Cómo Ser Más Divertido Y Que La Gente Quiera Tu Compañía

Un importante rasgo que las personas consideran agradable en aquellos que están a su alrededor, es el ser divertido.

Todos disfrutan la compañía de personas divertidas. Por supuesto, todo tiene su tiempo y lugar, no es el mismo tipo de diversión en una fiesta que en una reunión en un café con un par de amigos.

En general, ser divertido puede bien ser un rasgo nato en algunas personas o una habilidad social aprendida para adaptarse al entorno.

Aunque lo que es divertido y lo que no, es algo bastante subjetivo y difícil de definir, existen ciertos elementos que pueden considerarse “divertidos” o “menos divertidos”.

A continuación te mostraremos algunos elementos que debes toma en cuenta si quieres fomenta tus habilidades sociales, y ser más divertido.

1-. Haz bromas y sé entretenido

Generalmente las personas divertidas suelen ser graciosas, bien sea que intencionalmente busquen hacer reír a sus amigos y entorno, o porque su personalidad es naturalmente graciosa, y hacen reír con sus ocurrencias y comentarios, sin necesidad de esforzarse por lograrlo.

2-. Involucra a las personas en actividades y situaciones divertidas

Todos conocemos a alguien que siempre tiene alguna actividad divertida que sugerir, son esas personas con quienes puedes estar seguro que pasarás un buen rato. Hay algunos incluso que son capaces de convencer a otros de cometer locuras y actividades extremas que normalmente no harían.

Mantente informado de los mejores lugares de la ciudad, para disfrutar de un café, para bailar, practicar deportes y pasar un rato agradable en compañía.

3-. Ayuda a tus amigos a divertirse por su cuenta

Muchas personas mantiene límites muy rígidos en lo que consideran su zona de confort, y evitan arriesgarse a actividades más atrevidas. Las personas divertidas, tienen una increíble capacidad de ayudar a otros superar esos límites.

Puede que sea por su contagioso entusiasmo que mueve a otros, o por su poder de convencimiento. Es un rasgo resaltante en las personas divertidas, ayudan a otros a divertirse de maneras que por su cuenta jamás se atreverían.

Un buen ejemplo es quien invita a sus amigos a cantar en un karaoke y aunque inicialmente estén reacios a la idea, finalmente logran soltarse y pasan un rato increíblemente divertido.

4-. Diviértete intencionalmente

Algunas personas se divierten naturalmente sin mayor esfuerzo, otras por el contrario, siempre hacen un esfuerzo extra por pasarla bien. Siempre puedes buscar la manera de convertir una situación en una experiencia mucho más divertida.

 

Entablando conversaciones con extraños, visitando nuevos lugares o intentando actividades que te llamen la atención pero quizás jamás habías intentando vivirás una experiencia divertida.

5-. Dale libertad a tu lado tonto e inmaduro

A veces para divertirte es necesario poner en pausa ese lado serio y maduro, que siempre piensa con lógica y juzga las cosas que considera tontas.

Permite a tu niño interno surgir y diviértete con tu lado tonto e inmaduro, aprende a reír de los malos chistes y simplemente a ver la vida desde una perspectiva más relajada.

Algunas personas utilizan el alcohol para sentirse de este modo, pero no es necesario, solo hace falta la intención de querer pasarla bien y divertirse.

6-. No temas ser un poco más alocado y temerario de lo habitual

No tengas miedo de decir “sí” a nuevas aventuras y posibilidades. Aceptar involucrarte en nuevas actividades que normalmente no harías puede ser bastante divertido y seguramente te reirás mucho al recordar la experiencia.

No es necesario actuar como un adolescente ebrio alocado para divertirte siendo un poco más impetuoso y temerario de lo que generalmente eres en tu vida diaria. Como adultos solemos analizar demasiado las situaciones, suéltate un poco y aprende a desinhibirte un poco más.

7-. Lleva las cosas un poco más allá del límite

Como ya te dijimos antes, las personas divertidas suelen saber jugar y doblar muy bien los límites. No suelen cohibirse sino que por el contrario, siempre van un paso más allá.

Por ejemplo, haciendo bromas más arriesgadas o improvisando pasos de baile más alocados e invitando al resto a unirse. No solo doblan los límites para sí mismos, sino que también invitan a los otros a hacer lo mismo.

En este sentido es importante mencionar, que hay que tener cuidado de no presionar a los otros al punto de que puedan llegar a sentirse incómodos.

8-. Aprende trucos y talentos que te hagan más entretenido

Algunas personas tienen ciertas habilidades especiales que les ayudan a destacarse en fiestas y ocasiones especiales, como ciertos pasos de baile, un gran repertorio de historias y chistes, o algún simple truco de magia.

Aunque a veces estos trucos puedan considerarse como forzados o exagerados, siempre es bueno tenerlos a manos, para divertir aquellos que están en el entorno.

Todas estas características pueden ayudarte a desarrollar una versión más divertida de ti mismo, sin necesidad de llevarte al extremo. Puedes seguir manteniendo tu esencia, pero con un lado mucho más emocionante y divertido.

¿Cuáles actitudes pueden hacerme menos divertido?

De igual modo, hay ciertos elementos que pueden ser considerados o aburridos o menos divertidos. Es importante que puedas conocerlos, entenderlos y de este modo evitarlos en tus interacciones sociales.

Es necesario enfatizar que este artículo se refiere a un tipo de diversión más activa, y desde un punto de vista muy particular.

No todas las  situaciones e interacciones sociales implican el mismo tipo de diversión,  recuerda que hay un lugar y un momento para todo. Si no estás interesado en este tipo de diversión que se describe en el artículo, pues quien eres está perfectamente bien y no es necesario que te adaptes a lo aquí sugerido.

1-. Evita ser quien nunca quiere hacer algo nuevo

Cuando la estamos pasando bien, siempre es incómodo estar con alguien que nunca quiere participar en ninguna de las actividades que se plantean para divertirse. Refutando siempre cualquier sugerencia u oportunidad de hacer algo entretenido cuando estás reunido con tus amigos.

Por otro lado está la persona que nunca quiere hacer nada en general,  siempre quiere quedarse en casa sin hacer algo nuevo o interesante jamás. No esperes que tus amigos deseen pasar tiempo contigo si constantemente rechazas cualquier chance para pasarlo bien.

2-. Sin importar donde estés, no te quedes sentado a hacer nada

Algo que puede caracterizarte como una persona no muy divertida, es el no hacer nada “especial” nunca.

Pensemos en el ejemplo de una fiesta, siempre hay personas que están bailando y cantando toda la noche, otros se divierten haciendo rodas por los diferentes grupos, haciendo chistes y buscando hacer reír a otros, y algunos más prefieren quedarse sentados y simplemente conversar.

Dentro de este último grupo podemos encontrar a estas personas “menos divertidas”, suelen estar apartadas del resto o en algún grupo pero sin participar activamente. Las razones por las cuales estas personas se quedan calladas sin interactuar son varias.

Puede ser porque son tímidos y es su personalidad, quizás porque no conocen a nadie en la fiesta, o porque su mente está ocupada en otros asuntos.

Pero siempre es importante estar presente en las actividades a las que asistes y tratar de pasarla bien sin importar el entorno.

3-. No seas muy exigente con lo que se necesita para entretenerte

No siempre en toda interacción social puede lograrse condiciones perfectas para todos, el pasarla bien o no depende mucho más de las perspectiva desde la cual veas la situación.

A continuación algunas ideas que pueden pasar por la mente de una persona aburrida:

1) “Bailaría, pero esta música no es muy buena”

2) “Tomaría algo, pero es demasiado costoso”

3) “Hablaría con las personas si no fuesen tan pedantes”

4) “Si no hubiese tanto ruido aquí podría conversar con las personas”

5) “Estoy aburrido/a”

6) “Este lugar es muy aburrido”

4-. No esperes que la diversión venga a ti

Un rasgo relevante de las personas divertidas es que siempre crean diversión donde estén. Aquellos que no lo son, siempre encontrarán un motivo para no pasarla bien. Siempre dependen de la situación o de otros para pasarla bien.

En vez de sentarte a esperar que tus amigos se dediquen a ti en una fiesta o que el DJ coloque tu canción preferida para salir a bailar, puedes ser tú quien inicie una conversación, o puedes intentar bailar esa canción que no conoces, podrías terminar divirtiéndote mucho y aprendiendo nuevos pasos.

5-. No seas “la nube negra” del grupo

Una persona que constantemente se queja del lugar, o de la música o las personas que están a su alrededor, terminan afectando la alegría y diversión de aquellos a quienes acompañan.

No seas la nube negra que decide quejarse de sus problemas familiares o de lo mal que le fue en su relación pasada, justo el viernes en la noche cuando deciden salir a pasarla  bien y desestresarse de la semana.

6-. Evita ser demasiado serio y ver la diversión como algo inmaduro

Para pasarla bien, a veces es necesario dejar salir un poco al niño interior y disfrutar de cosas que podrían ser consideradas tontas.  

Las personas aburridas, generalmente piensan que son “muy maduros” para reírse de algunos chistes o bailar de determinada manera, pierde el miedo a lo que podrías suponer ridículo y diviértete un poco más.

 

¿Qué tal te pareció este artículo? ¿Eres del equipo de los divertidos del grupo o de los aburridos? No importa cuál sea tu posición, lo importante es sentirte cómodo contigo mismo y dejar sacar de ti tu lado más divertido, solo necesitas tener confianza en ti mismo.

¡Encuentra más consejos en nuestros artículos!:

GuardarGuardar

Loading...

Agrega un cometario