Cómo Ser Una Persona Simpática Y Sociable Que Las Personas Amen Estar Contigo

¿Pareciera que todo el mundo es más sociable que tú? ¿Te cuesta trabajo acercarte a las personas y hacer nuevos amigos? ¿No terminas de comprender cómo funciona eso de ser gracioso y divertido?

No te preocupes. Ser simpático es algo que muchas personas traen de nacimiento, pero eso no significa que no pueda aprenderse, como cualquier otra habilidad social.

Desde una edad muy temprana, aprendemos a ser sociables. Tomamos el ejemplo de las personas a nuestro alrededor y poco a poco nos transformamos en seres sociables y por lo general, que otras personas aprecian.

Muchas personas son propensas a ser poco sociables, o quizá solo les falta esa chispa que tienen las personas naturalmente divertidas. Esto no es un problema.

Todo lo que se necesita es un poco de comprensión acerca de ser divertido, y lo que realmente se necesita para ser una persona que se considera divertida y que naturalmente encanta todo el mundo.

Empieza con ser amable con todos. Porque ser gracioso no es reírse de los demás. Las cosas más estúpidas serían chistosas sí el mundo funcionara así. Pero ser divertido tampoco se trata de comportarse como un payaso todo el tiempo.

Una persona divertida es alguien genuinamente feliz. Alguien que usa alguna situación para hacer algo divertido. Es algo muy espontaneo la mayoría de las veces.

Cómo ser divertido sin importar en donde estés

Si eres una persona que no se considera realmente alguien divertido, hay dos cosas que puedes hacer.

La primera es comprender que no le puedes dar gusto a todos, así que no te sientas mal si sientes que no le agradas a todos o que te están criticando. La segunda es entender que toma tiempo volverse divertido. Nada pasa de la noche a la mañana.

Recuerda que al intentar volverte divertido, estás dejando ir parte de tu personalidad cambiándola por algo que puedes considerar más encantador.

Primero, debes cambiar la manera en la que miras al mundo. No seas negativo, atrévete a hacer más cosas y aunque estas no te agraden mucho, puede que sean cosas que te ayuden a progresar. Trata de ser abierto e integrarte a las conversaciones.

Las personas felices y divertidas siempre tienen una vida mucho mejor ya que tienen más amigos y obviamente, la gente encaja con ellos más fácil y rápido.

Después de todo, las personas divertidas permanecen grabadas en la mente de otras personas y predisponen a todos a su favor.

Lee sobre cómo ser más extrovertido 

13 pasos para ser una persona divertida y agradarle a todos

Para convertirte en una persona divertida cuya compañía todos aprecian, necesitas ir poco a poco y llegar a ser un mejor tú. Así que aquí hay 10 pasos que te pueden ayudar a conseguir lo que quieres.

1.- Sé positivo

El arte de ser una persona divertida empieza cambiando ligeramente el ángulo desde el que vemos las cosas. Se optimista siempre y buscas en las peores situaciones algo bueno y así desarrollarás la habilidad de ser positivo ante cualquier circunstancia.

Las personas positivas atraen mucho a las demás, sobre todo en momentos difíciles.

2.- Ten una risa animada

Una persona con una risa animada y chistosa o una sonrisa bonita plasmada en el rostro al conocer a otras o salir con amigos, obtiene muchos puntos.

Todos queremos pasar el tiempo con alguien que sonría y sea divertido. Si quieres ser divertido, debes empezar por ser alguien con quien la gente quiera pasar tiempo ya sea por tu sonrisa y amabilidad, o tu risa.

3.- La clase de compañía que tienes

Pasa tiempo con tus amigos y conoce nuevas personas que creas que puedan hacerte pasar un buen rato. La clase de amigos que tienes puede llegar a cambiar algunos de tus hábitos. Las personas aprenden muchas cosas de la gente con la que pasan más tiempo.

