Cómo Reconquistar A Una Mujer: La Guía Definitiva

Cada semana recibimos varios mensajes, la mayor parte agradeciéndonos por los consejos que les damos en esta página.

Hemos notado que el segundo comentario más frecuente que recibimos dice algo así como: “hola he estado leyendo tu página y me gustaría haberla conocido antes.

Mira tengo un problema y necesito tu ayuda: hay una chica que me gusta, estuvimos saliendo un par de meses, pero supongo que hice algo mal porque ahora ella está fría, distante y no sé qué hacer ¿Hay algo que me puedas recomendar para recuperarla?

Recibimos de 3 a 4 de estas consultas a la semana, y como cada vez tenemos más lectores estamos seguros de que cada vez habrá más de estos mensajes.

Y lo entiendo, me ha pasado muchas veces: sé cómo se siente que una chica que realmente te gusta se ponga distante y fría cuando hace un par de días todo era muy prometedor.

Es frustrante, entristecedor y sobre todo es un golpe muy bajo a la autoestima. Así que hoy les traigo esta guía completa para recuperar a una chica. Más vale prevenir que lamentar.

Primero déjame comenzar diciendo que, si tratas de recuperar a una chica, esto ya me dice que estamos ante una situación echada a perder, en mi experiencia hay tres causas principales por las que los hombres pierden a mujeres:

1.- Ella comenzó a sentir que no la querías

Esta es probablemente la más frecuente, aunque no lo creas, y sucede antes de que te acuestes con una chica si no eres lo suficientemente rápido para llevártela a la cama.

También ocurre después de qué te has acostado con una chica si comenzaste a ignorarla o la hiciste sentir poco apreciada.

En otras palabras, si son amantes y comenzaste a ignorarla esa es la razón por la que la perdiste. Por otro lado, si no son amantes y perdieron demasiado tiempo en los preliminares, ella sintió que no estabas seguro de quererla y es por eso que la perdiste.

Sigue leyendo:

Ayuda Para Ligar: 9 Formas De Decirle A Una Chica Que Te Gusta Y 9 Formas De No Decirle

2.- Ella se sintió lastimada o insultada por ti

Este motivo es común con los hombres que son demasiado bromistas, y con los hombres que tratan de dejar atrás su etapa de buen chico, pero lo llevan demasiado lejos.

Sí en broma molestas a una chica de una mala manera, fácilmente puedes pasar al otro lado del espectro y terminar insultándola.

Algo muy común es por ejemplo hacer bromas sobre su ropa. Aunque parezca un asunto sin importancia, es muy probable que, si se trata de su apariencia, ella se tome tus bromas como una cachetada directa a su autoestima.

Hacer que una chica se sienta feliz y cómoda a tu lado es la clave para ganártela, ¿cuál crees que es el efecto de hacerla sentir incómoda o ridiculizada? Exacto, perderla.

3.- Ella comenzó a sentir que era demasiado fácil

Sí perseguiste a una chica durante mucho tiempo y le diste la impresión de que necesitabas cariño, o si de pronto trataste de probarte a ti mismo actuando como un macho ante ella.

Hay una gran posibilidad de que ella haya sentido que las cosas eran demasiado fáciles contigo, esto quiere decir que ella asume que está fuera de tu alcance y seguramente que es demasiado buena para ti. En este punto lo más probable es que hayas dejado de importarle.

En cualquiera de los casos, ya sea que se haya sentido poco deseada, insultada o que era demasiado buena para ti, ella se alejó porque comenzó a verte de una manera negativa, a diferencia de cómo te veía cuando aceptó salir contigo.

En los dos primeros casos, se trata de un caso de auto-rechazo por parte de ella, si fue la tercera, ella siente que tal vez estás muy necesitado de cariño ó que exageras con eso de ser un buen chico.

De cualquier manera, el daño está hecho y va a costar mucho trabajo tratar de deshacerlo.

En algunos casos el daño se puede revertir, pero antes de continuar quiero hacer esta aclaración:

Tratar de recuperar a una chica que has perdido es como tratar de salvar una comida quemada, tratar de retirar un insulto ó tratar de reparar una vajilla rota. Es posible, pero no va a ser fácil. Créeme.

Es mil veces más fácil no quemar la comida, no insultar a alguien, no romper una vajilla y no hacer que una chica se aleje de ti, que tratar de recuperarla una vez que se ha ido.

Pero desafortunadamente incluso a los hombres más talentosos se les quema la comida, se les escapa un insulto, rompen un plato y a veces arruinas las cosas con una chica que te gusta y tienes que resignarte a ver cómo se aleja.

Es en estos casos cuando vale la pena saber qué hacer para cambiar la situación cuando te encuentras en ese escenario.

Dicho esto, soy de la idea de que por cada hora que pases tratando de rescatar un barco hundido, deberías dedicar diez a aprender cómo navegar sin hundirte.

De otro modo, lo único que lograrás será cometer los mismos errores una y otra vez.

Así que en esta guía veremos cómo reparar la situación y cómo recuperar a tu chica, pero no olvides que lo más importante es que aprendas cómo conseguir y mantener a una chica para empezar.

La mujer que yo perdí…y recuperé

 

Hace ya varios años, en 2006, cuando Hips don’t lie de Shakira sonaba por todas partes, había una chica que de verdad me encantaba. Y lo eché a perder.

Ella era hermosa, inteligente y llena de vida de una manera que pocas personas lo están. Y yo, tratando de no asustarla, me moví con demasiada lentitud (estamos hablando de meses) y antes de darme cuenta, ya había cometido muchos errores.

Para cuando por fin logré salir con ella en una primera cita, fui mal vestido, tuvimos una cita terrible e incluso me las ingenié para hacerlo aún peor al final de la noche.

Pero a pesar de este panorama desolador, los dos coincidimos en un tour. Ella por su cuenta y yo con un amigo.

Y a pesar de que ella literalmente me evitaba a cada momento que llegábamos a acercarnos e incluso a pesar de que siguió siendo grosera conmigo luego de que le salvé la vida.

Sí, así es, cuando ella no vio el semáforo en alto y habría sido atropellada por un camión de no ser porque la jalé del brazo, logré ingeniármelas para cambiar la situación por completo e incluso logré acostarme con ella a mitad del viaje.

Mi amigo estaba perplejo, no podía creer cómo lo había logrado. La noche que nos acostamos, él estaba caminando hacia nuestra habitación y creímos que era el compañero de cuarto de la chica.

Así que me vestí en cinco segundos y salí corriendo solo para encontrarme a mi amigo en el pasillo con una mirada de asombro. Comenzó a exclamar “Wooow, ¡Ea! ¡Ea! ¡Eso es todo!” y tuve que hacerlo callar para no parecer un par de idiotas.

Esa chica y yo salimos un par de veces y después mantuvimos una larga y hermosa relación. Tuvimos nuestras peleas, rompimos un par de veces pero siempre, de una u otra manera, logré recuperarla.

Eventualmente nos dimos cuenta de que la relación ya había durado más de lo necesario y que lo mejor para ambos era ir cada quien por su propio camino.

Me di cuenta de que habría sido egoísta quedarme con ella cuando no podía darle lo que ella quería: exclusividad, monogamia, compromiso de por vida… porque simplemente no son cosas que yo quiero.

Un par de años después, en 2015, conocí a otra chica, sumamente hermosa, bastante inteligente y era todo un personaje. Con ella también logré echarlo a perder y solo después de un esfuerzo inmenso, logré que aceptara salir en una segunda cita.

De hecho lo hice tan bien que esa misma noche fue ella quien me llevó a su cama. Pero entonces aún era muy torpe, la perdí por dudar una y otra vez y, por moverme muy lentamente para invitarla a una tercera cita.

La razón por la que estas anécdotas parecen tan extraordinarias es porque son sumamente raras. Por cada historia así, hay 20 de chicas que me gustaban mucho y que perdí y nunca tuve una segunda oportunidad.

