Cómo Encontrar El Amor Si Eres Bipolar

El desorden bipolar es una enfermedad mental crónica caracterizada por estados de ánimo extremos, con episodios maníacos y depresivos.

Estos episodios pueden variar de una gravedad moderada a severa e incluso se pueden presentar síntomas psicóticos concomitantes.

Estas dramáticas fluctuaciones en el estado de ánimo aparecen con frecuencia distinta en cada paciente; algunos los pueden experimentar casi todos los días de la semana, y otros solamente algunas veces al año.

Los cambios anímicos en el trastorno bipolar usualmente vienen acompañados con cambios en la manera de pensar, el comportamiento, y el nivel de energía.

Lee también nuestra guía sobre las 16 razones más comunes de por qué no le gustas a nadie

Principalmente existen tres tipos de desorden bipolar:

 

Desorden bipolar tipo I

Las personas con desorden bipolar tipo I tienen al menos un episodio maníaco, ya sea antes o después de un episodio depresivo.

 

Desorden bipolar tipo II

Las personas con desorden bipolar tipo II, tienen uno o más episodios depresivos mayores que duran al menos dos semanas, así como varios episodios hipomaniacos que duran al menos cuatro días.

En los episodios hipomaniacos, las personas se vuelven enérgicas, impulsivas y excitadas, sin embargo, los síntomas tienden a ser menos acusados que los de un episodio maníaco en toda regla.

 

Desorden ciclotímico III

Las personas con ciclotimia experimentan episodios hipomaníacos y depresivos que duran por lo menos dos años o más. Los cambios de humor tienden a ser menos agresivos que los que caracterizan al desorden bipolar.

Aunque hay distintos tipos de desorden bipolar, los síntomas de la hipomanía, la manía y la depresión, son similares en la mayoría de las personas.

 

Depresión

Entre los síntomas más comunes de un episodio depresivo, podemos encontrar los siguientes:

a) Sentimientos persistentes de extrema desesperanza o pena por un largo periodo de tiempo

b) Pérdida del interés en actividades que alguna vez fueron disfrutables

c) Problemas para mantener la concentración, tomar decisiones y recordar cosas

d) Ansiedad o irritabilidad

e) Aumento o disminución en la ingesta

f) Aumento o disminución en el sueño

g) Ideas recurrentes de suicidio

h) Intentos de suicidio

Lee nuestra guía sobre cómo ser más seguro de vos mismos

Manía

La manía es lo contrario a la depresión en cuanto a que sus síntomas se caracterizan por estar llenos de entusiasmo y energía, pero a pesar de ello, tienden a ser extremosos y no son socialmente asertivos. Tienden a tener:

1) Extrema felicidad por un largo periodo del tiempo

2) Irritabilidad severa

3) Habla extremadamente rápida o con fluctuaciones aparentemente inconexas entre ideas durante una conversación

4) Incapacidad para concentrarse

5) Empezar impulsivamente nuevas actividades o proyectos

6) Nerviosismo constante

7) Disminución drástica en la cantidad de sueño

8) Comportamiento impulsivo, peligroso o incomodante

 

Hipomanía

Los síntomas de la hipomanía se parecen bastante a los síntomas de un episodio maníaco, pero difieren en dos maneras principales:

1.- En un episodio hipomaniaco, los cambios en el estado de ánimo usualmente no son lo bastante severos como para interferir significativamente en la habilidad de una persona de realizar sus actividades diarias.

2.- No aparecen síntomas psicóticos durante un episodio hipomaniaco. Durante un episodio maníaco, es frecuente que aparezcan síntomas psicóticos, como los delirios, las alucinaciones y la paranoia.

 

Durante los episodios maníacos, una persona con desorden bipolar puede tener una inusitada cantidad de energía que le impida incluso poder conciliar el sueño.

Durante los episodios depresivos, la misma persona se siente cansada y triste sin importar lo que ocurre a su alrededor ni lo que esté haciendo.

Estos cambios mayores en el estado de ánimo pueden hacer que comunicarse y socializar se vuelva difícil.

Aunque los síntomas del trastorno bipolar se pueden manejar con medicamentos y psicoterapia, sigue siendo un problema para que las personas desarrollan relaciones emocionales saludables, especialmente de índole amoroso o romántico.

 

¿Cómo manejar las relaciones amorosas cuando se padece trastorno bipolar?

Si tienes un trastorno bipolar, seguramente ya estás acostumbrado al impacto que tu condición tiene a nivel social y familiar, y a lo difícil que puede ser concreta relaciones amorosas.

Puede que te sientas nervioso sobre el hecho de comenzar una nueva relación y encontrar el momento adecuado para decirle a la otra persona sobre tu condición.

Sin embargo, una de las primeras condiciones para que una relación emocional tenga éxito cuando uno de sus integrantes padece un trastorno bipolar, es la honestidad absoluta desde el principio.

Antes de que hagas un compromiso a largo plazo con otra persona, debes asegurarte de que comprenda los alcances del trastorno que padeces.

Debes explicarle qué es lo que debe esperar cuando tus estados de ánimo varían de episodios maníacos a episodios depresivos. También es útil indicarle qué es lo que haces normalmente para aminorar la intensidad de dichos episodios y manejar el problema.

De esta forma, tu pareja no será tomada por sorpresa cuando el problema se haga evidente, incluso puede ayudarte a atravesar la crisis.

Mantener una vía siempre abierta de comunicación es importante para estrechar los vínculos de la relación con tu pareja.

Sé honesto cuando sientes venir uno de los cambios de humor de tu trastorno para que tu pareja comprenda lo que sucede y no malinterprete a tus actitudes y conductas.

Si estás teniendo un episodio severo y estás luchando contra síntomas difíciles, no dudes en pedirle ayuda a tu pareja.

Por ejemplo, si estás pasando por una etapa depresiva y no te sientes de humor para salir de tu casa o incluso de tu cama, explícaselo tal cual a tu pareja en lugar de poner una excusa.

 

¿Cómo manejar una relación romántica con alguien que padece un trastorno bipolar?

Salir con alguien que padece trastorno bipolar puede ser muy desafiante porque no puedes controlar cuando tu pareja va a experimentar un cambio drástico en el estado de ánimo.

Podría estar perfectamente bien un día y extremadamente maníaco o depresivo el día siguiente.

Lo primero que debes hacer cuando comienzas una relación con alguien que padece esta enfermedad, es buscar información sobre la condición para que sepas qué esperar.

También, debes preguntarle a tu pareja qué características tienen sus episodios y sus crisis; y cuáles son las estrategias que más les han funcionado para manejarlas asertivamente.

Por último, pregúntale qué es lo que está en tus manos para ayudarle a tu pareja cuando atraviesa uno de estos momentos difíciles.

Puede llegar a ser muy frustrante que los cambios en el estado de ánimo de tu pareja interfieran con los planes que tienen o en la forma en que intiman, pero debes comprender que es muy probable que esto ocurra y que lo mejor es tomarlo con filosofía y apoyar a tu pareja.

Cuando las cosas se pongan difíciles, respira profundamente y recuerda que se trata de una enfermedad mental, no de que tu pareja te quiera arruinar el día.

 

Si lo necesitas, tómate un descanso. Sal a caminar un rato, habla con un amigo, juega videojuegos, despéjate la mente por un par de horas o incluso un par de días tomándote un fin de semana lejos de tu pareja.

Pero no olvides indicarle a tu pareja que cuando estos momentos en los que llegas al máximo de tu tolerancia aparecen, no significan que hayas dejado de amarla o ya no quieras estar con ella.

Simplemente, qué estás tomando las medidas necesarias para que el problema no se vuelva un asunto de conflicto entre ustedes.

Puedes mostrarle tu apoyo a tu pareja asegurándote de que se apegue a su plan de tratamiento y siempre estando pendiente de lo que puedes hacer por ella.

Quizá algunas veces necesites apoyo para ayudarla, así que procura mantenerte cerca de sus amigos, su familia, y las personas a las que les importa.

Debes saber que algunas crisis, sobre todo las de tipo maníaco, a veces implican el trabajo en equipo para controlar al paciente.

 

Tener un trastorno bipolar no es fácil, es muy desgastante tanto para la persona que lo padece como para sus seres cercanos, así que debes estar completamente consciente de la responsabilidad que estás acatando al establecer una relación romántica con esa persona.

Sin embargo, tener un trastorno bipolar no es incapacitante para tener una relación amorosa exitosa siempre y cuando ambos partes integrantes pongan de su parte, estén comprometidas y mantengan un vínculo de comunicación siempre abierto y honesto.

 

Comenta este y todos nuestros artículos, e indícanos nuevos temas de tu interés para poder ayudarte. Recuerda compartir nuestras publicaciones en tus redes sociales para que nadie se lo pierda.

Ver También:

Loading...

Agrega un cometario