4.- Shows de comedia

Alguna clase de inspiración siempre es buena. Ver buenas series de comedia, además de mejorar el ánimo y entretenernos un rato, ayuda a agilizar tu mente y así, ser una persona graciosa será más sencillo.

Y cuando estés viendo alguna serie cómica, no solo te fijes en las líneas chistosas. La manera en la que los personajes se comportan, las caras que hacen o gestos con las manos pueden ser de inspiración para ti.

Después de todo, ser chistoso no quiere decir solo decir cosas chistosas. Es también el cómo te comportas lo que puede causar una gran diferencia.

5.- Algo de malicia  

La gente divertida siempre tiene una parte de malicia en ellos. No se trata de ponerle el pie a alguien para que se caiga o reírse de algo que no es realmente divertido. Más bien de tomarlo todo con humor.

La gente traviesa siempre ve un doble significado en cualquier conversación. Trata de pensar fuera de la caja y ver el lado divertido en todo lo que haces.

6.- Confianza

Ten confianza en ti mismo. No es sencillo ser divertido, y es muy recomendable que te guste la persona que ves en el espejo todos los días antes de intentar gustarle a alguien más.

Si tienes confianza en ti mismo y te consideras divertido, las demás personas también lo harán. Y algo realmente importante es saber que entre más confianza tienes en ti mismo, más fácil será ser divertido.

Lee nuestra guía sobre como ser más seguro de sí mismo

7.- Piensa que todo es divertido

Cambia la manera en la que ves el mundo. Siempre trata de buscar el lado divertido de todo. Haciendo esto, tu sentido del humor se ampliará y te volverás espontaneo.

Y para realmente apreciar las cosas divertidas de la vida, debes empezar por tomar todo de manera más relajada.

8.- Lee muchos chistes

Los chistes y las líneas de películas o canciones pueden darte ideas que saldrán espontáneamente a su debido tiempo. También ayudan a que te visualices en mejores lugares.

No tienes que aprenderte estas cosas de memoria, solo imaginar cómo usarlas en algunas situaciones.

9.- Trabaja la entonación

Debes saber hasta dónde llegar cuando estás hablando con alguien. Además de conocer de lo que estás hablando, debes saber en qué momentos hacer alguna broma.

La manera en la que dices algo divertido importa mucho más que lo que estás diciendo. La gente divertida siempre tiene una gran entonación en las pláticas. Saben cautivar a las personas que las oyen.

10.- Sé misterioso

Conforme te vuelvas más divertido, la gente siempre va a esperar que tengas memorias de algo chistoso que había dicho otra persona. Pero no tienes que probar realmente que eres chistoso. Muchas veces, con que sonrías la gente asumirá que estás pensando en algo chistoso.

Es una cuestión básica de mimetismo social que puedes usar a tu favor como una pequeña trampa.

11.- Usa la pose correcta

No siempre tienes que iniciar las bromas o decir algo chistoso cuando estás con tus amigos. Puedes usar los simples comentarios que oyes o alguna pregunta y convertirlas en algo chistoso.

Si alguien te hace una pregunta, responde algo chistoso. Lo peor que puede pasar es que no comprendan la broma y crean que estás respondiendo en serio.

12.- Conoce tu mundo

Debes estar consciente de lo que quiere decir la felicidad para ti. Las personas divertidas suelen serlo porque están seguros de ciertas respuestas a preguntas serias sabiendo como distorsionar la idea para que suene chistoso.

Nos referimos a una persona chistosa cuando es alguien tan inteligente para hacer sonar a broma todas sus respuestas sin que se pierda el sentido de la conversación.

13.- Sé tú mismo

Añádele humor a tu vida y a la manera en la que hablas, pero no trates de ser alguien que no eres. Este puede ser el mayor error que una persona puede cometer. Si eres una persona generalmente seria, no cometas el error de volverte alguien que no eres.

Quédate con lo que realmente eres y aprende a ser divertido añadiéndole diversión y tu YO real.

Lee nuestra guía sobre las 20 formas de quererse a una mismo y ser feliz

Tres tipos de personas divertidas

Hay muchas maneras de ser divertido, pero hay tres patrones de los que puedes escoger. Debes escoger el que te parezca más natural ya que esto evitará que parezcas falso. Usando estas tácticas, la gente se quedará con ganas de escucharte.

1) Sexo

Cuando alguien dice algo, trata de encontrar el lado oculto de sus palabras que puedas relacionar con el sexo. Después, deber responder la pregunta o continuar la conversación con la referencia sexual en mente. No debe ser obvio a pesar de que todos deben entender de lo que estás hablando.

2) Sarcasmo

Esto quiere decir que respondes una pregunta con cara seria aunque la gente comprende que es algo chistoso. Debes asegurarte de poner el tono correcto, así las personas están seguras de que estás haciendo una broma.

3) Auto-depreciación

Esta no es una de las mejores opciones para ser divertido, pero funciona. Es la clase de bromas en las que te haces menos en frente de los demás. En especial cuando hiciste algo mal.

Pero debes tener mucho cuidado, usar este método solo para ser divertido y agradarle a las personas a tu alrededor puede causar que crean que tienes baja autoestima y en lugar de parecer que estás siendo chistoso, solo se preocuparán.

Después de todo, no puedes hacerte menos todo el tiempo esperando que todos sepan que es una actuación.

Los tipos de humor que hay que evitar

Si estás intentando volverte alguien chistoso, no debes decir todo lo que piensas. Debes evitar cruzar una muy sutil  línea que diferencia lo gracioso, de lo que es incómodo.

A) Bromas pesadas

No ridiculices a alguien durante una conversación solo para hacer que los demás se rían. Puede funcionar una o dos veces pero después, la gente a tu alrededor se pondrá algo incómoda.

Esto solo funciona en la tele, en la vida real solo hará que las cosas se vuelvan negativas.

B) Burlarte a espaldas de las personas

Burlarte de algún amigo que no está presente en ese momento puede ser bastante divertido. Pero puede que otros tomen esto como algo bastante grosero y consideren que no te importan los sentimientos de otras personas.

Nunca hables mal de alguien a sus espaldas. Las buenas bromas son las que pueden decirse de frente.

No seas predecible

Ser predecible o rogar por atención solo haciendo bromas todo el tiempo deja de ser realmente divertido después de un tiempo. No hay nada peor que una persona que hace bromas obvias o sin ningún chiste. No es necesario que todo el mundo se ría todo el tiempo.

Sé chistoso cuando veas la oportunidad, pero no estés todo el tiempo buscando decir algo gracioso.

Una conversación chistosa hace que las personas a tu alrededor se rían y entonces te vuelves un cómico que busca maneras naturales y fluidas de mantener a todo mundo riendo sin grandes esfuerzos.

No te rindas

Este es el consejo más importante y el que no debes olvidar.

Todos debemos aprender a pensar antes de hablar. Y solo así puedes aprender a ser divertido. Entre más tiempo pase, mejor te vas a volver. No te desanimes si al inicio tus bromas no son tan buenas. Todo lleva tiempo y más aún algo que implica a otras personas.

Hasta las personas más divertidas podrían estar atrapadas en medio de gente sin nada de sentido del humor de vez en cuando.

También podrías toparte con el hecho de decir algo ofensivo o fuera de lugar sin querer. Aprende de tus errores, y entonces conseguirás volverte mejor con cada día que pasa.

Lo último, pero no menos importante, es recordar que ser divertido no es solo recordar una broma muy mala y decirla entre otras personas.

Es modificar tu manera de ver las cosas y  tu personalidad para volverte alguien cuya compañía resulte ser muy entretenida.

 

Usando estos consejos, podrás volverte la persona que esperas ser.

Comparte este artículo en tus redes sociales para que otras personas como tú aprendan estos fabulosos pasos para ser una persona simpática y sociable. Recuerda dejar tu comentario.

Ver También:

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Loading...

Agrega un cometario