Y mientras me he vuelto más y más hábil con las mujeres, cada vez necesito menos salvar la situación, porque he aprendido cómo no echarlo a perder en primer lugar.

Verás, con la chica de 2006, tuve que trabajar muy duro y romperme la cabeza para darme cuenta de todo lo que había hecho mal para después rompérmela aún más para deshacer el daño.

Y luego para hacer todo de nuevo pero esta vez bien. Tuve que mejorar muchísimo mis habilidades, a un nivel que nunca lo había hecho para lograrlo.

Pero a medida que he adquirido experiencia y me he vuelto más hábil con las mujeres, he notado estas cosas:

1.- He dejado de cometer en gran medida los errores que cometía y que provocaban que perdiera a la chica

2.- Cada vez he tenido mujeres de mejor calidad en mi vida

3.- Cada vez he tenido más y mejores opciones con las mujeres en mi vida.

Y como resultado, mi deseo de perseguir a una chica para recuperarla o de reparar una relación echada a perder, se ha reducido a prácticamente nada.

De hecho, tuve una chica con la que las cosas no salieron bien el año pasado que me estaba persiguiendo a mí y trataba de recuperarme. Todos mis amigos de sorprendieron cuando les mostré los mensajes en los que literalmente me suplicaba permiso para venir a mi departamento a pasar tiempo juntos.

Sigue leyendo:

Como Recuperar A Tu Ex Novia Para Siempre Con Este Plan

Pero yo no quería

En ese punto, estaba bastante confiado en que podría llevarme a esa chica a la cama, pero ella después querría una relación más o menos formal y sinceramente no tenía ganas de tener algo así con ella.

Y después de todo lo que hizo, me di cuenta de que definitivamente no era la clase de chica que quería para una relación sentimental.

Terminé diciéndole que no viniera a mi departamento y en su lugar, la vi en un restaurante para lograr tener un encuentro mucho más casual y platónico.

Ella seguía intentando de encontrar una excusa para ir a mi departamento, pero yo seguí dándole largas y por fin ella se rindió y después de esa cita no la volví a ver.

Ahora solo de vez en cuando recibo un correo de ella diciéndome que me extraña y preguntándome cómo estoy. Todo esto te lo digo para dejar algo muy claro:

Antes de decirte cómo recuperar a una chica, quiero que quede claro que deberías invertir el tiempo en ti, en mejorar tus habilidades con las chicas y llevarlas al máximo para que así no tengas que perder precioso tiempo tratando de recuperar a una chica.

Con ello, tendrás muchas mujeres nuevas en tus manos como para preocuparte por recuperar a esa con la que no funcionó.

Pero entiendo que tal vez aún no estás en ese punto, y sin importar todo lo que pueda decirte, si quieres saber cómo recuperar a una mujer. Si has llegado hasta aquí, es porque de verdad quieres saberlo. Así que, porque tú lo pediste, aquí está:

Cómo recuperar a una chica: todas las herramientas que necesitas

Quiero marcar una distinción aquí, porque puede que los hombres leyendo este artículo lo lean desde diferentes perspectivas:

si estás tratando de recuperar a tu novia, a una chica con la que has tenido una relación emocional íntima y con la que has sido amante por un buen tiempo, esto será bastante sencillo si hiciste un buen trabajo con sus emociones durante la relación.

Pero para los chicos que lo arruinaron con una chica con la que aún no se habían acostado y para los chicos que tienen una novia con la que han estado acostándose pero no han sido especialmente buenos en la cama.

O no se esforzaron por dejar una huella emocional, esto va a requerir de mucho esfuerzo, prácticamente están escalando una montaña.

Esto te lo digo no para hacerte perder el ánimo, porque sí se puede, sino para darte una idea más realista de la cantidad de esfuerzo de tu parte que será necesario.

Los ligues pueden ocurrir rápidamente cuando sabes lo que estás haciendo, incluso con chicas conservadoras, con chicas que han tenido solo uno o dos amantes e incluso con las más novatas que recién se inician en el plano amoroso.

Recuperar a una chica, en cambio, ocurre muy rara vez, tal vez porque los hombres que tienen las habilidades necesarias para lograrlo rápidamente usualmente no terminan en la posición de necesitar hacerlo.

Esta guía será más bien orientada de manera general a “Cómo recuperar a una chica” en lugar de “Cómo recuperar a tu ex novia”.

Pensemos en una situación tipo: Un chico conoce a una chica, al chico le gusta la chica, a la chica le gusta el chico, el chico coquetea con la chica, la chica coquetea con el chico, y luego nada ocurre. Por mucho tiempo. La chica pierde el interés, el chico se frustra… ¿Qué hacer?

1.- Deja de pensar en ella

¿Por qué esto es sumamente importante? Porque estoy completamente seguro de que, si realmente te gusta tanto, tanto que estás dispuesto a hacer lo que haga falta para cambiar la situación y hacerla tuya.

Esto significa que estás pensando en ella. Mucho. Tal vez todo el tiempo.

Si piensas demasiado en una chica, te vuelves inútil cerca de ella. Tan solo piensa y trata de recordar lo que pasó la última vez que intentaste hablar o hacer cualquier cosa al estar cerca de una chica que te gustaba de verdad.

Seguramente temblaste, tartamudeaste, trastabillaste, titubeaste, vacilaste, fluctuaste y flaqueaste ¿No es así?

Necesitas sacarla de tu mente y tomar una distancia prudente de ella y de los sentimientos que tienes para poder pensar con la cabeza fría.

Esto implica hacer lo que sea necesario: pensar en otras mujeres, salir e incluso acostarte con otras chicas o al menos dedicarte a algún hobby, pasatiempo, actividad o cualquier cosa que mantenga tu mente ocupada y te haga gastar menos tiempo mental en esta chica.

Entre más tiempo pases pensando en una chica, menos efectivo serás. Entre menos tiempo pases pensando en ella, tendrás más posibilidades de éxito. ¿Verdad que es muy sencillo?

Sigue leyendo:

Cómo Olvidar A Una Mujer Que NO Le Gustas Y NO Te Corresponde

2.- Comienza a actuar gradualmente de la manera opuesta a cómo actuabas originalmente

Esto significa que, si estabas siendo frío y reservado, deberías comenzar a ser un poco más cálido. Y si estabas siendo bromista, necesitas dejar de serlo un poco, y procurar decirle las cosas que genuinamente te gustan de ella.

Y si por el contrario, parecías demasiado fácil de obtener, necesitas endurecerte y comenzar a actuar de manera más independiente.

3.- No la persigas

Bajo ninguna circunstancia. No importa cuál sea. Sé bien que el instinto te lleva a sentir pánico y temor y a perseguir a la persona que sientes que estás perdiendo. Esto es una reacción humana universal y todos lo hacen, incluso las mujeres.

Pero créeme, nada le hará perder el interés tan rápido ni tanto como sentir que la estás persiguiendo. Sólo lograrás que se sienta presionada.

En resumen, si quieres lograr sacarla para siempre de tu vida y tener la certeza de que nunca jamás regresará, entonces persíguela. De lo contrario, no lo hagas.

4.- Si pareciste muy fácil, hazla sentir celos. Sino, evita esto a toda costa

Aquí es donde las estrategias comienzan a divergir. Para lograr que te vea de una manera diferente a la que te veía, necesitas mostrarle algo distinto.

Por ejemplo, si ella pensaba que eras muy fácil de obtener, cuando te vea siendo el foco de atención de otras mujeres, inmediatamente sentirá interés de nuevo.

Una vez que has tomado estas medidas de emergencia y te has asegurado de que no empeorarás la situación, podemos proceder a resolver el problema con un poco más de calma.

Lo que necesitas hacer

Lo más importante es que entiendas la seriedad del asunto: una relación se trata de dos seres humanos y de sus sentimientos.

La principal razón por la que hay tantas personas enojadas y resentidas en el mundo es que muchas personas no reparan en lo mucho que pueden lastimar a otra persona con sus acciones.

Así que primero tienes que pensar con la cabeza fría y hacer un examen de conciencia. Estas son las preguntas fundamentales que tienes que hacerte.

¿Por qué terminó la relación?

Muchas relaciones terminan por cosas ridículas: por un malentendido o porque uno o ambos son demasiado orgullosos para admitir que hicieron algo mal.

De hecho, resulta ridículo que haya más parejas que se separan por temas como el control remoto que por diferencias ideológicas fundamentales.

Si estás convencido de que la relación terminó por una de estas causas sin importancia, es muy probable que puedas recuperarla después de tener una conversación madura y tranquila, podemos decir que estos casos son responsabilidad de ambos.

Por el contrario, hay casos en los que las relaciones terminan por causas más escabrosas:

Por una infidelidad tuya, por algo hiriente que dijiste, por algo desconsiderado que hiciste o en general por algo que hizo a la chica preferir alejarse de ti, y de estos casos podemos decir que son tu responsabilidad.

Por último, están los casos en los que realmente no tuviste nada que ver: que ella encontró a alguien más o simplemente que ella cambió de opinión respecto a sus metas en la vida y desafortunadamente ya no encajas en ellas.

¿Para qué quieres que la relación continúe?

Esta es quizás la pregunta más difícil de responder honestamente. Nota que no preguntamos el por qué, sino el para qué. Es importante que seas honesto con lo que realmente quieres.

Si quieres que la relación continúe para que sigas siendo feliz con su compañía y para seguir viviendo una relación de aparador, realmente no quieres a la persona, solo quieres compañía y mantener una imagen.

No es algo del todo malo, pero ponte a pensar ¿Cómo te sentirías tú si alguien quisiera una relación contigo solo para proyectar una imagen o por miedo a estar sola?

Exacto, sería una situación fea, incómoda y a la larga sólo terminaría lastimándote. Lo mismo aplica con la chica que quieres recuperar. Lo mejor que puedes hacer es dejar el egoísmo a un lado y entender que una chica es un ser humano con sueños y metas, no un accesorio.

Pero si en cambio quieres que la relación continúe para seguir funcionando como un equipo, con la convicción de que pueden aprender de sus errores y sobre todo, de que pueden seguir aportando cosas constructivas a la vida del otro, entonces sí vale la pena que intentes recuperar a esa chica.

¿Qué hacer en cada caso?

Vayamos por partes. Esta guía está sumamente simplificada y sé que puede haber situaciones increíblemente complicadas que ni siquiera alcanzo a imaginar.

De hecho, más que una guía, espero que sepas aprovecharla como ejemplos para que tú puedas pensar y decidir qué hacer en tu muy particular situación.

1.- Si la separación fue responsabilidad de ambos

Si ambos fueron muy tercos, orgullosos o si se dejaron llevar por sus emociones durante una pelea, lo mejor es que dejen pasar un par de días para que los ánimos se enfríen y cada quién pueda pensar en lo que hizo mal.

Lo más importante es que siempre recuerdes ser amable (estás tratando con la persona que amas, no con un saco de box) y no dejarte llevar por tus emociones y decir cosas de las que después te arrepentirás.

Es importante que escribas todo lo que piensas sin buscar lastimar y señalar, sino resolver.

No importa que solo escribas dos o tres frases cada vez que tienes un momento de reflexión: verás que en un par de días tendrás suficientes palabras para escribir una pequeña carta.

En este periodo, lo que hagas, hazlo porque realmente lo quieres, sin esperar nada a cambio. Si ella también es una mujer inteligente y madura, hará lo mismo, sino, tal vez ella no valía la pena.

Además este tiempo les servirá a ambos para darse cuenta si realmente se extrañan o si están mejor así.

Al cabo de cuatro o cinco días, búscala e invítala a encontrarse dejando bien claro desde el inicio que no buscas pelear más sino reconciliarte.

Vayan a un lugar tranquilo donde puedan hablar sin problemas y exponle todo lo que has pensado en ese tiempo, siempre de una manera amable y dándole tiempo a ella de responder y de exponer su punto de vista.

Lo más probable es que con el diálogo puedan conciliar sus diferencias y con ello logren retomar la relación. Es muy importante que en adelante ambos piensen en maneras de evitar volver a pasar por un rompimiento innecesario.

2.- Si la separación fue responsabilidad tuya

Si el rompimiento se debió a algo que hiciste, dijiste o a algo que no hiciste o no dijiste, tienes que pensar detenidamente en los alcances de lo ocurrido.

Es muy importante que hagas un ejercicio de empatía y trates de entender qué tanto le afectó a tu ex lo que sea que hayas hecho y sobre todo, cómo la hiciste sentir.

Esto será la clave para saber qué tienes que hacer para recuperar la relación. No se trata de pedir una disculpa y prometer que no volverá a pasar o de comprarle algo esperando ganarte su perdón.

Se trata de que, viéndola a los ojos, admitas que hiciste algo malo, le demuestres que estás consciente de ello y que entiendes cómo la hiciste sentir.

En este punto, si has hecho las cosas bien, es muy probable que puedan reconciliarse, aunque debes tener en cuenta de que siempre hay una posibilidad de que ella decida no retomar la relación.

No te mortifiques por ello. Lo intentaste y estoy seguro que, en el proceso, te volviste una mejor persona, al menos ligeramente.

3.- Si la separación no tuvo que ver contigo

En este punto sí que puedo compartirte una anécdota real: tuve una novia con la que vivimos tres meses de pura felicidad.

Justo estábamos en los últimos días de universidad. Ella solía decir que nuestra relación era lo más lindo que le había pasado y todo era tan bonito que no supe ni de dónde me cayó el golpe.

Un día ella simplemente comenzó a ser fría, distante y no tardó más de una semana en despedirse de mí diciendo que en ese momento estaba enfocada en perseguir sus ambiciones.

Me costó mucho tiempo entender que yo no había hecho nada malo y darme cuenta de que a veces simplemente las situaciones cambian y con ello, las personas tienen que reordenar sus prioridades y dejar de lado cosas tan importantes como una relación.

Pero puede que tu caso sea muy distinto: puede que ella haya preferido dejarte por alguien más, en cuyo caso, me temo que no hay mucho que hacer.

Cuando realmente amas a una persona, tienes que respetar sus decisiones incluso si no te gustan. Mi mejor recomendación es que traten de tener un diálogo tranquilo, maduro y honesto en el que quede bien claro el porqué de la separación.

Y si ambos están interesados, tratar de descubrir una manera en la que la nueva situación pueda ser compatible con su noviazgo.

Por ejemplo, si ella se siente abrumada porque comenzó a trabajar y ya no tiene tiempo ni para ella misma, pueden acordar verse para ir juntos al supermercado o explorar otras formas de estar en contacto y de demostrarse afecto.

Lo que debes evitar a toda costa

Por muy tentador que resulte, no hagas cosas que has visto en la televisión o en películas. Hostigarla cuando aún ni siquiera sabes qué decir solo logrará empeorar las cosas.

Escribirle decenas de poemas o cartas de desamor, incluso puede de odio no ayudarán en nada, porque solo lograrás enfocarte en lo enojado que estás.

Pero sobre todo, en ningún momento se te debe ocurrir que ahogar tus penas en alcohol es una buena idea. Solo lograrás gastar tu dinero y exponerte a hacer cosas ridículas, estúpidas e incluso peligrosas para ti y para los demás.

Todos hemos visto algún video de algún ridículo que se graba borracho desahogándose por su desamor ¿Crees que les sirvió de algo? Hacer eso solo sirve para volverte un meme, no para recuperar una relación.

Este artículo es una guía, no un instructivo. Pero espero que puedas entender cómo adaptar estos ejemplos a tu situación particular y sinceramente espero que logres recuperar esa relación.

Déjanos tus comentarios y no olvides compartir estos increíbles consejos.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario