Cómo Ser Más Optimista Ante Cualquier Situación

A lo largo de nuestras vidas no estaremos exentos de tropezarnos con ciertos desafíos que pueden hacernos creer que será imposible recuperarnos emocionalmente.

Pero lo cierto es que, por muy oscura que parezca ser la situación, siempre habrá una salida.

La forma en que se asume la circunstancia depende en gran medida de la capacidad de cada quien para vivir desde el optimismo.

Ser optimista no es una mera condición mental, sino una forma de vida que puede aumentar tu capacidad de asumir retos nuevos, encontrar nuevas soluciones y que permite mejorar la salud física y mental.

En esta entrega te damos a conocer algunas estrategias muy necesarias para vivir en armonía y asumir con optimismo cada evento que se te presente.

 

1. Ver las dos caras de la moneda

Si la vida te obliga a enfrentarte a una circunstancia negativa, puedes darle un giro a la situación y exprimir tu mayor potencial.

Esto se consigue cuando buscas en tu repertorio de ideas aquellas que son las más positivas, y que por ende mitigan a los pensamientos limitantes.

Las personas que han alcanzado la fama o el éxito en sus profesiones, o en determinadas áreas de su vida, lo han conseguido a base de esfuerzo y de encontrarse con esta realidad.

Siempre habrá más personas tratando de opacar a otras que apoyándolas o motivándolas, pero un triunfador en potencia tiene la capacidad para ver las dos caras de la situación y luchar hasta alcanzar sus objetivos.

 

2. Infórmate sobre temas positivos

Cuando se está al tanto de informaciones motivadoras, se asiste a conferencias, se participa en foros y en general se intenta pensar positivamente, la vida da un vuelco.

Las personas optimistas que se informan y se rodean de otros que vibran en la misma energía, disfrutan de una mejor salud y viven más años.

Quienes han sufrido accidentes de gravedad o enfermedades crónicas, y se enfocan en pensamientos positivos, logran superar más rápidamente su situación.

Así como también para aquellos que se han propuesto alcanzar metas o disponerse a ellas, estas se hacen más fáciles de conseguir cuando se asumen con entusiasmo.

Lee nuestra guía sobre los 10 hábitos de personas más carismáticas que puedes adoptar

 

3. Deja que el positivismo hable

La actitud con la que una persona asume su relación ante otros dice mucho más que sus palabras.

Es posible que tengas una exposición importante ante un superior, y tu discurso no sea tan contundente o bien fundamentado, pero si tu actitud es positiva y acorde, quienes te observen estarán enfocados en tu postura y seguridad más que en tus palabras.

Una persona con autoconfianza es una persona positiva, que sabe lo que vale, conoce sus límites, pero no permite que estos lo frenen en el seguimiento de sus metas.

Incluso, si deseas conquistar a una posible pareja, debes confiar en tu capacidad interior y tener discursos que se inclinen a lo mejor de ti mismo. Solo así alcanzarás llegar al corazón de ese ser especial.

Lee nuestra guía sobre los 13 signos de que eres emocionalmente inestable

4. Crianza vs. medio ambiente

El optimismo puede variar según el lugar del planeta en que hayas nacido; dado que el optimismo es un área de la inteligencia, y esta se conforma de la herencia cultural (la que proviene del entorno más inmediato como lo es la familia) y su relación con el medio ambiente (esta viene dada por la cultura en la cual te tocó nacer).

También se cree que los pensamientos positivos se relacionan en buena medida con el nivel sociocultural y económico.

Las culturas occidentales tienden a vivir de forma más despreocupada que aquellos que viven en los países orientales, que se forman bajo parámetros más estrictos y donde se recriminan las conductas expresivas y espontáneas.

La mejor forma de vivir en armonía con las costumbres y con los propios pensamientos se basa en mantener un balance, que permita pensar positivamente ante cualquier situación, pero comprender que si las cosas no resultan como se esperan, no es el fin del mundo para nosotros ni para esa meta propuesta.

 

5. Toma el control de la situación

No son las circunstancias las que nos dominan, nosotros las dominamos a ellas.

Incluso si no obtenemos los resultados esperados, está en cada uno de nosotros mantener el control sobre cada situación.

Este es un acto de madurez y a la vez una señal de autoestima. Deja de buscar aprobación fuera de ti, y regálate cada día un momento para reflexionar de manera consciente sobre aquello que te preocupa.

Verás como deja de ser una tarea rutinaria y se hace un hábito saludable que te permite modificar conductas indeseables y pensamientos improductivos.

6. Decreta positivamente

También puedes escribirlo, o diseñar tus propios mapas de pensamientos optimistas.

Algunas personas internalizan mejor las informaciones cuando las pronuncian en voz alta, mientras que otras solo las comprenden cuando las observan constantemente.

Sea cual fuere tu caso, te sentirás mejor contigo mismo, y podrás convencerte de obtener mejores resultados en tus tareas si hay una programación cerebral previa.

 

Como te puedes dar cuanta, a pesar de que las circunstancias no dependan de ti, tus hábitos de vida influyen en la resolución efectiva de las situaciones.

No olvides comentar lo leído, y compartirlo en tu muro para que más personas puedan ser tan positivas como tú de ahora en adelante.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario