compra y cada vez que tu bolsillo te lo permita visita tiendas de marcas conocidas.

Luego emprende un paseo por los alrededores de estas mismas tiendas,  y es muy probable que consigas la misma ropa a la mitad de precio.

No se trata de que la mercancía sea pirata, sino que al no ser expuesta en tiendas tan reconocidas, los artículos se ofrecen con descuentos especiales.

Así adquirirás la ropa que te gusta y de marca, por menos precio.

8. Tu mejor amigo, tu mejor opción

Sabes que cuentas con muy poco dinero para ropa, pero debes comprar ropa nueva y la tentación es muy grande. Las tiendas ofrecen todo lo que te gusta, lo que necesitas y mucho más.

Puedes invitar a tu mejor amigo y llevar el dinero del que dispones, y así emprender el recorrido sabiendo que hay alguien que te orientará para elegir aquello que te sienta bien y, además, no permitirá que te excedas en tu dinero.

Las segundas opiniones siempre son importantes. No todo lo que te gusta te sienta bien y los amigos no pierden tiempo en ser sinceros en este aspecto.

9. Tú le das valor a la ropa

 

Pase lo que pase, ten presente que tú le das el valor a la ropa, no es la ropa la que te da valor a ti.

Cada prenda puede elevar tu autoestima y te hará lucir mejor, pero seguirás siendo la misma persona con un conjunto de marca de última moda, que con tu ropa de siempre.

La honradez, la decencia y los valores no se adquieren con una camisa de marca, sino con aquella formación que marca tus principios. Si te es imposible adquirir una prenda de vestir lujosa en este instante, ya tendrás épocas mejores para invertir más en ti.

Mientras tanto, cultiva tu intelecto, conserva tu buen humor y mantente aseado siempre. No compres ropa para agradar a otros, puede que igual te decepcionen y acabes endeudándote.

Los amigos de verdad no te exigirán ropa nueva para valorarte, y tu pareja si de verdad te ama no se avergonzará de salir contigo por no disponer de un par de zapatos lujosos o un conjunto de última tendencia.

En resumen, la ropa no va a cambiar quién eres, solo realza la persona que guardas en tu interior.

De ahora en adelante, analiza cada aspecto de tu actual guardarropa y piénsalo muy bien para comprar prendas nuevas. Siempre hay opciones para gastar poco y lucir bien.

Puedes apoyarnos compartiendo este artículo en tus redes sociales para que más personas como tú puedan leerlo.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario