3 ejercicios para un lenguaje corporal de seducción masculina

Si quieres comunicar de forma no verbal que eres un hombre alfa, tienes que hacer un cambio en tu actitud. Pues la manera más sencilla de comunicar que eres un hombre alfa es tener la mentalidad de un hombre alfa.

Ese es el secreto para adquirir un lenguaje corporal de seducción masculina.

A continuación te ofrecemos 3 ejercicios extraídos del libro Claves de Seducción, de Milos Montero y Roberto Ríos, para que cambies tu postura y tu mirada, que son los pilares básicos de tu comunicación no verbal, de modo que  comuniques que sí eres un hombre alfa.

Ejercicios para adquirir un lenguaje corporal de seducción masculina

  • Mantener una postura erguida. Nada de andar encorvado, pues eso disgusta a las mujeres. Conserva la columna recta y saca el pecho pero mantente relajado, con los hombros bajos. Esta postura demuestra que estás seguro de ti mismo y que te sientes a gusto en tu propia piel. Durante un mes presta atención a tu postura corporal y mantente erguido y relajado. Evita subir los hombros porque eso es señal de tensión.
  • Aprende a hacer contacto visual. Este es uno de los secretos del lenguaje corporal de seducción masculina. Tienes que practicar el contacto visual con los demás y en especial con las mujeres. Cuando estés en la calle o en el transporte público, haz contacto visual con alguna persona. Mira fijamente un ojo y luego el otro. Recuerda parpadear para no parecer un bicho raro. Si alguna persona se molesta o te pregunta por qué la miras, dile que la confundiste con un amigo. Si haces el ejercicio con alguna mujer, sostén su mirada hasta que ella la baje. Y relájate, el propósito del ejercicio no es intimidar a nadie sino que demuestres seguridad al hacer contacto con los demás.
  • Aduéñate del espacio. Este ejercicio te permitirá tener un lenguaje corporal más alfa. Durante un mes, cuando entres a un lugar público imagina que tú eres el dueño de ese sitio, por lo que puedes ponerte cómodo, apoyarte en algún mueble, bajar tus hombros, mirar a la gente a los ojos, sonreírles y hablarles. La idea es que aprendas a sentirte a gusto en cualquier lugar y situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *