Como Ser Un Macho Alfa: La Guía Definitiva (Los 21 Pasos)

Aceptémoslo, a todos los hombres les gustaría entrar en la envidiable categoría de “macho alfa” ¿Por qué? pues porque, según lo que nos ha enseñado la experiencia, el macho alfa es el espécimen social con más oportunidades y posibilidades de éxito.

Algunas personas, y me incluyo, no estamos muy de acuerdo con la estratificación social que vincula determinados atributos con la masculinidad y el poder. Sin embargo así es como funciona el mundo.

Como no se puede tapar el sol con un dedo y escribir un artículo sobre cómo no ser un macho alfa, ya que está un poco fuera de lugar, vamos a darte una guía sobre cómo lograr ser uno sin volverte un patán ególatra y abusivo en el camino.

Aquí hay 21 pasos que debes de seguir para convertirte en un buen macho alfa, y no en un “mal macho alfa”.

1.- Sé una buena persona

“Ser bueno” ya no es una cualidad tan admirada como era antes. Ahora le damos más importancia a lo que las personas tienen que a lo que son. Y ser una buena persona no es precisamente el camino más rápido que existe para llenarse de riquezas.

Un macho alfa, en este sentido, tiene valores tradicionales. Aunque está aspectado hacia el logro y muchas veces le gusta mantener un buen estilo de vida, sabe que la prioridad es ser una buena persona.

Sabe que todos somos parte de algo mucho más grande y que el mayor regalo de la vida es la posibilidad de ayudar y servir a los demás. Un macho alfa de verdad es una buena persona simple y llanamente por que quiere vivir en un lugar mejor.

Cuando el macho alfa hace el balance general de su vida, voltea a ver la cantidad de bondad que hay en su interior, antes de revisar la cantidad de dinero en su cuenta bancaria.

Jamás pasaría por encima de los derechos de nadie para lograr sus fines, y siempre que puede ayuda desinteresadamente a los demás.

Ser una buena persona ya no se asocia con el hecho de ser un macho alfa. Y es una verdadera pena. Por encima de todas las cosas de esta lista, debería estar el hecho de ser una buena persona.

Solo a partir de eso un hombre (y una mujer) puede construirse una personalidad de “Alfa” que le haga destacar por sobre el resto y ser un referente de confianza para toda su comunidad.

Ser una buena persona está al principio de esta lista por una razón. Porque sin esa cualidad del espíritu, todo lo demás no es más que una falsa apariencia. Por eso muchas veces diferenciamos entre el “buen macho alfa” y el “mal macho alfa”.

Y la diferencia principal entre ambos es que uno es inherentemente una mala persona y el otro no. Para dejar un poco más claro este punto, aquí hay una muy breve lista de lo que hace un buen macho alfa:

a) Nunca habla mal de otras personas a sus espaldas. Todo lo que tiene que decir, lo dice de frente.

b) Ayuda a otras personas a pesar de que no le conviene. Todos pueden a ayudar a los demás cuando es fácil u obtienen alguna recompensa al respecto, pero hacerlo cuando implica un sacrificio es uno de los distintivos de los machos alfa.

c) Vive una vida que tenga algún beneficio real para los demás. No sólo para ti. Un macho alfa de verdad siempre está comprometido con alguna buena causa.

d) Nunca intentes obstaculizar el camino ni humillar a los demás para sentirte mejor tú mismo, más poderoso o más importante.

Un macho alfa conoce el verdadero significado de la humildad y su alta autoestima viene de su capacidad de hacer de este mundo un lugar mejor con amabilidad y ética.

2.- Construye tu propio camino

El macho alfa se caracteriza por avanzar a su ritmo y según sus propios deseos y ambiciones. No es una persona que se deje llevar por lo que todos los demás le dicen que haga u opinen que debe hacer.

Lo que genera la diferencia entre un gran macho alfa y uno mediocre, es el juicio y los valores que se encuentran orientando sus acciones.

El macho alfa en el que quieres convertirte, toma sus decisiones de manera sabia y tomando en cuenta las implicaciones éticas, lógicas y emocionales de lo que haga.

Una vez que está seguro de que va por buen camino, no permite que otras personas lo disuadan en sus sueños y sus formas. Sin embargo, si encuentra un obstáculo o un argumento lo suficientemente importante como para hacerlo cambiar de opinión, se detiene a analizarlo y es capaz de considerarlo.

Por otra parte, el mal macho alfa va hacia donde quiere de forma completamente terca e irreflexiva. Encuentra placer en ir en contra de los demás más que en alcanzar su meta. Este tipo de machos alfa pueden llegar a lastimar mucho a los demás y a sí mismos.

3.- Enfrenta todos y cada uno de tus miedos

El miedo es un sentimiento que todos llevamos dentro. No existe una sola persona que no le tenga miedo a nada, y si existe, entonces no es un ser humano.  Los machos alfa son seres humanos como cualquier otro, y  por tanto, tienen miedos.

Lo que diferencia a un buen macho alfa de uno mediocre es lo que hace con esos miedos. El primer tipo, sabe que la única manera que existe de superar los miedos es enfrentarlos. Así que reconoce que está experimentando miedo, se arma de valor y le da la cara a esa situación o persona que lo asusta.

Sabe que tiene grandes posibilidades de fallar. Pero también sabe que si tiene éxito habrá superado ese miedo de manera definitiva y se convertirá en una persona con más herramientas de vida.

Así mismo, prefiere arriesgarse a fallar, porque sabe que puede levantarse y que sería mucho peor vivir toda su vida con ese miedo.

Curiosamente, muchos machos alfa que se dedican a cosas “riesgosas” como los deportes extremos o las inversiones de alto riesgo, justamente le tenían miedo a eso que ahora hacen con tanta soltura.

La sensación de dominar un miedo es tan placentera que muchas veces terminan dedicando sus vidas al perfeccionamiento de una habilidad que justamente era la que menos tenían.

Por otra parte, el otro tipo de macho alfa, en lugar de enfrentar sus miedos, hace hasta lo imposible por evadirlos. Incluso pueden llegar a hacer cosas peligrosas, pero a las que no le temen tanto, con tal de que parezca que no le tienen miedo a nada y nadie ponga en duda su valía.

El caso típico es el macho alfa irreflexivo que se la pasa metiéndose en problemas porque quizá tiene un miedo muy profundo a madurar que se niega a enfrentar.

4.- Vive la vida como un guerrero

¿Te la pasaste viendo películas de héroes chinos? Bueno, pues no es necesario irnos a esos extremos. Vivir como un guerrero significa que siempre estás listo para lo que vengas y estás dispuesto a enfrentar cualquier problema que la vida te ponga por delante sin darte por vencido.

Pero sobre todo, significa que tienes un motivo, una serie de valores que te importan lo suficiente como para luchar por ellos todos los días.

Vivir como un guerrero significa vivir persiguiendo un objetivo a como dé lugar. Lo que diferencia a los machos alfa buenos de los malos, es que los primeros tienen objetivos nobles y siempre toman decisiones éticas y el camino correcto al perseguirlos.

El segundo tipo de machos alfa, por lo general también tiene objetivos claros y están dispuestos a todo para lograrlos, pero estos objetivos no son morales y tampoco lo son las acciones, y herramientas que usan para alcanzarlos.

Tener un propósito superior que te haga sentir como el guerrero de una causa noble es un gran atributo si lo que quieres es ser un macho alfa.

Si tu motivación es decirle qué hacer a todo el mundo, rodearte de mujeres hermosas y hacer lo que te dé la gana demostrando que eres mejor que los demás, no eres un guerrero de verdad.

5.- Sé un hombre auto suficiente

Un macho alfa no tiene que depender de otras personas para alcanzar el éxito en la vida. No necesita de los demás para pagar sus cuentas, hacer sus comidas, para apoyo emocional o para obtener fuerzas. Su fuerza es interior y puede desarrollarla por su cuenta.

El verdadero macho alfa no se comporta de manera autosuficiente por orgullo, sino porque comprende que en esta vida prácticamente nadie le debe nada a nadie.

Todo lo que desees, ya se trate de mejores relaciones interpersonales, dinero, fama, felicidad, sexo, trabajar en lo que amas, etc. Es algo que tienes que conseguir para ti mismo y que nadie te va a regalar.

El mundo no es un lugar color de rosa. De hecho, puede llegar a ser bastante malvado y cruel. Por eso el macho alfa jamás se sienta a lamentarse de lo que no le dieron o de lo que no tuvo, por que comprende que la justicia en el mundo generalmente es más algo que uno hace que algo que uno obtiene.

Pero no le importa luchar para alcanzar lo que desea y está dispuesto a hacerlo cada día. Esa es una de sus motivaciones.

Un macho alfa autosuficiente por lo general no solo cuida de sí mismo, también cuida de las personas que le rodean. Esta autosuficiencia puede venir en muchas formas y tener distintos significados, pero debe de ser tanto física como emocional.

No nos referimos  a que desprecies el afecto que pueden darte otras personas, sino a que siempre estés bien por y para ti mismo.

Si tienes que extender la mano para pedirle dinero a tus padres, o eres incapaz de meter una carga de ropa a la lavadora, o no puedes encontrar motivación para ir al gimnasio si no vas con tu amigo, entonces lamentamos decirte que estás muy lejos de ser un verdadero macho alfa.

6.- No tengas miedo de meter las manos

Todos sabemos que siempre es preferible evitar el conflicto y que muchas veces es más fuerte quien sabe conservar la paz que quien busca alterarla.

Aquí no vamos a convencerte de lo contrario, sin embargo, no puedes evitar los conflictos y las peleas si no tienes primero el coraje para enfrentarlas y pelear.

Un verdadero guerrero no anda por allí buscando peleas. Pero sabe que en ocasiones estas simplemente son necesarias o no pueden evitarse. El verdadero macho alfa sabe cuándo pelear y cuando no.

Y sobre todo, sabe cuándo detenerse en una pelea. Cuándo ya ha demostrado lo que necesitaba demostrar, y no hace daño jamás de manera innecesaria.

Por otro lado, el mal macho alfa hace todo lo contrario. Anda por la vida buscando pelea y cuando la encuentra, no para hasta que lastima seriamente a otro o hasta que lo lastiman seriamente a él.

Desconoce que entre los humanos como en la naturaleza, el instinto no debe llevar a dos criaturas a hacerse tanto daño que no puedan reponerse, por que esa no es la forma en la que opera la evolución.

Además, a diferencia del buen macho alfa que jamás atacará a alguien que lleve las de perder de manera evidente aunque le esté provocando, el mal macho alfa tiende a buscar consciente o inconscientemente rivales que sean de menor envergadura para asegurar una victoria fácil.

El macho alfa no le tiene miedo a una ceja abierta, a una fractura de nariz o a un diente roto. Pero no es tan estúpido como para no tenerle miedo a un arma. Es importante que el macho alfa esté en buen estado físico para que pueda enfrentarse a una amplia gama de peligros, pero también que sea lo bastante inteligente para saber cuándo la solución es la astucia, y no la fuerza.

El macho alfa sabe en su interior, cuando declina una oportunidad de pelear, que no lo hace por cobardía o por miedo, si no por preservar uno de los valores por los cuales vive, que es el bien común y la paz entre las personas.

7.- El tamaño no importa, pero los músculos sí

Existen muchos estereotipos físicos, la mayoría inalcanzables, sobre cómo se tiene que ver un macho alfa.

Aunque no necesariamente tiene que pasar ocho horas diarias en el gimnasio (pues de seguro tienes otras muchas ocupaciones), sí debes de saber que llevar a tu cuerpo a un buen nivel de salud y musculatura es imprescindible.

Y aquí todo se trata de disciplina. Tienes que levantarte temprano o hacerte tiempo para ejercitarte, tienes que cuidar lo que comes y también tienes que evitar cosas que te dañen como el cigarro, el alcohol y otras drogas.

El macho alfa solo puede serlo si está sano. Y esto es igual entre los animales y entre las personas.

8.- Vuélvete un lector voraz

Un macho alfa sabe que cultivar el físico y la fuerza muscular no lo es todo. La inteligencia, la audacia y la cultura general también son importantes y, de hecho, son sus mejores aliadas para resolver problemas en casi todas las ocasiones.

El buen macho alfa es un lector voraz que no deja pasar oportunidades de aprendizaje y de cultivarse a sí mismo. Por otra parte, el macho alfa mediocre, considera que lo único que necesita para triunfar en la vida es la fuerza bruta y si acaso el físico, y desprecia a las personas que leen o que son intelectuales.

No agarra un libro ni en defensa propia porque considera el conocimiento como una especie de pasatiempo para los débiles, y con ello, se vuelve ignorante. Esta ignorancia es peligrosa para él y para las personas que lo rodean.

