10 Reglas Para Ser Amigos Con Derechos

Tener un amigo con derechos puede convertirse en un sueño hecho realidad o en una tormentosa pesadilla.

Esta relación depende de la manera en que te comportes y sepas llevar la situación. Descubrir lo que puedes y no debes hacer con un amigo con derechos sin duda te llevaría mucho tiempo y la única forma de hacerlo por ti misma es mediante ensayo de prueba y error.

Tener un amigo con derechos sin duda es una experiencia que vale la pena vivir. Las desventajas de este método además del tiempo perdido es la posibilidad de resultar herida en cada uno de estos “ensayos”.

Una relación de este tipo resulta atractiva por los beneficios que ofrece, no existe ningún tipo de compromisos, no hay citas, regalos, celos, puedes verlo cuando quieras y decirle que no se te antoja tener sexo con él ese día sin dar explicaciones ni inventarte ninguna excusa.

Sencillamente en esta relación no existen los problemas (al menos esa es la expectativa). Realmente funcionará de maravilla si sabes llevar las 10 reglas sencillas que te diré:

1.- No te enamores

Puede sonarte a “cliché”, sin embargo es la regla más importante.

Aunque esta regla es fácil de recordar, es la más difícil de respetar. Evitar enamorarte te protegerá de sufrir en esta relación y evitará que arruines por completo esta mágica relación.

Es comprensible si en algún momento comienzas a sentir “algo más por él” o comienzas a sentirte confundida respecto a lo quieres de esa relación. Este es el momento indicado para recordar por qué son solo amigos con derechos y no tienen una relación estable de pareja.

Lee la guía para no salir dañada de una relación amigos con derechos

2.- No le escribas a menos que sea para un encuentro

Prohibido mandarle mensajes para preguntar cómo va su día, qué se le antoja para comer o cómo se siente en ese momento. Esto evitará que se involucren sentimentalmente.

Él no debe bajo ninguna excusa volverse tu paño de lágrimas y tú no puedes permitirlo. Únicamente son amigos con beneficios y esto quiere decir que se ven cuando quieran y tengan ganas.

Si se te antoja estar con él, le marcas o le mandas mensaje sin problema, se ponen de acuerdo si el encuentro será en tu casa o en la suya, y ¡Listo! Sin información innecesaria.

3.- No tendrás citas con él

Debes tener claro que cualquier reunión fuera de un encuentro sexual es una cita, así que abstente de hacer o aceptar una invitación a tomar un café, ir a cenar, acompañarte a hacer las compras, ayudarte o ayudarlo a elegir un obsequio para su madre, etc.

Las citas promueven el apego y cercanía emocional, esto a su vez genera sentimientos, lo cual sin duda entorpecería su relación.

4.- No lo presentes a familiares y amigos

Uno de los errores más comunes es presentar a tu amigo con derecho a tu círculo cercano de convivencia.

Él tendrá acceso a una parte importante de tu vida, puede mal interpretar una especie de compromiso por conocer a tus allegados y sentirse incomodo ó puede que le encante a tu familia y cuando decidas renovarte y dejarlo, estos no pararan de preguntarte ¿Qué paso con tu “amigo”, ese chico tan agradable?

Evita el dolor de cabeza y las explicaciones innecesarias. No lo hagas parte de tu vida, hazlo parte de tu desastres.

5.- Mantén la puerta abierta para nuevas relaciones

No confundas tu arreglo temporal con una relación. Tú en cualquier momento puedes comenzar a conocer a alguien y él puede comenzar una relación seria sin previo aviso. Es importante que hables este punto con él y dejen en claro la libertad que cada uno tiene.

6.- No lo celes

Tener una comunicación fluida y sincera es vital. Cuando él conozca a alguien, si decide contarte no debes sentir celos, ya que las reglas del juego estaban escritas desde el principio, únicamente comparten la cama ocasiones y nada más.

Si has seguido a conciencia las 5 reglas anteriores, no sentir celos será una tarea fácil para ti.

7.- No se abracen

Al final de su encuentro no te acurruques, no lo abraces ni lo acaricies. Guarda todas estas muestras de afecto para tu próxima relación.

La belleza de un amigo con beneficios es que las reglas normales no se aplican, él no debe quedarse a dormir ni tú tienes que fingir cuando algo no te agrado ¡Solo lo dices!

Puedes explicarle como y que te gusta sin preocupaciones a lo que pueda pensar. También es importante que estés abierta a escuchar lo que a él le gusta sin hacer reproches ni prejuicios.

8.- Saber perfectamente la diferencia entre un amigo y un amigo con derechos

Un amigo es aquella persona con la que tienes muchas cosas en común, le cuentas tus secretos, lo invitas a reuniones familiares u organizas una reunión de amigos con su ayuda.

En cambio un amigo con derechos es prácticamente un desconocido tanto para tu familia como amigos, su única convivencia es cuando se encuentran a solas, pueden o no tener cosas en común, al final esto no tiene relevancia ya que solo comparten la cama.

9.- No conviertas un amigo en un amigo con derechos

La relación de amigos con derechos suele funcionar mejor si se da con una persona que acabas de conocer y no con un amigo ya que no sabes lo que en realidad está pensando o lo que en realidad desea.

Puedes seguir las reglas anteriores y aseguras salir ilesa de relaciones de este tipo, pero nada te garantiza que tu amigo las seguiría y puedes en un caso extremo perder a tu amigo y de paso quedarte ¡Sin el que te saca de apuros!

10.- Trata de mantenerlo en secreto

Tener un amigo con derechos en nuestra sociedad resulta una cuestión muy común, sin embargo es recomendable que entre menor número de personas sepa de sus encuentros ¡Mejor!

Debido a que los amigos de ambos podrían comenzar a pensar que hacen bonita pareja y “tratar” de ayudarles a resolver su indecisión, lo cual no sería otra cosa que echar a perder la magia de ser amigos con derechos.

Recuerda escribir en los comentarios como te han ayudado estas 10 Reglas de amigos con derechos y si tienes alguna otra que te funcione.

Lee la forma de tener una relación amigos con derechos

Loading...

Agrega un cometario