Un hombre muy  fuerte físicamente, pero sin recursos intelectuales, no puede llegar a ser un macho alfa por que tarde o temprano llegará alguien con más inteligencia a quitarle el puesto.

Así que si quieres ser un verdadero macho alfa, equilibra sanamente el tiempo que pasas en el gimnasio y el tiempo que pasas aprendiendo y llenándote de cultura.

9.- Aprende cómo ser exitoso con las mujeres

Y el primer paso es dejar de preocuparte en exceso por ello. Así como lo lees. El macho alfa no es un seductor ni es un casanova. Ejerce atracción sobre las mujeres de una manera completamente auténtica por su modo de ser y por la forma en la que se maneja en todos los aspectos de su vida.

Pero no necesita estratagemas de seducción ni se le ve detrás de cuanta chica linda se le atraviese. Un macho alfa de verdad es un caballero que trata a todas las mujeres como si fueran de la realeza, pero no anda por allí coqueteando con todas.

Es muy claro en sus intenciones: Si quiere algo con una chica se lo dice sin rodeos. Sino, no le hace creer lo contrario solo para llamar su atención.

Obviamente, este tipo de conducta tarde o temprano va a atraer un montón de mujeres. Pero el macho alfa normalmente tiene otras prioridades en la vida que pasársela de cita en cita.

Aunque, cuando una mujer realmente le gusta, no se anda con medias tintas. Hace todo lo que esté en sus manos por ganarse su amor.

El mal macho alfa, por el contrario, sí tiende a ser bastante mujeriego. El problema es que considera que mientras más mujeres tenga en la lista, más crece su hombría.

Normalmente este tipo de mal llamados “machos alfa” son los típicos seductores de una noche, que juran amor eterno y fingen una profunda conexión que en realidad no sienten para poder llevarse a la cama a cuanta fémina encuentren. Y claro, al día siguiente no vuelven a llamarles.

Cuando decimos que el macho alfa tiene éxito con las mujeres, nos referimos a que sabe cómo conquistar chicas que valen la pena para relaciones emocionales serias, duraderas y significativas.

10 características atractivas que las mujeres buscan en un hombre

10.- Sé honesto contigo mismo

En general, a los machos alfa les cuesta mucho trabajo reconocer que están mal o que se equivocaron. Es parte de su naturaleza porque dependen en gran medida de proyectar la imagen de que son infalibles. Sin embargo, reconocer que no somos perfectos es necesarios seamos o no machos alfa.

Un mal macho alfa jamás reconocerá un error ante sí mismo y mucho menos ante los demás. Un buen macho alfa será su mayor crítico y aceptará cada error que cometa pues sabe que esa es la única manera en la que puede crecer y ser mejor cada día.

Con respecto a la aceptación de sus errores frente a los demás, quizá no ande por allí pidiendo disculpas a diestra y siniestra, pero al menos se preocupará de pedirlas al menos cuando sean estrictamente necesarias.

La honestidad consigo mismo es una de las características más importantes de los machos alfa “buenos”, y una de las carencias más peligrosa de los machos alfa “malos”. La falta de honestidad a este nivel puede llevarlos a cometer grandes errores y a culpar siempre a los demás.

11.- Vuélvete verdaderamente bueno en algo

El macho alfa es bueno en casi todo lo que hace, o como mínimo, intenta serlo. Pero no basta con eso. Por lo menos en algún tipo de habilidad, el macho alfa tiene que ser verdaderamente bueno.

No importa si se trata de tocar la batería, entender los movimientos de la bolsa, preparar el mejor sushi del mundo o cazar tiburones. El macho alfa destaca, y mucho.

Y no, esto no se debe precisamente a un golpe de suerte o algo así. El macho alfa de verdad ha invertido mucho tiempo, compromiso y esfuerzo en convertirse en un maestro de su arte, y conoce el valor del trabajo rudo y las recompensas que solo este puede brindar.

Por eso no se tienta el corazón con niñerías y le molestan las personas que en lugar de alcanzar sus objetivos, ponen pretextos todo el tiempo.

Por el contrario, el mal macho alfa, se la pasa alardeando de habilidades y capacidades que en realidad no tiene, con lo cual termina decepcionando a todo el mundo, tarde o temprano.

12.-Estudia las vidas de otros machos alfa

Esta es la mejor manera de aprender que no existe un solo tipo de macho alfa, y que muchos de ellos distan bastante del estereotipo que normalmente tenemos.

El verdadero macho alfa sabe que no necesita medir dos metros, tener pelo en pecho ni ninguna otra clase de accidente genético para serlo.

Ya que conoce la historia de muchos hombres que, sin tener un físico imponente o un historial de vida favorecedor, terminaron destacando el lo que hacían y convirtiéndose en una gran fuente de inspiración para los demás.

Los malos machos alfa consideran que solo hay una forma de serlo (la suya) y desprecian todas las demás formas de ser un macho alfa que no alcanzan a comprender por sus recursos limitados.

13.- Deja de pedir ayuda y ayúdate a ti mismo

Esto es igual de importante que ser autosuficiente, pero viene desde un ángulo particular en lo social y lo financiero. Un macho alfa, para convertirse en un verdadero líder que pueda guiar a los demás, a veces necesita comenzar haciendo las cosas por su cuenta.

Necesita ser completamente libre de las personas de las que dependía para ser enteramente un hombre. Las relaciones con otros seres humanos son una de las mayores fuentes de felicidad en este planeta.

Son lo que le da a nuestra vida sentido y dirección. Pero también pueden debilitarte si desarrollas una dependencia con los demás para que siempre te ayuden y resuelvan tus problemas.

Una de las cosas que suelen marcar el desarrollo de un macho alfa es que se atreven a ser libres desde muy jóvenes, con todas las consecuencias y responsabilidades que ello implica.

Además, lejos de seguir succionando recursos de su núcleo familiar, comienzan a ser un apoyo económico muy pronto para sus padres, sus hermanos menores o sus familiares menos afortunados.

Para lograr llegar a este punto, es importante que no subestimemos nuestra propia fuerza y capacidades. Lo que muchas veces no aleja de convertirnos en verdaderos machos alfa es que no tenemos suficiente confianza y fe en nosotros mismos.

No creemos tener lo que se necesita para triunfar en el mundo real, o tenemos miedo de tanto trabajo y tantas responsabilidades.  Si estás en el punto en el cual sientes que no puedes vivir sin el apoyo de tu familia, estás bastante lejos de convertirte en un macho alfa.

14.- Aprende a tratar a todas las mujeres como damas

Un caballero de verdad trata a todas las mujeres como si fueran damas o señoras respetables. Y no importa si se trata de una mujer que les gusta, de una mesera, de la señora de la limpieza o de la cajera que los está atendiendo.

No se trata de “aprender a tratar como damas a las mujeres de las que quiero sacar algún provecho”.  Se trata de comportarse con todas las mujeres con una consideración y amabilidad especial.

El macho alfa de verdad respeta a cualquier mujer hasta un punto casi de veneración, por que recuerda que una mujer lo trajo al mundo y que una mujer será la madre de sus hijos, así de simple.

La otra clase de “macho alfa”, sólo finge que está tratando a una chica como si fuera una dama cuando quiere acostarse con ella u obtener algún beneficio. La diferencia entre ambos especímenes se vuelve muy clara cuando están entre hombres.

El primer tipo de macho alfa jamás se expresará mal de ninguna dama, ni si quiera entre amigos. El segundo tendrá una actitud completamente distinta y se divertirá hablando mal de  las mujeres.

Ahora, también hay que recordar que estamos en pleno siglo XXI, por lo que algunas cosas que antes eran muestras de caballerosidad ya se consideran algo retrógradas. Pero siempre puedes ir a la segura con estas:

a) No digas groserías en presencia de una dama

b) Cuida tus modales, sobre todo al comer

c) Sé considerado con ella y trata de anticiparte a sus necesidades

d) Sé agradecido con todos los detalles que ella tiene contigo

e) Toma en cuenta su opinión y hazle saber que la consideras útil y valiosa

15.- Sal a buscar un poco de aventura

No tiene nada de malo ser una persona tranquila y hogareña. Pero el macho alfa de verdad sabe que, al menos de vez en cuando, es necesario salir de su zona de confort y buscar la aventura.

No se trata de venderlo todo y salir a perderse en el ancho mundo con solo una mochila y una navaja suiza. Se trata de identificar los retos a los que no nos hemos enfrentado y tener al valor de salir a encararlos con espíritu aventurero y audaz.

El macho alfa de verdad tiene una gran lista de “cosas que quiero hacer”  y siempre está buscando tiempo y recursos para completar una más.

Generalmente estas aventuras son muy variadas. Pueden tener que ver con visitar alguna tierra exótica, o tocar en una banda de rock, aventarse de un paracaídas o simple y llanamente probar cosas nuevas, sin miedo al fracaso o al qué dirán.

¿Cuándo fue la última vez que cediste al llamado de la aventura? si no puedes recordarlo, quizá eso te hace un poco falta para ser un macho alfa.

16.- Aprende el verdadero significado del honor

¿Qué es el honor? ¿Qué es lo que te viene a la mente cuando escuchas esa palabra? ¿Una película de militares estadounidenses? ¿Un japonés haciéndose harakiri? La verdad es que el honor tiene que ver mucho más con las acciones de nuestra vida cotidiana que con las películas de acción.

Ser una persona honorable puede resumirse a  que tus actos, tus palabras y tus convicciones vivan en armonía y sean reflejos las unas de las otras.

Un macho alfa de verdad es un hombre de honor y vive su vida de acuerdo a sus valores. Honra su palabra y conoce el valor de sus promesas y de sus compromisos.

17.- Acepta que eres mortal y algún día vas a morir

Quizá este punto te agarre por sorpresa por que suena casi casi a que te estamos diciendo que te vas a morir. Pero  en realidad, así es. Un macho alfa necesita tomar una conciencia verdadera de su mortalidad para poder vivir a plenitud.

Dicen que el ser humano es el único animal que sabe que va a morir, y que aún así actúa como si tal cosa nunca fuera a sucederle.

Para explicarme mejor: perdemos una cantidad pavorosa del limitado tiempo con el que contamos en la vida en actividades inútiles y que no nos llenan como seres humanos.

Dejamos que nuestros sueños y motivaciones se marchiten y lentamente nos vamos acercando a la muerte dejando una estela de insatisfacción como única prueba de nuestra existencia.

Pero el macho alfa no está dispuesto a que le ocurra eso. Vive cada día como si literalmente fuera el último. No se anda con tonterías ni deja las cosas para “mañana” porque sabe que lo que tiene seguro, es el hoy.

Está tranquilo con la idea de que puede morir en un accidente mientras maneja su auto o a los noventa años mientras duerme plácidamente, y esto es porque sabe que aunque su vida terminara en este momento, ha valido la pena.

El buen macho alfa, entonces, conoce el valor de su vida y de su tiempo, y, por añadidura, de la vida y el tiempo de los demás. El mal macho alfa, por el contrario, presume de enfrentarse una y otra vez a situaciones peligrosas y salir ileso.

Pero en el fondo, solo lo hace para aparentar que no le tiene miedo a nada. Cuando de verdad aparece una situación “de vida o muerte”, el macho alfa real levanta la cara y la enfrenta con todo. El macho alfa impostor, huye.

18.- Atrévete a fallar en grande

Los machos alfa se diferencian de otras personas por un atributo muy particular: Se atreven a hacer cosas que otros consideran demasiado riesgosas si fallan.

Un macho alfa sabe que si falla, fallará en grande, pero también sabe que si tiene éxito, habrá llegado mucho más lejos que los demás por la vía rápida.

En cuanto al buen macho alfa, aunque tiene la capacidad de arriesgar y de atreverse, lo hace juiciosamente.

Puede darse el lujo de perder dinero, recursos, tiempo y oportunidades porque sabe que volverá a generarlas más adelante si las cosas no van del todo bien. Pero nunca arriesga bienes irrecuperables, como su vida o su salud, o la de los demás.

Este aspecto de la personalidad se vuelve desventajoso en un macho alfa cuando pierde ese delicado balance entre lo que sí puede arriesgar, y lo que no. Algunos machos alfa han alcanzado grandes cosas a costa de ponerse en un riesgo demasiado alto, incluso a otras personas.

Cuando se falla en este nivel, no es algo que podamos solucionar. El buen macho alfa no tiene miedo de perder, porque sabe que nunca perderá nada que no pueda recuperar, y jamás pondrá en riesgo innecesario a otros.

19.- Sé un hombre de principios

Alguien dijo una vez “si no te gustan mis principios, no te preocupes ¡tengo otros!”. Esta per

sona era un gran comediante pero definitivamente no era un macho alfa. No se trata de ser un fanático, ni nada por el estilo.

Tampoco de esgrimir la bandera de todas las buenas causas que se nos atraviesen. El macho alfa tiene pocos principios, pero les es fiel. Y son los suficientes como para que pueda vivir su vida en el marco de la bondad, la legalidad y la honradez.

El macho alfa de verdad no está a la venta, y no hay virtualmente ninguna cantidad de dinero, fama o poder que lo haga vender sus ideales más altos.

Por otra parte, el falso macho alfa seguramente perseguirá algún nievo principios o metas en la vida cada semana, y no tendrá problemas traicionándolos para obtener bienes materiales.

Por ejemplo, el “macho alfa”  que traiciona su honestidad mintiéndole a una mujer sólo para llevársela a la cama.

20.- Defiende a los que son más débiles

Un macho alfa jamás se aprovecha de las personas que son más débiles que él. Todo lo contrario. Siempre que está en sus manos, destina su tiempo y sus recursos a ayudar a todas las personas que son menos afortunadas.

Esto también implica que no se queda incólume cuando está presencia de una injusticia y siempre mete las manos, y sí es necesario, pelea.

Nunca desprecia ni subestiman a las personas. Simplemente las ayudan por que están verdaderamente convencidos, no de que son inferiores.

Sino de que todos somos iguales y merecemos las mismas oportunidades y ser tratados con dignidad. Su motivación no está en hacerse los héroes, sino en conseguir un mundo mejor.

El macho alfa “impostor” por su parte, solo defenderá a otros cuando la causa le convenga o cuando quiera quedar bien. Y claro, siempre y cuando él no corre ningún peligro.

21.- No busques una vida fácil

Una vida fácil, ya sea física, emocional o espiritualmente, puede ser cómoda, pero definitivamente no será interesante o gratificante.

La vida debe tener sus altibajos para poder disfrutar de las cosas buenas. No se trata de andar por allí buscando problemas, sino de esforzarse un poco más cada día de lo que nos esforzamos el día anterior para llegar a metas verdaderamente importantes.

Y puedes lograrlo con acciones muy sencillas, como levantarte temprano, no tenerle miedo a dejar los pulmones en el gimnasio, salir de tu zona de confort y en general hacer cosas que sabes que te costarán trabajo y disciplina.

No te dejes llevar por la pereza. El bien macho alfa siempre está buscando un nuevo objetivo, una nueva marca que romper. El mal macho alfa tendrá suficiente con algún logro mediocre y se aferrará a él el resto de su vida como pretexto para no seguir avanzando.

Convirtiéndote en un macho alfa

Lo único que podemos hacer para asegurar que nuestra vida será exitosa, es tomar responsabilidad absoluta sobre nosotros mismos, sobre lo que deseamos y sobre nuestro modo de vida.

1) Depender de la opinión de los demás es un paso hacia la cobardía, no hacia el estilo de vida de un macho alfa.

2) Querer lo que otros quieren y no trabajar duro para obtenerlo es la vida de un cobarde.

3) Ser una persona envidiosa es cobardía. Igual que hablar de las personas a sus espaldas. Mentir, engañar y robar, también es cobardía.

El macho alfa es la contraparte natural del cobarde. El cobarde puede tener muchos compañeros, pero el macho alfa tiene muchas personas que cuidar y de las cuales es responsable de una u otra manera.

Cuando lucha una batalla en su vida, no solo la está peleando por su propio orgullo y honor, también por el honor de todos los que lo rodean.

Convertirse en un macho alfa, en conclusión, no es tarea fácil. Seguramente después de leer este artículo ya te diste cuenta de eso. Pero vale la pena si lo tomas como un reto para convertirte en la mejor persona que puedas llegar a ser.

Me gustaría aclarar que cuando  se trata de ser una “mujer alfa”, los pasos a seguir son exactamente los mismos. No hay distinción de género y no solo los hombres pueden alcanzar altos niveles de significado y  honorabilidad en sus vidas.

Todo lo que haces en tu vida tiene una consecuencia. Solo tienes una vida (hasta donde tenemos de cierto) y es tu decisión si la vives como un ser humano alfa, o como un borrego más del rebaño.

 

No olvides compartir este artículo en las redes sociales, para que otras personas como tú vean esta guía que los ayudará a ser ese gran macho alfa que tanto roba corazones.

Guías Recomendadas:

Loading...

Agrega un cometario